El ara­do ro­mano

Muy Historia - - DOSSIER -

Co­mo “ins­tru­men­to agrí­co­la que mo­vi­do por fuer­za ani­mal o me­cá­ni­ca sir­ve pa­ra arar la tierra abrien­do sur­cos en ella” se­gún lo de­fi­ne el dic­cio­na­rio, el ara­do es un in­ven­to de ha­ce unos 4.500 años en las fér­ti­les tie­rras de Me­so­po­ta­mia. De­ri­va­do de la aza­da o pi­co, el ara­do tie­ne la ven­ta­ja de pro­fun­di­zar más en el la­bo­reo de la tierra, per­mi­tien­do una ma­yor po­ro­si­dad de la mis­ma y, por ello, un ma­yor ren- di­mien­to de los cul­ti­vos. Los pri­me­ros ara­dos de la His­to­ria con­sis­tían en un pi­co de ma­de­ra en­du­re­ci­da al fue­go que era re­mol­ca­do por hom­bres pri­me­ro y por bes­tias des­pués, con el fin de ai­rear y ablan­dar los te­rre­nos an­tes de pro­ce­der a la siem­bra. El lla­ma­do “ara­do ro­mano” cons­ti­tu­yó un au­tén­ti­co avan­ce, al sus­ti­tuir el pi­co de ma­de­ra por una pun­ta de hie­rro lla­ma­da re­ja, una va­ra o ti­món que ser­vía pa­ra ti­rar de él y una man­ce­ra o es­te­va pa­ra que el agri­cul­tor pu­die­ra go­ber­nar­lo. Con el aña­di­do de la ver­te­de­ra –pa­ra vol­tear la tierra y abrir un sur­co– y una se­rie de pie­zas que per­mi­tie­ran re­no­var las par- tes gas­ta­das o ro­tas, el mo­de­lo de ara­do ro­mano ha per­vi­vi­do en los cam­pos has­ta tiem­pos muy re­cien­tes, a pe­sar de los di­fe­ren­tes ara­dos me­cá­ni­cos in­ven­ta­dos en al­gu­nas zo­nas.

En es­te re­lie­ve ro­mano se pue­de con­tem­plar al co­lo­nus que guía una yun­ta de bue­yes y el ara­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.