Preám­bu­los tur­bu­len­tos

LA ES­PA­ÑA DE PRIN­CI­PIOS DE LOS AÑOS TREIN­TA VI­VIÓ UNA CON­VUL­SA SI­TUA­CIÓN PO­LÍ­TI­CA, CON UNA IZ­QUIER­DA DI­VI­DI­DA Y UNA DE­RE­CHA APO­YA­DA POR LA IGLE­SIA. ES­TA TEN­SIÓN SE TOR­NÓ EN CON­FLIC­TOS Y DIS­TUR­BIOS EN LAS CA­LLES CU­YA VIO­LEN­CIA PRELUDIÓ LA DE LA GUE­RRA.

Muy Historia - - DOSSIER I -

Pa­ra en­ten­der lo que ocu­rrió el 18 de ju­lio de 1936 es ne­ce­sa­rio re­tro­ce­der cin­co años en la His­to­ria, al 14 de abril de 1931, cuan­do ca­yó la mo­nar­quía y se pro­cla­mó la II Re­pú­bli­ca. El nue­vo Es­ta­do de­mo­crá­ti­co, lai­co y ca­paz de em­pren­der las re­for­mas so­cia­les to­da­vía pen­dien­tes ilu­sio­nó a mu­chos españoles, pe­ro la ac­ti­tud desafian­te de los sec­to­res so­cia­les más reac­cio­na­rios y la ac­ción re­vo­lu­cio­na­ria que pro­mul­ga­ban los gru­pos anar­quis­tas les pu­sie­ron las co­sas muy di­fí­ci­les a los di­ri­gen­tes re­pu­bli­ca­nos. Al mis­mo tiem­po, la ti­bie­za de es­tos an­te los asal­tos de igle­sias y con­ven­tos con­tri­bu­yó al des­en­cuen­tro con los tra­di­cio­na­lis­tas y ca­tó­li­cos.

Des­de en­ton­ces, los sec­to­res más con­ser­va­do­res y bue­na par­te del ejér­ci­to hi­cie­ron fren­te co­mún con­tra el nue­vo ré­gi-

La de­re­cha es­ta­ba con­ven­ci­da del po­si­ble es­ta­lli­do de una re­vo­lu­ción pro­ta­go­ni­za­da por so­cial­co­mu­nis­tas

men. Las elec­cio­nes de 1933 de­vol­vie­ron el po­der a la de­re­cha, lo que pre­ci­pi­tó la re­vo­lu­ción as­tu­ria­na de 1934, que fue abor­ta­da a san­gre y fue­go por el ge­ne­ral Fran­cis­co Fran­co. Los dos años que du­ra­ron los go­bier­nos de la de­re­cha, re­pre­sen­ta­dos por Ale­jan­dro Le­rroux, fue­ron lla­ma­dos el Bie­nio Ne­gro por las iz­quier­das. La pre­sión de los sin­di­ca­tos y de los par­ti­dos de iz­quier­da y las cons­pi­ra­cio­nes en la som­bra de los tra­di­cio­na­lis­tas y del ejér­ci­to en­ve­ne­na­ron el clima so­cial y po­lí­ti­co.

DÍAS TUR­BU­LEN­TOS. Las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas el 16 de fe­bre­ro de 1936 re­sul­ta­ron fa­vo­ra­bles al Fren­te Po­pu­lar, una coa­li­ción com­pues­ta por par­ti­dos re­pu­bli­ca­nos y de iz­quier­da, y apo­ya­da con más o me­nos di­si­mu­lo por el mo­vi­mien­to anar­quis­ta. La de­re­cha es­ta­ba con­ven­ci­da del po­si­ble es­ta­lli­do de una re­vo­lu­ción so­cial, pro­ta­go­ni­za­da por mi­li­cias so­cial­co­mu­nis­tas y por el sin­di­ca­to anar­quis­ta Con­fe­de­ra­ción Na­cio­nal del Tra­ba­jo (CNT).

Otros, co­mo el di­ri­gen­te so­cia­lis­ta In­da­le­cio Prieto, anun­cia­ron un gol­pe de Es­ta­do mi­li­tar, que a buen se­gu­ro con­ta­ría con la bendición de la Igle­sia y el apo­yo de los más con­ser­va­do­res y de la Fa­lan­ge Es­pa­ño­la, cu­ya mi­li­tan­cia au­men­tó gra­cias a la ria­da de jó­ve­nes que aban­do­na­ron las fi­las de la des­acre­di­ta­da Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de De­re­chas Au­tó­no­mas (CE­DA).

En aque­llos días tur­bu­len­tos, los so­cia­lis­tas se ha­lla­ban in­mer­sos en un pro­ce­so de división que en­fren­ta­ba a los se­gui­do­res del sec­tor más mo­de­ra­do de In­da­le­cio Prieto con los se­gui­do­res del ala más ra­di­cal de Lar­go Ca­ba­lle­ro (al que lla­ma­ban el “Le­nin es­pa­ñol”), cu­yos pos­tu­la­dos co­bra­ron una fuer­za inusi­ta­da tras las elec­cio­nes de fe­bre­ro. Más a la iz­quier­da se en­con­tra­ban las Mi­li­cias An­ti­fas­cis­tas Obre­ras Cam­pe­si­nas ( MAOC), de ins­pi­ra­ción co­mu­nis­ta, que al prin­ci­pio de la Gue­rra Ci­vil ju­ga­ron un pa­pel de­ci­si­vo en la de­rro­ta de los mi­li­ta­res su­ble­va­dos en Madrid. Por su par­te, los anar­quis­tas de CNT no te­nían gran pre­sen­cia en la ca­pi­tal, pe­ro lo­gra­ron arras­trar al sin­di­ca­to Unión Ge­ne­ral de Tra­ba­ja­do­res (UGT) a in­nu­me­ra­bles huel­gas que se su­ce­die­ron has­ta ju­lio de 1936.

En 1935, la In­ter­na­cio­nal Co­mu­nis­ta ( Ko­min­tern) de­ci­dió aban­do­nar los plan­tea­mien­tos re­vo­lu­cio­na­rios pa­ra se­guir una estrategia de apo­yo a los re­gí­me­nes bur­gue­ses de­mo­crá­ti­cos. Es­ta estrategia de acer­ca­mien­to de la Unión So­vié­ti­ca a las de­mo­cra­cias ca­pi­ta­lis­tas res­pon­día a su te­mor de su­frir un po­si­ble ata­que de la Ale­ma­nia na­zi. Tras aca­tar las ór­de­nes del

Ko­min­tern, el Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Es­pa­ña ( PCE) tra­tó de lle­gar a la uni­dad de la cla­se tra­ba­ja­do­ra a tra­vés de alian­zas con los par­ti­dos an­ti­fas­cis­tas.

UNA VI­SIÓN LI­BER­TA­RIA. Pe­ro los anar­quis­tas pen­sa­ban to­do lo con­tra­rio. Los prin­ci­pa­les lí­de­res de la CNT y la Fe­de­ra­ción Anar­quis­ta Ibé­ri­ca (FAI) pro­cla­ma­ban el ad­ve­ni­mien­to de un co­mu­nis­mo sin Es­ta­do: el co­mu­nis­mo li­ber­ta­rio. Una vez es­ta­lló la gue­rra, su idea­rio no de­ja­ba lu­gar a ti­bie­zas: “Só­lo se pue­de des­truir el fas­cis­mo si se ha­ce la re­vo­lu­ción y la gue­rra

al mis­mo tiem­po”. Al­go si­mi­lar de­fen­dían los di­ri­gen­tes del Par­ti­do Obre­ro de Uni­fi­ca­ción Mar­xis­ta ( POUM), lo que les aca­rreó un du­rí­si­mo en­fren­ta­mien­to con Sta­lin y los co­mu­nis­tas españoles.

El 19 de fe­bre­ro de 1936, el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Manuel Aza­ña, for­mó nue­vo go­bierno y nom­bró je­fe del eje­cu­ti­vo a Santiago Casares Qui­ro­ga, di­ri­gen­te de su pro­pio par­ti­do, Iz­quier­da Re­pu­bli­ca­na. La de­gra­da­ción del clima po­lí­ti­co y so­cial lle­gó a un pun­to crí­ti­co en mar­zo, cuan­do el vi­ce­pre­si­den­te pri­me­ro de las Cor­tes, el so­cia­lis­ta Luis Ji­mé­nez Asúa, sa­lió ile­so de un aten­ta­do. La no­che del do­min­go 12 de ju­lio, el te­nien­te de asal­to José del Cas­ti­llo fue acri­bi­lla­do por fa­lan­gis­tas en Madrid. Ho­ras des­pués va­rios guar­dias de asal­to ma­ta­ron a ti­ros al po­lí­ti­co conservador José Calvo So­te­lo.

CONS­PI­RA­CIO­NES PRE­VIAS. Se di­jo en­ton­ces que su ase­si­na­to pro­vo­có el gol­pe de Es­ta­do, pe­ro lo cier­to es que és­te se ha­bía fra­gua­do con an­te­rio­ri­dad. En fe­bre­ro de 1936, los gru­pos de ex­tre­ma de­re­cha, apo­ya­dos eco­nó­mi­ca­men­te por mo­nár­qui­cos y tra­di­cio­na­lis­tas, ya cons­pi­ra­ban pa­ra de­rro­car a la Re­pú­bli­ca. En Na­va­rra se en­con­tra­ba el cen­tro ins­pi­ra­dor del le­van­ta­mien­to mi­li­tar, cu­ya ca­be­za vi­si­ble era el ge­ne­ral Emilio Mo­la.

Se­ma­nas an­tes de pro­du­cir­se el es­ta­lli­do de la Gue­rra Ci­vil, los españoles co­men- za­ban a pa­de­cer los ri­go­res de un ve­rano ca­lu­ro­so. Las prin­ci­pa­les ciu­da­des se mo­der­ni­za­ban y al­gu­nas sa­las de ci­ne se ha­bían do­ta­do de no­ve­do­sos sis­te­mas de re­fri­ge­ra­ción. Las re­vis­tas co­ti­llea­ban so­bre las vi­das de los ar­tis­tas de Holly­wood y ofre­cían re­por­ta­jes grá­fi­cos de co­me­dias tea­tra­les, fút­bol, to­ros y es­pe­cia­les de mo­da, pre­sen­tan­do las úl­ti­mas tendencias en Pa­rís.

Pe­ro ade­más de pren­sa, to­ros, fút­bol y es­pec­tácu­los, el am­bien­te en la ca­pi­tal, Bar­ce­lo­na o Va­len­cia era de cre­cien­te vio­len­cia y agi­ta­ción po­lí­ti­ca. Los más in­for­ma­dos sa­bían que el país es­ta­ba a pun­to de es­ta­llar. Des­de ha­cía me­ses la ten­sión se ha­bía tor­na­do en con­flic­tos y dis­tur­bios en las ca­lles. La ex­tre­ma de­re­cha y la ex­tre­ma iz­quier­da apos­ta­ron por la vio­len­cia, la úni­ca for­ma que te­nían de cre­cer.

SE MAS­CA LA TRA­GE­DIA. En esa at­mós­fe­ra, las re­for­mas de Aza­ña y las pro­pues­tas del lí­der so­cia­lis­ta In­da­le­cio Prieto que­da­ron en na­da. Mien­tras el or­den pú­bli­co se es­ca­pa­ba del con­trol po­lí­ti­co del Go­bierno y la iz­quier­da y los sin­di­ca­tos se ra­di­ca­li­za­ban, los gru­pos más con­ser­va­do­res, en­tre ellos Co­mu­nión Tra­di­cio­na­lis­ta, la Fa­lan­ge y la CE­DA, in­cre­men­ta­ron su pre­sión en fa­vor de la in­su­rrec­ción mi­li­tar.

El ge­ne­ral Mo­la di­ri­gió el gol­pe de Es­ta­do y re­ci­bió el apo­yo de José An­to­nio Pri­mo de Ri­ve­ra, que des­de la cár­cel de Ali­can­te, don­de se en­con­tra­ba con­fi­na­do, dio su con­sen­ti­mien­to a la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de

Aza­ña in­ten­tó con­ven­cer a Mo­la y a Lar­go Ca­ba­lle­ro pa­ra que lle­ga­sen a un acuer­do de go­bierno com­par­ti­do pa­ra fre­nar la vio­len­cia

Fa­lan­ge Es­pa­ño­la en el le­van­ta­mien­to. Se­ma­nas des­pués, los car­lis­tas se su­ma­ron a los mi­li­ta­res gol­pis­tas. Só­lo ha­bía que fi­jar una fe­cha, y Mo­la de­ci­dió que fue­ra el 18 de ju­lio de 1936, aun­que el gol­pe se pro­du­jo en Me­li­lla vein­ti­cua­tro ho­ras an­tes.

ES­PI­RAL DE VIO­LEN­CIA. El ge­ne­ral Fran­cis­co Fran­co, al que el Go­bierno ha­bía des­ti­na­do a Ca­na­rias pa­ra ale­jar­lo de Madrid y evi­tar de esa for­ma que pu­die­ra ad­he­rir­se a un po­si­ble gol­pe de Es­ta­do con­tra la Re­pú­bli­ca, aca­tó las ór­de­nes de Mo­la de ha­cer­se con el man­do de las tro­pas de Ma­rrue­cos. Allí se en­con­tra­ba el grue­so del ejér­ci­to, en torno a 40.000 mi­li­ta­res, los me­jor per­tre­cha­dos y con más ex­pe­rien­cia. La Ita­lia fas­cis­ta y la Ale­ma­nia na­zi ofre­cie­ron avio­nes de trans­por­te pa­ra que Fran­co pu­die­ra tras­la­dar a esos efec­ti­vos a la Pe­nín­su­la.

Aza­ña in­ten­tó con­ven­cer a Mo­la y a Lar­go Ca­ba­lle­ro pa­ra que lle­ga­sen a un acuer­do de go­bierno com­par­ti­do, la úni­ca for­ma de fre­nar la es­pi­ral de vio­len­cia, pe­ro am­bos pre­fi­rie­ron la gue­rra. A la ma­ña­na si­guien­te, la de­ter­mi­na­ción de Ben­ja­mín Bal­boa, ra­dio­te­le­gra­fis­ta y afi­lia­do al PSOE que se en­con­tra­ba de guar­dia en el cen­tro de co­mu­ni­ca­cio­nes de la Ma­ri­na en Madrid, lo­gró fre­nar la su­ble­va­ción en la Ar­ma­da.

Bal­boa in­ter­cep­tó un ra­dio­gra­ma que de­bía ha­ber lle­ga­do a to­dos los man­dos de la Ma­ri­na e in­for­mó al Mi­nis­te­rio de Gue­rra del men­sa­je que re­ci­bie­ron las tro­pas su­ble­va­das de Me­li­lla. Lo fir­ma­ba Fran­co, que en aque­llos mo­men­tos vo­la­ba en el avión Dra­gón Ra­pi­de des­de Las Pal­mas a Ca­sa­blan­ca ( Ma­rrue­cos). Las tro­pas más pro­fe­sio­na­les del Ejér­ci­to, los Re­gu­la­res y el Ter­cio, se unie­ron en­se­gui­da al le­van­ta­mien­to mi­li­tar.

Ese mis­mo día, an­te la fal­ta de ini­cia­ti­va del Go­bierno, los par­ti­dos y sin­di­ca­tos de iz­quier­da sa­lie­ron a la ca­lle al gri­to de “ar­mas pa­ra el pue­blo”. El prin­ci­pal pun­to de reunión fue la Puer­ta del Sol. De ma­dru­ga­da, en las pri­me­ras ho­ras del 19 de ju­lio, se pre­sen­tó allí la di­ri­gen­te co­mu­nis­ta Do­lo­res Ibá­rru­ri, que lan­zó un vi­bran­te men­sa­je a los ma­dri­le­ños: “Tra­ba­ja­do­res, an­ti­fas­cis­tas, pue­blo la­bo­rio­so: to­dos en pie, dis­pues­tos a de­fen­der la Re­pú­bli­ca, las li­ber­ta­des po­pu­la­res y las con­quis­tas de­mo­crá­ti­cas del pue­blo (...). El fas­cis­mo no pa­sa­rá, no pa­sa­rán los ver­du­gos de oc­tu­bre”.

PRE­SIÓN DEL PUE­BLO. El am­bien­te re­vo­lu­cio­na­rio fue au­men­tan­do en Madrid. La ma­dru­ga­da del 19 de ju­lio, en el Pa­la­cio Na­cio­nal, Aza­ña acep­tó la re­nun­cia de Casares Qui­ro­ga, que no ha­bía que­ri­do ar­mar al pue­blo. Lo sus­ti­tu­yó Martínez Ba­rrios, di­ri­gen­te de Unión Re­pu­bli­ca­na, has­ta ese mo­men­to pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados. Con aquel nom­bra­mien­to, Aza­ña bus­ca­ba una so­lu­ción pac­ta­da con los mi­li­ta­res su­ble­va­dos. La ma­ña­na del 19 de ju­lio, los ma­dri­le­ños pi­die­ron a gri­tos la des­ti­tu­ción de Martínez Ba­rrios, que en un in­ten­to de fre­nar la re­be­lión ha­bía ofre­ci­do al ge­ne­ral Mo­la el Mi­nis­te­rio de la Gue­rra. An­te la pre­sión de la ca­lle y el fra­ca­so de sus me­dia­cio­nes con los gol­pis­tas, Martínez Ba­rrios di­mi­tió. Lo sus­ti­tu­yó José Gi­ral, que fue apo­ya­do por el PSOE, el PCE y la CNT.

Na­da más to­mar po­se­sión de su car­go, Gi­ral or­de­nó en­tre­gar ar­mas a los par­ti­dos y aso­cia­cio­nes po­lí­ti­cas y sin­di­ca­les. Aquel día co­men­zó su an­da­du­ra el nue­vo Go­bierno, que du­ra­ría has­ta el 4 de sep­tiem­bre de ese mis­mo año. Con el pue­blo ar­ma­do, co­men­za­ba un pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio que los in­su­rrec­tos ha­bían ayu­da­do a pre­ci­pi­tar.

Ba­jo el man­do de mi­li­ta­res pro­fe­sio­na­les, se crea­ron cin­co ba­ta­llo­nes com­pues­tos por mi­li­cia­nos vo­lun­ta­rios. La ma­dri­le­ña Ca­sa de Cam­po fue el cuar­tel de en­tre­na­mien­to de las tro­pas re­pu­bli­ca­nas, que fue­ron asig­na­das al te­nien­te coronel Man­ga­da y al co­man­dan­te Bar­ce­ló.

La ma­ña­na del 19 de ju­lio, el ge­ne­ral re­bel­de Fanjul lo­gró en­trar en el cuar­tel de la Mon­ta­ña, que es­ta­ba don­de hoy se en­cuen­tra el Tem­plo de De­bod, en Madrid. Por la tar­de se pro­du­je­ron en la ciu­dad los pri­me­ros pa­seos, eu­fe­mis­mo que se uti­li­za­ba pa­ra de­sig­nar la de­ten­ción y el pos­te­rior fu­si­la­mien­to de per­so­nas del ban­do con­tra­rio. Ya na­da iba a fre­nar el con­flic­to ar­ma­do y fra­tri­ci­da.

EN­TU­SIAS­MO INI­CIAL. El 14 de abril de 1931 se pro­cla­mó la Se­gun­da Re­pú­bli­ca es­pa­ño­la, un día de fer­vo­ro­sas ce­le­bra­cio­nes por to­do el país, co­mo mues­tra es­ta ins­tan­tá­nea de ese día en la ca­pi­tal, con las ca­lles aba­rro­ta­das y re­ple­tas de ban­de­ras re­pu­bli­ca­nas.

TIE­RRA Y LI­BER­TAD. Las or­ga­ni­za­cio­nes anar­quis­tas CNT y FAI – pro­ta­go­nis­tas de huel­gas y re­vuel­tas des­de 1933– abo­ga­ban por un co­mu­nis­mo li­ber­ta­rio que pro­cla­ma­ba la ne­ce­si­dad de com­ba­tir el fas­cis­mo con la gue­rra. Arri­ba, un car­tel de 1936 re­pre­sen­ta la lu­cha anar­quis­ta.

¿DE­TO­NAN­TE DEL CON­FLIC­TO? La no­che del 12 de ju­lio de 1936, el te­nien­te de asal­to José del Cas­ti­llo fue acri­bi­lla­do por fa­lan­gis­tas en Madrid. Co­mo res­pues­ta a es­te ase­si­na­to, ho­ras des­pués, va­rios guar­dias de asal­to ma­ta­ron a ti­ros al po­lí­ti­co conservador José Calvo So­te­lo (en la fo­to).

DE­FEN­DER MADRID DE LOS SU­BLE­VA­DOS. El go­bierno le­gí­ti­mo creó cin­co ba­ta­llo­nes pa­ra fre­nar el gol­pe de Es­ta­do. En la fo­to de 1936, un gru­po de in­fan­te­ría re­pu­bli­ca­na ocu­pan­do po­si­cio­nes de ata­que en las in­me­dia­cio­nes de la ma­dri­le­ña Ca­sa de Cam­po, en di­rec­ción a la ca­rre­te­ra de Ex­tre­ma­du­ra.

LA FA­LAN­GE TO­MA FUER­ZAS. José An­to­nio Pri­mo de Ri­ve­ra (arri­ba, en una fo­to de fe­bre­ro de 1934), fun­da­dor de Fa­lan­ge Es­pa­ño­la, apo­yó el mo­vi­mien­to gol­pis­ta, aun­que se en­con­tra­ba en­car­ce­la­do cuan­do es­ta­lló. A la dcha., Fran­cis­co Fran­co, acom­pa­ña­do por el ge­ne­ral Mo­la, en un ac­to mi­li­tar en Burgos en el ve­rano de 1936.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.