Una fuen­te inago­ta­ble de in­ven­cio­nes

Muy Historia - - SUMARIO - Pal­ma La­gu­ni­lla Di­rec­to­ra (pla­gu­ni­lla@gyj.es) En Twit­ter: @_pla­gu­ni­lla

Cuan­do en una con­ver­sa­ción en­tre ami­gos sa­le el te­ma de los ho­rro­res de la gue­rra, sue­le apa­re­cer el ar­gu­men­to de que gra­cias a las con­tien­das bé­li­cas se han pro­du­ci­do mu­chos de los avan­ces más im­por­tan­tes de la hu­ma­ni­dad. Y es cier­to, co­mo de­mues­tran las con­ser­vas, las am­bu­lan­cias, los sa­té­li­tes ar­ti­fi­cia­les o la me­di­ci­na nu­clear, por ejem­plo.

Pe­ro nues­tra cró­ni­ca guerrera no ha si­do la úni­ca fuen­te de ins­pi­ra­ción. A lo lar­go de la His­to­ria, la men­te hu­ma­na ha em­plea­do sus me­jo­res ar­mas pa­ra que el pa­so de nues­tra es­pe­cie por es­te va­lle de lá­gri­mas fue­ra más lle­va­de­ro. De la rue­da a In­ter­net, gra­cias a la te­naz ac­ti­vi­dad de los cerebros más bri­llan­tes de to­das las épo­cas dis­fru­ta­mos en es­te si­glo XXI de tan­tos dis­po­si­ti­vos e in­no­va­cio­nes que fa­ci­li­tan (y a ve­ces tam­bién com­pli­can) nues­tra vi­da. Al­gu­nos sur­gie­ron na­tu­ral­men­te, a tra­vés de la apli­ca­ción de so­lu­cio­nes ima­gi­na­ti­vas a ne­ce­si­da­des rea­les, pe­ro otros fue­ron el fru­to de cerebros pri­vi­le­gia­dos que de­di­ca­ron su ener­gía al pro­gre­so de la hu­ma­ni­dad: Ar­quí­me­des, Co­pér­ni­co, Da Vin­ci, Newton, Edi­son, Dar­win, Eins­tein...

Só­lo pa­ra que nos ha­ga­mos una idea: en 1899, el Co­mi­sa­rio de la Ofi­ci­na de Pa­ten­tes de EE UU afir­mó que “ya no que­da­ba na­da por in­ven­tar”. Y fal­ta­ban la re­so­nan­cia mag­né­ti­ca, el chip, el lá­ser, el or­de­na­dor per­so­nal, el GPS, la Web, los te­le­fo­nos in­te­li­gen­tes, los trasplantes de ór­ga­nos... ¡Y su­ma y si­gue!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.