El al­fa­be­to

Muy Historia - - DOSSIER -

Las pri­me­ras le­tras del sis­te­ma grie­go an­ti­guo de es­cri­tu­ra eran alfa y be­ta; las dos jun­tas sir­vie­ron pa­ra de­no­mi­nar el sis­te­ma de es­cri­tu­ra más co­mún em­plea­do por la Hu­ma­ni­dad. A sa­ber: pa­ra ca­da so­ni­do sim­ple –tan­to vo­ca­les co­mo con­so­nan­tes– se em­plea un signo pro­pio y per­fec­ta­men­te in­di­vi­dua­li­za­do. La es­cri­tu­ra no con­sis­te en otra co­sa que en re­pre­sen­tar grá­fi­ca­men­te una len­gua con ca­da signo co­rres­pon­dien­te a los so­ni­dos de las pa­la­bras; de es­ta for­ma, cual­quier es­cri­tu­ra pue­de ser leí­da, aun­que su sig­ni­fi­ca­do pue­da re­sul­tar des­co­no­ci­do –evi­den­te­men­te, por­que no co­no­ce­mos la len­gua re­pre­sen­ta­da–. Los pri­me­ros ejem­plos de al­fa­be­to pa­re­cen pro­ce­der de la evo­lu­ción de los sig­nos egip­cios de sus je­ro­glí­fi­cos, ha­cia el 1500 a.C., y del sis­te­ma ca­na­neo del mis­mo pe­río­do, pe­ro fue­ron los fe­ni­cios los que desa­rro­lla­ron el al­fa­be­to bá­si­co de 22 sig­nos o le­tras. A tra­vés de su apren­di­za­je por los grie­gos, con sus 28 le­tras, es­te sis­te­ma se ex­pan­dió por to­do el Me­di­te­rrá­neo gra­cias a la fun­da­ción de ciu­da­des por to­das sus cos­tas. Los etrus­cos y los ro­ma­nos adop­ta­ron es­te sis­te­ma, y des­de el la­tín de­ri­va­ron las for­mas de es­cri­tu­ra de las len­guas ro­man­ces, mien­tras que des­de el grie­go sur­gie­ron otras co­mo el ci­rí­li­co o el ru­so.

Nom­bres pa­ra la eter­ni­dad, en grie­go clá­si­co del si­glo V a.C.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.