Más de­ser­cio­nes que pi­tos

Los afi­cio­na­dos sil­ba­ron al Real, pe­ro mu­chos se fue­ron con el 0-1

Mundo Deportivo (Bizkaia-Araba) - - FÚTBOL - Ma­nuel Bru­ña Ma­drid

Hu­bo pi­tos al equi­po e in­clu­so un ama­go de pa­ño­la­da que se que­dó en eso, pe­ro fue una bron­ca des­ca­fei­na­da. Más que na­da por­que se es­pe­ra­ba una de las gran­des si el Real Ma­drid per­día an­te el Vi­lla­rreal, pe­ro a es­te equi­po ya no le que­da ni eso, ni el en­fa­do de su afi­ción. Lo hay, es cier­to, pe­ro más dis­fra­za­do de re­sig­na­ción que de otra co­sa. Y es que los se­gui­do­res blan­cos ya han lle­ga­do a ese pun­to de ‘pa­so­tis­mo’ an­te lo que es­tán vien­do es­ta tem­po­ra­da.

Bue­na mues­tra de có­mo es­tá la afi­ción blan­ca es que tras mar­car el 0-1 el Vi­lla­rreal, mu­chos se­gui­do­res blan­cos co­men­za­ron a des­fi­lar rum­bo a su ca­sa. An­tes pi­ta­ron, es cier­to, pe­ro no qui­sie­ron que­dar­se a ver co­mo su equi­po aca­ba­ba per­dien­do y es que a es­te Ma­drid ya no le que­da ni la es­pe­ran­za, que es lo úl­ti­mo que se pier­de. La afi­ción no le dio la es­pal­da a los de Zi­da­ne por­que acu­dió a la ci­ta del Ber­na­béu a pe­sar del in­ten­so frío y de la llu­via que in­vi­ta­ba más a que­dar­se en ca­sa que en ir al es­ta­dio. Los que fue­ron, más de 63.000 es­pec­ta­do­res, con­fia­ban en ver la tan es­pe­ra­da y an­sia­da reac­ción de los de Zi­da­ne y pa­re­cía que iba a ser así, pe­ro si­gue sin lle­gar y no tie­ne pin­ta que va­ya a ha­cer­lo de ma­ne­ra in­me­dia­ta. Eso sí, man­tu­vie­ron la es­pe­ran­za en la pri­me­ra par­te con las oca­sio­nes del Ma­drid y aca­ba­ron pi­tan­do a Un­diano Ma­llen­co por un su­pues­to pe­nal­ti a Cris­tiano.

Fue­ron los úni­cos pi­tos que se es­cu­cha­ron en esos pri­me­ros 45 mi­nu­tos. La se­gun­da mi­tad ya fue otra his­to­ria, los afi­cio­na­dos co­men­za­ron a im­pa­cien­tar­se y pi­ta­ron

Si Zi­da­ne no lo evi­ta, la pi­ta­da des­ca­fei­na­da de ayer se­rá bron­ca den­tro de na­da

a los su­yos, em­pe­zan­do por Is­co y con­ti­nuan­do por Mar­ce­lo. De ahí, pa­sa­ron a pi­tar al Vi­lla­rreal por­que en­ten­dían que per­día tiem­po y el círcu­lo se ce­rró con la pi­ta­da al Ma­drid tras en­ca­jar el 0-1.

A par­tir de ahí, más pi­tos a la es- pe­ra del de­fi­ni­ti­vo pi­ti­do, el del ár- bi­tro mar­can­do el fi­nal. En­ton­ces, los afi­cio­na­dos que aún es­ta­ban en el es­ta­dio des­pi­die­ron a los de Zi­da­ne con una pi­ta­da un tan­to des­ca­fei­na­da. Eso sí, de aquí a fi- nal de tem­po­ra­da, esa pi­ta­da pue- de con­ver­tir­se en una bron­ca en to­da re­gla si no lo re­me­dian Zi­da- ne y com­pa­ñía

FO­TO: EFE

Mar­ce­lo fue uno de los ju­ga­do­res del Real Ma­drid a los que pi­tó la afi­ción blan­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.