La ‘se­de’ ri­val, en el co­ra­zón de lo vie­jo

El ‘Ei­bar­ta­rra’, tes­ti­go du­ran­te años de to­do ti­po de der­bis, la­men­ta que el Real-Ei­bar se jue­gue un mar­tes

Mundo Deportivo (Gipuzkoa) - - REAL SOCIEDAD - Xa­bier Isa­sa Do­nos­tia

Jo­sé tie­ne más der­bis a sus es­pal­das que la ma­yo­ría de fut­bo­lis­tas que jue­guen hoy en Anoe­ta. Lle­va 20 años ‘dispu­tan­do’ en pri­me­ra fi­la par­ti­dos de má­xi­ma rivalidad, aun­que él ni mar­ca go­les ni sa­ca cór­ners. Des­de su mag­ní­fi­ca ata­la­ya, de­trás de la ba­rra del em­ble­má­ti­co ‘Ei­bar­ta­rra’ de la ca­lle Fer­mín Cal­be­tón de la par­te vie­ja do­nos­tia­rra, es­te ve­te­rano hos­te­le­ro to­lo­sa­rra aguar­da el par­ti­do de es­ta tar­de con la año­ran­za de que cual­quier tiem­po pa­sa­do fue me­jor. La ga­lli­na de los hue­vos de oro de la te­le­vi­sión es­tá ani­qui­lan­do los ver­da­de­ros der­bis vas­cos, los que se ju­ga­ban en las ho­ras pre­vias en la ca­lle. Jun­to a la ba­rra de un bar en me­dio de una con­fra­ter­ni­za­ción en­vi­dia­da de Nor­te a Sur y de Es­te a Oes­te de la piel de to­ro.

Du­ran­te años, el ‘Ei­bar­ta­rra’ se in­crus­tó, con éxi­to, en la am­plia ofer­ta de la in­ter­mi­na­ble Fer­mín Cal­be­tón, ca­rac­te­ri­za­do por su so­bria de­co­ra­ción y clá­si­ca ba­rra de pint­xos que re­sis­te sin des­pei­nar­se el pa­so del tiem­po al en­con­trar su ofer­ta el aplau­so co­lec­ti­vo de los que no abra­zan el ‘mo­der­neo’ de la co­ci­na en mi­nia­tu­ra. Des­de ha­ce una dé­ca­da, sin em­bar­go, pri­me­ro en los dos años que coin­ci­die­ron en Se­gun­da y so­bre to­do a raíz del as­cen­so azul­gra­na a Pri­me­ra, el bar se ha con­ver­ti­do en cen­tro de pe­re­gri­na­ción de los afi­cio­na­dos ar­me­ros, pa­ra los que tie­ne su gra­cia que en el co­ra­zón de la par­te vie­ja do­nos­tia­rra se in­crus­te un bar de­no­mi­na­do ‘Ei­bar­ta­rra’.

Jo­sé, que re­gen­ta el lo­cal jun­to a la co­ci­ne­ra, Fran, asis­te con me­dia son­ri­sa a una pa­ra­do­ja que tie­ne mu­cho de ca­sual. Pri­me­ro, por­que él no es ei­ba­rrés. “Yo soy de To­lo­sa”, ex­pli­ca el bar­man a quien el nom­bre del lo­cal le vino da­do. “Los due­ños sí que son de Ei­bar pe­ro yo vi­ne a Do­nos­tia ha­ce 20 años, los tres pri­me­ros tra­ba­jé pa­ra ellos y lue­go co­gí las rien­das del bar. Y se que­dó con ‘Ei­bar­ta­rra’”.

El bar­man, de he­cho, ad­mi­te que él no es muy fut­bo­le­ro co­mo de­mues­tra el he­cho de que por no te­ner, “no te­ne­mos ni te­le­vi­sión”, si bien no re­nun­cia a la idiosincrasia del bar en el que ate­rri­zó pro­ve­nien­te de su To­lo­sa na­tal. “A mí me gus­ta el Ei­bar”, ad­mi­te sin di­si­mu­lo, de igual ma­ne­ra que tie­ne las pa­re­des del bar en­ga­la­na­das con bu­fan­das de ‘Es­ko­zia la Bra­va’ y al­gún pós­ter de tem­po­ra­das pre­té­ri­tas del con­jun­to azul­gra­na. “Es­tá cla­ro que te­ne­mos mu­chos clien­tes que vie­nen al bar cuan­do jue­gan con­tra la Real”, ex­pli­ca Jo­sé, al que las bu­fan­das se las ha re­ga­la­do el pro­pio pre­si­den­te de la pe­ña, Jo­se­ba Com­ba­rro. Y es que pe­se a la es­ca­sa que­ren­cia del ‘Ei­bar­ta­rra’ ha­cia el de­por­te rey, pa­ra los se­gui­do­res del con­jun­to blau­gra­na la vi­si­ta a la ca­lle Fer­mín Cal­be­tón es obli­ga­da cuan­do to­ca des­pla­zar­se a la ca­pi­tal gui­puz­coa­na. “Cuan­do vie­nen a Do­nos­tia di­cen, ‘va­mos a la se­de’”, re­la­ta el en­car­ga­do de un bar tan en­tra­ña­ble co­mo em­ble­má­ti­co.

“Los ho­ra­rios nos ha­cen pol­vo”

Son bue­nos tiem­pos pa­ra la afi­ción de Ei­bar, que dis­fru­ta del me­jor mo­men­to de la his­to­ria del club y pre­su­me de sus vic­to­rias en Ipu­rua so­bre la Real. “En es­tos años ha ha- bi­do mu­cha ‘va­ci­la­da’ en el bar con las vic­to­rias el Ei­bar en Ipu­rua, so­bre to­do la pri­me­ra, con aquel go­la­zo de Ja­vi La­ra”. Y es que Jo­sé no tie­ne más re­me­dio que aña­dir que “ya sa­be­mos que los ei­bar­ta­rras son un po­co ‘bil­baí­nos’”.

El par­ti­do de hoy, en cual­quier ca­so, no pro­me­te ale­grías en el ‘Ei­bar­ta­rra’ ya que “los ho­ra­rios de la TV nos es­tán ha­cien­do pol­vo. No creo que ven­ga mu­cha gen­te, co­mo mu­cho des­pués del par­ti­do”, se­ña­la el hos­te­le­ro, re­sig­na­do tam­bién a

La pe­ña azul­gra­na ‘Es­ko­zia la Bra­va’, le re­ga­ló las bu­fan­das que de­co­ran el bar

que el Real-Ath­le­tic se va­ya a ju­gar a las 12.00 ho­ras. “Los der­bis han ba­ja­do bas­tan­te”, afir­ma, echan­do de me­nos los due­los de ha­ce no tan­tos años. “En 2010, el pri­mer Rea­lAth­le­tic des­pués del as­cen­so de la Real, es el par­ti­do en el que me­jor ca­ja he­mos he­cho en el bar en to­da su his­to­ria”. Si hoy ga­na el Ei­bar, qui­zás Jo­sé ten­ga suer­te ya que si al­gún lu­gar en Do­nos­tia es el ideal pa­ra que un ar­me­ro lo ce­le­bre, ése es su bar

FO­TO: UNCITI

En la par­te pos­te­rior de la ba­rra del Ei­bar­ta­rra con­vi­ven en per­fec­ta ar­mo­nía las bu­fan­das azul­gra­na y el es­cu­do de la Real, sím­bo­lo del buen am­bien­te que de­be rei­nar hoy tam­bién en el der­bi que se ju­ga­rá en Anoe­ta

FO­TO: UNCITI

Jo­sé po­sa en la en­tra­da del bar ‘Ei­bar­ta­rra’ de la par­te vie­ja do­nos­tia­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.