El pa­so de­fi­ni­ti­vo

Muy Historia - - EDITORIAL - Palma La­gu­ni­lla,

Aun­que ha­cía ya unos dos mi­llo­nes y me­dio de años que la “chis­pa” ha­bía pren­di­do en el ce­re­bro de un pri­ma­te, no fue has­ta el pe­rio­do Neo­lí­ti­co cuan­do el ser hu­mano dio el ma­yor sal­to cua­li­ta­ti­vo co­mo es­pe­cie: aquél que ha­bría de con­ver­tir­le en miem­bro de una au­tén­ti­ca so­cie­dad ci­vi­li­za­da.

Ha­rá unos 10.000 años que nues­tros an­te­pa­sa­dos de­ci­die­ron es­ta­ble­cer­se en las ri­be­ras de los gran­des ríos y cul­ti­var la tierra. Así na­ció la agri­cul­tu­ra y apren­di­mos a so­me­ter a la na­tu­ra­le­za. Pe­ro, ade­más, gra­cias al do­mi­nio del fue­go, fa­bri­ca­mos ca­cha­rros de ce­rá­mi­ca pa­ra co­ci­nar y al­ma­ce­nar el grano (de es­ta ma­ne­ra, en épo­ca de es­ca­sez el ali­men­to es­ta­ba ase­gu­ra­do). Y po­de­ro­sas ar­mas de me­tal pa­ra de­fen­der el te­rri­to­rio del que de­pen­día nues­tro sus­ten­to. Tam­bién con­se­gui­mos do­mes­ti­car a las pri­me­ras es­pe­cies ani­ma­les: va­cas, ovejas, ca­bras y cer­dos; y adap­ta­mos a otras pa­ra que nos ayu­da­ran, co­mo pe­rros o ga­tos. Aban­do­na­das las cuevas, don­de vi­vía­mos al abri­go de la in­tem­pe­rie, nues­tros abue­los se agru­pa­ron en al­deas, que pron­to die­ron pa­so a las pri­me­ras con­cen­tra­cio­nes ur­ba­nas. Los go­ber­nan­tes de esas ciu­da­des, al­gu­nas de ellas bas­tan­te po­bla­das (co­mo Je­ri­có, don­de ya vi­vían 2.000 ve­ci­nos unos 80 si­glos an­tes de Cris­to, o Ça­tal Hü­yük, con más de 6.000 ha­bi­tan­tes apro­xi­ma­da­men­te so­bre esa épo­ca), desa­rro­lla­ron le­yes que se con­sig­na­ron en es­cri­tu­ras em­brio­na­rias; así co­mo ri­tua­les que evo­lu­cio­na­ron has­ta cons­ti­tuir com­ple­jas re­li­gio­nes. Es­tas pu­jan­tes ciu­da­des-Es­ta­do se con­ver­ti­rían en los pri­me­ros im­pe­rios de la His­to­ria, con sus gran­des di­nas­tías de po­de­ro­sos re­yes. Y to­do lo de­más ya es His­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.