El re­ga­lo del Ni­lo

Muy Historia - - SUMARIO - Por Mi­guel Mañueco

De sus fér­ti­les ori­llas bro­tó una cul­tu­ra asom­bro­sa (en la fo­to, pai­sa­je flu­vial con la tum­ba del Aga Khan III al fon­do).

Las aguas de es­te gran río, que atra­vie­sa el gi­gan­tes­co de­sier­to del Sáha­ra, ali­men­ta­ron la vi­da en sus ori­llas ha­ce ya mi­les de años. Su fluir dio lu­gar a una de las cul­tu­ras más fas­ci­nan­tes de la An­ti­güe­dad, que ya apun­ta­ba ma­ne­ras mu­cho an­tes de los fa­rao­nes.

Es un pro­di­gio de la na­tu­ra­le­za que el Ni­lo atra­vie­se el vas­to de­sier­to saha­riano sin ser ab­sor­bi­do por su in­men­si­dad are­no­sa. Sus po­ten­tes aguas, sin el apor­te de nin­gún afluen­te en el te­rri­to­rio de Egip­to y par­te de Su­dán, no só­lo no se do­ble­gan an­te la ari­dez y la prác­ti­ca au­sen­cia de llu­vias sino que trans­for­man sus ori­llas en mi­la­gro­so ver­gel. Sus ca­si 6.800 ki­ló­me­tros lo con­vier­ten en el ma­yor río de Áfri­ca y has­ta ha­ce po­co del pla­ne­ta (re­cien­tes es­ti­ma­cio­nes co­lo­can por de­lan­te al Ama­zo­nas) gra­cias a su co­pio­so cau­dal, que lle­ga des­de el le­jano la­go Vic­to­ria y de cau­ces tan dis­tan­tes co­mo el Ni­lo Azul, el Ni­lo Blan­co o el At­ba­ra, to­dos ellos en te­rri­to­rios de abun­dan­te plu­vio­si­dad. Sus dos cre­ci­das, que acae­cen en ve­ra- no, su­po­nen un ré­gi­men flu­vial úni­co, y a ellas se de­ben la se­di­men­ta­ción y el li­mo que ha­cen de sus ori­llas una fér­til ve­ga, la que atra­jo la vi­da hu­ma­na y dio lu­gar a un mun­do sin pa­ran­gón.

Pe­ro no siem­pre fue así el pa­no­ra­ma. En al­gún tiem­po re­mo­to, lo que aho­ra es el de­sier­to del Sáha­ra fue un pai­sa­je de ma­res y es­pe­sos bos­ques tro­pi­ca­les. To­da­vía du­ra­ban las llu­vias tras el pe-

rio­do de gla­cia­ción y la tem­pe­ra­tu­ra se ha­bía ele­va­do con­si­de­ra­ble­men­te, lo que, ha­cia el 13000 a.C., con­vir­tió el va­lle del gran río en te­rreno pan­ta­no­so que, al ir dre­nán­do­se, dio lu­gar a pas­ti­za­les don­de bro­ta­rían plan­tas gra­mí­neas co­mo mi­jo, sor­go o arroz. Es­tas atra­je­ron a fu­tu­ros ani­ma­les do­més­ti­cos, co­mo bu­rros y bue­yes, y a gru­pos hu­ma­nos nó­ma­das que se se­den­ta­ri­za­ron en pe­que­ñas al­deas, vi­vien­do de la ca­za y de la re­co­lec­ción de plan­tas. Es muy po­si­ble que la agri­cul­tu­ra or­ga­ni­za­da no fue­se ini­cia­da por los po­bla­do­res del va­lle has­ta el VI mi­le­nio a.C., lo que mar­ca­ría el co­mien­zo del Neo­lí­ti­co en Egip­to, con cier­to re­tra­so res­pec­to a al­gu­nas re­gio­nes de Orien­te Me­dio.

Pri­me­ros ves­ti­gios. Los su­pues­tos tes­ti­mo­nios que de es­te hu­mil­de bro­te que­dan en el área del la­go El-Fa­yum no pre­lu­dian lo que lle­ga­ría a ocu­rrir a ori­llas del gran río. Sin em­bar­go, la per­so­na­li­dad pro­pia sí aso­ma­rá más avan­za­do el Neo­lí­ti­co, en­tre el 5500 y el 4000 a.C., en el lla­ma­do Pe­rio­do Pre­di­nás­ti­co Pri­mi­ti­vo. Es­ta­mos ya en la épo­ca co­rres­pon­dien­te a la cul­tu­ra ba­da­rien­se, que se desa­rro­lla en­tre el Me­dio y Al­to Egip­to y que que­da evi­den­cia­da en el ya­ci­mien­to de El-Ba­da­ri. Años des­pués, es­te desa­rro­llo lle­ga­rá tam­bién al Ba­jo Egip­to, a la zo­na del ya­ci­mien­to de Me­rim­dé.

Los pla­tos y ta­zo­nes des­cu­bier­tos, de es­ti­li­za­da ce­rá­mi­ca, in­di­can, no obs- tan­te, un po­si­ble con­tac­to con Orien­te Pró­xi­mo. A la in­fluen­cia nu­bia del sur po­dría de­ber­se, asi­mis­mo, la pre­sen­cia de lan­zas y ha­chas ta­lla­das en pie­dra. Las vi­vien­das de es­te tiem­po aún bo­rro­so te­nían for­ma ova­la­da y es­ta­ban pro­te­gi­das por pa­ne­les de ca­ña. Las gran­des ca­nas­tas hun­di­das en el sue­lo ser­vían de si­los pa­ra el grano y otros pro­duc­tos, co­mo car­ne de cer­do, ca­bra o car­ne­ro, ani­ma­les que ya ha­bían si­do do­mes­ti­ca­dos. Es­tos egip­cios pri- mi­ti­vos en­te­rra­ban a sus muer­tos en pe­que­ños ce­men­te­rios ale­da­ños a las al­deas, en­vuel­tos en es­te­ras y orien­ta­dos ha­cia el oes­te. La pre­sen­cia de va­lio­sos ob­je­tos en las tum­bas re­ve­la ya un afa­no­so cul­to fu­ne­ra­rio.

Sur­gen dos cul­tu­ras. A los to­ques más per­so­na­les les ven­drá una nue­va opor­tu­ni­dad du­ran­te el Pe­rio­do Pre­di­nás­ti­co An­ti­guo (4000-3500 a.C.). En los lu­ga­res ar­queo­ló­gi­cos de Al-Am­rah y la pri­me­ra fa­se de Na­ga­da (Na­ga­da I), am­bos si­tua­dos en el Al­to Ni­lo, se apre­cian es­tos de­ta­lles en la evo­lu­cio­na­da y ya muy de­co­ra­da ce­rá­mi­ca, en el uso del co­bre pa­ra la ela­bo­ra­ción de ador­nos y en las muy me­jo­ra­das ves­ti­men­tas que fa­bri­can a ba­se de lino, plan­ta que es cul­ti­va­da jun­to a una bue­na va­rie­dad de co­mes­ti­bles. Una vi­da más con­for­ta­ble que trans­cu­rre en ca­sas le­van­ta­das con téc­ni­cas más pla­nea­das, que tie­nen en cuen­ta el dis­cu­rrir de la luz y que anun­cian di­se­ños fu­tu­ros. Abun­dan ya las re­pre­sen­ta­cio­nes fe­me­ni­nas, con ca­be­za y cuer­po hu­ma­nos y cuer­nos de va­ca, que dan for­ma a una dio­sa si­mi­lar a Hat­hor, pos­te­rior sím­bo­lo de la fer­ti­li­dad, y apa­re­cen fi­gu­ri­llas en for­ma de hom­bres bar­bu­dos, que se­gu­ra­men­te ha­cían la fun­ción de amu­le­tos. La re­li­gión se ra­mi­fi­ca, y a los ri­tos agra­rios en pos del fru­to de la tierra se aña­den las ce­le­bra­cio­nes fu­ne­ra­rias: los muer­tos son en­te­rra­dos con sus ob­je­tos per­so­na­les, con de­ter­mi­na­dos sím­bo­los que dis­tin­guen a los de al­to ran­go y con co­mi­da pa­ra el trans­cu­rrir

de la otra vi­da. Es­tán ahí ya los ama­gos de que­rer con­ser­var el cuer­po pa­ra el más allá, esa tra­ma re­li­gio­sa tan de­fi­ni­to­ria de la cul­tu­ra fa­raó­ni­ca.

Otro signo de iden­ti­dad, la idea del ani­mal sa­gra­do co­mo sím­bo­lo de ca­da nú­cleo po­bla­cio­nal, sur­gi­rá en el Pe­rio­do Pre­di­nás­ti­co Me­dio (3500-3200 a.C.), evi­den­cia­do en dos di­fe­ren­tes cul­tu­ras. La pri­me­ra tie­ne co­mo cen­tro Ger­zeh y abar­ca el Me­dio y Al­to Egip­to, lle­gan­do in­clu­so has­ta Nu­bia. La agri­cul­tu­ra se ha he­cho de­fi­ni­ti­va­men­te se­den­ta­ria, aun­que, de­bi­do a la ari­dez del te­rri­to­rio, la eco­no­mía tam­bién se sus­ten­ta en la ca­za y en la ga­na­de­ría

Su iden­ti­dad aso­ma ya en el Neo­lí­ti­co: cul­to a los muer­tos, ani­ma­les sa­gra­dos...

se­mi­nó­ma­da. El tra­sie­go co­ti­diano se ba­sa, asi­mis­mo, en la pro­duc­ción de una ce­rá­mi­ca pin­ta­da con di­bu­jos de per­so­nas bai­lan­do, plan­tas, ani­ma­les o bar­cos, en una lí­nea iden­ti­fi­ca­ble­men­te egip­cia, cu­yos res­tos con­fir­man am­plia­dos in­ter­cam­bios co­mer­cia­les, que aho­ra lle­gan has­ta Me­so­po­ta­mia, Libia o Si­ria. La má­xi­ma ac­ti­vi­dad se ma­ni­fies­ta en los ya­ci­mien­tos de Ger­zeh, Na­ga­da II, Ne­jen (fu­tu­ra ca­pi­tal del Al­to Egip­to, co­no­ci­da con el nom­bre grie­go de Hie­ra­cóm­po­lis) y El-Kab, don­de apa­re­cie­ron res­tos de cons­truc­cio­nes re­li­gio­sas en pie­dra o ado­be con el di­se­ño pri­ma­rio de lo que des­pués se­rían los tí­pi­cos tem­plos pos­te­rio­res.

Iden­ti­dad pro­pia. La otra cul­tu­ra, la de Maa­di, se ubi­ca allí don­de el Ni­lo se ra­mi­fi­ca y crea el del­ta, no le­jos del cen­tro de El Cairo. La agri­cul­tu­ra es in­ten­sa y ri­ca en es­te te­rri­to­rio tan irri­ga­do, de sue­los ubé­rri­mos y de buen cli­ma, y las re­la­cio­nes co­mer­cia­les con Me­dio Orien­te son mu­cho más flui­das; ra­zón por la cual su so­cie­dad se ha di­ver­si­fi­ca­do, so­bre to­do con la pre­sen­cia de in­mi­gran­tes se­mi­tas.

El mun­do del Ni­lo se va com­pli­can­do y se ha he­cho ne­ce­sa­ria una je­rar­qui­za­ción más con­tun­den­te, que ya mues­tra ma­ti­ces de la fu­tu­ra or­ga­ni­za­ción so­cial fa­raó­ni­ca. En la nie­bla de es­tos tiem­pos pre­té­ri­tos se es­con­de to­do lo acon­te­ci­do has­ta que apa­re­cen los pri­me­ros so­be­ra­nos que os­ten­tan la Co­ro­na Blan­ca del Al­to Egip­to. Es­ta­mos ya en el Pe­rio­do Pro­to­di­nás­ti­co (32003050 a.C.), que tie­ne lu­gar en cen­tros ya es­ta­ble­ci­dos del Al­to Egip­to, co­mo Na­ga­da (Na­ga­da III) y Ger­zeh (Ger­zeh B). La idio­sin­cra­sia de la fu­tu­ra gran na­ción la­te so­bre to­do en Ne­jen, po­de­ro­sa ciu­dad cu­yos mo­nar­cas os­ten­tan di­cha co­ro­na y cu­yo sím­bo­lo es Bej­bet, la dio­sa bui­tre, ado­ra­da en la cer­ca­na ciu­dad sa­gra­da de Nej­bet, a ori­llas del Ni­lo. En el Ba­jo Egip­to, una is­la oc­ci­den­tal del del­ta es el em­pla­za­mien­to de la ciu­dad de Bu­to, con­ti­nua­do­ra de Maa­di, que dis­tin­gue a sus re­yes con la Co­ro­na Ro­ja y es pro­te­gi­da por la dio­sa Uad­yet. Tam­bién en el del­ta hay ciu­da­des sus­ten­ta­das en un po­de­ro­so comercio, co­mo es el ca­so de Le­tó­po­lis, que con­tro­la­ba el in­ter­cam­bio en­tre el del­ta y el Al­to Egip­to, y Bu­si­ris, re­gi­da por una po­ten­te aris­to­cra­cia co­mer­cial y en­co­men­da­da a Osi­ris. El sol, ba­jo el nom­bre de Tem, ya es ado­ra­do en He­lió­po­lis, cen­tro sa­gra­do cu­ya in­fluen­cia lle­ga in­clu­so al Al­to Egip­to. El fu­tu­ro y ca­ris­má­ti­co País del Ni­lo de­fi­ni­ti­va­men­te tie­ne iden­ti­dad pro­pia.

Es el per­so­na­lis­mo que se les pre­su­po­ne a los re­yes del Al­to Egip­to de es­te tiem­po di­fu­so, tam­bién lla­ma­do de Na­ga­da III, que ha­brían con­for­ma­do la Di­nas­tía 0. En ella se in­clu­yen so­be­ra­nos cu­yos nom­bres apa­re­cie­ron en ins­crip­cio­nes y que no de­jan de flo­tar en la su­per­fi­cie de la hi­pó­te­sis, aún no re­suel­ta a pe­sar de la ex­haus­ti­va in­ves­ti­ga­ción lle­va­da a ca­bo por el Ins­ti­tu­to Ar­queo­ló­gi­co Ale­mán en Abi­dos y por Mi­chael Hoff­man y Bar­ba­ra Adams en Hie­ra­cóm­po­lis.

En cual­quier ca­so, es­tos mo­nar­cas fi­gu­ran en las Lis­tas Reales de Kar­nak, Abi­dos y Saq­qa­ra, así co­mo en la Pie­dra de Palermo y en el Ca­non Real de Tu­rín. La de­co­ra­ción de una va­si­ja ha­lla­da en Abi­dos, per­te­ne­cien­te al tiem­po en que es­ta ciu­dad era el en­cla­ve fu­ne­ra­rio de la ca­pi­tal, Ti­nis, apa­ren­te­men­te con­tie­ne la re­pre­sen­ta­ción más an­ti­gua que se co­no­ce de un go­ber­nan­te egip­cio: un hom­bre si­tua­do jun­to a una mu­jer em­ba­ra­za­da, ves­ti­do con la tí­pi­ca fal-

La na­ción egip­cia fue uni­fi­ca­da ha­cia el año 3050 a.C. por los re­yes gue­rre­ros de la po­de­ro­sa Ne­jen

di­lla egip­cia ( shen­ti), con una plu­ma de­co­ran­do su ca­be­za y que sos­tie­ne un ma­zo en una pos­tu­ra que se re­pe­ti­rá in­ce­san­te­men­te en el arte egip­cio.

En es­ta épo­ca las po­bla­cio­nes cre­cen has­ta con­ver­tir­se en au­tén­ti­cas ciu­da­des. De Ti­nis, ca­pi­tal del te­rri­to­rio sur o con­fe­de­ra­ción ti­ni­ta y ho­gar de la pri­me­ra y se­gun­da di­nas­tías, se des­co­no­ce su ubi­ca­ción, aun­que se cree que se si­tua­ba en la ori­lla de­re­cha del Ni­lo, cer­ca de Abi­dos. Su ne­cró­po­lis po­dría ser la ha­lla­da en Na­ga ed-Deir, pues con­tie­ne tum­bas de go­ber­nan­tes con nom­bres de dis­tin­tos ani­ma­les (Pez, Ele­fan­te, Ci­güe­ña, Hal­cón, León…) que po­drían ser los pri­me­ros re­yes pre­di­nás­ti­cos, aun­que nom­bres y or­den no se co­rres­pon­den del to­do con los de las Lis­tas Reales, que tam­bién pre­sen­tan ra­di­ca­les di­fe­ren­cias en­tre ellas.

Egip­to se uni­fi­ca. Aca­so ca­da ciu­dad te­nía su pro­pia me­mo­ria, que in­flui­ría en una u otra lis­ta. Pues, apar­te de Ti­nis, ya eran va­rias las ur­bes que os­ten­ta­ban po­de­río: Nu­bet, Ne­jeb, Ne­jen, Per-Mon­tu, Uet­ye­set-He­ru o Ab; pre­lu­dio de lo que se­ría el na­ci­mien­to de la ca­ris­má­ti­ca na­ción, que pue­de si­tuar­se ha­cia el 3050 a.C., en la épo­ca de la uni­fi­ca­ción. No es­tá cla­ro có­mo se pro­du­jo tal he­cho, pe­ro por aho­ra se im­po­ne la teo­ría de que los gue­rre­ros mo­nar­cas de la po­de­ro­sa Ne­jen, en el Al­to Egip­to, ha­brían so­me­ti­do a las ciu­da­des del del­ta. Se men­cio­na a un rey co­mo de­fi­ni­ti­vo ha­ce­dor de la con- quis­ta: Me­nes, pro­ce­den­te de Ti­nis, se­gún Ma­ne­tón; y Me­ni, se­gún las Lis­tas Reales. Por otra par­te, la lla­ma­da Pa­le­ta de Nar­mer, pie­za de pi­za­rra con ins­crip­cio­nes en­con­tra­da en el tem­plo de Ho­rus de Ne­jen y ac­tual­men­te ex­pues­ta en el Mu­seo de El Cairo, sim­bo­li­za­ría igual­men­te la unión del Al­to y el Ba­jo Egip­to. Se­gún es­te tes­ti­mo­nio, Nar­mer se­ría el so­be­rano del sur que so­me­tió a las tie­rras del del­ta. To­da­vía si­gue sin di­lu­ci­dar­se si los nom­bres Me­nes y Nar­mer se re­fie­ren al mis­mo mo­nar­ca.

Dis­tin­tas teo­rías. Du­ran­te bue­na par­te del si­glo XX, los in­ves­ti­ga­do­res se in­cli­na­ron por creer que es­tos so­be­ra­nos de las di­nas­tías ce­ro y pri­me­ra per­te­ne­cían a una “ra­za su­pe­rior”, que ha­bría in­va­di­do el te­rri­to­rio del Ni­lo so­me­tien­do a los “prehis­tó­ri­cos” egip­cios. Es­tos con­quis­ta­do­res só­lo po­dían pro­ve­nir del Es­te, de las tie­rras mu­cho más desa­rro­lla­das de Me­so­po­ta­mia, cu­yo arte pa­la­cie­go se veía re­fle­ja­do en el de la pri­me­ra di­nas­tía egip­cia. Fue el ar­queó­lo­go bri­tá­ni­co Flin­ders Pe­trie (1853-1942) quien dio con los ra­ros tes­ti­mo­nios que pa­re­cían tan ale­ja­dos de la es­té­ti­ca egip­cia y que in­ter­pre­tó co­mo ma­te­rial per­te­ne­cien­te a una ra­za de in­va­so­res. Sin em­bar­go, tiem­po des­pués él mis­mo con­clu­yó que se tra­ta­ba de los re­ma­nen­tes de los egip­cios pre­di­nás­ti­cos. Y tal es la teo­ría que hoy mar­ca el rum­bo de los es­tu­dios his­tó­ri­cos. Así que se da ca­si por sen­ta­do el ge­nuino pe­di­grí egip­cio del su­pues­to uni­fi­ca­dor, ya se lla­ma­ra Nar­mer o Me­nes. Tam­po­co pa­re­ce fá­cil re­sol­ver el mis­te­rio en torno a dos so­be­ra­nos que apa­re­cen en pie­zas dis­tin­tas de la mis­ma épo­ca: Ho­rus Es­cor­pión y Aha, quie­nes po­drían ser su­ce­so­res o an­te­ce­so­res den­tro de es­te mis­mo pe­rio­do de uni­fi­ca­ción. De cual­quier for­ma, con ellos co­mien­zan los 3.000 años de his­to­ria de la ci­vi­li­za­ción egip­cia.

Un ver­gel en me­dio del de­sier­to. En la ima­gen, el Ni­lo a su pa­so por Asuán, uno de los en­cla­ves más me­ri­dio­na­les del país y, por ello, fron­te­ra del An­ti­guo Egip­to por el sur.

La pri­me­ra pi­rá­mi­de. La de Saq­qa­ra (en la ima­gen) es la más an­ti­gua: mar­ca la evo­lu­ción del Egip­to pri­mi­ti­vo al de los fa­rao­nes.

Un va­lle lar­go, ri­co y es­tre­cho. El va­lle del Ni­lo, de 1.000 km de lar­go pe­ro po­cos de an­cho, vio na­cer una ri­ca ci­vi­li­za­ción agrí­co­la, flan­quea­da por de­sier­tos que la pro­te­gían.

Pie­dra de Palermo. Es­te frag­men­to de lo­sa, con­ser­va­do en Ita­lia, lle­va gra­ba­dos da­tos des­de el pe­rio­do pre­di­nás­ti­co a la Di­nas­tía V.

Tum­ba (ha­cia 3100 a.C.) . La pre­sen­cia de ob­je­tos va­lio­sos en su in­te­rior re­ve­la que ya exis­tían unos so­fis­ti­ca­dos ri­tos fu­ne­ra­rios.

Sím­bo­los sa­gra­dos. En es­te pa­pi­ro ve­mos a Bej­bet, la dio­sa bui­tre del Pe­rio­do Pro­to

di­nás­ti­co. Dcha., la is­la Ele­fan­ti­na, ho­gar del dios Ptah al prin­ci­pio de los tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.