Años

Muy Historia - - SUMARIO -

Du­ran­te to­do es­te tiem­po, dis­tin­tas cul­tu­ras a lo lar­go del pla­ne­ta y sin re­la­ción apa­ren­te en­tre ellas edi­fi­ca­ron gran­des es­truc­tu­ras de for­ma pi­ra­midal.

Tu­vo la sen­si­bi­li­dad ne­ce­sa­ria co­mo pa­ra preo­cu­par­se y res­tau­rar mo­nu­men­tos que ya en­ton­ces te­nían más de mil años de an­ti­güe­dad y que pa­ra él de­bían de pa­re­cer ver­da­de­ros mis­te­rios del pa­sa­do. Hoy lo iden­ti­fi­ca­ría­mos con la Atlán­ti­da, pe­ro pa­ra Khaem­wa­set eran sus pro­pios an­ces­tros. Mu­cho des­pués, el his­to­ria­dor grie­go He­ro­do­to ha­bla­ba de la Gue­rra de Tro­ya co­mo si sus pro­ta­go­nis­tas hu­bie­ran vi­vi­do en un mun­do ca­si le­gen­da­rio. Y so­la­men­te ha­bían pa­sa­do des­de en­ton­ces sie­te u ocho si­glos. Aun así, la pro­yec­ción cro­no­ló­gi­ca de aquel acon­te­ci­mien­to su­po­nía pa­ra los grie­gos del si­glo V an­tes de nues­tra era la exis­ten­cia de una ver­da­de­ra ci­vi­li­za­ción per­di­da.

El mau­so­leo del em­pe­ra­dor Qin Shi Huang Di es­tá for­ma­do por 8.000 fi­gu­ras de gue­rre­ros. Las es­ta­tuas re­pre­sen­tan to­dos los gra­dos del ejér­ci­to y es­tán in­di­vi­dua­li­za­das con su­mo de­ta­lle.

Cues­tio­nes sin re­sol­ver. Es­tos dos ejem­plos son una prue­ba cla­ra que ayu­da a de­mos­trar que a lo lar­go de la His­to­ria nos he­mos pre­gun­ta­do y pro­pues­to res­pues­tas muy pa­re­ci­das an­te las cul­tu­ras que nos han pre­ce­di­do en el tiem­po. Ha­ce mi­les de años, las ra­zo­nes de ac­tuar de las ci­vi­li­za­cio­nes que hoy con­si­de­ra­mos per­di­das eran, qui­zás, más prag­má­ti­cas que las nues­tras. Pa­ra cu­brir la tum­ba de un fa­raón, los egip­cios le­van­ta­ron en el 2500 a.C. pi­rá­mi­des co­mo la de Keops, con ca­si 150 m de al­tu­ra y 200 m de la­do. No muy le­jos de allí, po­co tiem­po des­pués, ha­cia el año 2000 a.C., en Mesopotamia se le­van­tó el zi­gu­rat de Ur, otra es­truc­tu­ra empleada en es­ta oca­sión co­mo san­tua­rio y con un ta­ma­ño me­nor, de po­co más de 20 m de al­tu­ra. Más al orien­te, a 7.000 km de la Men­fis de los egip­cios, en la re­gión chi­na de Xian, el em­pe­ra­dor Qin Shi Huang Di man­dó fa­bri­car en el si­glo III a.C. una mon­ta­ña de 115 me­tros de al­to pa­ra cu­brir su mau­so­leo. Só­lo en el si­glo XX he­mos po­di­do sa­ber que esa mon­ta­ña era en reali­dad una cons­truc­ción ar­ti­fi­cial. Y si via­ja­mos al ex­tre­mo con­tra­rio del pla­ne­ta, en Amé­ri­ca Cen­tral, las cul­tu­ras pre­co­lom­bi­nas le­van­ta­ron enor­mes pi­rá­mi­des, co­mo el tem­plo de las Ins­crip­cio­nes de Pa­len­que, edi­fi­ca­ción que sir­vió de san­tua­rio y tum­ba del rey Pa­kal en el si­glo VII de nues­tra era.a.

Es­tas pi­rá­mi­des se le­van­ta­ron an­ta­ron en n una hor­qui­lla de tiem­po de más de 3.00 3.00000 años. Pe­ro ¿por qué to­das as las cul- tu­ras de la An­ti­güe­dad le­van­ta­ron es­truc­tu­ras de es­te ti­po? ipo? Al­gu­nas de ellas es­tán dis­tan­cia­tan­cia­das en el es­pa­cio por mi­les iles de ki­ló­me­tros, y en el tiem­po­po por mi­les de años. Es­ta pre­gun­re­gun­ta no tie­ne hoy una res­pues­ta­pues­ta cla­ra. Pa­ra los di­fu­sio­nis­tas,tas, es­ta­mos an­te la evi­den­cia de una cul­tu­ra ma­dre que se ex­pan­dióx­pan­dió por to­do el pla­ne­ta en laa Prehis­to­ria, dan­do lu­gar a cul­tu­ras ltu­ras si­mi­la­res que be­bían de una na fuen­tee úni­ca. Aquí es­ta­rían los se­gui­do­res egui­do­res s de la Atlán­ti­da y sus vir­tu­de­su­des ci­vi­li­za­do­ras. Por otro la­do, los an­tro­pó­lo­gos evo­lu­cio­nis­tas de­fien­den que la cons­truc­ción de pi­rá­mi­des en lu­ga­res dis­tin­tos del pla­ne­ta es pro­duc­to de la pro­pia evo­lu­ción del ser hu­mano, gra­cias a la cual siem­pre da­mos res­pues­tas si­mi­la­res a pre­gun­tas pa­re­ci­das, in­de­pen­dien­te­men­te del lu­gar en don­de nos en­con­tre­mos del pla­ne­ta. Si no cuen­tas con más he­rra­mien­tas que tus ma­nos pa­ra rea­li­zar al­go ele­va­do con un pu­ña­do de tie­rra, lo más sen­ci­llo es ha­cer un mon­ton­ci­to, es de­cir, una es­truc­tu­ra de for­ma pi­ra­midal.

Di­fu­sión o evo­lu­ción. Yo es­toy más cer­ca de la se­gun­da op­ción, aun­que se­gu­ro que hay per­so­nas que opi­nan que el de­sier­to egip­cio no tie­ne na­da que ver con la sel­va ame­ri­ca­na; que son es­ce­na­rios an­ta­gó­ni­cos en don­de es im­po­si­ble que se pue­da bus­car una so­lu­ción idén­ti­ca a pro­ble­mas pa­re­ci­dos. En reali­dad, la sel­va ofre­ce los mis­mos obs­tácu­los a la vi­da del hombre que el de­sier­to. No só­lo la ve­ge­ta­ción lo de­vo­ra ab­so­lu­ta­men­te to­do, sino que ade­más la ame­na­za de cier­tos ani­ma­les con­vier­te es­tos es­pa­cios en lu­ga­res real­men­te pe­li­gro­sos pa­ra vi­vir. ¿Cuán­tas ve­ces he­mos vis­to en las no­ti­cias que ha apa­re­ci­do en Cen­troa­mé­ri­ca una nue­va ciu­dad, no un tem­plo o un pa­la­cio, sino una gran ur­be que ha­bía si­do en­gu­lli­da por la sel­va, ol­vi­dán­do­se su ras­tro du­ran­te si­glos? La di­ná­mi­ca de la evo­lu­ción de es­tas cul­tu­ras tan re­mo­ta re­mo­tas es siem­pre la mis­ma: la na­tu­ra­le­za o el desarro desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co del hombre han ocu ocul­ta­doul­ta­do su ra ras­tro pa­ra siem­pre. Al co­mien co­mien­zo de es­te tex­to de­cía que in­ves­ti­gar el pa­sa­do es ha­cer­se pre­gun­tas. A lo larg lar­go de es­tas pá­gi­nas, el cu­rio­so e in­quiet in­quie­to lec­tor, atraí­do por los mis­te­rios d de las ci­vi­li­za­cio­nes per­di­das, ha­brá b bus­ca­do en ellas la res­pues­ta a mu­cho mu­chos de esos mis­te­rios, co­mo la re­pen­tin re­pen­ti­na des­apa­ri­ción de los ma­yas, la realid reali­dad his­tó­ri­ca de la mí­ti­ca Atlán­ti­da o el sig­ni­fi­ca­do de los moáis de la is­la de Pas­cua. Es­toy se­gu­ro de que des­pués de leer Muy His­to­ria en­con­tra­réis res res­pues­tas a mu­chos de es­tos in­te­rro­gant te­rro­gan­tes. Aho­ra bien, co­mo su­ce­de con cual cual­quier pro­ce­so de apren­di­za­je de nue nues­tro pa­sa­do, de lo que no me ca­be du­da es de que, al mis­mo tiem­po, sur­gi­rán mu­chas más pre­gun­tas.

Khaem­wa­set Khaem­wa­set, hi­jo de Ram­sés II, se preo­cu­pó por res­tau­rar mo­nu­men­tos del pa­sa­do egip­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.