Ex­tre­mo Orien­te

Muy Historia - - SUMARIO - Por Jó­se Ángel Mar­tos

El hoy lla­ma­do gi­gan­te asiá­ti­co y su cul­tu­ra mi­le­na­ria na­cie­ron en el Neo­lí­ti­co y muy pron­to al­can­za­ron una he­ge­mo­nía y ri­que­za sin pa­ran­gón.

China es di­fe­ren­te, di­rá hoy cual­quier oc­ci­den­tal. Pe­ro es que siem­pre lo fue, y qui­zás eso ex­pli­que el des­per­tar de es­te in­men­so y ca­lla­do país, su he­ge­mo­nía que tan­ta per­tur­ba­ción nos cau­sa. Por­que, des­de épo­cas neo­lí­ti­cas, la den­si­dad de po­bla­ción era muy su­pe­rior en la zo­na don­de se con­cen­tra­ron los han, la et­nia de aque­llos a quie­nes hoy co­no­ce­mos co­mo chi­nos. En el si­glo I, China ya te­nía 57 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, su­peran­do a Ro­ma, aun­que am­bos im­pe­rios ape­nas lle­ga­ran a co­no­cer­se mu­tua­men­te.

El es­ce­na­rio en el que sur­ge. El há­bi­tat ori­gi­nal de es­ta ci­vi­li­za­ción es la lla­nu­ra de tierra de loess por la que dis­cu­rre el Río Ama­ri­llo, el ac­tual nor­te de China, una zo­na muy fér­til y ap­ta pa­ra el cul­ti­vo. Pe­ro en­se­gui­da se con­fi­gu­ró una zo­na geo­grá­fi­ca to­da­vía más am­plia con una con­ti­nui­dad cul­tu­ral im­por­tan­te. Se tra­ta de una gran ex­ten­sión en la que se di­fun­den unas mis­mas tec­no­lo­gías y for­mas so­cia­les. Es­ta enor­me zo­na de di­fu­sión es un ras­go muy sin­gu­lar de China, ya que nin­gu­na otra de las pri­me­ras ci­vi­li­za­cio­nes con­si­guió una dis­tri­bu­ción tan di­la­ta­da de su for­ma de vi­da. La de los pri­me­ros chi­nos dis­cu­rre sin in­te­rrup­ción des­de las lla­nu­ras alu­via­les de los gran­des ríos has­ta Man­chu­ria, por el nor­te, y el co­rre­dor del Gan­su (fu­tu­ra Ru­ta de la Se­da), por el Es­te.

Los ras­gos iden­ti­fi­ca­ti­vos de es­ta ci­vi­li­za­ción pri­me­ri­za han si­do de­tec­ta­dos por los ar­queó­lo­gos en la lla­ma­da cul­tu­ra de Longs­han (3000 a.C.), en la que se pro­du­ce la tran­si­ción de una ci­vi­li­za­ción se­mi­nó­ma­da a otra ca­rac­te­ri­za­da por el se­den­ta­ris­mo. Es en es­ta fa­se cuan­do se em­pie­za a cul­ti­var mi­jo y arroz, se am­plía la ga­na­de­ría y tam­bién cuan­do apa­re­cen cla­ros sig­nos de di­fe­ren­cia­ción so­cial, con el es­ta­ble­ci­mien­to de cla­nes y li­na­jes con gra-

La cul­tu­ra china se di­fun­dió rá­pi­da­men­te por un am­plí­si­mo te­rri­to­rio

dos de po­der di­ver­sos (lo sa­be­mos por sus en­te­rra­mien­tos). Otro as­pec­to lla­ma­ti­vo que iden­ti­fi­ca­mos ya en es­te pe­rio­do son los sig­nos de vio­len­cia, aso­cia­da tan­to a en­fren­ta­mien­tos en­tre es­tos cla­nes co­mo a bru­ta­les prác­ti­cas ri­tua­les. Ahí es­tán los es­que­le­tos de ni­ños en­con­tra­dos ba­jo los ci­mien­tos de las ca­sas, que po­si­ble­men­te in­di­can la cos­tum­bre de sa­cri­fi­car a un pe­que­ño al cons­truir un nue­vo ho­gar.

Si­guien­te sal­to cua­li­ta­ti­vo. A par­tir del 2000-1800 a.C., cuan­do la ar­qui­tec­tu­ra pa­la­cie­ga, las tum­bas reales y los ob­je­tos en bron­ce ates­ti­guan el sur­gi­mien­to de im­por­tan­tes li­na­jes, se dio el si­guien­te em­pu­jón his­tó­ri­co chino. Es el mo­men­to de las pri­me­ras di­nas­tías. Co­no­ce­mos dos de ellas. Los tes­ti­mo­nios ar­queo­ló­gi­cos que aca­ba­mos de ci­tar co­rres­pon­den a la di­nas­tía Shang, pe­ro an­tes de ella exis­tió otra, los Xia, de la que no han que­da­do ras­tros ma­te­ria­les pe­ro sí una lis­ta de sus die­ci­ocho in­te­gran­tes. Aun­que du­ran­te bas­tan­te tiem­po se cre­yó que era una di­nas­tía mi­to­ló­gi­ca, los des­cu­bri­mien­tos de la cul­tu­ra de Er­li­tou in­vi­tan cla­ra­men­te a iden­ti­fi­car­la con los Xia. En sus res­tos se apre­cia el na­ci­mien­to de una éli­te po­de­ro­sa y tam­bién en­con­tra­mos los pri­me­ros ves­ti­gios de un as­pec­to esen­cial de la cul­tu­ra china: el cul­to a los an­te­pa­sa­dos.

Los Shang se im­pon­drán a con­ti­nua­ción gra­cias a su do­mi­nio de la me­ta­lur­gia del bron­ce y a su ha­bi­li­dad política, fun­da­men­ta­da más en el con­trol so­bre los li­na­jes que en un fé­rreo es­ta­ble­ci­mien­to de fron­te­ras, las cua­les eran muy po­ro­sas en es­ta épo­ca. Son los pa­dres de la es­cri­tu­ra de ca­rac­te­res, que he­mos co­no­ci­do gra­cias a sus hue­sos ora­cu­la­res, uti­li­za­dos por los cha­ma­nes pa­ra prác­ti­cas adi­vi­na­to­rias.

Na­da me­nos que 200.000 pie­zas ora­cu­la­res se han en­con­tra­do en la que fue gran ca­pi­tal de los Shang, la ciu­dad de An­yang. Es­ta ur­be te­nía di­men­sio­nes im­po­nen­tes: ocu­pa­ba un área de 24 ki­ló­me­tros cua­dra­dos y en ella se han con­ta­bi­li­za­do tam­bién has­ta 50 ci­mien­tos de pa­la­cios he­chos con tierra api­so­na­da, uno de ellos de 1.200 me­tros cua­dra­dos. Exis­tía ade­más un enor­me horno de fun­di­ción de bron-

ce de unos 10.000 me­tros cua­dra­dos.

Pe­ro lo más es­pec­ta­cu­lar son las tum­bas reales iden­ti­fi­ca­das en es­ta ciu­dad, de gran­des di­men­sio­nes y en las que se han ha­lla­do prue­bas ma­si­vas de la prác­ti­ca del sa­cri­fi­cio hu­mano.

Vio­len­cia y arte. Los Shang pa­re­cen ha­ber co­me­ti­do es­tas car­ni­ce­rías co­mo par­te de sus ri­tua­les re­li­gio­sos en el mo­men­to de la muer­te del rey. Or­ques­tar un gran sa­cri­fi­cio era una de las for­mas prin­ci­pa­les que el su­ce­sor te­nía pa­ra afir­mar su le­gi­ti­mi­dad. Las creen­cias re­li­gio­sas en que se ba­sa­ban es­tas prác­ti­cas no es­tán bien acla­ra­das. Sí sa­be­mos que los sa­cri­fi­cios fue­ron en au­men­to a me­di­da que iba avan­zan­do la di­nas­tía. En una tum­ba de An­yang, pro­ba­ble­men­te la del rey Wu Ding, se ha en­con­tra­do a no­ven­ta cor­te­sa­nos en­te­rra­dos en la zo­na no­ble, se­sen­ta y cua­tro de ellos de­ca­pi­ta­dos, de­po­si­ta­dos en hi­le­ras a lo lar­go de la ram­pa de ac­ce­so, jun­to a do­ce ca­ba­llos y on­ce pe­rros. Se­gu­ra­men­te eso sig­ni­fi­ca­ba que las obli­ga­cio­nes de ser­vi­cio de los cor­te­sa­nos más cer­ca­nos al rey no se in­te­rrum­pían con la muer­te.

Es­ta prác­ti­ca esen­cial de la ci­vi­li­za­ción Shang les lle­vó a una cu­rio­sa de­ri­va­ción ar­tís­ti­ca que ha de­ja­do un le­ga­do ex­cep­cio­nal. Ha­bla­mos de la me­ta­lur­gia del bron­ce, des­ti­na­da a pro­du­cir re­ci­pien­tes ri­tua­les pa­ra ha­cer ofren­das só­li­das o lí­qui­das du­ran­te el sa­cri­fi­cio. La ex­pe­rien­cia pre­via con­se­gui­da con los hor­nos de ce­rá­mi­ca con­vir­tió a los ar­te­sa­nos de la épo­ca Shang en ar­tis­tas sin pa­ran­gón del bron­ce, con el que pro­du­je­ron fe­no­me­na­les pie­zas, que no tie­nen equi­va­len­te en el res­to del mun­do an­ti­guo. En la tum­ba de la prin­ce­sa Fu Hao, una de las es­po­sas de Wu Ding, se han en­con­tra­do bron­ces que, en to­tal, pe­san 1.600 ki­lo­gra­mos. Y en otro en­te­rra­mien­to se en­con­tró la ma­yor pie­za en bron­ce del mun­do an­ti­guo: un des­co­mu­nal re­ci­pien­te cua­dra­do con cua­tro pa­tas que pe­sa na­da me­nos que 875 ki­los. Y es­to es lo que se ha ha­lla­do sin ex­ca­var las ma­yo­res tum­bas, lo que nos pue­de ha­cer es­pe­cu­lar so­bre lo que ha­brá en ellas si tra­za­mos un pa­ra­le­lis­mo con las ri­que­zas de la ar­chi­po­pu­lar tum­ba de Tu­tank­ha­món, que nos lle­van a ima­gi­nar las que de­bie­ron de te­ner fa­rao­nes más im­por­tan­tes.

Tras los Shang vi­nie­ron los Zhou, que lle­ga­ron al po­der ha­cia el 1045 a.C. Si he­mos de ha­cer ca­so a la tra­di­ción, es­te cam­bio di­nás­ti­co se pro­du­jo por la co­rrup­ción y la de­ca­den­cia de los pri­me­ros, aun­que los an­ti­guos tex­tos de la his­to­ria china siem­pre sue­len adu­cir es­ta ra­zón pa­ra to­das las sus­ti­tu­cio­nes en las di­nas­tías rei­nan­tes.

Los Zhou te­nían sus prin­ci­pa­les do­mi­nios a ori­llas del río Wei, más al oes­te que sus an­te­ce­so­res. For­ma­ban un pue­blo al­go ale­ja­do del epi­cen­tro chino, cons­cien­te de su na­tu­ra­le­za pe­ri­fé­ri­ca pe­ro que, cuan­do ac­ce­de al po­der de­rro­tan­do a los Shang, es­tá ple­na­men­te in­te­gra­do y com­par­te cul­tu­ra, ur­ba­nis­mo y tec­no­lo­gía. Es más,

su pri­me­ra eta­pa di­nás­ti­ca, que du­ró más de tres­cien­tos años, es­tá con­si­de­ra­da por la tra­di­ción co­mo un mo­de­lo de buen go­bierno, una au­tén­ti­ca edad de oro en la que se es­cri­ben los gran­des clá­si­cos de la an­ti­güe­dad china: en­tre ellos, el po­pu­lar (tam­bién en Oc­ci­den­te) Li­bro de las mu­ta­cio­nes.

Es­ta épo­ca de flo­re­ci­mien­to aca­bó de que­brar­se en el 771 a.C., cuan­do es­ta­lla­ron con to­da su fuer­za los con­flic­tos con los se­ño­res feu­da­les a los que los Zhou ha­bían con­ce­di­do prin­ci­pa­dos en el cen­tro del país. Se­gún la tra­di­ción, el des­en­ca­de­nan­te fue la de­ci­sión de uno de sus re­yes, enamo­ra­do de una con­cu­bi­na, de apar­tar a su le­gí­ti­ma es­po­sa de la cor­te, y con ella a sus no­bles pa­rien­tes. Lo que el mu­je­rie­go so­be­rano no es­pe­ra­ba era que los aris­tó­cra­tas que ha­bían per­di­do sus pri­vi­le­gios se alia­sen con las tri­bus del nor­te, los “bár­ba­ros”, pa­ra re­cu­pe­rar sus pre­ben­das. El mo­nar­ca fue ase­si­na­do y la ca­pi­tal del reino, sa­quea­da. Así, la di­nas­tía se vio obli­ga­da a tras­la­dar­se a un lu­gar más se­gu­ro ha­cia el es­te, y eli­gió Luo­yang, en las lla­nu­ras del cen­tro de China, don­de su au­to­ri­dad em­pe­zó a te­ner un ca­rác­ter más sim­bó­li­co que efec­ti­vo. Los se­ño­res feu­da­les los pu­sie­ron prác­ti­ca­men­te ba­jo tu­te­la.

Co­mien­za otro pe­rio­do. Se­ría co­no­ci­do co­mo Pri­ma­ve­ras y Oto­ños, nom­bre que de­ri­va del tí­tu­lo de la prin­ci­pal cró­ni­ca his­tó­ri­ca es­cri­ta so­bre los acon­te­ci­mien­tos de es­ta épo­ca. Son si­glos en los que apa­re­ce una mi­ría­da de prin­ci­pa­dos y du­ca­dos con­tro­la­dos por se­ño­res de la gue­rra. Unos y otros se dispu­taban la he­ge­mo­nía y, de es­ta for­ma, fue­ron te­jién­do­se y des­te­jién­do­se nue­vos prin­ci­pa­dos. Ha­cia el 453 a.C., la di­vi­sión de uno de ellos dio ori­gen al pe­rio­do de los lla­ma­dos Reinos Com­ba­tien­tes, en el que los en­fren­ta­mien­tos en­tre las di­nas­tías feu­da­les al­can­za­ron su clí­max. Sie­te reinos ini­cian una gue­rra sin tre­gua que du­ra­rá más de dos si­glos.

Los sie­te te­rri­to­rios es­ta­ban do­mi­na­dos des­de ha­cía tiem­po por cau­di­llos mi­li­ta­res que los con­du­je­ron a con­ti­nuos en­fren­ta­mien­tos, que los de­ja­rían ex­haus­tos tan­to en tér­mi­nos hu­ma­nos co­mo ma­te­ria­les. Los ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos de es­tos se­ño­res de la gue­rra iban po­co más allá de la pu­ra ra­pa­ci­dad con­quis­ta­do­ra, des­en­ca­de­nan­te de una di­ná­mi­ca de ani­qui­la­mien­to. Nin­gún po­der cla­ro emer­ge de es­ta eta­pa de gue­rras sin fin.

En tan caó­ti­ca si­tua­ción, uno de los reinos más pe­ri­fé­ri­cos, Qin, que­da en ma­nos de un rey ado­les­cen­te, co­ro­na­do a los 13 años, lla­ma­do Qin Shihuang. Tras una eta­pa ini­cial muy con­vul­sa du­ran­te su mi­no­ría de edad, en la que per­fec­ta­men­te pu­do ha­ber si­do des­ca­bal­ga­do por otros pre­ten­dien­tes (en­tre ellos, un aman­te de su ma­dre), Qin Shihuang co­mien­za a des­ta­car por su vo­lun­tad gue­rre­ra pa­ra li­de­rar la lu­cha con los otros es­ta­dos ri­va­les. Su ob­je­ti­vo es la uni­fi­ca­ción. Así vol­vía a re­pe­tir­se lo que ya ha­bía ocu­rri­do al ini­cio de la di­nas­tía Zhou: un te­rri­to­rio a prio­ri ale­ja­do del nú­cleo ger­mi­nal de China asu­mía co­mo nin­gún otro sus va­lo­res esen­cia­les y pug­na­ba por el li­de­raz­go. Po­de­mos com­pa­rar su

evo­lu­ción con la Ma­ce­do­nia de Fi­li­po y Ale­jan­dro Magno, que vi­vió una ex­pan­sión ca­si si­mul­tá­nea des­de una po­si­ción co­la­te­ral en el uni­ver­so grie­go.

De­rro­ta y ane­xión. Tras con­quis­tar a los otros seis gran­des Es­ta­dos ri­va­les, Qin Shihuang se pro­cla­mó em­pe­ra­dor de to­dos los te­rri­to­rios en el 221 a.C. y abor­dó una pro­fun­da re­for­ma política, cu­yo ob­je­ti­vo prin­ci­pal fue afir­mar la au­to­ri­dad es­ta­tal fren­te al feu­da­lis­mo. Los po­de­res de los no­bles que­da­ron muy li­mi­ta­dos y, pe­se a su­ce­si­vos in­ten­tos de res­ta­ble­cer­los por par­te de al­gu­nos con­se­je­ros del pro­pio Qin, és­te siem­pre se man­tu­vo fir­me en su de­ci­sión de no ce­der las rien­das. En ello ac­tuó muy in­flui­do por la co­rrien­te política de­no­mi­na­da “le­gis­mo”, que defiende un ma­yor po­der pa­ra el so­be­rano y ero­sio­na los me­ca­nis­mos de con­trol de los no­bles, con me­di­das pa­ra la épo­ca tan sor­pren­den­tes co­mo per­mi­tir la com­pra­ven­ta de la tierra.

Al mis­mo tiem­po, el rey lle­vó a ca­bo un pro­gra­ma de crea­ción de lo que hoy lla­ma­ría­mos “mer­ca­do úni­co”, ins­tau­ran­do una so­la mo­ne­da: la del reino de Qin, he­cha en bron­ce, ca­rac­te­rís­ti­ca por su agu­je­ro de for­ma cua­dra­da en el cen­tro y con un va­lor de me­dia on­za. Es­te for­ma­to tu­vo tal éxi­to que se man­tu­vo du­ran­te más de vein­te si­glos, has­ta el ini­cio de la Re­pú­bli­ca China en 1912, y aún hoy una ex­pre­sión po­pu­lar

China se cons­ti­tu­yó co­mo na­ción e im­pe­rio en el si­glo III a.C. tras un lar­go pe­rio­do de gue­rras feu­da­les

pa­ra re­fe­rir­se al di­ne­ro es lla­mar­lo “el her­mano del agu­je­ro cua­dra­do”.

En la ver­tien­te cul­tu­ral uni­fi­có la es­cri­tu­ra china, pa­so im­pres­cin­di­ble pa­ra la cons­truc­ción de un mun­do ho­mo­gé­neo y cohe­sio­na­do. Fue una ta­rea her­cú­lea, que re­qui­rió re­du­cir el an­te­rior sis­te­ma vi­gen­te de ca­rac­te­res eli­mi­nan­do el 25% de ellos. Eso de­jó el có­di­go es­cri­to en unos 12.000 ca­rac­te­res. Pa­ra­le­la­men­te, se pu­so en mar­cha una uni­fi­ca­ción de la or­to­gra­fía, con un pa­trón úni­co que qui­ta­ba va­li­dez a las abun­dan­tes di­fe­ren­cias te­rri­to­ria­les.

Ade­más de uni­fi­ca­ción, hu­bo mu­cha mo­der­ni­za­ción en el rei­na­do de Qin. El dato his­tó­ri­ca­men­te más lla­ma­ti­vo es el de la cons­truc­ción de ca­mi­nos y vías: na­da me­nos que 6.800 ki­ló­me­tros du­ran­te sus vein­te años de im­pe­rio. Si lo com­pa­ra­mos con los da­tos del Im­pe­rio Ro­mano de tres­cien­tos años des­pués (5.984 ki­ló­me­tros, ca­si mil me­nos), la mag­ni­tud de las obras pú­bli­cas en la épo­ca se ex­pli­ca por sí so­la. Hay que re­cor­dar tam­bién que Qin Shihuang lle­vó a ca­bo el pro­yec­to de co­ne­xión de to­das las mu­ra­llas que se­pa­ra­ban a China de los mon­go­les, lo que se­ría co­no­ci­do co­mo la Gran Mu­ra­lla.

Su de­di­ca­ción a es­tas gran­des ta­reas aca­ba­ría sien­do su ta­lón de Aqui­les, ya que re­qui­rie­ron mu­chos re­cur­sos hu­ma­nos, a tra­vés de tra­ba­jos for­zo­sos, que lo hi­cie­ron im­po­pu­lar. A su muer­te (fue en­te­rra­do en la tum­ba de los Gue­rre­ros de Xi’an, con 7.000 sol­da­dos de te­rra­co­ta), sus su­ce­so­res fue­ron de­rro­ca­dos. Aca­ba­ba el pe­rio­do de for­ma­ción de la ci­vi­li­za­ción china, pe­ro con unos ci­mien­tos muy só­li­dos: las di­nas­tías del pe­rio­do clá­si­co re­co­ge­rían to­da su política te­rri­to­rial, eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral y sim­bó­li­ca, que se man­tu­vo inal­te­ra­da en lo bá­si­co du­ran­te ca­si dos mi­le­nios. China ha­bía na­ci­do.

Los gue­rre­ros de Xi’an. Es­tas 7.000 fi­gu­ras de te­rra­co­ta ha­lla­das en la tum­ba del em­pe­ra­dor Qin Shihuang son una de las más im­pre­sio­nan­tes mues­tras de la gran­de­za de la an­ti­gua China.

La Gran Mu­ra­lla. La co­lo­sal obra, que co­nec­tó to­dos los mu­ros de­fen­si­vos que pro­te­gían a China de los mon­go­les, se ini­ció ha­cia el si­glo IV a.C. y fue cul­mi­na­da por el pri­mer em­pe­ra­dor un si­glo des­pués.

A ori­llas del Yangt­sé. Allí, en la fér­til lla­nu­ra alu­vial del Río Ama­ri­llo, sur­gió la pri­me­ra ci­vi­li­za­ción china. El ma­pa mues­tra los lí­mi­tes de China en la Edad del Bron­ce (si­glo XV a.C.).

La es­cri­tu­ra de ca­rac­te­res na­ció en China du­ran­te la di­nas­tía Shang (iz­da., ins­crip­ción re­li­gio­sa en un ca­pa­ra­zón de tor­tu­ga de esa era) y fue per­fec­cio­na­da por el em­pe­ra­dor Qin (re­tra­to del si­glo I).

La mo­ne­da úni­ca de Qin. El pri­mer em­pe­ra­dor ins­tau­ró un so­lo for­ma­to pa­ra to

da China (una mo­ne­da de bron­ce con un ca­rac­te­rís­ti­co agu­je­ro cua­dra­do en el

cen­tro) que per­vi­vió has­ta 1912.

Los Shang y el bron­ce. Es­ta di­nas­tía (si­glos XIII-XI a.C.) des­ta­có por su im­po­nen­te ar­te­sa­nía del me­tal; en la ima­gen, la pie­za co­no­ci­da co­mo Ele­fan­te Zun.

Hue­llas del Neo­lí­ti­co. La cul­tu­ra de Longs­han (3000 a.C.) es la pri­me­ra ci­vi­li­za­ción china co­no­ci­da; en la fo­to, un ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co de es­ta épo­ca si­tua­do en He­nan.

Di­nas­tía Zhou. Lle­ga­ron al po­der ha­cia el 1045 a.C. y su eta­pa fue una “edad de oro” (en la ima­gen, va­po­re­ra de di­cha épo­ca).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.