El ga­fe de Je­sé pue­de ter­mi­nar en su ‘ca­sa’

Des­de su lle­ga­da a Las Pal­mas el equi­po ha per­di­do los cua­tro par­ti­dos que ha dispu­tado

Mundo Deportivo (Gipuzkoa) - - FÚTBOL - Pa­blo Pla­nas

Ha­ce so­lo unas se­ma­nas el sol bri­lla­ba más fuer­te en Las Pal­mas. Y no por­que los cie­los no es­tu­vie­ran cu­bier­tos de nu­bes, sino por­que el equi­po de su ciu­dad, ade­más de lle­var una bue­na ra­cha y ser uno de los más vis­to­sos de LaLi­ga, aca­ba­ba de re­cu­pe­rar a su hi­jo pró­di­go: Je­sé Ro­drí­guez.

El fut­bo­lis­ta ca­na­rio ate­rri­zó en Las Pal­mas tras un gran es­fuer­zo del club y ju­ga­dor. Las ne­go­cia­cio­nes se alar­ga­ron du­ran­te gran par­te del mer­ca­do de in­vierno y, en al­gu­nos mo­men­tos, lle­gó a pa­re­cer que se­ría im­po­si­ble fi­char al fut­bo­lis­ta cria­do en la can­te­ra del Real Ma­drid y lla­ma­do a asom­brar al mun­do del fút­bol con sus go­les. Pe­ro al fi­nal, el Pa­ris Saint Ger­main, con­jun­to que no con­ta­ba con Je­sé, dio su bra­zo a tor­cer y acep­tó las con­di­cio­nes de los es­pa­ño­les. A su lle­ga­da, el Es­ta­dio de Gran Ca­na­ria se vis­tió de ga­la pa­ra re­ci­bir­lo, lo­gran­do una ci­fra ré­cord de afi­cio­na­dos lle­nan­do la gra­da del cam­po, es­pe­ran­do que el ex­tre­mo fue­ra el ju­ga­dor que ellos tan­to desea­ban.

Pe­ro la reali­dad ha si­do in­fe­rior a las ex­pec­ta­ti­vas, pues des­de que Je­sé vis­te de ama­ri­llo el equi­po no ha lo­gra­do su­mar nin­gún pun­to. Su úl­ti­ma vic­to­ria pre­ce­dió a su fichaje, y con el fut­bo­lis­ta co­mo tes­ti­go en el pal­co. Las Pal­mas so­me­tió a un Va­len­cia su­mi­do en su pro­fun­da cri­sis (3-1). Vie­ra, Boa­teng y Le­mos se apro­ve­cha­ron de la ex­pul­sión de Mu­nir pa­ra ha­cer de la su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca una reali­dad, y ano­tar los go­les de la úl­ti­ma vic­to­ria de los ca­na­rios, con­se­gui­da en enero.

Pa­sa­do prác­ti­ca­men­te un mes, Las Pal­mas lle­ga­rá al Ber­na­béu de la mano de Je­sé y sin ha­ber ga­na­do los cua­tro úl­ti­mos par­ti­dos de Li­ga, con la du­da de que rum­bo de­be se­guir el equi­po y la ame­na­za de que Qui­que Setién se mar­che a fi­nal de tem­po­ra­da. Pe­ro lo que más preo­cu­pa al fut­bo­lis­ta y club es ter­mi­nar con el ‘ga­fe Je­sé’, que coin­ci­de con el mal mo­men­to que pa­sa el equi­po des­de su lle­ga­da.

Se­gu­ra­men­te no sea una res­pon­sa­bi­li­dad úni­ca del ata­can­te que el equi­po no su­me pun­tos, pe­ro si que es ver­dad que con es­tos par­ti­dos no se ha vis­to que pue­da apor­tar na­da di­fe­ren­te, al me­nos de mo­men­to. Con una vi­si­ble fal­ta de rit­mo, cau­sa­da por sus po­cos mi­nu­tos en el PSG, sus me­jo­res vir­tu­des, co­mo el cam­bio de rit­mo, no es­tán pu­dien­do ser ex­plo­ta­das, mien­tras tam- po­co se le ha en­con­tra­do su me­jor si­tio en el te­rreno de jue­go.

En su de­but, el equi­po per­dió con­tra el que era en­ton­ces el co­lis­ta de pri­me­ra, el Gra­na­da (1-0). Je­sé, a pe­sar de arran­car des­de el ban­qui­llo, tu­vo mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad de que Las Pal­mas no lo­gra­ra su­mar un pun­to al me­nos. En­tran­do en la se­gun­da mi­tad por Vi­cen­te, tu­vo las dos opor­tu­ni­da­des más cla­ras del par­ti­do, pe­ro fa­lló. La pri­me­ra, con to­da la por­te­ría va­cía, re­ma­tó fue­ra, mien­tras que po­co des­pués se ju­gó un re­ga­te so­bre Ochoa en un mano a mano del que sa­lió per­dien­do.

Tras es­te acia­go ini­cio, Setién qui­so dar­le con­fian­za, brin­dan­do al de­lan­te­ro con tres ti­tu­la­ri­da­des con­se­cu­ti­vas y en­vián­do­le un men­sa­je de que tie­ne que ser im­por­tan­te pa­ra el equi­po. Pe­ro ni así. En su si­guien­te par­ti­do, con­tra el Se­vi­lla, Je­sé vol­vió a fa­llar otra oca­sión an­te Ser­gio Ri­co en los ini­cios de un par­ti­do en el que ter­mi­nó des­apa­re­cien­do por com­ple­to y echan­do por tie­rra el buen tra­ba­jo rea­li­za­do por los ca­na­rios, que per­die­ron de nue­vo por la mí­ni­ma (0-1). Más de lo mis­mo an­te Las Pal­mas y Real So­cie­dad, don­de se vio a un ju­ga­dor sin ca­pa­ci­dad de des­bor­de

Je­sé, sin cláu­su­la del mie­do al es­tar ce­di­do por el PSG, po­drá ju­gar en el Ber­na­béu

Des­de su lle­ga­da se le ha vis­to con ga­nas pe­ro fal­to de for­ma e im­pre­ci­so

y de ge­ne­rar­se una oca­sión por si mis­mo, al­go que tam­bién le su­ce­de a Ha­li­lo­vic, otro fichaje de in­vierno.

Y es aho­ra, en la que fue su ca­sa, el Ber­na­béu, y an­te sus ex com­pa­ñe­ros, que Je­sé tie­ne la opor­tu­ni­dad de rom­per con su par­ti­cu­lar ‘ga­fe’ pa­ra ayu­dar a su equi­po a sa­lir de una ma­la ra­cha que no pue­de con­ti­nuar alar­gán­do­se

FO­TO: EFE

Re­gre­sa al Ber­na­béu, de don­de sa­lió ha­ce me­dio año, con el ob­je­ti­vo de ayu­dar al equi­po a con­se­guir la pri­me­ra vic­to­ria des­de que ha lle­ga­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.