Na­cen los ce­ra­mis­tas

Los re­ci­pien­tes ce­rá­mi­cos per­mi­tían, so­bre to­do, co­ci­nar los ali­men­tos, al­ma­ce­nar­los y con­su­mir­los; así sur­gie­ron las pri­me­ras va­ji­llas y “ba­te­rías” de co­ci­na, in­ven­tos tras­cen­den­ta­les pa­ra la ali­men­ta­ción.

Muy Historia - - DOSSIER -

La trans­for­ma­ción del ba­rro en un ma­te­rial du­ro, di­fe­ren­te gra­cias a la ac­ción del ca­lor, cons­ti­tu­ye una de las ma­yo­res con­quis­tas de la téc­ni­ca. Los pri­me­ros in­di­cios del uso de la ce­rá­mi­ca se re­mon­tan al Pa­leo­lí­ti­co, pues las pie­zas más an­ti­guas de ba­rro trans­for­ma­do por el fue­go co­no­ci­das son las lla­ma­das Ve­nus de Dol­ní Ves­to­ni­ce, unas es­ta­tui­llas fe­me­ni­nas ha­lla­das en es­te ya­ci­mien­to de Che­quia y que fue­ron rea­li­za­das jun­to con otros ob­je­tos –hay más de 2.000 de ellos, en­tre es­cul­tu­ras de ani­ma­les, bo­las de ba­rro co­ci­do, etc.– en el pe­río­do Gra­ve­tien­se, ha­ce de 29.000 a 25.000 años. Pe­ro el em­pleo de es­ta nue­va téc­ni­ca se ge­ne­ra­li­zó con la se­den­ta­ri­za­ción de los pri­me­ros gru- pos hu­ma­nos en el Neo­lí­ti­co, aun­que exis­ten so­cie­da­des de es­ta épo­ca ace­rá­mi­cas, es de­cir, que no co­no­cían es­ta con­quis­ta fun­da­men­tal en la cul­tu­ra hu­ma­na, co­mo por ejem­plo los pri­me­ros mo­men­tos de la ciu­dad de Je­ri­có, allá por el 8000 a.C. An­tes de su in­ven­ción, los re­ci­pien­tes eran úni­ca­men­te de cuerno, ces­te­ría, ma­de­ra o a ba­se de pie­les o ve­ji­gas de ani­ma­les, y sus po­si­bi­li­da­des pa­ra la co­ci­na se li­mi­ta­ban a po­der ca­len­tar lí­qui­dos me­dian­te la in­mer­sión de pie­dras so­me­ti­das al fue­go.

Pro­ce­di­mien­to. El tér­mino pro­ce­de del grie­go an­ti­guo ké­ra­mos, que quie­re de­cir “ba­rro de al­fa­re­ro” o, más ge­ne­ral­men­te, “ar­ci­lla”, un ma­te­rial for­ma­do por una pas­ta hú­me­da for­ma­da por cris­ta­les mi­ne­ra­les que se pue­de ama­sar y mo­de­lar. Una vez so­me­ti­da a al­tas tem­pe­ra­tu­ras, es­te ma­te­rial plás­ti­co se con­vier­te en uno nue­vo, es­ta vez du­ro y re­sis­ten­te, aun­que que­bra­di­zo an­te los gol­pes. Con él se pue­den con­fec­cio­nar to­do ti­po de re­ci­pien­tes pa­ra co­ci­nar y con­su­mir ali­men­tos, ade­más de trans­por­tar y al­ma­ce­nar cual­quier pro­duc­to. En Ar­queo­lo­gía, la ce­rá­mi­ca cons­ti­tu­ye el ver­da­de­ro hi­lo de Ariad­na pa­ra re­cons­truir la evo­lu­ción in­ter­na de las cul­tu­ras y las vías de in­fluen­cia de unas zo­nas a otras. Gra­cias a su abun­dan­cia y al es­tu­dio de sus pie­zas, cons­ti­tu­ye la ba­se ar­queo­ló­gi­ca prin­ci­pal pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to de la cronología.

Por lo ge­ne­ral, se pro­ce­día ini­cial-

men­te fo­rran­do de ba­rro otros re­ci­pien­tes de ces­te­ría o bien unien­do ro­llos de ba­rro arro­lla­dos so­bre una plan­cha y ali­san­do des­pués las irre­gu­la­ri­da­des, tan­to con las ma­nos co­mo con es­pá­tu­las de ma­de­ra. Así, las pri­me­ras pie­zas ce­rá­mi­cas, he­chas en­te­ra­men­te a mano y sin la ayu­da del torno, pre­sen­tan unos per­fi­les irre­gu­la­res, ge­ne­ral­men­te asi­mé­tri­cos, y su ma­nu­fac­tu­ra se ha aso­cia­do con el tra­ba­jo de las mu­je­res. Gra­cias al em­pleo de ba­rros y di­se­ños dis­tin­tos, con el pa­so del tiem­po la ce­rá­mi­ca es ca­da vez más va­ria­da, lo que de­pen­de tam­bién del sis­te­ma de coc­ción. És­te al prin­ci­pio con­sis­tía en arri­mar los re­ci­pien­tes a una ho­gue­ra; la coc­ción irre­gu­lar, con po­co oxí­geno y tem­pe­ra­tu­ras re­la­ti­va­men­te ba­jas –unos 600º– da­ban lu­gar a pie­zas con pa­re­des muy po­ro­sas y que­bra­di­zas, aun­que su­fi­cien­tes pa­ra cum­plir con su fun­ción.

Los re­ci­pien­tes más an­ti­guos he­chos en ba­rro co­ci­do por una cul­tu­ra al­fa­re­ra se han ha­lla­do en una épo­ca le­ja­na, ha­cia el 13000 a.C., y en una so­cie­dad más le­ja­na aún, los po­bla­do­res de la lla­ma­da cul­tu­ra Jo­mon, per­te­ne­cien­te al Neo­lí­ti­co ja­po­nés. Has­ta aho­ra, las más an­ti­guas del con­ti­nen­te chino es­ta­ban fe­cha­das en­tre los mi­le­nios IX y VIII, pe­ro ha­llaz­gos re­cien­tes en Xian­ren­dong, en el sur del país, es­tán pro­por­cio­nan­do ce­rá­mi­cas muy cer­ca­nas en el tiem­po a las ja­po­ne­sas, si no an­te­rio­res (se dan fe­chas en torno al 14000 a.C.).

Im­pa­ra­ble evo­lu­ción. Ya en pleno pe­río­do neo­lí­ti­co, la in­tro­duc­ción del torno per­mi­tió con­fec­cio­nar pie­zas de ma­yor per­fec­ción y ta­ma­ño, y con pa­re­des ca­da vez más fi­nas. Ade­más, con el em­pleo de hor­nos ce­rra­dos con ti­ro for­za­do del ai­re se po­dían al­can­zar ma­yo­res tem­pe­ra­tu­ras y el re­sul­ta­do eran ce­rá­mi­cas más re­sis­ten­tes, de me­jor ca­li­dad. Una vez su­pe­ra­dos los 900º, las ar­ci­llas po­dían fun­dir par­cial o to­tal­men­te, dan­do lu­gar a las lo­zas y por­ce­la­nas.

En Áfri­ca, las pri­me­ras fe­chas pa­ra la ce­rá­mi­ca al­can­zan los mi­le­nios IX y VIII a.C. en el Ni­lo y al­go an­tes en­tre los re­co­lec­to­res de Oun­jou­gou, en Ma­li. Ha­cia el 7000 a.C. ya era co- no­ci­da en Ucrania y me­dio mi­le­nio des­pués es­ta­ba pre­sen­te en las cul­tu­ras de Asia Me­nor (Ça­tal Hü­yük) y de Me­so­po­ta­mia (Has­su­na y Sa­ma­rra). En la Gre­cia clá­si­ca, los ar­te­sa­nos de Ate­nas eran es­pe­cial­men­te apre­cia­dos por sus be­llos re­ci­pien­tes he­chos con la ar­ci­lla del Áti­ca, ri­ca en óxi­do de hie­rro, gra­cias al que se con­se­guían esas be­llas to­na­li­da­des ro­ji­zas.

En otros lu­ga­res de la Tierra tam­po­co fal­ta­ron los al­fa­re­ros: los ejem­pla­res más an­ti­guos del Nue­vo Mun­do da­tan del VI mi­le­nio a.C. y se han en­con­tra­do en ya­ci­mien­tos de la Baja Ama­zo­nía, mien­tras que en las zo­nas cos­te­ras de Ecua­dor, Co­lom­bia o Ve­ne­zue­la se co­no­cían des­de el V mi­le­nio; al te­rri­to­rio an­dino, sin em­bar­go, lle­ga­ron más tar­de: ha­cia 1800-100 a.C.

Los al­fa­re­ros al­can­za­ron gran con­si­de­ra­ción por su ca­pa­ci­dad pa­ra trans­for­mar la ma­te­ria

Los pri­me­ros pa­sos de la ce­rá­mi­ca se die­ron to­da­vía a fi­nes del Pa­leo­lí­ti­co, al des­cu­brir la plas­ti­ci­dad del ba­rro y su ca­pa­ci­dad pa­ra en­du­re­cer­se al fue­go.

Es­ta ve­nus de Dol­ní Ves­to­ni­ce mues­tra el gus­to por las for­mas abun­dan­tes.

“Cás­ca­ra de hue­vo”. Así se lla­ma es­ta ce­rá­mi­ca de Ka­ma­rés, en Cre­ta, por la del­ga­dez de sus pa­re­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.