UN EM­PA­TE PA­RA PÈNSAR

La Ro­ja de Lo­pe­te­gui si­gue sin per­der aun­que ayer an­te Ru­sia mos­tró ca­ren­cias preo­cu­pan­tes en la de­fen­sa y fal­ta de con­cen­tra­ción en los go­les en­ca­ja­dos La se­lec­ción es­pa­ño­la se pu­so 0-2 y 2-3 en el mar­ca­dor del es­ta­dio Kres­tovsky con dos tan­tos de pe­nal

Mundo Deportivo - - FÚTBOL - Ma­nuel Se­gu­ra Me­di­ta­ción pa­ra Ju­len Lo­pe­te­gui y Pa­blo San­zTéc­ni­cos de la se­lec­ción es­pa­ño­la

La Ro­ja de Ju­len Lo­pe­te­gui si­gue con su con­di­ción de in­ven­ci­ble. Son 16 par­ti­dos sin per­der de la mano del vas­co (do­ce vic­to­rias y cua­tro em­pa­tes), aun­que la igua­la­da en el mag­ní­fi­co es­ta­dio de Kres­tovs­ki (3-3) es la me­jor se­ñal de que na­die se pue­de con­fiar de ca­ra al Mun­dial de 2018. Los an­fi­trio­nes lle­ga­ron con el tra­je de cor­de­ro y de eso sa­ca­ron ré­di­to fren­te a Es­pa­ña, más can­sa­da de lo pre­vis­to y muy afec­ta­da por las prue­bas. La pues­ta en es­ce­na de los tres cen­tra­les en el se­gun­do pe­río­do die­ron pie a re­ci­bir dos go­les tras sen­dos sa­ques de ban­da y eso que Ser­gio Ra­mos ano­tó las dos pe­nas má­xi­mas que el árbitro ita­liano ob­se­quió.

Con cin­co fut­bo­lis­tas nue­vos con res­pec­to a Cos­ta Ri­ca (De Gea, Na­cho, Suso, Ro­dri­go y Mar­co Asensio), al igual que los ru­sos, Lo­pe­te­gui no va­rió su idea. Pre­sión arri­ba pa­ra los tres zur­dos que co­lo­có en el ata­que, man­do pa­ra Inies­ta y Bus­quets y mu­cha fae­na por ha­cer de­trás. Y eso que a los 8 mi­nu­tos ya se ha­bía en­car­ga­do Asensio de ofre­cer­le un cen­tro ma­ra­vi­llo­so a la ca­be­za de un le­tal Al­ba. El de L’Hos­pi­ta­let vol­vía a abrir el mar­ca­dor só­lo tres días des­pués. Su to­que fue de de­lan­te­ro cen­tro na­to. Po­co an­tes los ru­sos crea­ron dos con­tras con Smol­ni­kov y Smo­lov co­mo pro­ta­go­nis­tas.

No obs­tan­te, ese gol en­frió el par­ti­do. No ha­cía fal­ta arries­gar por lo que la ley del mí­ni­mo es­fuer­zo lle­vó con­si­go si­tua­cio­nes ais­la­das ines­pe­ra­das. El pe­nal­ti que mar­có el co­le­gia­do ita­liano Gian­lu­ca Roc­chi fue es­can­da­lo­so; Kuz­yaev to­có con el hom­bro pe­ro el árbitro mar­có pe­na má­xi­ma pa­ra ale­gría de Ser­gio Ra­mos (33’) a quien las si­tua­cio­nes de es­tra­te­gia le mo­ti­van de for­ma es­pe­cial.

Ese 0-2 reac­ti­vó a los lo­ca­les pues en tres mi­nu­tos crea­ron dos si­tua­cio­nes de gol con­se­cu­ti­vas. En la pri­me­ra Jor­di Al­ba fue cla­ve an­te Glus­he­kov (38’) mien­tras que en la se­gun­da Smo­lov co­ro­nó una de­fi­ni­ción es­te­lar. Con­trol, re­cor­te y dis­pa­ro cru­za­do an­te un De Gea in­cré­du­lo.

Pa­ra to­mar no­ta

Lo su­ce­di­do en la se­gun­da par­te es pa­ra que Lo­pe­te­gui y su cuer­po téc­ni­co y lo exa­mi­nen con de­ta­lle. Re­ci­bir dos go­les tras sen­dos sa­ques de ban­da es al­go que de­ja en evi­den­cia las ca­ren­cias de con­cen­tra­ción de un equi­po al que se le po­ne muy rá­pi­do por las nu­bes por su ca­te­go­ría, y con ra­zón, pe­ro al que hay tam­bién que cen­su­rar cuan­do hay des­co­ne­xión.

El tri­ple cam­bio es­pa­ñol dio ma­yor pro­ta­go­nis­mo a Ru­sia mien­tras la Ro­ja se dis­pu­so con tres cen­tra­les más Ca­lle­jón y Al­ber­to Mo­reno en los la­te­ra­les. Illa­ra­men­di in­ten­tó ha­cer de Inies­ta (no le sa­lió) y la pos­te­rior sa­li­da de los ca­na­rios (Vi­to­lo y Sil­va) no sir­vió pa­ra de­ma­sia­do.

La in­ter­na­da por la ban­da iz­quier­da de Zhirk­hov re­tra­tó la in­ten­si­dad de­fen­si­va his­pa­na. El de­lan­te­ro ru­so su­peró a Pi­qué y un pos­te­rior re­bo­te be­ne­fi­ció a Ale­xei Mi­ran­chuk, mu­cho más aten­to que De Gea e Illa­ra (50’).

Ni la in­me­dia­ta res­pues­ta de Es­pa­ña (53’), con otro ob­se­quio de pe­nal­ti pa­ra Ra­mos, fue de­fi­ni­ti­va. Ese 2-3 fue un es­pe­jis­mo, aun­que Ro­dri­go dis­pu­so de un cla­rí­si­mo uno con­tra uno fren­te al me­ta lo­cal que an­du­vo muy acer­ta­do (63’).

Me­nos lo es­tu­vo la de­fen­sa cuan­do Smo­lov tu­vo tiem­po pa­ra sol­tar un za­pa­ta­zo ma­yúscu­lo des­de la fron­tal (73’) y co­lo­car un ilu­sio­nan­te 3-3. El se­lec­cio­na­dor Cher­che­sov fue va­lien­te al ali­near a dos pun­tas (Ko­ko­rin y Smo­lov) y le dio sus fru­tos. La in­ten­si­dad de la Ro­ja ba­jó de una ma­ne­ra sor­pren­den­te y los sig­nos del téc­ni­co es­pa­ñol des­de la ban­da mos­tra­ban un per­ma­nen­te mos­queo. El cho­que ca­yó en un ma­yor con­trol de los lo­ca­les que se veían muy po­de­ro­sos, aun­que no es­tu­vie­ran por de­lan­te.

Y gra­cias por­que en el 85’, otra vez Smo­lov mos­tró las la­gu­nas de una de­fen­sa de tres que ayer no fun­cio­nó. El dis­pa­ro del de­lan­te­ro del Kras­no­dar aca­bó con una pa­lo­mi­ta de De Gea. Has­ta mar­zo... va­ca­cio­nes y re­fle­xión

FO­TO: EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.