La cul­tu­ra del Va­lle del In­do

Muy Historia - - SUMARIO - Por Fá­ti­ma Mo­gué Pec­ci

En­tre los años 2500 y 1700 a.C. flo­re­ció una de las más bri­llan­tes y des­co­no­ci­das ci­vi­li­za­cio­nes del sud­es­te asiá­ti­co en la An­ti­güe­dad, la de­no­mi­na­da Cul­tu­ra del Va­lle del In­do.

La Cul­tu­ra del In­do, una de las ci­vi­li­za­cio­nes más fas­ci­nan­tes y des­co­no­ci­das del mun­do an­ti­guo, se desa­rro­lló a lo lar­go del río que lle­va su nom­bre. Se tra­ta de un te­rri­to­rio de unos 1.500 k2, si­tua­do al no­roes­te del con­ti­nen­te. Por el es­te lle­ga has­ta la re­gión ubi­ca­da en­tre los ríos Gan­ges y Ya­mu­na, por el sur has­ta Su­rat, en la cos­ta oes­te de la In­dia; por el nor­te has­ta Sho­ru­gai, en el ac­tual Afganistán, y por el oes­te a lo lar­go de la cos­ta del Mar Ará­bi­go. To­das las ciu­da­des se eri­gían al bor­de de los ríos o del mar.

Su ca­rac­te­rís­ti­ca más sig­ni­fi­ca­ti­va es la de ser una ci­vi­li­za­ción que desa­rro­lla una gran vi­ta­li­dad ur­ba­na, cu­yos cen­tros prin­ci­pa­les fue­ron las ciu­da­des de Mohen­jo-Da­ro y Ha­rap­pa, aun­que se cal­cu­la que el nú­me­ro de asen­ta­mien­tos so­bre­pa­sa­ba el cen­te­nar, to­dos si­tua­dos en torno a los cin­co afluen­tes del río In­do.

Ca­lles, mu­ra­llas y to­rres. El plano de la ma­yo­ría de las ciu­da­des si­gue un mo­de­lo en re­ji­lla. En un mon­tícu­lo ele­va­do se en­con­tra­ba la ciu­da­de­la o re­cin­to ri­tual. Las vi­vien­das se si­tua­ban al es­te, una zo­na den­sa­men­te po­bla­da con ca­lles que se­guían un tra­za­do en re­tí­cu­la, sien­do las prin­ci­pa­les an­chas ave­ni­das. Las ciu­da­des del nor­te, co­mo Ha­rap­pa, es­ta­ban do­ta­das de una gran mu­ra­lla de unos 12 m de al­tu­ra con to­rres rec­tan­gu­la­res. Los ba­rrios de los tra­ba­ja­do­res, ta­lle­res y des­pen­sas de ce­rea­les (tri­go, arroz y ce­ba­da, prin­ci­pal­men­te) se si­tua­ban al nor­te. Exis­tía una gran di­ver­si­dad en ma­te­ria­les de cons­truc­ción: en al­gu­nas ciu­da­des se em­plea­ron la­dri­llos de ba­rro co­ci­do, en otras, ba­rro se­ca­do al sol y tam­bién se uti­li­za­ron blo­ques de pie­dra; las cu-

No se han ha­lla­do res­tos ni de pa­la­cios ni de tem­plos en los ya­ci­mien­tos de es­ta ci­vi­li­za­ción; sí de una zo­na ri­tual

bier­tas se re­sol­vían con ma­de­ra.. Las vi­vien­das se com­po­nían de un pa­tio cen­tral con ha­bi­ta­cio­nes a su al­re­de­dor. La ma­yo­ría de ellas con­ta­ba con baño y re­tre­te pro­pios.

Sa­cer­do­tes, re­yes y oli­gar­cas. En los ya­ci­mien­tos del Va­lle del In­do no se han en­con­tra­do res­tos de pa­la­cios o tem­plos. Só­lo des­ta­can por su ma­yor am­pli­tud al­gu­nas cons­truc­cio­nes de la zo­na ri­tual, ya que ca­si to­das las vi­vien­das tie­nen las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas. Se han con­si­de­ra­do va­rias for­mas de or­ga­ni­za­ción so­cial, des­de que exis­tía un mo­nar­ca o un sa­cer­do­te-rey, has­ta que el go­bierno de las ciu­da­des lo os­ten­ta­ba una oli­gar­quía al­ta­men­te or­ga­ni­za­da for­ma­da por co­mer­cian­tes, te­rra­te­nien­tes y sa­cer­do­tes, que es­ta­ble­cían alian­zas con otros go­ber­nan­tes con fi­nes co­mer­cia­les y de­fen­si­vos.

Los re­cur­sos eco­nó­mi­cos de es­ta ci­vi­li­za­ción se ba­sa­ban so­bre to­do en la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría, co­mo en la ma­yo­ría de las cul­tu­ras de la Edad de Bron­ce, pe­ro hay que te­ner en cuen­ta el pa­pel re­le­van­te que tam­bién desem­pe­ñó el comer- cio. Cul­ti­va­ban so­bre to­do ce­rea­les –tri­go y ce­ba­da–, de­pen­dien­do de la cre­ci­da del río. Tam­bién plan­ta­ban le­gum­bres, arroz, gui­san­tes, sé­sa­mo, dá­ti­les y me­lo­nes. Uti­li­za­ban la la­na y el al­go­dón pa­ra sus ves­ti­men­tas. El ga­na­do do­més­ti­co es­ta­ba for­ma­do por as­nos, bue­yes, bú­fa­los de río, ovejas, pe­rros y ele­fan­tes –no se sa­be si el ele­fan­te ya es­ta­ba do­mes­ti­ca­do en esa épo­ca, pe­ro sí exis­ten va­rias re­pre­sen­ta­cio­nes en se­llos de es­tea­ti­ta, al igual que apa­re­cen co­co­dri­los, bú­fa­los, ri­no­ce­ron­tes y ce­búes–. Del ga­na­do se ob­te­nía le­che y car­ne, ade­más de ser­vir co­mo ani­ma­les de car­ga y arras­tre, y pa­ra las la­bo­res del cam­po; sus ex­cre­men­tos eran uti­li­za­dos co­mo com­bus­ti­ble y fer­ti­li­zan­te. Los re­ci­pien­tes do­més­ti­cos eran pie­zas de ce­rá­mi­ca cam­pa­ni­for­me de­co­ra­das con óxi­do de hie­rro en ro­jo y ne­gro. En­tre los úti­les ha­lla­dos en los ya­ci­mien­tos des­ta­ca una gran can­ti­dad de me­di­das y pe­sas cú­bi­cas fa­bri­ca­das en sí­lex ne­gro y ága­ta.

Tri­go y ce­ba­da por al­go­dón y lino. El in­ter­cam­bio co­mer­cial fue muy im­por­tan­te pa­ra la ci­vi­li­za­ción del Va­lle del In­do. Se han en­con­tra­do se­llos de es­tea­ti­ta y ce­rá­mi­ca con ins­crip­cio­nes pro­ve­nien­tes de es­ta cul­tu­ra en Me­so­po­ta­mia; tex­tos me­so­po­tá­mi­cos nos ha­blan de un te­rri­to­rio de­no­mi­na­do Me­luh­ha, con cu­yos ha­bi­tan­tes man­te­nían una re­la­ción co­mer­cial ul­tra­ma­ri­na. Los ex­ce­den­tes de la pro­duc­ción agrí­co­la, so­bre to­do tri­go y ce­ba­da, se in­ter­cam­bia­ban por al­go­dón, lino y ma­de­ras pre­cio­sas; tam­bién ex­por­ta­ban pro­duc­tos de lu­jo co­mo oro, co­bre, es­ta­ño, pie­dras pre­cio­sas, mar­fil, es­pe­cias, per­fu­mes y es­cla­vos.

Su es­cri­tu­ra per­ma­ne­ce has­ta hoy in­des­ci­fra­da y se ha en­con­tra­do so­bre nu­me­ro­sos se­llos de es­tea­ti­ta, pre­sen­tes en la ma­yo­ría de los cen­tros ur­ba­nos: se es­cri­bía de de­re­cha a iz­quier­da, pe­ro en ellos el tex­to se gra­ba­ba a la in­ver­sa pa­ra que se vie­ra bien al ha­cer la im­pre­sión. Se han re­gis­tra­do unos 270 sig­nos pic­tó­ri­cos, la ma­yo­ría de ellos fi­gu­ra­ti­vos. Es­tos se­llos eran pro­ba­ble­men­te uti­li­za­dos por los fun­cio­na­rios de la ciu­dad pa­ra ce­rrar tra­tos co­mer­cia­les o ava­la­ban la per­te­nen­cia de lo mar­ca­do a una fa­mi­lia. Son de pe­que­ño ta­ma­ño, de unos 2 a 9 cen­tí­me­tros, de for­ma cir­cu­lar o cua­dra­da; nor­mal­men­te en la

par­te su­pe­rior se en­cuen­tra el tex­to y de­ba­jo un ani­mal o ve­ge­tal, sien­do muy es­ca­sas las es­ce­nas hu­ma­nas, en las que en oca­sio­nes fi­gu­ra­ban va­rios per­so­na­jes. Es po­si­ble que se uti­li­za­ran co­mo amu­le­tos, pe­ro de lo que no ca­be du­da es de su des­tino ri­tual y to­té­mi­co. Se ad­mi­te en la actualidad que el idio­ma de es­tos se­llos se em­pa­ren­ta con las len­guas dra­ví­di­cas, que fue­ron re­em­pla­za­das por la len­gua in­doeu­ro­pea tras la in­va­sión de los arios en el 1500 a.C.

Mohen­jo-Da­ro, o Ciu­dad de los Muer­tos, es una de las po­bla­cio­nes más gran­des del Va­lle del In­do. Fue des­cu­bier­ta en 1922 por ar­queó­lo­gos que ex­ca­va­ban un tem­plo bu­dis­ta. En el gran es­tan­que del re­cin­to sa­gra­do de la ciu­dad se ha en­con­tra­do una de las pie­zas más so­bre­sa­lien­tes, el bus­to de un sa­cer­do­te-rey, en es­tea­ti­ta y ca­li­za, de unos 20 cm. Se tra­ta de un hom­bre con bar­ba y ca­be­llos tren­za­dos, de la­bios grue­sos y ojos ras­ga­dos (to­da­vía con res­tos de con­chas en ellos) y una na­riz pro­mi­nen­te. Vis­te un man­to cru­za­do en su hom­bro iz­quier­do y ador­na­do con ho­jas de tré­bol, que con­ser­va aún res­tos de po­li­cro­mía. Po­si­ble­men­te sea el re­tra­to de un miem­bro de la oli­gar­quía re­li­gio­sa que go­ber­na­ba las ciu­da­des del Va­lle del In­do.

En es­ta ciu­dad se ha ha­lla­do tam­bién una de las pie­zas más po­lé­mi­cas de es­ta cul­tu­ra: una jo­ven y es­ti­li­za­da bai­la­ri­na ne­gra en co­bre for­ja­do, de unos 14 cm de al­tu­ra. La fi­gu­ri­lla re­pre­sen­ta a una mu­jer des­nu­da en ac­ti­tud dan­zan­te. Por­ta un co­llar al cue­llo; uno de sus bra­zos es­tá cu­bier­to de bra­za­le­tes y el otro apo­ya­do en la ca­de­ra. De la­bios grue­sos y ojos alar­ga­dos, evi­den­cia la gran di­ver­si­dad ét­ni­ca de la po­bla­ción de es­ta cul­tu­ra.

Ór­ga­nos des­pro­por­cio­na­dos. La ciu­dad de Ha­rap­pa ha pro­por­cio­na­do un gran nú­me­ro de te­rra­co­tas que re­pre­sen­tan a da­mas des­nu­das re­la­cio­na­das con el cul­to a la dio­sa ma­dre y re­fle­jan su ca­rác­ter agrí­co­la. En las ex­ca­va­cio­nes de la zo­na ri­tual fue­ron ha­lla­das va­rias es­cul­tu­ras, en­tre las que des­ta­can un tor­so masculino des­nu­do ta­lla­do en pór­fi­do ro­jo y un tor­so fe­me­nino en ca­li­za ne­gra. En sus hom­bros y cue­llos se ha­bían ho­ra­da­do agu­je­ros en los que se in­ser­ta­ban los bra­zos y las ca­be­zas. Am­bos po­seen muy mar­ca­dos los ór­ga­nos se­xua­les; él un fa­lo o lin­gam enor­me y ella un gran ori­fi­cio en el lu­gar de la va­gi­na o yo­ni. Pro­ba­ble­men­te es­tán re­la­cio­na­dos con el cul­to a la fer­ti­li­dad y son el pre­lu­dio de la ad­vo­ca­ción a Shi­va, co­mo rey de la dan­za, y a Shak­ti, la dio­sa ma­dre.

La des­apa­ri­ción de la cul­tu­ra del Va­lle del In­do fue cau­sa­da por va­rios fac­to­res, aun­que el mo­ti­vo más fre­cuen­te­men­te acep­ta­do ha si­do la in­va­sión de los pue­blos arios en el año 1500 a.C. Sin em­bar­go, las pro­lon­ga­das se­quías, la ta­la in­dis­cri­mi­na­da de ár­bo­les, los mo­vi­mien­tos tec­tó­ni­cos y los pro­ble­mas po­lí­ti­cos con­tri­bu­ye­ron tam­bién en gran me­di­da al de­te­rio­ro y de­ca­den­cia de es­ta fas­ci­nan­te ci­vi­li­za­ción. A pe­sar de que nues­tros co­no­ci­mien­tos so­bre ella han au­men­ta­do mu­cho en las úl­ti­mas dé­ca­das, el enig­ma del In­do no po­drá re­sol­ver­se has­ta que se des­ci­fre su es­cri­tu­ra. Ója­la se en­cuen­tre pron­to su pro­pia “pie­dra de Ro­set­ta”.

La cul­tu­ra flu­vial del Va­lle del In­do de­be su desa­rro­llo y su ri­que­za al lar­go río asiá­ti­co que le da nom­bre. Sus ciu­da­des y asen­ta­mien­tos, que su­pe­ra­ban el cen­te­nar, es­ta­ban si­tua­dos en torno a sus cin­co afluen­tes. En la fo­to, dos hom­bres cru­zan un puen­te de ma­de­ra so­bre el In­do en Bal­tis­tán, Pa­quis­tán.

Al nor­te del Va­lle del In­do se en­cuen­tra la ciu­dad de Ha­rap­pa, con sus bien con­ser­va

das mu­ra­llas de unos 12 m de al­tu­ra (en la fo­to). En ellas se ha­llan aún ves­ti­gios de sus to­rres rec­tan­gu­la­res.

Ca­rri­to con bue­yes en te­rra­co­ta ha­lla­do en Ha­rap­pa. Es­tos bó­vi­dos se uti­li­za­ban co­mo ani­ma­les de car­ga y ayu­da en las la­bo­res del cam­po.

Una de las fi­gu­ras más ex­tra­or­di­na­rias en­con­tra­das en Mohen­jo Da­ro es es­te po­si

ble re­tra­to de un sa­cer­do­te-rey (arri­ba) en es­tea­ti­ta. A la de­re­cha, una dio­sa-ma­dre en te­rra­co­ta ha­lla­da en las rui­nas de Ha­rap­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.