El sue­ño de la gran ciu­dad

Muy Historia - - SUMARIO - Por Ame­lia Die

Des­de que nos pa­ra­mos en un lu­gar pa­ra cul­ti­var la tierra, la vi­da em­pe­zó a com­pli­car­se. Jun­tar las vi­vien­das re­sul­tó ser en­ton­ces la me­jor idea.

Uno de esos días en que no se pue­de dar un pa­so en las Ram­blas bar­ce­lo­ne­sas o en la pla­za ma­dri­le­ña del Ca­llao nos pre­gun­ta­mos: ¿có­mo se nos ha­brá ocu­rri­do api­ñar­nos de es­ta for­ma?, ¿qué tie­ne el ti­po de vi­da ur­ba­na pa­ra que la mi­tad de la po­bla­ción mun­dial lo ha­ya adop­ta­do? Pa­ra con­tes­tar hay que re­mon­tar­se a la fun­da­ción de las pri­me­ras ur­bes. El in­ves­ti­ga­dor bri­tá­ni­co Bill Fin­lay­son y su equi­po aca- ban de pu­bli­car en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca PNAS (Pro­cee­dings of the Na­tio­nal Aca­demy of Scien­ces) sus ha­llaz­gos en Jor­da­nia de res­tos neo­lí­ti­cos de ha­ce 10.000 años. Hay tres es­truc­tu­ras ar­qui­tec­tó­ni­cas en su ya­ci­mien­to aso­cia­das a la ma­ni­pu­la­ción co­lec­ti­va de las co­se­chas. Una ser­vía pa­ra al­ma­ce­nar grano; otra, pa­ra ma­ni­pu­lar ali­men­tos y la ter­ce­ra es una es­pe­cie de an­fi­tea­tro don­de pro­ba­ble­men­te se par­ti­ci­pa­ba en ri­tua­les co­mu­nes. Se sa­be que la re­vo­lu­ción ur­ba­na es la con­se­cuen­cia de una so­cie­dad se­den­ta­ria, ca­paz de do­mes­ti­car ani­ma­les, cul­ti­var y trans­for­mar ali­men­tos y te­ner ex­ce­den­tes. La neo­lí­ti­ca fue una so­cie­dad más com­ple­ja que la de los ca­za­do­res-re­co­lec­to­res, pues pa­ra que las per­so­nas se agru­pen en ciu­da­des ne­ce­si­tan lle­gar a acuer­dos. Es­ta re­vo­lu­ción in­clu­yó la in­ven­ción de la ce­rá­mi­ca, ne­ce­sa­ria pa­ra el nue­vo ti­po de vi­da, y la es­cri­tu­ra.

¿Pe­ro to­dos los asen­ta­mien­tos de es­ta épo­ca son ciu­da­des? El ur­ba­nis­ta fran­cés Char­les Del­fan­te pien­sa que una aglo­me­ra­ción se con­vier­te en ciu­dad: “cuan­do las pie­zas que la com­po­nen es­tán dis­pues­tas so­bre el sue­lo/ so­por­te se­gún una vo­lun­tad pro­ba­da, de for­ma que exis­ta una ar­mo­nía y un equi­li­brio”. Aña­de que la com­ple­ji­dad es uno de los com­po­nen­tes de la com­po­si­ción ur­ba­na, por­que en las ver­da­de­ras ciu­da­des siem­pre apa­re­cen “for­mas geo­mé­tri­cas más so­fis­ti­ca­das que la rec­ta”, y la elec­ción de sus em­pla­za­mien­tos res­pon­de “a cri­te­rios con­cre­tos y de na­tu­ra­le­za ca­si cien­tí­fi­ca”. Po­de­mos con­si­de­rar que las pri­me­ras co­no­ci­das, co­mo Je­ri­có, Ça­tal Hü­yük o Mohen­jo-Da­ro, res­pon­den a es­tos cri­te­rios. Ça­tal Hü­yük fue el en­cla­ve neo­lí­ti­co más im­por­tan­te de Ana­to­lia y la me­tró­po­li más an­ti­gua que se co­no­ce, des­pués de Je­ri­có. En lo que es aho­ra Turquía, un equi­po de bri­tá­ni­cos di­ri­gi­do por Ja­mes Me­llart en­con­tró en los años 60 del si­glo XX los pri­me­ros res­tos. Se re­to­mó la ex­ca­va­ción en los 90, has­ta ha­llar in­di­cios de su fun­da­ción ha­ce 9.000 años. Lle­gó a te­ner 10.000 ha­bi­tan­tes y a ocu­par un área de 50 cam­pos de fút­bol en tiem­pos flo­re­cien­tes. Ha­bía ca­sas rec­tan­gu­la­res de ado­be, con va­rias ha­bi­ta­cio­nes, a tra­vés de las que se ac­ce­día al te­ja­do de vi­gas de ma­de­ra, allí se ma­ni­pu­la­ban los ali­men­tos. En las pa­re­des se han en­con­tra­do imá­ge­nes de per­so­nas y ani­ma­les pin­ta­dos en ro­jo y, al­re­de­dor de los mu­ros, va­rias pla­ta­for­mas cu­bier­tas que ocul­ta­ban en­te­rra­mien­tos.

Las re­la­cio­nes en­tre

las per­so­nas y la na­tu­ra­le­za cam­bian cuan­do se for­man las pri­me­ras vi­llas

Las ca­sas se agol­pa­ban unas en­ci­ma de otras y de vez en cuan­do se caían, acu­mu­lán­do­se los es­com­bros, so­bre los que se cons­truía de nue­vo has­ta que la ciu­dad se con­ver­tía en una es­pe­cie de mon­tícu­lo de los lla­ma­dos “tell”.

La en­vol­tu­ra de un es­pa­cio. En las pri­me­ras ciu­da­des, no só­lo se mo­di­fi­ca el mo­do de ha­bi­tar, sino otras cues­tio­nes bá­si­cas del com­por­ta­mien­to hu­mano: “Des­de muy tem­prano, cuan­do el hom­bre cons­tru­ye su ha­bi­ta­ción, no se li­mi­ta a gua­re­cer­se de las fuer­zas de la na­tu­ra­le­za; es­tá en­vol­vién­do­se en un es­pa­cio, es­tá dis­po­nien­do unos ele­men­tos de co­ber­tu­ra de acuer­do con una de­ter­mi­na­da con­cep­ción de la vi­da, y so­bre to­do es­tá es­ta­ble­cien­do una re­la­ción nue­va con la na­tu­ra­le­za, con los otros se­res vi­vos y con el es­pa­cio”, es­cri­be el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co Je­sús Ar­pal Po­bla­dor. Con la es­ta­bi­li­za­ción, em­pie­zan las aco­ta­cio­nes del sue­lo, que an­tes no per­te­ne­cía real­men­te a quien pa­sa­ba por en­ci­ma de él. Es­to trae co­mo con­se­cuen­cia la pri­me­ra de­pre­da­ción y se­pa­ra­ción en­tre el hom­bre y su pla­ne­ta. “Con la fun­da­ción de una ciu­dad se pro­du­ce la ca­bal ins­tau­ra­ción de do­mi­nio del hom­bre so­bre las fuer­zas de la na­tu­ra­le­za”, se­gún Ar­pal.

Cier­to es que la vi­da es más fá­cil si nos jun­ta­mos, pe­ro tam­bién se crean con la ve­cin­dad un ti­po de re­la­cio­nes de po­der y je­rar­quías an­tes inexis­ten­tes. Apa­re­cen edi­fi­ca­cio­nes más gran­des que otras, zo­nas orien­ta­das me­jor que sus ve­ci­nas, ba­rrios ri­cos y po­bres o pa­la­cios y san­tua­rios. Las nue­vas re­la­cio­nes se pue­den apre­ciar en los ti­pos su­me­rios de ciu­da­des-tem­plo en los que ha­bía cier­tas zo­nas pri­vi­le­gia­das y cu­yo cen­tro es­ta­ba ocu­pa­do por edi­fi­cios re­li­gio­sos, los zi­gu­rats o to­rres-pi­rá­mi­de es­ca­lo­na­das, que do­mi­na­ban la vis­ta de la ur­be.

En­tre los ríos Ti­gris y Éu­fra­tes hay va­rios ejem­plos, co­mo Ma­ri, que fue una ciu­dad-es­ta­do de gran­des pro­por­cio­nes. Si­tua­da jun­to al río Éu­fra­tes, te­nía una plan­ta cir­cu­lar amu­ra­lla­da que se­gún al­gu­nos ar­queó­lo­gos lle­gó a me­dir unos dos ki­ló­me­tros de diá­me­tro, si­guien­do un plan pre­con­ce­bi­do. Eri­du es el ejem­plo más an­ti­guo, ya que sus pri­me­ros res­tos da­tan de ha­ce ca­si 7.000 años, y aquí

ya exis­te un edificio re­li­gio­so pri­mi­ti­vo, por en­ci­ma del cual hay otros eri­gi­dos pos­te­rior­men­te. Uruk tie­ne su zi­gu­rat cen­tral cons­trui­do por el rey Ur-Nam­mu, en las 550 hec­tá­reas que se cal­cu­lan de ex­ten­sión (es­ta­ba con­si­de­ra­da la ur­be más gran­de del mun­do co­no­ci­do en el III mi­le­nio a.C.). Los tra­ba­ja­do­res de los di­ver­sos ofi­cios se alo­ja­ban ca­da uno en un ba­rrio pro­pio, ca­rac­te­rís­ti­ca re­pe­ti­da lue­go en mu­chas vi­llas. Ur, la del dios lu­nar Nan­nar, fue una ciu­dad co­mer­cial de for­ma ova­la­da ro­dea­da por ca­na­les del Éu­fra­tes, con mu­ra­llas de 8 me­tros de al­tu­ra. En ella ha­bía vi­vien­das de la­dri­llo co­ci­do de ta­ma­ños y es­truc­tu­ras di­ver­sas que de­jan ver la cla­se so­cial de la fa­mi­lia a la que per­te­ne­cían. En Ja­fa­gef (cons­trui­da en 2700 a.C.) hay ya no­ve­da­des ar­qui­tec­tó­ni­cas, co­mo te­rra­zas ele­va­das y una ram­pa que con­du­ce a la puer­ta del tem­plo. En to­das es­tas ur­bes exis­tía un po­der cen­tra­li- za­do fuer­te, que se re­la­cio­na­ba con las ciu­da­des ve­ci­nas. En al­gu­nas ta­bli­llas se han en­con­tra­do es­cri­tos los pla­nes de los ar­qui­tec­tos, que mos­tra­ban sus pro­yec­tos al po­de­ro­so a la es­pe­ra de su apro­ba­ción. Co­mo el sue­lo era pa­tri­mo­nio de los dio­ses, los tra­ba­jos de cons­truc­ción y man­te­ni­mien­to ur­bano re­sul­ta­ban obli­ga­to­rios.

Fun­cio­nes ur­ba­nas. El geó­gra­fo fran­cés Geor­ges Cha­bot só­lo con­si­de­ra ciu­da­des a aque­llas que desem­pe­ñan una fun­ción ur­ba­na, que le im­po­ne su mo­do de vi­da y su ra­zón de ser. Es­ta fun­ción se pue­de cla­si­fi­car en: mi­li­tar (ciu­da­des for­ta­le­za o puer­tos mi­li­ta­res), co­mer­cial (puer­tos, mer­ca­dos, de­pó­si­tos), in­dus­trial (mi­nas, fá­bri­cas), te­ra­péu­ti­ca (bal­nea­rios, cen­tros tu­rís­ti­cos, sa­na­to­rios, es­ta­cio­nes de­por­ti­vas), cul­tu­ral o re­li­gio­sa (uni­ver­si­da­des, ciu­da­des de pe­re­gri­na­je o arte) y ad­mi­nis­tra­ti­va (so­bre to­do, las ca­pi­ta­les). Mu­chas lo­ca­li­da­des tie­nen va­rias de es­tas fun­cio­nes, pe­ro las pri­me­ras asi­rias son esen­cial­men­te mi­li­ta­res. Los equi­pos que las ex­ca­van han de­tec­ta­do un cui­da­do especial pa­ra que la si­lue­ta de la ciu­dad se vea des­de le­jos, con el fin de ame­dren­tar a po­si­bles enemi­gos. Jor­sa­bad, ade­más, te­nía puer­tas y en ella hay una for­ta­le­za de­bi­da al rey Sar­gón II, den­tro de la cual se en­con­tra­ban pa­la­cios, zi­gu­rats y tem­plos, que ser­vían co­mo afir­ma­ción del po­der mi­li­tar.

Hay es­truc­tu­ras

ur­ba­nas que se re­pi­ten, co­mo la “Gran Vía”, la pla­za cen­tral o el ba­rrio

El asen­ta­mien­to de Uruk, otra gran ciu­dad su­me­ria, co­men­zó en 5000 a.C. pe­ro al­can­zó su apo­geo ur­bano de 4000 a 3200, cuan­do se con­vir­tió en un cen­tro re­li­gio­so que con­te­nía nu­me­ro­sos tem­plos, re­cons­trui­dos des­pués. Se ha­lla­ron mu­chos ves­ti­gios de es­cri­tu­ra en la que fue cen­tro del mun­do me­so­po­tá­mi­co. La asi­ria Ní­ni­ve se con­vir­tió en un enor­me fo­co co­mer­cial cuan­do su­pe­ra­ba los 100.000 ha­bi­tan­tes. Allí lle­ga­ban ca­ra­va­nas de mer­ca­de­res des­de In­dia y en su bi­blio­te­ca ha­bía mi­les de ta­bli­llas.

Pe­cu­lia­res tra­za­dos. Pe­ro las ciu­da­des an­ti­guas son al­go más que las fun­cio­nes que desem­pe­ñan, ya que po­seen in­tere­san­tes or­de­na­mien­tos fí­si­cos. Hay una cu­rio­sa es­truc­tu­ra ur­ba­nís­ti­ca que Char­les Del­fan­te se­ña­la en la ur­be ba­bi­ló­ni­ca de Bor­sip­pa, por la que fue ca­li­fi­ca­da de “ad­mi­ra­ble” en la An­ti­güe­dad: su tra­za­do es re­gu­lar a par­tir de un mó­du­lo cua­dra­do cu­yas me­di­das se re­pi­ten en la es­truc­tu­ra de la ciu­dad, en su pe­rí­me­tro y en los es­pa­cios in­te­rio­res, y en cu­yo cen­tro hay un cua­dra­do de tres mó­du­los que si­gue la pro­por­ción áu­rea. Es­te or­den geo­mé­tri­co se apre­cia en otras ciu­da­des, co­mo Ní­ni­ve y la pro­pia Ba­bi­lo­nia. En es­ta úl­ti­ma se desa­rro­lló ba­jo el rei­na­do de Na­bu­co­do­no­sor II lo que po­dría­mos lla­mar pri­me­ra Gran Vía de la His­to­ria, una ca­lle-eje im­po­nen­te, flan­quea­da por mo­nu­men­tos co­mo el enor­me zi­gu­rat, la au­tén­ti­ca To­rre de Ba­bel bí­bli­ca, y co­mo su mi­to, des­me­su­ra­da res­pec­to a la me­di­da hu­ma­na. Ade­más de los fa­mo­sos jar­di­nes de la rei­na Se­mí­ra­mis, in­ten­to cla­ro de apro­piar­se de la na­tu­ra­le­za que el ser hu­mano ha­bía “aban­do­na­do”.

La ciu­dad li­neal. En Egip­to, las me­tró­po­lis tra­tan de ser ar­mó­ni­cas con el pai­sa­je, tan de­ter­mi­nan­te pa­ra esa ci­vi­li­za­ción. Co­mo el río y su re­li­gión, que tan­to les con­di­cio­na, es­tas ur­bes sue­len ser ciu­da­des li­nea­les y di­ri­gi­das ha­cia pun­tos con­cre­tos. Son ar­mó­ni­cas, re­gu­la­res y si­mé­tri­cas a par­tir de lí­neas lon­gi­tu­di­na­les. Tell-el Amar­na, la fun­da­da por el fa­raón he­re­je Ak­he­na­tón, si­gue el cur­so del Ni­lo en uno de sus már­ge­nes en di­rec­ción nor­te­sur, con edi­fi­cios a am­bos la­dos del eje prin­ci­pal, puen­tes y ram­pas.

Tell-el-Amar­na es una ciu­dad-jardín que en sus afueras tie­ne ba­rrios re­si­den­cia­les y edi­fi­cios ad­mi­nis­tra­ti­vos, mien­tras que el cen­tro es­tá ocu- pa­do por edi­fi­cios re­li­gio­sos. Te­bas, la “ciu­dad de las cien puer­tas” pa­ra Ho­me­ro, fue tam­bién des­me­su­ra­da y se ex­ten­dió por am­bas ri­be­ras del Ni­lo. Es im­pre­sio­nan­te el pa­seo de do­ble hi­le­ra de es­fin­ges de más de dos ki­ló­me­tros de lon­gi­tud, que va des­de el tem­plo de Lu­xor has­ta el con­jun­to pa­la­cie­go de Kar­nak. Saq­qa­ra tie­ne la fir­ma del pri­mer ar­qui­tec­to de la His­to­ria, lue­go dei­fi­ca­do: Im­ho­tep, que pro­yec­tó la fa­mo­sa pi­rá­mi­de es­ca­lo­na­da, lo que no só­lo exi­gía un gran es­fuer­zo cien­tí­fi­co y téc­ni­co, sino tam­bién una com­ple­ja or­ga­ni­za­ción so­cial en 2600 a.C.

Las ur­bes egip­cias nos ha­cen re­fle­xio­nar so­bre otro as­pec­to de su his­to­ria: el em­pla­za­mien­to. Hay que te­ner en cuen­ta que, sal­vo ex­cep­cio­nes, las ciu­da­des han na­ci­do so­bre una pe­que­ña aglo­me­ra­ción de vi­vien­das y han ido au­men­tan­do, desa­rro­llán­do­se y ab­sor­bien­do las al­deas de al­re­de­dor, y a ve­ces des­pla­zán­do­se de pri­me­ras si­tua­cio­nes y no siem­pre pa­ra bien.

El geó­gra­fo Cha­bot di­ce que se ha cal­cu­la­do cuán­to les cues­ta a los ha­bi­tan­tes de Nue­va York aho­ra mis­mo el error de em­pla­za­mien­to de la ciu­dad en un lu­gar au­to­li­mi­ta­do, co­mo la is­la de Man­hat­tan. Exis­ten in­clu­so zo­nas pe­li­gro­sas y po­co ap­tas, co­mo de­ba­jo de un vol­cán, don­de los hu­ma­nos he­mos de­ci­di­do tes­ta­ru­da­men­te co­lo­car nues­tros ha­bi­tácu­los.

Las ori­llas de los ríos. En la ma­yo­ría de los ca­sos, es­tos fue­ron los lu­ga­res pre­fe­ri­dos pa­ra ins­ta­lar las pri­me­ras gran­des me­tró­po­lis de la An­ti­güe­dad. En China, en los már­ge­nes del Huang He, el río Ama­ri­llo, An­yang fue ca­pi­tal en la épo­ca de la di­nas­tía Shang (15541045 a.C.). Ha­bía si­do fun­da­da en la Edad del Bron­ce, que en China re­sul­ta tar­día res­pec­to a Eu­ro­pa y otros lu­ga­res de Asia. To­da la zo­na nor­te de la pro­vin­cia china de He­nan, a ori­llas del Ama­ri­llo, tie­ne res­tos de ciu­da­des pri­mi­ge­nias. Ha­rap­pa y Mohen­joDa­ro, jun­to al In­do y ac­tual­men­te en Pa­kis­tán, son dos ciu­da­des ha­lla­das por ar­queó­lo­gos bri­tá­ni­cos en las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX, que da­tan del 2500 a.C. La ciu­da­de­la de la úl­ti­ma es­tá si­tua­da en un mon­tícu­lo cen­tral, que, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res es­con­de res­tos de una fun­da­ción más an­ti­gua. En es­ta ciu­da­de­la, el gran baño (un tan­que rec­tan­gu­lar pa­ra con­te­ner agua), el gra­ne­ro y la ca­sa de los sa­cer­do­tes son los edi­fi­cios más re­pre­sen­ta­ti­vos. Al­gu­nas de sus ca­lles te­nían pa­vi­men­ta­ción y al­can­ta­ri­lla­do. El Da­nu­bio tam­bién tu­vo a sus flan­cos aglo­me­ra­cio­nes ur­ba­nas pri­mi­ti­vas que lle­ga­ron a ser ciu­da­des. To­das es­tas ur­bes tie­nen una ca­rac­te­rís­ti­ca co­mún: la proximidad del agua. “Es­ta temprana aso­cia­ción del cre­ci­mien­to de las ciu­da­des con la pro­duc­ción de ali­men­to ha go­ber­na­do la re­la­ción de la ciu­dad con su en­torno du­ran­te mu­cho más tiem­po del que mu­chos es­tu­dio­sos ac­tua­les re­co­no­cen”, afir­ma el ur­ba­nis­ta Le­wis Mum­ford.

Al otro la­do del agua gran­de, el char­co, tam­bién se en­cuen­tra jun­to al río Cas­ma la ciu­dad de Se­chín Ba­jo, la más an­ti­gua que se co­no­ce has­ta el mo­men­to del con­ti­nen­te ame­ri­cano. Es­ta ur­be de ha­ce 5.600 años fue ha­lla­da en 1992 por la ar­queó­lo­ga ale­ma­na Re­na­te Patzsch­ke y tie­ne va­rias sor­pre­sas: la apa­ri­ción del tra­ba­jo de en­lu­ci­do o en­ye­sa­do so­bre los la­dri­llos de ado­be, en los que se pue­den ver las hue­llas de sus cons­truc­to­res, y el ha­llaz­go de una pla­za cir­cu­lar hun­di­da, una idea cons­truc­ti­va que se fue re­pi­tien­do pos­te­rior­men­te en las ur­bes ame­ri­ca­nas. Co­mo se ve, las pla­zas son es­truc­tu­ras ur­ba­nís­ti­cas fun­da­men­ta­les pa­ra las ciu­da­des. Sin la con­fluen­cia de va­rias ca­lles en una pla­za, las per­so­nas no pue­den es­ta­ble­cer re­la­cio­nes de con- vi­ven­cia y ac­cio­nes co­mu­nes. La otra gran ciu­dad ame­ri­ca­na de la An­ti­güe­dad es Ca­ral, que da­ta del 3000 a.C. y que con­tie­ne nu­me­ro­sas pla­ta­for­mas don­de se rea­li­za­ban ri­tos. Ca­ral era ca­pi­tal agrí­co­la de la zo­na e in­ter­cam­bia­ba pro­duc­tos con las cer­ca­nas lo­ca­li­da­des cos­te­ras. La per­sa Per­sé­po­lis y las grie­gas Fes­tos, Ti­rin­to o Tro­ya, que tie­ne mu­ros de ha­ce 5.200 años, son otras ciu­da­des im­por­tan­tes de la An­ti­güe­dad. Al­go más que gru­pos de vi­vien­das, el gran Aris­tó­te­les las de­fi­nió co­mo “un con­glo­me­ra­do de re­cuer­dos pe­tri­fi­ca­dos”.

Uruk, un lu­nes cual­quie­ra del 3600 a.C. La po­bla­ción es­ta­ba es­truc­tu­ra­da en ca­lles flan­quea­das por vi­vien­das de plan­ta cua­dra­da con un pa­tio in­te­rior. Lle­gó a te­ner 550 hec­tá­reas de ex­ten­sión.

A ori­llas del Éu­fra­tes se desa­rro­lla­ron la ma­yo­ría de las ciu­da­des me­so­po­tá­mi­cas, co­mo Ma­ri, en la actualidad Tell Ha­ri­ri, en Si­ria, una ur­be im­por­tan­te en las ru­tas co­mer­cia­les. Ikun-Sha­ma­gan (el bus­to a la de­re­cha) fue su rey en­tre 2445 y 2425 a.C.

La mag­ní­fi­ca ave­ni­da de do­ble hi­le­ra de es­fin­ges que to­da­vía une el tem­plo de Lu­xor con el con­jun­to pa­la­cie­go de Kar­nak, en Egip­to.

Una ta­bli­lla hi­ti­ta en­con­tra­da en la ciu­dad de Emar. La apa­ri­ción de la es­cri­tu­ra es­tá li­ga­da a la fun­da­ción de las pri­me­ras ca­pi­ta­les.

La ciu­dad de Eri­du, que em­pe­zó a ex­ca­var­se en 1948, fue la ma­yor y más an­ti­gua de las me­so­po­tá­mi­cas.

Un te­ji­do tren­za­do, que for­ma­ba una bol­sa de red, ha­lla­do en la ciu­dad pe­rua­na de Ca­ral. Tras Se­chín Ba­jo, es la ur­be más an­ti­gua co­no­ci­da del con­ti­nen­te ame­ri­cano.

Se­mí­ra­mis fun­dó Ba­bi­lo­nia, se­gún la le­yen­da grie­ga re­fle­ja­da en es­te cua­dro de De­gas. A la iz­quier­da, una fi­gu­ra dan­zan­te ha­lla­da en Mohen­jo-Da­ro (aho­ra, Pa­kis­tán).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.