El ‘Rey Ma­go’ de Cer­ve­ra

Már­quez lle­vó de nue­vo la ale­gría a su pue­blo, con más de 10.000 per­so­nas co­rean­do su nom­bre

Mundo Deportivo (Gipuzkoa) - - MOTOR - F. Mar­chi/J. Delgado Cer­ve­ra

En Cer­ve­ra ya se han acos­tum­bra­do a que uno de sus ve­ci­nos ilus­tres au­men­te el pro­gra­ma de fies­tas del cur­so con la más es­pe­ra­da de to­das. En agos­to, es mo­men­to de ma­gia, bru­jas y fue­go con el fa­mo­so Aque­la­rre de di­cha lo­ca­li­dad. A fi­na­les de se­tiem­bre, to­ca Fies­ta Ma­yor de in­vierno. En ene­ro, la ca­bal­ga­ta de Reyes. Pe­ro en es­te pue­blo iler­den­se, des­de ha­ce tres años con­se­cu­ti­vos y por sép­ti­ma vez des­de 2010, cuen­tan con un ‘Rey Ma­go’ más que lle­na las ca­lles de Cer­ve­ra con mi­les de pai­sa­nos y afi­cio­na­dos lle­ga­dos des­de to­do el mun­do pa­ra ce­le­brar los re­ga­los que año tras año sue­le dar a los aman­tes del mo­tor en for­ma de es­pec­tácu­lo, ade­lan­ta­mien­tos, vic­to­rias y Mun­dia­les.

“Creo que es el año que más gen­te hay aquí”, de­cía Marc. Y no se equi­vo­ca­ba, pues­to que más de 10.000 per­so­nas can­ta­ron el “cam­peo­nes del mun­do” con el pi­lo­to que se­ma­na a se­ma­na les ilu­mi­na las ca­ras. No tie­ne barba, no re­par­te ca­ra­me­los, y por su apa­rien­cia de ni­ño, a sus 25 años, po­dría ha­cer­se pa­sar por pa­je. Pe­ro cuan­do se sube a una mo­to, su cla­se in­na­ta le eleva a la ca­te­go­ría de sus ‘com­pa­ñe­ros’ lle­ga­dos de Orien­te. Se tra­ta de Marc Már­quez, que pre­ci­sa­men­te re­cor­dó con nos­tal­gia, acom­pa­ña­do de sus pa­dres y su abue­lo en el es­ce­na­rio que fue­ron los mis­mos Reyes los que le en­tre­ga­ron su me­jor ami­ga a los 4 años, una mo­to con la que em­pe­zó a for­jar su le­yen­da.

Ayer, Marc vol­vió a lle­nar de con­fe­ti, mú­si­ca y afi­cio­na­dos los prin­ci­pa­les rin­co­nes de su pue­blo na­tal pa­ra fes­te­jar la con­se­cu­ción de su sép­ti­mo Mun­dial de Mo­to­ci­clis­mo en el glo­bal de ca­te­go­rías, su quin­to en Mo­toGP. Ese es su re­ga­lo, ni mi­rra, ni oro ni in­cien­so. Otro tí­tu­lo más pa­ra to­do un pue­blo que bai­ló al rit­mo de su ilus­tre cam­peón. Pe­ro le fal­ta­ba una pe­ti­ción en su car­ta a los Reyes: “hay que pe­dir­le que vol­va­mos con dos tí­tu­los el año que vie­ne, el mío y el de mi her­mano Àlex”. Lo mis­mo pi­dió su abue­lo, Ra­món, ase­gu­ran­do an­te to­dos que en 2019 “pa­sa­ré lis­ta pa­ra que na­die fal­te a la

El ‘93' no de­frau­dó en el es­ce­na­rio, con una nue­va ex­hi­bi­ción mi­cró­fono en mano

El pi­lo­to es­pe­ra vol­ver con una corona más en 2019 jun­to a otra de su her­mano Àlex

fies­ta de los dos Mun­dia­les”.

Marc ya ha­ce tiem­po que es un es­pe­cia­lis­ta en es­te ti­po de días, y co­mo ya es cos­tum­bre, vol­vió a de­lei­tar a to­dos cuan­do se hi­zo con el mi­cró­fono. Lo hi­zo des­pués de es­ti­rar­se, con los de­be­res he­chos, a ver un re­su­men de su tem­po­ra­da. Des­pués de sal­tar, chi­llar y bai­lar en­ci­ma de un ca­mión de­co­ra­do con los sím­bo­los de su ce­le­bra­ción, los del ‘Le­vel 7’, subió de ni­vel con otra es­pec­ta­cu­lar pre­sen­ta­ción de to­dos sus miem­bros del equi­po. Santi Her­nán­dez, su je­fe de me­cá­ni­cos, tam­bién se vino arri­ba be­san­do a su pa­re­ja, la pre­sen­ta­do­ra del even­to, la pe­rio­dis­ta Izas­kun Ruiz. “Me­jor que el de Ca­si­llas y Car­bo­ne­ro”, de­cía Marc, que ter­mi­nó su es­pec­tácu­lo con una corona que le dio un ni­ño, la de Rey Ma­go, la de cam­peón

FO­TO: PEP MO­RA­TA

Marc dis­fru­tó de su gran día, jun­to a su ma­dre, Ro­ser, su pa­dre Julià, su her­mano Àlex, su abue­lo, Ra­món, to­do su equi­po y su club de fans.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.