Vi­ve­ros de car­ne

Con la do­mes­ti­ca­ción de los ani­ma­les, los hu­ma­nos apren­die­ron a cui­dar y se­lec­cio­nar de­ter­mi­na­das es­pe­cies. Así con­se­guie­ron re­du­cir las fa­ti­gas e in­se­gu­ri­da­des de la ca­za y ga­ran­ti­zar la su­per­vi­ven­cia.

Muy Historia - - DOSSIER -

Des­de sus orí­ge­nes, el ser hu­mano ha apro­ve­cha­do los re­cur­sos ani­ma­les de la na­tu­ra­le­za. De ellos ha ob­te­ni­do los ma­te­ria­les más va­ria­dos: des­de los muy evi­den­tes –la piel o la la­na pa­ra ves­ti­dos y co­bi­jo; pe­lo, tri­pas y ten­do­nes pa­ra hi­los y cuer­das; cuer­nos pa­ra va­si­jas; hue­sos pa­ra agu­jas y pun­tas, etc.–, has­ta los más exó­ti­cos: plu­mas pa­ra ador­nos e in­clu­so el fé­mur de un bui­tre pa­ra fa­bri­car una flau­ta. Sin em­bar­go, se em­plea­ba co­mun­men­te pa­ra la ali­men­ta­ción, la uti­li­za­ción más an­ti­gua do­cu­men­ta­da: la ac­ti­vi­dad de ca­rro­ñeo de los ho­mí­ni­dos en las sa­ba­nas afri­ca­nas se prac­ti­ca­ba ya ha­ce unos tres mi­llo­nes de años.

La ca­za ha si­do du­ran­te la ma­yor par­te del pe­río­do prehis­tó­ri­co la prin­ci­pal for­ma de ob­te­ner es­tos re­cur­sos, y la sim­ple ob­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za lle­vó ini­cial­men­te a in­ter­ve­nir pa­ra pro­te­ger de los de­pre­da­do­res a las es­pe­cies uti­li­za­das y pro­ce­der a una ca­za se­lec­ti­va. Pe­ro pa­ra ga­ran­ti­zar el abas­te­ci­mien­to de to­dos los re­cur­sos ani­ma­les sin te­ner que de­pen­der de sus des­pla­za­mien­tos es­ta­cio­na­les, lo me­jor era apri­sio­nar­los de al­gu­na for­ma, man­te­nién­do­los vi­vos en de­ter­mi­na­das zo­nas; a es­te pro­ce­so se le de­no­mi­na “pre­do­mes­ti­ca­ción” o “ga­na­de­ría in­ci­pien­te”.

Re­ba­ños. Po­co a po­co, el con­trol de de­ter­mi­na­das ma­na­das de ani­ma­les (ovi­cá­pri­dos y bó­vi­dos, prin­ci­pal­men­te) lle­vó a su do­mes­ti­ca­ción. De he­cho, só­lo se pue­de ha­blar de ga­na­de­ría cuan­do el re­ba­ño vi­ve en cau­ti­vi­dad y su ali­men­ta­ción y re­pro­duc­ción es­tán su­pe­di­ta­dos a la vo­lun­tad del pastor. Con el lla­ma­do por Dar­win “pro­ce­so de se­lec­ción in­cons­cien­te” se tien­de a eli­mi­nar a los ejem­pla­res más agre­si­vos o de­ma­sia­do gran­des; de es­te mo­do, per­ma­ne­cen aque­llos ejem­pla­res que pro­por­cio­na­ban más le­che, la­na o pe­lo, la me­jor piel… en de­fi­ni­ti­va, los más ren­ta­bles. To­do es­te pro­ce­so es re­la­ti­va­men­te re­cien­te y se da en el Neo­lí­ti­co: tras más de un mi­llón de años de­di­ca­dos ex­clu­si­va­men­te a la ca­za y la re­co­lec­ción, las pri­me­ras co­mu­ni­da­des ga­na­de­ras em­pe­za­ron su an­da­du­ra ha­ce tan so­lo unos 12.000 años: ca­bras en Irán y Ana­to­lia y, po­co des­pués, cer­dos, ovejas y bó­vi­dos en la re­gión del Pró­xi­mo

y Me­dio Orien­te, cer­dos en China e In­dia ha­ce unos 9.000 años, pa­vos en Mé­xi­co ha­ce unos 8.000 años o lla­mas y co­ba­yas en Pe­rú ha­ce 6.000 años, por ejem­plo.

La prác­ti­ca de la ga­na­de­ría sur­gió de for­ma más o me­nos pa­ra­le­la a la agri­cul­tu­ra, pro­vo­can­do gran­des cam­bios so­cia­les. El pri­me­ro fue la ex­plo­sión de­mo­grá­fi­ca: a ma­yo­res re­cur­sos, me­jor ca­li­dad de vi­da y ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia pa­ra los des­cen­dien­tes. Se con­si­de­ra que la ga­na­de­ría pro­du­jo tam­bién una trans­for­ma­ción pro­fun­da en el mun­do de las ideas. Los an­tro­pó­lo­gos ven en la ob­ser­va­ción del ga­na­do por par­te del pastor, en el pa­pel pre­pon­de­ran­te del ma­cho del re­ba­ño, una co­pia del sis­te­ma so­cial que lle­va­rá al pa­triar­ca­do y a los pan­teo­nes con dio­ses mas­cu­li­nos en lo más al­to del es­ca­la­fón, del mis­mo mo­do que han con­si­de­ra­do que el Neo­lí­ti­co agrí­co­la, con una ac­ti­vi­dad pre­do­mi­nan­te­men­te fe­me­ni­na y un cla­ro pa­ra­le­lis­mo en­tre la tierra y la mu­jer, ha­bía da­do lu­gar a so­cie­da­des ma­triar­ca­les con la fi­gu­ra do­mi­nan­te de la Dio­sa Ma­dre.

Nue­va vi­da. Tam­bién el se­den­ta­ris­mo es­tu­vo uni­do al na­ci­mien­to de la ga­na­de­ría, al igual que a las prác­ti­cas agrí­co­las, que per­mi­tían ade­más ob­te­ner fo­rra­je pa­ra los ani­ma­les y eran me­jo­ra­das a su vez gra­cias al abono pro­por­cio­na­do por los ani­ma­les. Al­gu­nos de és­tos ser­vían, una vez do­mes­ti­ca­dos (ca­ba­llos) o hi­bri­da­dos (as­nos, bue­yes), pa­ra ayu­dar a di­ver­sas ta­reas ta­les co­mo el ara­do de los cam­pos o co­mo ti­ro pa­ra ca­rrua­jes. Las pin­tu­ras ru­pes­tres se­ña­lan que el hom­bre co­no­cía al ca­ba­llo mu­cho an­tes de ser do­mes­ti­ca­do y por los res­tos ha­lla­dos en de­ter­mi­na­dos lu­ga­res del Pé­ri­gord, en Fran­cia, se sa­be que se le ca­za­ba pa­ra la ob­ten­ción de ali­men­to arrin­co­nán­do­lo en ma­na­das que ha­cían caer por un pre­ci­pi­cio. El ca­ba­llo do­més­ti­co – Equus ca­ba­llus– es ori­gi­na­rio de Asia y ha si­do uti­li­za­do al me­nos des­de ha­ce 5.000 años co­mo bes­tia de car­ga, en ayu­da de la­bo­res agrí­co­las, de ti­ro –co­mo me­dio de trans­por­te–, en las gue­rras o co­mo ani­mal de re­creo –en ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas o, sim­ple­men­te, co­mo com­pa­ñía–. Gra­cias al ha­llaz­go de unos res­tos en De­reiv­ka, al sur de Kiev, con hue­llas de des­gas­te en la man­dí­bu­la por la pre­sen­cia de un bo­ca­do, se sa­be que fue­ron do-

El ga­na­do per­mi­tía con­tar con una re­ser­va con­ti­nua de ali­men­tos y otros re­cur­sos

mes­ti­ca­dos en las es­te­pas de Eu­ro­pa cen­tral ha­cia el 4000 a.C.

El me­jor ami­go del hom­bre, el pe­rro, ya des­de ha­ce unos 15.000 años ayu­da­ba a le­van­tar la ca­za gra­cias a su fino ol­fa­to; des­pués evo­lu­cio­nó en­tre las co­mu­ni­da­des de ca­za­do­res y ga­na­de­ros, ex­ten­dién­do­se muy rá­pi­da­men­te da­das las cua­li­da­des de es­tos ani­ma­les co­mo au­xi­lia­res en la cría de ga­na­do. La do­mes­ti­ca­ción del ga­to – Fe­lis ca­tus– pa­re­ce te­ner su ori­gen en el Orien­te Me­dio y re­qui­rió más tiem­po que la de cual­quier otro ani­mal; ha­cia el 3000 a.C., los ga­tos eran tan va­lio­sos en Egip­to co­mo pro­tec­to­res del grano al­ma­ce­na­do y en el con­trol de las pla­gas de roe­do­res, que ad­qui­rie­ron la con­si­de­ra­ción de au­tén­ti­cos dio­ses.

Des­pe­ñan­do la ce­na. Es­tos bi­son

tes sal­va­jes han si­do aco­rra­la­dos y em­pu­ja­dos ha­cia el abis­mo, co­mo dic­ta­ba es­te sis­te­ma de ca­za en gru­po.

Pas­to­res saha­ria­nos. Es­ta pin­tu­ra ru­pes­tre de Tas­si­li n’Aj­jer, en Ar­ge­lia, mues­tra a un gru­po de mu­je­res y ni­ños que vi­gi­lan su ga­na­do en las

cer­ca­nías de sus ca­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.