Los ol­me­cas

Muy Historia - - SUMARIO - Por Ja­ni­re Rámila

En el año 1938, el ar­queó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Matt­hew Stir­ling lle­ga­ba a la cos­ta del gol­fo de Mé­xi­co pa­tro­ci­na­do por el ins­ti­tu­to Smith­so­niano. Su mi­sión pa­re­cía sen­ci­lla: ana­li­zar los res­tos des­cu­bier­tos una dé­ca­da atrás de lo que pa­re­cían ser nue­vos asen­ta­mien­tos ma­yas. Sin em­bar­go, al co­men­zar con su ta­rea, Stir­ling cons­ta­tó que aque­llas fi­gu­ras y es­te­las se­miocul­tas por la sel­va per­te­ne­cían a una cul­tu­ra di­fe­ren­te, a unas gen­tes aún más an­ti­guas de las que ape­nas se sa­bía na­da y a las que quie­nes las co­no­cie­ron lla­ma­ron ol­me­cas.

Un pue­blo tan le­jano, que la su­ya es­tá con­si­de­ra­da por mu­chos co­mo la más an­ti­gua ci­vi­li­za­ción de Me­soa­mé­ri­ca. Ellos fue­ron los pri­me­ros en le­van­tar gran­des obras con un es­ti­lo ar­tís­ti­co pro­pio y de­fi­ni­do, ba­jo un plan bien de­ter­mi­na­do y eje­cu­ta­do por una so­cie­dad es­truc­tu­ra­da. Aún así, ca­si cien años des­pués de su des­cu­bri­mien­to, es­ta pri­mi­ti­va ci­vi­li­za­ción con­ti­núa su­po­nien­do un tre­men­do enig­ma pa­ra la ar­queo­lo­gía.

Co­men­zan­do por sus orí­ge­nes, los po­cos ves­ti­gios lo­ca­li­za­dos los si­túan en las tie­rras bos­co­sas de la cos­ta del Gol­fo de Mé­xi­co ha­cia 1200 a.C., desa­rro­llán­do­se den­tro del Pre­clá­si­co Me­dio (2000 a.C.-250). ¿De dón­de lle­ga­ron has­ta allí? Na­die lo sa­be. Las enor­mes ca­be­zas ta­lla­das en pie­dra que de­ja­ron di­se­mi­na­das por la sel­va in­di­can que eran gen­tes con ras­gos asiá­ti­cos y afri­ca­nos, qui­zá al­gún pue­blo que pe­ne­tró por el Nor­te bus­can­do tie­rras fér­ti­les y que en­con­tró en los ac­tua­les es­ta­dos me­xi­ca­nos de Ta­bas­co y Ve­ra­cruz su edén par­ti­cu­lar. Una zo­na ri­ca en pes­ca y fru­ta, don­de las cre­ci­das y ba­ja­das anua­les de­ja­ban ki­ló­me­tros de tierra es­pe­cial­men­te ap­ta pa­ra cul­ti­var y re­co­lec­tar, ade­más de pe­que­ños la­gos don­de pes­car.

A par­tir de te­ner ase­gu­ra­do el ali­men­to, los ol­me­cas desa­rro­lla­ron una ci­vi­li­za­ción ri­ca en arte y sa­bi­du­ría, siem­pre al ser­vi­cio de la re­li­gión. Sus ciu­da­des eran in­men­sos cen­tros ce­re­mo­nia­les con ca­pa­ci­dad pa­ra al­ber­gar a unas 18.000 per­so­nas; las mon­ta­ñas, lu­ga­res de cul­to a la Na­tu­ra­le­za; los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, se­res sa­gra­dos; el ja­guar, la me­jor re­pre­sen­ta­ción de la di­vi­ni­dad; y el jue­go de pe­lo­ta, un me­dio pa­ra hon­rar a los dio­ses. De ahí vie­ne su cos­tum­bre de sa­cri­fi­car al ca­pi­tán del equi­po per­de­dor.

Crea­do­res del ca­len­da­rio. En­tre sus gran­des in­ven­tos, des­ta­ca­ron dos: el ca­len­da­rio pre­co­lom­bino y la es­cri­tu­ra. Res­pec­to al pri­me­ro, se tra­ta­ba de un com­ple­jo sis­te­ma for­ma­do por dos cómpu­tos de tiem­po uni­dos en­tre sí: la lla­ma­da cuen­ta lar­ga, que me­día pe-

Sur­gie­ron de las en­tra­ñas de la sel­va ha­ce 3.500 años y aún hoy mu­chos de sus sa­be­res per­ma­ne­cen ocul­tos. Fue­ron los ol­me­cas, la pri­me­ra ci­vi­li­za­ción me­soa­me­ri­ca­na.

río­dos de 73 años con 260 días ca­da uno, y la cuen­ta cor­ta, con pe­río­dos de 52 años di­vi­di­dos en 360 días.

De la es­cri­tu­ra po­co pue­de de­cir­se, ya que aún no ha lo­gra­do ser des­ci­fra­da en su to­ta­li­dad al ba­sar­se en sig­nos je­ro­glí­fi­cos que sir­vie­ron de ins­pi­ra­ción a ma­yas y az­te­cas, aun­que si­guien­do ca­mi­nos in­ter­pre­ta­ti­vos di­fe­ren­tes. Sí se sa­be, en cam­bio, que los ol­me­cas do­mi­na­ban el tra­ba­jo con el pe­tró­leo, que re­co­gían de los ya­ci­mien­tos na­tu- ra­les, uti­li­zán­do­lo pa­ra la or­na­men­ta­ción, pe­ga­men­to o se­lla­do de las em­bar­ca­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra co­mer­ciar con pue­blos li­mí­tro­fes.

Las ca­be­zas gi­gan­tes. De al­gu­nos de es­tos pue­blos lo­ca­li­za­dos en la ac­tual Gua­te­ma­la ob­te­nían ja­de, mi­ne­ral que, pe­se a su du­re­za, pu­lían has­ta dar­le el bri­llo de un es­pe­jo y que em­plea­ban en la con­fec­ción de ha­chas ce­re­mo­nia­les y jo­yas. Los ya­ci­mien­tos de­mues­tran que es­ta pie­dra siem­pre go­zó de gran es­ti­ma en­tre los ol­me­cas, has­ta el pun­to de atri­buir­le la ca­pa­ci­dad de res­pi­rar. Por es­ta ra­zón, mu­chas efi­gies pre­sen­tan ba­jo la na­riz una bo­li­ta de ja­de, pa­ra si­mu­lar el alien­to hu­mano.

Y es que fue en el cam­po ar­tís­ti­co don­de es­te pue­blo me­jor su­po trans­mi­tir sus sen­ti­mien­tos. Fa­mo­sas son las ca­be­zas gi­gan­tes lo­ca­li­za­das en di­ver­sas par­tes de la sel­va, cu­yo sig­ni­fi­ca­do aún se es­ca­pa a los ar­queó­lo­gos. De­mos­tra­do es­tá que su ubi­ca­ción no era fru­to del azar, por lo que se ba­ra­ja la hi­pó­te­sis de que mar­ca­ran al­gún ti­po de re­co­rri­do o sen­da en ba­se a los cua­tro pun­tos car­di­na­les. Pa­ra otros es­tu­dio­sos, en cam­bio, esas mo­les ser­vían pa­ra na­rrar, a tra­vés de los je­ro­glí­fi­cos que apa­re­cen ta­lla­dos en ellas o en es­te­las ad­ya­cen­tes, la his­to­ria de los per­so­na­jes a los que re­pre­sen­ta­ban. ¿Qué per­so­na­jes? Unos di­cen que ju­ga­do­res de pe­lo­ta, otros que gue­rre­ros, go­ber­nan­tes de sus ciu­da­des y has­ta hay quien aven­tu­ra que enemi­gos ven­ci­dos.

Sea cual fue­re su sig­ni­fi­ca­do, és­te de­bía ser real­men­te im­por­tan­te, ya que el ba­sal­to en el que es­ta­ban ta­lla­das pro­ce­día de unos cien ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, con­cre­ta­men­te de las can­te­ras si­tua­das en las mon­ta­ñas de los Tuxtlas. El tras­la­do se efec­tua­ría se­gu­ra­men­te por río o por mar, al im­pe­dir el área pan­ta­no­sa don­de vi­vían los ol­me­cas su re­co­rri­do por tierra. Y si pen­sa­mos que son pie­zas en­te­ras, al­gu­nas de 65 to­ne­la­das de pe­so, per­ci­bi­re­mos que en ese tras­la­do y ta­lla­do po­drían tra­ba­jar cien­tos de per­so­nas ca­si al uní­sono.

Su otro gran lo­gro es­cul­tó­ri­co fue el al­tar de for­ma tra­pe­zoi­dal, en cu­yos la­te­ra­les se es­cul­pían re­pre­sen­ta­cio­nes re­li­gio­sas que flan­quea­ban una es­pe­cie de gru­ta de la que sa­lía un per­so­na­je con for­ma de ja­guar. Qui­zá la es­ce­ni­fi­ca­ción de al­gún ti­po de dios emer­gen­te des­de el in­fra­umun­do, otro es­pa­cio pri­mor­dial en su cos­mo­go­nía. Tam­bién cons­truían mo­sai­cos que po­dían cu­brir va­rios me­tros cua­dra­dos, pe­ro se des­co­no­ce la cau­sa por la que, na­da más ter­mi­nar­los, se en­te­rra­ban de in­me­dia­to. To­das es­tas obras, así co­mo el ta­lla­do de las fi­gu­ras de ja­de, las rea­li­za­ron sin em­plear he­rra­mien­ta me­tá­li­ca al­gu­na.

El comercio co­mo desa­rro­llo. No es de ex­tra­ñar, por tan­to, que otras cul­tu­ras se fi­ja­ran en ellos, co­pian­do sus sa­be­res y ade­lan­tos. Los es­tu­dio­sos creen que fue­ron la gue­rra y el comercio los prin­ci­pa­les fac­to­res que fa­vo­re­cie­ron es­te tras­va­se de co­no­ci­mien­tos. So­bre el comercio, y co­mo el res­to de pue­blos costeros, los ol­me­cas siem­pre acu­sa­ron una im­por­tan­te ca­ren­cia de ma­te­rias pri­mas, es­pe­cial­men­te del men­cio­na­do ja­de y de la ob­si­dia­na, pre­sen­tes en las zo­nas al­tas. Pa­ra con­se­guir­los crea­ron pues­tos avan­za­dos don­de se in­ter­cam­bia­ban esos mi­ne­ra­les por sal, miel o ha­bas de ca­cao, tan abun­dan­tes en la cos­ta. De es­ta

Los ol­me­cas crea­ron el jue­go de pe­lo­ta: dos equi­pos se en­fren­ta­ban y el cas­ti­go pa­ra el ca­pi­tán del per­de­dor era la muer­te

for­ma, los ol­me­cas con­for­ma­ron el pri­mer com­ple­jo cul­tu­ral me­soa­me­ri­cano, con tres epi­cen­tros o nú­cleos: San Lo­ren­zo, La Ven­ta y Tres Za­po­tes.

Una abrup­ta des­apa­ri­ción. La par­te cen­tral de es­tas lo­ca­li­da­des la cons­ti­tuía un tem­plo, le­van­ta­do so­bre cien­tos de mi­les de me­tros cú­bi­cos de tierra de re­lleno que ha­bía si­do trans­por­ta­da en ca­nas­tos. Sin du­da, el pre­cur­sor de las pi­rá­mi­des es­ca­lo­na­das. A su al­re­de­dor, otras edi­fi­ca­cio­nes en torno a pa- tios cen­tra­les que fun­cio­na­ban co­mo vi­vien­das pa­ra la po­bla­ción. La pe­na es que, co­mo fue­ron cons­trui­dos en tierra y ado­be, no han que­da­do res­tos ar­queo­ló­gi­cos sig­ni­fi­ca­ti­vos, más allá de las ca­be­zas de ba­sal­to y de otras obras de arte más pe­que­ñas, aun­que de va­lor in­cal­cu­la­ble.

Tal for­ma de vi­da tu­vo su clí­max en­tre el 800-400 a.C., fe­cha es­ta úl­ti­ma en la que se ci­fra su des­apa­ri­ción. ¿Có­mo su­ce­dió? La in­cóg­ni­ta per­sis­te. Só­lo se sa­be que de­bió ser de for­ma abrup­ta. Se ha­bla de la erup­ción de al­gún vol­cán cer­cano, de una enor­me ham­bru­na o de una gue­rra es­pe­cial­men­te cruen­ta co­mo cau­sas más pro­ba­bles. El gran in­con­ve­nien­te vuel­ve a ser la fal­ta de da­tos, en es­ta oca­sión en for­ma de es­cri­tos o de re­pre­sen­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas que ha­blen de ese fi­nal.

Su tes­ti­go se­ría pron­ta­men­te re­co­gi­do por los ma­yas, per­pe­tuan­do una sa­bi­du­ría an­ces­tral y úni­ca que el tiem­po y la sel­va tam­po­co tar­da­rían mu­cho en se­pul­tar y su­mir en el ol­vi­do.

Bus­can­do el Jardín del Edén. Prin­ci­pal área de asen­ta­mien­tos ol­me­cas en el Gol­fo de Mé­xi­co. Des­de aquí, su in­fluen­cia se ex­ten­de­ría a las cul­tu­ras li­mí­tro­fes.

Al prin­ci­pio de los tiem­pos. Sin maes­tros pre­vios, los ol­me­cas fue­ron los crea­do­res de una cul­tu­ra avan­za­da, con re­pre­sen­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas de una be­lle­za y gran­dio­si­dad fas­ci­nan­tes .

A vuel­tas con las ca­be­zas. Dis­per­sa­das por la sel­va, aún po­de­mos con­tem­plar va­rias do­ce­nas de in­men­sas ca­be­zas ta­lla­das en ba­sal­to. Con ellas se ini­cia­ba la lar­ga tra­di­ción pre­co­lom­bi­na de eri­gir cons­truc­cio­nes y es­cul­tu­ras ci­cló­peas. A la iz­quier­da de la fo­to, mi­nia­tu­ra de una dei­dad en ac­ti­tud con­tor­sio­nis­ta.

Tra­ba­jan­do pa­ra el ol­vi­do. Di­bu­jo que re­pre­sen­ta la tra­di­ción ol­me­ca de se­pul­tar los mo­sai­cos re­cién cons­trui­dos. Aún no ha lo­gra­do des­ci­frar­se el sig­ni­fi­ca­do de es­te ac­to.

Tro­nos en mi­tad de la na­da. Sa­cer­do­tes en su trono o dio­ses emer­gien­do del in­fra­mun­do, es­tas cu­rio­sas es­cul­tu­ras cons­ti­tu­ye­ron una de las se­ñas dis­tin­ti­vas de la ci­vi­li­za­ción ol­me­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.