“Se me eri­zó la piel con Mes­si”

Du­ran­te su pre­sen­ta­ción Yerry Mi­na des­ve­ló lo que sin­tió al co­no­cer al nº1 del mun­do y reite­ró que lle­ga pa­ra “tra­ba­jar y apren­der”

Mundo Deportivo (Bizkaia-Araba) - - BARÇA - Ro­ger To­re­lló Bar­ce­lo­na

Pa­ra mí es ex­tra­or­di­na­ria­men­te sa­tis­fac­to­rio es­tar aquí, sien­to una fe­li­ci­dad in­creí­ble, pe­ro es­toy con los pies en la tie­rra y los ojos en el cie­lo, ven­go a apren­der mu­cho en el me­jor club del mun­do”. Fue la de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes de Yerry Mi­na an­tes de su pri­me­ra rue­da de pren­sa co­mo azul­gra­na en el Au­di­to­ri 1899, don­de reite­ró una y otra vez que “ven­go a tra­ba­jar, a apren­der y a su­mar”.

De en­tra­da, Mi­na ad­mi­tió que se que­dó im­pac­ta­do por el re­ci­bi­mien­to que le dis­pen­só la afi­ción, con un Camp Nou con más de 8.000 afi­cio­na­dos. “Agra­de­cer a to­dos los co­lom­bia­nos y los hin­chas del Ba­rça por el re­ci­bi­mien­to, es­toy ex­tre­ma­da­men­te fe­liz y aho­ra to­ca re­mar ha­cia el mis­mo la­do que mis com­pa­ñe­ros”, des­ta­có.

Ho­ras an­tes de ejer­ci­tar­se con el gru­po por pri­me­ra vez y ser ova­cio­na­do, Yerry Mi­na des­ve­ló có­mo fue su pri­mer con­tac­to con Leo. “Pa­ra mí es el me­jor del mun­do y la pri­me­ra im­pre­sión que me lle­vé de él es la hu­mil­dad. Yo es­ta­ba sen­ta­do en el ban­co y lle­gó con Suá­rez y se me eri­zó la piel al ver­lo”, ad­mi­tió el co­lom­biano.

So­bre el ri­tual que hi­zo al sal­tar el cam­po des­cal­zán­do­se las bo­tas y qui­tán­do­se los cal­ce­ti­nes, co­mo ex­pli­có MD que ha­cía, Yerry Mi­na co­men­tó es al­go que le vie­ne por su fe en Dios. “So­lo lo ha­ré aquí, en mi ca­sa, hay un ver­sícu­lo en la Bi­blia que di­ce: ‘to­do lu­gar que pi­se con la plan­ta de vues­tro pie se­rá vues­tro” y yo ven­go aquí pa­ra triun­far”, acla­ró.

El cen­tral ex­pli­có que no le asus­ta el re­to de ju­gar en el Bar­ce­lo­na, don­de los de­fen­sas de­ben arries­gar más de lo ha­bi­tual. “Siem­pre me ha gus­ta­do el es­ti­lo de jue­go del Ba­rça, siem­pre fui hin­cha del Bar­ce­lo­na y pa­ra mí es inima­gi­na­ble aho­ra ju­gar con ellos, aho­ra to­ca apren­der y tra­ba­jar día a día”.

Yerry Mi­na de­jó cla­ro que si por él fue­ra, ya es­ta­ría lis­to pa­ra me- dir­se el miér­co­les al Es­pan­yol. “Voy a en­tre­nar es­ta tar­de y esa de­ci­sión ya es del en­tre­na­dor”. Su fi­cha­je se con­fir­mó el pa­sa­do martes por la no­che des­pués de va­rios ti­ras y aflo­ja en­tre Ba­rça y Pal­mei­ras. Yerry re­creó co­mo fue el mo­men­to cuan­do su tío y agen­te le con­fir­mó su pa­se al Bar­ce­lo­na. “Mi tío me di­jo que me pre­pa­ra­ra la ma­le­ta, que nos íba­mos, y no hi­zo fal­ta por­que ya la te­nía lis­ta. Pe­gué un brin­co des­de la ca­ma de ale­gría, a mi ma­má, a mi no­via y a mi pa­dre se les eri­zó la piel, yo es­ta­ba tran­qui­lo y sa­bía que se iba a dar por­que ha­bla­ba con los di­rec­ti­vos”, re­co­no­ció Mi­na.

Por úl­ti­mo, so­bre el he­cho de con­ver­tir­se en el pri­mer co­lom­biano de la his­to­ria del Ba­rça, Yerry ex­pli­có que más que “una pre­sión es un ha­la­go”

FOTOS: P. MO­RA­TA/GETTY IMAGES/FCB

Mi­na dis­fru­tó a to­pe de su es­treno con su pa­dre y su tío y se fo­to­gra­fió con los di­rec­ti­vos, la di­rec­ción de­por­ti­va y Cou­tin­ho

MD, por de­lan­te El 4 de di­ciem­bre in­for­ma­mos que Mi­na era la op­ción pa­ra su­plir a Mas­che­rano y el 12, que se avan­za­ría su lle­ga­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.