El arte de cul­ti­var la tierra

Al re­pro­du­cir los me­ca­nis­mos de la na­tu­ra­le­za, los pri­me­ros agri­cul­to­res apren­die­ron a fa­bri­car sus ali­men­tos pa­ra no de­pen­der só­lo de la re­co­gi­da de fru­tos sil­ves­tres.

Muy Historia - - DOSSIER -

En los al­bo­res de la Hu­ma­ni­dad (los mi­llo­nes de años ini­cia­les del Pa­leo­lí­ti­co, des­de el ori­gen de los hom­bres co­mo ta­les), la ali­men­ta­ción se ba­sa­ba en un sim­ple apro­ve­cha­mien­to de los re­cur­sos na­tu­ra­les. El ca­rro­ñeo ini­cial y la re­co­gi­da de raí­ces, se­mi­llas y fru­tos fue­ron dan­do lu­gar su­ce­si­va­men­te a es­tra­te­gias de ca­za, pes­ca y re­co­lec­ción, a ve­ces en ac­ti­vi­da­des de al­ta es­pe­cia­li­za­ción pe­ro que pro­du­cían úni­ca­men­te una eco­no­mía de­pre­da­do­ra. La de­di­ca­ción a es­ta ac­ti­vi­dad obli­ga­ba a los gru­pos hu­ma­nos a una vi­da nó­ma­da, pues és­tos han de ir de un lu­gar a otro bus­can­do los pro­duc­tos de ca­da zo­na y de ca­da es­ta­ción. A pe­sar de ello, en lar­gos pe­río­dos la es­ca­sez era la nor­ma y el ham­bre o la subali­men­ta­ción es­ta­ban a la or­den del día, ale­jan­do la ima­gen idí­li­ca de una vi­da fe­liz en la Prehis­to­ria al ai­re li­bre y en­tre­ga­dos a ac­ti­vi­da­des ca­si de­por­ti­vas. Sin em­bar­go, ha­ce unos 14.000 años al­gu­nos gru­pos hu­ma­nos del Pró­xi­mo Orien­te ex­pe­ri­men­ta­ron nue­vas for­mas de su­per­vi­ven­cia.

Do­ma­do­res. Los prin­ci­pa­les cam­bios ra­di­ca­les fue­ron la do­mes­ti­ca­ción de ani­ma­les y plan­tas, lo que per­mi­tió a esos se­res hu­ma­nos ase­gu­rar­se el sus­ten­to fa­bri­can­do la co­mi­da pa­ra no de­pen­der ex­clu­si­va­men­te de lo que la na­tu­ra­le­za ofre­ce. Es­te pro­ce­so es lo que se ha da­do en lla­mar “la re­vo­lu­ción del Neo­lí­ti­co” y con­sis­tió en una imi­ta­ción de la na­tu­ra­le­za que lle­vó a la con­quis­ta de la agri­cul­tu­ra (ob­ser­van­do el ci­clo na­tu­ral se­gui­do por las se­mi­llas) y de la ga­na­de­ría (apri­sio­nan­do de­ter­mi­na­dos ani­ma­les vi­vos, con los que cons­ti­tuir re­ser­vas vi­vien­tes de ali­men­tos, piel y hue­sos), lo cual per­mi­tía ga­ran­ti­zar un mí­ni­mo de exis­ten­cias. To­do ello, sin em­bar­go, no sig­ni­fi­có que se aban­do­na­se la ca­za o la re­co­lec­ción de fru­tos sil­ves­tres co­mes­ti­bles, ac­ti­vi­da­des ab­so­lu­ta­men­te com­ple­men­ta­rias con las nue­vas ta­reas y que se si­guie­ron rea­li­zan­do pa­ra­le­la­men­te.

La pa­la­bra la­ti­na agri­cul­tu­ra sir­ve pa­ra de­fi­nir al con­jun­to de téc­ni­cas y co­no­ci­mien­tos pa­ra tra­tar el sue­lo y rea­li­zar el cul­ti­vo de ve­ge­ta­les, es de­cir, pa­ra re­pro­du­cir lo que la na­tu­ra­le­za rea­li­za con es­pe­cies sil­ves­tres. To­do es­te pro­ce­so es re­la­ti­va­men­te re­cien­te: las pri­me­ras co­mu­ni­da­des agrí­co­las y ga­na­de­ras em­pe­za­ron su

La bue­na co­se­cha per­mi­tía guar­dar el so­bran­te pa­ra

co­mer­ciar y ase­gu­rar­se el fu­tu­ro

an­da­du­ra ha­ce tan so­lo unos po­cos mi­le­nios y en va­rios lu­ga­res dis­tin­tos del pla­ne­ta, con di­fe­ren­tes es­pe­cies pri­mi­ti­vas de tri­go, ce­ba­da y le­gum­bres en la re­gión del Orien­te Me­dio; arroz y mi­jo en China; ju­días, maíz y ca­la­ba­zas en Mé­xi­co; pa­ta­tas y la qui­na en Pe­rú; el gi­ra­sol en Nor­tea­mé­ri­ca; mi­jo, sor­go y tu­bércu­los de ña­me en el Áfri­ca sub­saha­ria­na; y, por úl­ti­mo, ta­ro y ña­me en Nue­va Gui­nea.

La con­ti­nua se­lec­ción de las se­mi­llas cul­ti­va­das dio lu­gar a su pau­la­ti­na mo­di­fi­ca­ción en las es­pe­cies do­mes­ti­ca­das mo­der­nas, de for­ma di­fe­ren­te en ca­da re­gión se­gún las di­ver­sas con­di­cio­nes cli­má­ti­cas y en un pro­ce­so que du­ró cer­ca de dos mil años. Ade­más de es­ta va­rie­dad de es­pe­cies y de lu­ga­res, el pro­ce­so se desa­rro­lló de for­ma dis­tin­ta, pues du­ró mi­les de años en al­gu­nas zo­nas mien­tras que en otras su evo­lu­ción fue mu­cho más in­ten­sa has­ta dar lu­gar a otras so­cie­da­des. Las nue­vas ac­ti­vi­da­des agrí­co­las tra­je­ron con­si­go un cú­mu­lo de con­se­cuen­cias: el cui­da­do de las tie­rras cul­ti­va­das lle­vó a una se­den­ta­ri­za­ción de los agri­cul­to­res, em­pe­ña­dos aho­ra en bus­car los lu­ga­res más ade­cua­dos y de­fen­der­los de las ape­ten­cias de otros gru­pos ri­va­les.

El au­men­to de re­cur­sos ali­men­ta­rios per­mi­tió al­ma­ce­nar los ex­ce­den­tes agrí­co­las y, con ello, se con­si­guió no só­lo la su­per­vi­ven­cia en épo­cas de es­ca­sez sino tam­bién la po­si­bi­li­dad de un au­men­to de la po­bla­ción; en los pe­río­dos prehis­tó­ri­cos, el sis­te­ma más efi­caz de con­trol de na­ta­li­dad ha si­do siem­pre la dis­po­ni­bi­li­dad de ali­men­tos. Se ha cal­cu­la­do que pa­ra man­te­ner una fa­mi­lia ex­clu­si­va­men­te a ba­se de ca­za y re­co­lec­ción es ne­ce­sa­rio un te­rri­to­rio de al­gu­nos mi­les de hec­tá­reas, mien­tras que bas­tan tan so­lo unas 10 hec­tá­reas de te­rreno cul­ti­va­do con téc­ni­cas pri­mi­ti­vas.

Los ex­ce­den­tes de pro­duc­ción se al­ma­ce­na­ban pa­ra ga­ran­ti­zar la su­per­vi­ven­cia del gru­po hu­mano en épo­cas de ma­las co­se­chas; es­tos mis­mos ex­ce­den­tes son los que per­mi­tían el desa­rro­llo del comercio al ser in­ter­cam­bia­dos por otros pro­duc­tos. És­tos no eran siem­pre de pri­me­ra ne­ce­si­dad, pues pron­to se am­plió a ma­te­ria­les em­plea­dos pa­ra rea­li­zar ob­je­tos de ti­po sun­tua­rio, ta­les co­mo obras de arte o ele­men­tos de adorno per­so­nal. Ade­más, la ac­ti­vi­dad agrí­co­la ne­ce­si­ta me­nos mano de obra ex­clu­si­va­men­te de­di­ca­da a ella, lo cual su­po­ne que otros miem­bros de la co­mu­ni­dad pue­den em­plear­se en dis­tin­tos me­nes­te­res, pro­vo­can­do una au­tén­ti­ca es­pe­cia­li­za­ción en dis­tin­tas ta­reas. Se pue­de de­cir que es­ta eta­pa es la ver­da­de­ra ma­dre de la ci­vi­li­za­ción, pues su di­rec­ta con­se­cuen­cia es la for­ma­ción de la vi­da ur­ba­na a me­dia­dos del IX mi­le­nio an­tes de nues­tra Era en la re­gión lla­ma­da del “ Cre­cien­te fér­til” ( Egip­to, Pa­les­ti­na, Si­ria, Ana­to­lia y Me­so­po­ta­mia), con un cli­ma y una ve­ge­ta­ción más fa­vo­ra­bles que el es­ta­do se­mi­de­sér­ti­co de la actualidad.

Gra­ne­ros guan­ches. En San­ta María de Guía (Gran Ca­na­ria), más de 300 cuevas en la pa­red ro­co­sa sir­vie­ron de al­ma­cén de grano a los abo­rí­ge­nes.

Dio­ses de la tierra. Es­tas fi­gu­ras de te­rra­co­ta de 23 cm pro­ce­den de Szig­var-Tuz­ko­ves y Koe­keny­domb, en Hun­gría, y per­te­ne­cen a la lla­ma­da cul­tu­ra neo­lí­ti­ca de Tis­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.