Una no­che a 34.000 pies

Los ju­ga­do­res, sin ape­nas dor­mir, ate­rri­za­ron en Gas­teiz a las cin­co de la ma­ña­na

Mundo Deportivo (Gipuzkoa) - - REAL SOCIEDAD - Án­gel Ló­pez Do­nos­tia

No fue la me­jor ma­ne­ra de en­ju­gar la de­rro­ta an­te el Ze­nit, pe­ro así es­ta­ba es­ta­ble­ci­do. Na­da más ter­mi­nar el en­cuen­tro en Ru­sia, los ju­ga­do­res rea­lis­tas, jun­to al res­to de ocu­pan­tes del avión fle­ta­do por el club, pu­so rum­bo al ae­ro­puer­to de San Pe­ters­bur­go pa­ra em­pren­der el re­gre­so. El vue­lo chár­ter des­pe­gó des­de la an­ti­gua Le­nin­gra­do, cu­yo cie­lo ya es­ta­ba cu­bier­to por nie­bla y nubes, a la una me­nos cuar­to de la ma­ña­na. Es­pe­ra­ban cua­tro ho­ras en el ai­re pa­ra di­ge­rir la de­rro­ta.

Así es que, a 60 ho­ras de aco­me­ter un due­lo tan im­por­tan­te co­mo el de ma­ña­na con­tra el Be­tis, los ju­ga­do­res pa­sa­ron la no­che del jue­ves al vier­nes a 34.000 pies, 10.300 me­tros de al­ti­tud, atra­ve­san­do to­da Eu­ro­pa a ca­si 1.000 ki­ló­me­tros por ho­ra. La ven­ta­ni­lla só­lo ofre­cía el co­lor ne­gro de la no­che con­ti­nen­tal, pe­ro el apa­ra­to so­bre­vo­ló Co­lo­nia, de­jó a la de­re­cha Frank­furt y pa­só por en­ci­ma de la

To­rre Eif­fel an­tes de aco­me­ter el ate­rri­za­je en Gas­teiz.

Aun­que el sue­ño ven­ció a al­gu­nos al fi­nal, no fue fá­cil co­ger­lo por­que pri­me­ro sir­vie­ron la ce­na y lue­go, ade­más, las men­tes se­guían muy ac­ti­vas por la ten­sión y el can­san­cio acu­mu­la­do. El gru­po de las car­tas -Illa­rra­men­di, Zu­ru­tu­za..lo com­ba­tió ti­ran­do de ba­ra­ja y azar has­ta el ate­rri­za­je. La gran ma­yo­ría ni si­quie­ra pe­gó ojo.

Al que se le veía afec­ta­do era a Eu­se­bio Sa­cris­tán. Pa­sa­do el con­trol de se­gu­ri­dad en San Pe­ters­bur­go, el en­tre­na­dor qui­so ale­jar­se del grue­so de ex­pe­di­cio­na­rios y re­fle­xio­nar en so­li­ta­rio. Tie­ne mu­cho que ana­li­zar pa­ra bus­car so­lu­cio­nes in­me­dia­tas -par­ti­do con­tra el Be­tis- y a me­dio pla­zo -rally de par­ti­dos de oc­tu­bre- pa­ra rom­per la pre­sen­te di­ná­mi­ca ne­ga­ti­va, que ha­bla ya de cua­tro de­rro­tas con­se­cu­ti­vas.

El Boieng 737 pro­ce­den­te de San Pe­ters­bur­go ate­rri­zó en Ga­se­tiz pa­sa­das las 4.45 ho­ras de la ma­ña­na, tras cua­tro ho­ras de vue­lo des­de Ru­sia. To­da­vía que­da­ba el tra­yec­to en au­to­car a Zu­bie­ta y el pos­te­rior en co­che ca­da uno a su do­mi­ci­lio, al que lle­ga­ron ca­si a las sie­te de la ma­dru­ga­da. To­ca­ba en­tre­nar. Cla­ro, ma­ña­na hay par­ti­do e im­por­tan­te. Y con­vie­ne ba­jar de las nubes

Los ju­ga­do­res ape­nas pu­die­ron pe­gar ojo y lle­ga­ron a ca­sa a las sie­te de la ma­ña­na

Di l en­te, t o Re s a l o de ida l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.