En­tre vías y cal­za­das

Un ras­go im­por­tan­te de las gran­des ci­vi­li­za­cio­nes del pa­sa­do lo cons­ti­tu­ye la red de co­mu­ni­ca­cio­nes es­ta­ble­ci­da pa­ra con­tro­lar el te­rri­to­rio.

Muy Historia - - DOSSIER -

La ne­ce­si­dad de tras­la­dar­se de un lu­gar a otro es tan an­ti­gua co­mo el pro­pio gé­ne­ro hu­mano; eso sí, al prin­ci­pio los ca­mi­nos em­plea­dos eran aque­llos que abrían los ani­ma­les cuan­do tran­si­ta­ban con­ti­nua­men­te por el mis­mo re­co­rri­do, es­ta­ble­cien­do las pri­me­ras sen­das en­tre sus lu­ga­res de re­fu­gio, los ca­za­de­ros y los lu­ga­res de agua­da. Pa­ra ello se apro­ve­cha­ban los re­co­rri­dos idó­neos y, a ba­se de em­plear­los una y otra vez, aca­ba­ron for­man­do una red de ca­mi­nos que per­mi­tían des­pla­zar­se con cier­ta co­mo­di­dad.

Con la ex­plo­ra­ción de nue­vos te­rri­to­rios –a ve­ces só­lo por se­guir la ca­za en sus mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios– y la bús­que­da de nue­vas tie­rras don­de es­ta­ble­cer­se –des­de el apro­ve­cha­mien­to de los re­cur­sos pro­pios de ca­da es­ta­ción has­ta la ne­ce­si­dad de te­rre­nos don­de cul­ti­var o bus­car re­cur­sos mi­ne­ra­les–, las co­mu­ni­da­des fue­ron am­plian­do esa red ini­cial de co­mu­ni­ca­cio­nes, aun­que fue­se en for­ma de sim­ples sen­das cu­yos orí­ge­nes no se pue­den ape­nas de­tec­tar, pues bas­ta con su aban­dono du­ran­te cier­to tiem­po pa­ra que que­den bo­rra­das por la na­tu­ra­le­za. Es­tas sen­das se fue­ron con­so­li­dan­do con el uso, so­bre to­do por las re­la­cio­nes co­mer­cia­les que lle­va­ban a unas co­mu­ni­da­des y otras a in­ter­cam­biar pro­duc­tos o an­te la ne­ce­si­dad de man­te­ner el con­trol de un te­rri­to­rio y la ma­yor ra­pi­dez po­si­ble pa­ra que los con­tin­gen­tes ar­ma­dos pu­die­ran des­pla­zar­se allí don­de sur­gía el pe­li­gro de re­be­lión de una zo­na do­mi­na­da o de in­va­sión por par­te de otros pue­blos.

Los ca­mi­nos más an­ti­guos do­cu­men­ta­dos ar­queo­ló­gi­ca­men­te no es­tán si­tua­dos en una zo­na de gran­des ci­vi­li­za­cio­nes, sino en un te­rri­to­rio más bien apar­ta­do, en el sur de In­gla­te­rra. Se tra­ta del Sweet Track, una sen­da he­cha en­te­ra­men­te de ma­de­ra y que sir­vió pa­ra atra­ve­sar una zo­na pan­ta­no­sa, de la que se con­ser­va aún un re­co­rri­do de unos 1.800 me­tros.

Los tron­cos, abier­tos lon­gi­tu­di­nal­men­te, se dis­pu­sie­ron por en­ci­ma del agua sus­ten­ta­dos por otros tron­cos cla­va­dos en el ba­rro; el es­tu­dio den­dro­cro­no­ló­gi­co –es de­cir, el cálcu­lo de su edad a tra­vés de la cuen­ta de los ani­llos de cre­ci­mien­to de los ár­bo­les– ha per­mi­ti­do sa­ber que ese ca­mino fue rea­li­za­do ha­cia el año 3807 a.C. o el si­guien­te. En los pan­ta­nos del nor­te de Ale­ma­nia y en las re­gio­nes cos­te­ras ho­lan­de­sas se cons­truían ya en fe­chas pa­re­ci­das ver­da­de­ras ca­rre­te­ras con­ti­nuas he­chas con ta­blo­nes trans­ver­sa­les de has­ta 4 m de lar­go so­bre tron­cos lon­gi­tu­di­na­les fir­me­men­te su­je­tos a las tur­be­ras, per­mi­tien­do su uti­li­za­ción por los ca­rrua­jes. En otros lu­ga­res, los ta­blo­nes se sus­ti­tuían por bra­za­das de ra­mas y ho­jas pa­ra po­der pa­sar tie­rras ce­na­go­sas a pie se­co.

Am­plias ca­rre­te­ras. En el Orien­te Me­dio, a me­dia­dos del IV mi­le­nio se tra­za­ron las pri­me­ras ca­rre­te­ras que per­mi­tie­ron en­la­zar las nu­me­ro­sas ciu­da­des me­so­po­tá­mi­cas con las mon­ta­ñas de los al­re­de­do­res y las ciu­da­des cos­te­ras del Le­van­te y del Gol­fo Pér­si­co, lu­ga­res a los que lle­ga­ban las ru­tas co­mer­cia­les de es­te pe­río­do. Pe­ro la pri­me­ra ca­rre­te­ra de lar­ga dis­tan­cia dig­na de ese nom­bre es la lla­ma­da “Ru­ta Real”, cons­trui­da en si­glo VI a.C. y que unía Per­sé­po­lis con Sar­des, la ca­pi­tal de Li­dia, una re­gión de Ana­to­lia que fue con­quis­ta­da y for­ma­ba par­te del im­pe­rio aque­mé­ni­da, a más de 2.500 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal per­sa. Su pro­lon­ga­ción ha­cia el es­te aca­ba­ría for­man­do el nú­cleo de la co­no­ci­da Ru­ta de la Se­da, una se­rie de ca­mi­nos pa­ra­le­los que du­ran­te si­glos fa­vo­re­ció el con­tac­to en­tre los dos ex­tre­mos del con­ti­nen­te asiá­ti­co por me­dio de ca­ra­va­nas, unien­do las cos­tas de Pa­les­ti­na con los te­rri­to­rios de China. Allí el pri-

El em­pleo de la rue­da obli­gó a cui­dar el pa­vi­men­to y la an­chu­ra de ru­tas y ca­mi­nos

mer em­pe­ra­dor, Qin Shihuang, ade­más de cons­truir la gran mu­ra­lla man­dó tra­zar una am­plia red de ca­rre­te­ras es­ta­ta­les a fi­nes del si­glo III a.C., más o me­nos en el mis­mo pe­río­do en que Ro­ma em­pe­za­ba a cons­truir sus pri­me­ras cal­za­das. En el con­ti­nen­te ame­ri­cano, las cul­tu­ras an­di­nas co­no­cían las ca­rre­te­ras al me­nos ya des­de el im­pe­rio chi­mú, el pre­ce­den­te del im­pe­rio in­ca, ha­cia el año 1200 de nues­tra Era.

Por es­tas ca­rre­te­ras cir­cu­la­ban ejér­ci­tos, via­je­ros y, so­bre to­do, mer­can­cías a lo­mos de ani­ma­les (as­nos, ca­me­llos, ca­ba­llos, lla­mas, etc., se­gún las zo­nas) o en ca­rros ya a par­tir de la in­ven­ción de la rue­da. Así se trans­por­ta­ba ma­yor can­ti­dad de pro­duc­tos y se al­can­za­ban lu­ga­res ca­da vez más le­ja­nos. La lle­ga­da de la rue­da obli­gó a una re­for­ma de to­dos los ca­mi­nos exis­ten­tes, pues pa­ra ga­ran­ti­zar su pa­so y que no que­da­sen atas­ca­das hu­bo que am­pliar la an­chu­ra, ni­ve­lar las pen­dien­tes y re­for­zar los pa­vi­men­tos.

Pa­ra atra­ve­sar las tie­rras pan­ta­no­sas del Nor­te. En la Re­ser­va Na­cio­nal de Shap­wick Heath se ha re­cons­trui­do un

tra­mo del Sweet Track, ca­mino prehis­tó­ri­co de ha­ce 6.000 años he­cho con ta­blo­nes so­bre

pa­los cru­za­dos.

Es­te re­lie­ve su­me­rio cons­ti­tu­ye una de las pri­me­ras re­pre­sen­ta­cio­nes de la rue­da, aquí en un ca­rro de gue­rra si­mi­lar al del fa­mo­so es­tan­dar­te de Ur (de­re­cha), en el que se pue­den ver pe­sa­dos ca­rrua­jes con dos pa­sa­je­ros y ti­ra­dos por cua­tro ca­ba­llos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.