Do­mi­nio del me­tal

La fun­di­ción de los me­ta­les re­vo­lu­cio­nó de­fi­ni­ti­va­men­te la his­to­ria de la téc­ni­ca. Es­te co­no­ci­mien­to per­mi­tió a la Hu­ma­ni­dad trans­for­mar la ma­te­ria y sus con­se­cuen­cias aún no se han ago­ta­do.

Muy Historia - - DOSSIER -

Mien­tras en el Pró­xi­mo Orien­te y en el mar Egeo las cul­tu­ras neo­lí­ti­cas al­can­zan su es­plen­dor, en cier­tas zo­nas de la cor­di­lle­ra del Cáu­ca­so, ri­cas en mi­ne­ra­les me­ta­lí­fe­ros, se pro­du­ce tem­pra­na­men­te la in­ven­ción de la me­ta­lur­gia. Si el Neo­lí­ti­co se ba­só en la imi­ta­ción de la Na­tu­ra­le­za me­dian­te la re­pro­duc­ción del ci­clo nor­mal de los se­res vi­vos, la me­ta­lur­gia, sin em­bar­go, es re­sul­ta­do directo de la in­ven­ción hu­ma­na, un ac­to de trans­for­ma­ción de la ma­te­ria des­co­no­ci­do has­ta en­ton­ces y de enor­mes con­se­cuen­cias a par­tir de su desa­rro­llo. El na­ci­mien­to de la me­ta­lur­gia no im­pli­ca au­to­má­ti­ca­men­te el cam­bio a la lla­ma­da Edad de los Me­ta­les. De he­cho, pepitas de me­tal na­ti­vo (oro y co­bre) se co­no­cían de muy atrás, in­clu­so en el Pa­leo­lí­ti­co, y exis­ten al­gu­nas co­mu­ni­da­des neo­lí­ti­cas que ya sa­bían trans­for­mar esas pepitas, por mar­ti­llea­do en frío, en úti­les di­mi­nu­tos ta­les co­mo an­zue­los, agu­jas y al­fi­le­res o fi­los pa­ra cu­chi­llos en­man­ga­dos en hue­so o ma­de­ra, que cons­ti­tuían es­ca­sos pe­ro pre­cia­dí­si­mos ob­je­tos de pres­ti­gio. Pe­ro pa­ra que po­da­mos ha­blar de una cul­tu­ra me­ta­lúr­gi­ca, és­ta ha de mos­trar una eco­no­mía pro­fun­da­men­te trans­for­ma­da por el nue­vo ma­te­rial. No se tra­ta ya de una eco­no­mía neo­lí­ti­ca con un gru­po re­du­ci­do de ob­je­tos me­tá­li­cos y de lu­jo en ma­nos de los per­so­na­jes más so­bre­sa­lien­tes de la co­mu­ni­dad, pe­ro sin con­se­cuen­cias pa­ra el res­to de los miem­bros de esa so­cie­dad.

Pri­me­ros for­ja­do­res. Al prin­ci­pio se tra­ta­ba úni­ca­men­te de una trans­for­ma­ción de pepitas de oro (me­tal inal­te­ra­ble, con un bri­llo atrac­ti­vo, muy blan­do pa­ra ser tra­ba­ja­do en for­ma de hi­los o de lá­mi­nas de ex­traor­di­na­ria del­ga­dez me­dian­te el mar­ti­llea­do en frío y que se re­ser­va­ba pa­ra ob­je­tos de adorno) y de co­bre, que per­mi­tía ob­te­ner pun­tas y fi­los de re­la­ti­va du­re­za gra­cias al tra­ba­jo de mar­ti­llea­do o for­ja. El pre­do­mi­nio del co­bre na­ti­vo pri­me­ro, y del co­bre pro­ce­den­te de de­ter­mi­na­dos mi­ne- ra­les des­pués, jus­ti­fi­ca que la pri­me­ra edad de los me­ta­les sea co­no­ci­da con el nom­bre de Cal­co­lí­ti­co o Edad de Co­bre. La ne­ce­si­dad de en­du­re­cer el co­bre, muy blan­do a par­tir de cier­to ta­ma­ño y pe­so, lle­vó a la téc­ni­ca de las alea­cio­nes o mez­clas de dis­tin­tos me­ta­les, bá­si­ca­men­te es­ta­ño pe­ro tam­bién otros (ar­sé­ni­co, plo­mo, etc.); se con­si­de­ra que con es­ta téc­ni­ca de al­te­ra­ción fí­si­co-quí­mi­ca de cier­tos mi­ne­ra­les –óxi­dos y sul­fu­ros de co­bre, por ejem­plo–, a par­tir del IV mi­le­nio aC. en Ana­to­lia y en el es­te de Eu­ro­pa se dio pa­so a la Edad de Bron­ce.

El do­mi­nio de es­ta téc­ni­ca, muy es­pe­cia­li­za­da y trans­mi­ti­da oral­men­te den­tro de cas­tas de ar­te­sa­nos, tu­vo una enor­me in­ci­den­cia en to­dos los ór­de­nes de la vi­da, dan­do lu­gar a una au­tén­ti­ca “re­vo­lu­ción in­dus­trial” prehis­tó­ri­ca. Gra­cias a los nue­vos úti­les me­tá­li­cos se pro­du­jo un no­ta­ble au­men­to de la ren­ta­bi­li­dad agrí­co­la, pues per­mi­tió in­cre­men­tar la ex­pan­sión de las tie­rras de cul­ti­vo o pa­ra pas­tos, de­bi­do so­bre to­do a la ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra ta­lar bos­ques con ha­chas y la ma­yor pro­fun­di­dad en la ro­tu­ra­ción de los sue­los con el ara­do pro­vis­to de un re­jón me­tá­li­co, ade­más del uso de ho­ces y otras he­rra­mien­tas. Tam­bién se con­si­guió una me­jo­ra ge­ne­ral de las co­mu­ni­ca­cio­nes tan­to te­rres­tres (al fa­bri­car­se ca­rros más li­ge­ros y re­sis­ten­tes, do­ta­dos de rue­das con ejes me­tá­li­cos y ra­dios) co­mo ma­rí­ti­mas (gra­cias a los bar­cos rea­li­za­dos con ta­blas cor­ta­das me­dian­te sie­rras y uni­das me­dian­te cla­vos a una gran es­truc­tu­ra –la qui­lla– y su con­se­cuen­cia en na­ve­ga­cio­nes de lar­go al­can­ce). En la cons­truc­ción, las he­rra­mien­tas se con­vier­ten en in­sus­ti­tui­bles (pie­dras arran­ca­das y ta­lla­das con ins­tru­men­tal me­tá­li­co; es­cua­dra­do de pos­tes y vi­gas, ade­más de to­do ti­po de car­pin­te­ría

Co­mo fa­bri­can­tes de he­rra­mien­tas y ar­mas, los he­rre­ros ocu­pa­ban un pues­to pri­vi­le­gia­do

avan­za­da) o, co­mo no po­día ser me­nos, en las téc­ni­cas de la gue­rra que, gra­cias a las nue­vas ar­mas, per­mi­tían ma­tar más y me­jor, ace­le­ran­do la ca­rre­ra del ar­ma­men­to en un pro­ce­so que lle­ga has­ta nues­tros días.

Bron­cis­tas y he­rre­ros. Es­ta nue­va téc­ni­ca se ini­cia ya en épo­cas neo­lí­ti­cas con el apro­ve­cha­mien­to de los me­ta­les na­ti­vos, oro y co­bre en un prin­ci­pio. La me­ta­lur­gia co­mo pro­ce­so de trans­for­ma­ción de me­nas me­ta­lí­fe­ras y co­mo im­pul­so­ra de la mo­di­fi­ca­ción de la eco­no­mía neo­lí­ti­ca, de­bi­do a la de­man­da de úti­les rea­li­za­dos en es­tos nue­vos ma­te­ria­les, se pro­du­jo en fe­chas aún dis­cu­ti­das, en to­do ca­so an­te­rio­res al VII mi­le­nio. En Ça­tal Hü­yük ( Ana­to­lia), el co­bre y el plo­mo apa­re­cen ya en su es­tra­to IX, fe­cha­do ha­cia 6350 a. C., si bien el pe­río­do de los pri­me­ros me­ta­les, de­no­mi­na­do Cal­co­lí­ti­co, se ge­ne­ra­li­za en Ana­to­lia a me­dia­dos del VI mi­le­nio. Du­ran­te los dos si­guien­tes mi­le­nios, la me­ta­lur­gia se desa­rro­lla y ex­tien­de ha­cia las zo­nas de los al­tos va­lles del Ti­gris y el Éu­fra­tes, y ha­cia el oes­te, a las cos­tas de Si­ria, e in­clu­so has­ta Chi­pre, una ver­da­de­ra is­la me­tá­li­ca por su ri­que­za en co­bre. Un fo­co de na­ci­mien­to me­ta­lúr­gi­co, al pa­re­cer independiente del an­te­rior, se lo­ca­li­zó en los Bal­ca­nes yu­gos­la­vos, don­de ya exis­tía ac­ti­vi­dad mi­ne­ra y de trans­for­ma­ción a co­mien­zos del V mi­le­nio a. C.

Otro hi­to en la his­to­ria de la téc­ni­ca se pro­du­jo con el des­cu­bri­mien­to del hie­rro y su ex­pan­sión des­de me­dia­dos del II mi­le­nio an­tes de nues­tra Era. Es­te me­tal, mu­cho más re­sis­ten­te y con nue­vas pro­pie­da­des con res­pec­to al bron­ce, inau­gu­ró una nue­va eta­pa a la que se dio su nom­bre, ade­más de ace­le­rar aún más los fac­to­res ya se­ña­la­dos más arri­ba. Ca­da nue­vo in­ven­to, en ade­lan­te, ser­vi­rá pa­ra pro­fun­di­zar en los pa­sos da­dos en la “re­vo­lu­ción neo­lí­ti­ca” y la lle­ga­da de los me­ta­les a la His­to­ria.

Des­de el pun­zón de co­bre cal­co­lí­ti­co has­ta la fun­di­ción de es­ta­tuas de bron­ce en la

épo­ca clá­si­ca grie­ga, la me­ta

lur­gia es una ac­ti­vi­dad rea

li­za­da por ar­te­sa­nos es­pe­cia­li­za­dos en di­fe­ren­tes

téc­ni­cas.

Es­te gra­ba­do de­ci­mo­nó­ni­co co­lo­rea­do reconstruye el du­ro tra­ba­jo de los me­ta­lúr­gi­cos del hie­rro en sus pri­me­ros tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.