FE­NÓ­ME­NOS PA­RA­NOR­MA­LES

Muy Historia - - CURIOSIDADES -

En el Nue­va York de prin­ci­pios del si­glo XX, una ciu­dad en pleno cre­ci­mien­to, ca­si na­die te­nía de­ma­sia­do cla­ro qué bie­nes eran pú­bli­cos y cuá­les no. Por lo tan­to, la idea de que un puen­te pu­die­se ser de pro­pie­dad pri­va­da no re­sul­ta­ba tan des­ca­be­lla­da. Y así lo pen­só el es­ta­fa­dor Geor­ge C. Par­ker, que se pre­sen­ta­ba a sus in­cau­tas víc­ti­mas co­mo el cons­truc­tor del puen­te y les ha­bla­ba de la po­si­bi­li­dad, co­mo pro­pie­ta­rio, de es­ta­ble­cer un pea­je pa­ra ac­ce­der a Man­ha an o Brooklyn. Con­ta­ba que él no po­día ha­cer­se car­go de ello por­que lo su­yo era la cons­truc­ción y no te­nía in­te­rés en ex­plo­tar­lo co­mer­cial­men­te. Es más, es­ta­ba dis­pues­to a “ha­cer un sa­cri­fi­cio” y ven­der el puen­te por de­ba­jo de su va­lor. En la men­te de sus co­di­cio­sas víc­ti­mas apa- re­cían los mi­les de dó­la­res que ga­na­rían con tan lu­cra­ti­vo, y a la vez sen­ci­llo, ne­go­cio. La ma­yor par­te de ellos mor­día el an­zue­lo y pa­ga­ba a Par­ker por un tí­tu­lo de pro­pie­dad. Fal­so, evi­den­te­men­te. En mu­chas oca­sio­nes, los in­cau­tos se die­ron cuen­ta del en­ga­ño cuan­do cons­tru­ye­ron las ca­bi­nas de pea­je, al ser ad­ver­ti­dos por la po­li­cía de que ha­bían si­do pre­sas de un es­ta­fa­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.