El Ber­na­béu fue Las Ven­tas

Aplau­sos pa­ra Flo­ren­tino y Lopetegui y pi­tos pa­ra la pren­sa

Mundo Deportivo - - FÚTBOL - Ma­nuel Bru­ña

El pal­co de ho­nor del Ber­na­béu se con­vir­tió ayer por la tar­de en la pla­za de to­ros de Las Ven­tas, con pi­tos y aplau­sos por par­te de los nu­me­ro­sos invitados del club a la pre­sen­ta­ción de Ju­len Lopetegui co­mo nue­vo en­tre­na­dor del Real Madrid. So­cios, so­cios de ho­nor y pe­ñis­tas eran los que ocu­pa­ban to­dos las si­llas del pal­co de ho­nor con la pren­sa con­cen­tra­da de pie a un la­do de la am­plí­si­ma sala.

Ya des­de el pri­mer mo­men­to se vio que esos invitados era la cla­que, que se­gún la RAE es un “gru­po de per­so­nas que asis­ten a un espectáculo con el fin de aplau­dir en mo­men­tos se­ña­la­dos”. Una des­crip­ción per­fec­ta de lo que pa­só. Aplau­die­ron a Flo­ren­tino Pé­rez, y es­pe­cial­men­te a Lopetegui con el que se de­ja­ron las ma­nos en va­rias oca­sio­nes. Va­mos, que ni en Las Ven­tas en la pa­sa­da Fe­ria de San Isi­dro se han vis­to es­te año ova­cio­nes de esa mag­ni­tud. La más es­truen­do­sa, cuan­do Flo­ren­tino Pé­rez ha­bló de una cam­pa­ña con­tra el Real Madrid. Ahí hu­bo aplau­sos y gri­tos de apo­yo, al­go que pa­re­cía más pro­pio de un par­ti­do de fút­bol que de la pre­sen­ta­ción de un en­tre­na­dor.

Flo­ren­tino Pé­rez que­ría arro­par a Lopetegui tras to­do lo que ha pa­sa­do en la se­lec­ción es­pa­ño­la y lo arro­pó a lo gran­de con un pú­bli­co to­tal­men­te en­tre­ga­do que no só­lo mi­mó a su nue­vo téc­ni­co, si no que pi­tó y abu­cheó a lo me­dios de co­mu­ni­ca­ción pre­sen­tes, aba­rro­ta­dos en un la­te­ral, sin es­pa­cio pa­ra sen­tar­se ni pa­ra es­cri­bir. Apar­te de mi­ra­das y ges­tos de des­pre­cio, el mo­men­to abu­cheos lle­gó cuan­do a Lopetegui le pre­gun­ta­ron por Cristiano Ronaldo, por si era el me­jor del mun­do. Ver pa­ra creer al­go que re­sul­tó bo­chor­no­so pe­ro fue lo que el Madrid qui­so por­que la com­pa­re­cen­cia se hi­zo en el pal­co de ho­nor, con la afi­ción y no en la sala de pren­sa, sin afi­cio­na­dos de por me­dio.

Tras es­tos epi­so­dios de ver­güen­za aje­na, lle­gó el mo­men­to de las fo­tos de Ju­len Lopetegui con al­gu­nos de esos afi­cio­na­dos que, por cier­to, tam­bién le pi­die­ron fo­tos a al­gu­nos pe­rio­dis­tas pre­sen­tes.

No fue­ron to­dos los que sa­lu­da­ron y bus­ca­ron fo­tos, por­que mu­chos, la ma­yo­ría de he­cho, ya es­ta­ban des­fi­lan­do ha­cia la zo­na del pal­co de ho­nor des­ti­na­da a ali­men­tar el cuer­po. Hu­bo des­fi­le ha­cia esa zo­na pa­ra to­mar un vino es­pa­ñol, que es co­mo aho­ra se di­ce de for­ma ins­ti­tu­cio­nal to­mar un vino con un ape­ri­ti­vo. Ahí ya no ha­bía ni aplau­sos ni abu­cheos pa­ra na­die. Es­ta­ban a otra co­sa tan o más im­por­tan­te que aplau­dir al pre­si­den­te, al en­tre­na­dor y a Ál­va­ro Ar­be­loa que no fal­tó a la ci­ta, co­mo tam­po­co lo hi­zo Raúl González

Abu­cheos cuan­do a Ju­len le pre­gun­ta­ron so­bre si CR7 era el me­jor del mun­do

FO­TO: EFE

Ju­len Lopetegui es­tu­vo muy bien arro­pa­do en su pre­sen­ta­ción en el Ber­na­béu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.