Las ves­ta­les y su mi­sión

Muy Historia - - DOSSIER -

Ha­ce unos me­ses se ha abier­to de nue­vo a las vi­si­tas la Ca­sa de las Ves­ta­les de Ro­ma, si­tua­da en pleno Fo­ro y aneja al tem­plo de Ves­ta, que era ado­ra­da co­mo dio­sa pro­tec­to­ra de los ho­ga­res y del fue­go sa­gra­do. El de­no­mi­na­do ae­des Ves­tae era el lu­gar don­de se cus­to­dia­ba el fo­cus pu­bli­cus, el fue­go de la co­mu­ni­dad, y con­sis­tía en la sa­cra­li­za­ción del cui­da­do del fue­go. En épo­cas prehis­tó­ri­cas, la ob­ten­ción de es­ta fuente de ca­lor era fun­da­men­tal, ya que re­sul- ta­ba es­pe­cial­men­te di­fi­cul­to­sa. El fue­go aca­bó sien­do si­nó­ni­mo de fa­mi­lia ( ho­gar con el pleno sen­ti­do de la pa­la­bra) y, en la con­ser­va­do­ra Ro­ma, las en­car­ga­das de man­te­ner­lo vi­vo ad­qui­rie­ron el ran­go de co­le­gio sa­cer­do­tal. En el in­te­rior del tem­plo que les da­ba co­bi­jo, la lla­ma de­bía ar­der per­ma­nen­te­men­te; tan so­lo una vez al año se re­ti­ra­ba de su ubi­ca­ción ha­bi­tual y se pro­ce­día a su lim­pie­za ri­tual. Las sa­cer­do­ti­sas o vír­ge­nes ves­ta­les, go­ber­na­das por una Ves­tal Ma­xi­ma, eran es­co­gi­das en­tre las jó­ve­nes de las prin­ci­pa­les fa­mi­lias, y su per­ma­nen­cia en la Ca­sa de las Ves­ta­les era co­mo vi­vir en una es­pe­cie de in­ter­na­do. Las fu­tu- ras ma­tro­nas ro­ma­nas dis­fru­ta­ban allí de un pe­río­do de for­ma­ción, siem­pre y cuan­do no se que­da­ran de­fi­ni­ti­va­men­te con­sa­gra­das a la dio­sa del ho­gar.

La lla­ma del ho­gar: es­ta re­cons­truc­ción mues­tra la prin­ci­pal ta­rea de las vír­ge­nes ves­ta­les en la an­ti­gua Ro­ma: man­te­ner el fue­go siem­pre vi­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.