El ejem­plo de Pi­qué

Mundo Deportivo - - BARÇA - Oriol DO­MÈ­NECH @oriol­do­me­nech

El le­gen­da­rio Franz Bec­ken­bauer fue el pro­ta­go­nis­ta de la Gran Ga­la de Mun­do De­por­ti­vo de 2011. Aquel 17 de enero, ho­ras an­tes de la ci­ta en el Pa­la­cio de Con­gre­sos de Bar­ce­lo­na, el ‘Kai­ser’ com­par­tió unas ho­ras con Ge­rard Pi­qué, que a sus 23 años em­pe­za­ba a eri­gir­se co­mo uno de los me­jo­res cen­tra­les del pla­ne­ta. Aque­lla mis­ma tar­de, cua­tro pro­me­te­do­res can­te­ra­nos, apa­sio­na­dos por el fút­bol, Fon­tàs, Bar­tra, Ser­gi Ro­ber­to y Mu­nie­sa, tam­bién qui­sie­ron acer­car­se al Ho­tel Juan Car­los I.

Pi­qué, le­jos de nin­gu­near a los ju­ve­ni­les, al­go tris­te­men­te ha­bi­tual en­tre los cracks, ejer­ció de an­fi­trión y en su per­fec­to in­glés no so­lo reali­zó las co­rres­pon­dien­tes pre­sen­ta­cio­nes sino que le fue ex­pli­can­do a Bec­ken­bauer en qué po­si­ción ju­ga­ban y las vir­tu­des de ca­da uno. Aquel día, Ge­rard im­pre­sio­nó sim­ple­men­te por ac­tuar co­mo una per­so­na nor­mal.

Pi­qué es un fe­nó­meno, en el campo y fue­ra, y la­men­ta­ble­men­te los que so­bre­sa­len a ve­ces mo­les­tan. Es un ti­po in­te­li­gen­te, com­pro­me­ti­do, li­bre y va­lien­te. El jue­ves, vol­vió a re­unir to­das es­tas cua­li­da­des en un so­lo tuit. En una épo­ca que mu­chos fut­bo­lis­tas uti­li­zan las re­des so­cia­les pa­ra echar unas ri­sas y ga­nar más di­ne­ro, el azul­gra­na se su­mó a la cau­sa del re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre pi­dien­do a los ca­ta­la­nes, sen­ci­lla­men­te, que des­de ese mo­men­to y has­ta ma­ña­na “se ex­pre­sa­ran pa­cí­fi­ca­men­te” y “no die­ran nin­gu­na ex­cu­sa” a los que es­pe­ran que los tu­mul­tos se su­ce­dan por las ca­lles del país.

Las con­se­cuen­cias fue­ron las es­pe­ra­das. Tam­bién por él. Los tí­pi­cos ig­no­ran­tes que con­fun­den la in­de­pen­den­cia con el de­re­cho a de­ci­dir, en­tre ellos com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión de Ge­rard y po­lí­ti­cos y pe­rio­dis­tas que de­be­rían ex­hi­bir un ma­yor ni­vel in­te­lec­tual, que­ma­ron las re­des y con­vir­tie­ron el hash­tag #Pi­que­Fue­ra­De­La­Se­lec­cion. Hay que ser muy po­co de­mo­crá­ti­co, o más bien an­ti­de­mo­crá­ti­co, pa­ra des­pren­der­se de un ju­ga­dor que ha con­quis­ta­do un Mun­dial y una Eu­ro­co­pa so­lo por que­rer vo­tar.

En to­do ca­so, los ca­ta­la­nes so­lo pue­den es­tar eternamente agra­de­ci­dos a Pi­qué por el im­pac­to mun­dial de su men­sa­je (so­lo en twit­ter le si­guen más de 16 mi­llo­nes de per­so­nas) y por mo­jar­se tan­to a so­lo 24 ho­ras de una nue­va con­vo­ca­to­ria de Lo­pe­te­gui. El Ba­rça, con su im­pe­ca­ble co­mu­ni­ca­do con­de­nan­do rá­pi­da­men­te las de­ten­cio­nes de los al­tos car­gos de la Ge­ne­ra­li­tat que li­de­ra­ban la or­ga­ni­za­ción del re­fe­rén­dum, de­mos­tró com­pro­mi­so, pe­ro le ha fal­ta­do va­len­tía pa­ra dar un pa­so más y ves­tir ma­ña­na an­te Las Pal­mas la ca­mi­se­ta cua­tri­ba­rra­da. No so­lo por Ca­ta­lun­ya sino tam­bién por so­li­da­ri­dad con el Llei­da, a quien la Fe­de­ra­ción se lo prohi­bió el pa­sa­do fin de se­ma­na con­tra el Atlé­ti­co Sa­gun­tino. Por­que con los dé­bi­les sí se atre­ven. A ver si en la Fe­de­ra­ción, y en el ca­so del Ba­rça en la LFP de Te­bas, quien hoy se ma­ni­fes­ta­rá en Ma­drid, tam­bién hu­bie­ran si­do tan ja­ba­tos

El Ba­rça de­mos­tró com­pro­mi­so pe­ro con la ca­mi­se­ta le fal­tó la osa­día de Ge­rard con su tuit

FO­TO: PEP MO­RA­TA

Pi­qué no se cor­ta a la ho­ra de ex­pre­sar sus opi­nio­nes El jue­ves, en Twit­ter, se pro­nun­ció de nue­vo a fa­vor del re­fe­rén­dum

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.