Cien años de cam­bios

FUE UNA CEN­TU­RIA CONS­TRUI­DA A GOL­PE DE SAL­TOS PO­LÍ­TI­COS BRUS­COS, TRANS­FOR­MA­CIO­NES ECONÓMICASRADICALESYAVANCES CIEN­TÍ­FI­COS INIMAGINABLES.

Muy Historia - - EL REVOLUCIONARIO SIGLO XIX - Por Ma­nuel Mon­te­ro, ca­te­drá­ti­co­deHªCon­tem­po­rá­nea

Du­ran­te el si­glo XIX se pro­du­jo una ace­le­ra­ción del tiem­po his­tó­ri­co sin pre­ce­den­tes. Las in­no­va­cio­nes afec­ta­ron a to­dos los ór­de­nes de la vi­da: la in­dus­tria­li­za­ción sig­ni­fi­có una rup­tu­ra eco­nó­mi­ca de­ci­si­va; los afa­nes li­be­ra­les y la cre­cien­te par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar cam­bia­ron la po­lí­ti­ca; lle­gó la mo­der­ni­za­ción ur­ba­na; los pro­gre­sos cien­tí­fi­cos trans­for­ma­ron el co­no­ci­mien­to y las téc­ni­cas; se pro­du­jo un sal­to de­mo­grá­fi­co, des­de menos de 1.000 millones de ha­bi­tan­tes en 1800 a 1.650 millones en 1900, un rit­mo de cre­ci­mien­to has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­do; los mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios al­can­za­ron las ma­yo­res di­men­sio­nes de la His­to­ria, con el des­pla­za­mien­to de eu­ro­peos a otros con­ti­nen­tes, so­bre to­do a América.

Los cam­bios fue­ron de ca­la­do. El Es­ta­do-Na­ción se con­vir­tió en el mo­de­lo he­ge­mó­ni­co de or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca, arrum­ban­do pau­la­ti­na­men­te a los re­gí­me­nes tra­di­cio­na­les; un nue­vo im­pe­ria­lis­mo eu­ro­peo cam­bió la faz del mun­do; apa­re­cie­ron nue­vas cla­ses so­cia­les, ta­les co­mo las dis­tin­tas bur­gue­sías, las cla­ses me­dias o el na­cien­te pro­le­ta­ria­do; lle­ga­ron pa­ra que­dar­se ideo­lo­gías y mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos: li­be­ra­lis­mo, na­cio­na­lis­mo, so­cia­lis­mo, in­clu­so un nue­vo tra­di­cio­na­lis­mo, pe­ro tam­bién el pa­ci­fis­mo, el fe­mi­nis­mo... Sub­sis­tie­ron es­truc­tu­ras au­to­ri­ta­rias, en ten­sión con los em­pu­jes igua­li­ta­rios de dis­tin­to ti­po, pe­ro par­ti­dos po­lí­ti­cos o sin­di­ca­tos, en­tre otras for­mas or­ga­ni­za­ti­vas, re­cla­ma­ban su si­tio en­tre los pro­ta­go­nis­tas de la vi­da pú­bli­ca.

La ló­gi­ca in­ter­pre­ta­ti­va exi­ge no ce­ñir el XIX a su aco­ta­ción cro­no­ló­gi­ca. Si nos ate­ne­mos a las trans­for­ma­cio­nes que tu­vie­ron su cé­nit en­tre 1801 y 1900, ca­be ha­blar de un si­glo XIX lar­go que se ini­cia­ría con las re­vo­lu­cio­nes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas de fi­nes del XVIII: arran­ca cuan­do menos en 1789, el co­mien­zo de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, o en las dé­ca­das an­te­rio­res si nos ate­ne­mos a los cam­bios eco­nó­mi­cos, y lle­ga has­ta el es­ta­lli­do de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, que

abrió una épo­ca bien dis­tin­ta a la del op­ti­mis­mo bur­gués de­ci­mo­nó­ni­co. Mu­chas de las apor­ta­cio­nes re­pre­sen­ta­ti­vas del XIX –la de­mo­cra­cia li­be­ral, la so­cie­dad in­dus­trial, los dis­tin­tos is­mos– si­guie­ron pre­sen­tes en las dé­ca­das si­guien­tes, co­mo mo­de­lo o pa­ra ser com­ba­ti­das.

El per­fil del si­glo XIX es ní­ti­do. De él for­ma par­te el in­ten­to de co­no­cer ra­cio­nal­men­te el mun­do: co­mi­sio­na­dos de la Con­ven­ción fran­ce­sa mi­die­ron la Tie­rra, pa­ra lo­grar la uni­dad mé­tri­ca, y un si­glo des­pués las es­ta­dís­ti­cas for­ma­ban par­te de la cien­cia y la ges­tión es­ta­tal. Lo re­pre­sen­ta la má­qui­na de va­por, con su efec­to en las co­mu­ni­ca­cio­nes al po­si­bi­li­tar el via­je y el trans­por­te a unas dis­tan­cias y ra­pi­dez an­tes im­pen­sa­bles. Tam­bién la ma­yor pro­duc­ti­vi­dad y, en otro or­den de co­sas, los es­ta­lli­dos po­lí­ti­cos con­tra los re­gí­me­nes tra­di­cio­na­les.

UN SI­GLO COM­PLE­JO. Las imá­ge­nes re­sul­tan inequí­vo­cas, pe­ro fue un si­glo com­ple­jo. Se en­tre­cru­za­ron pro­ce­sos de to­do ti­po, eco­nó­mi­cos, cul­tu­ra­les o po­lí­ti­cos, con di­ná­mi­cas muy dis­tin­tas. Bas­te se­ña­lar la re­no­va­ción del or­den mun­dial, con la hegemonía de unas po­ten­cias eu­ro­peas que ba­sa­ron su po­der en cir­cuns­tan­cias de nue­vo cu­ño, re­la­cio­na­das con la ca­pa­ci­dad in­dus­trial. O los dis­tin­tos rit­mos de de­sa­rro­llo, pues no to­dos los paí­ses par­ti­ci­pa­ron por igual de las trans­for­ma­cio­nes.

No hay un ar­gu­men­to úni­co pa­ra in­ter­pre­tar el XIX, pe­ro al­gu­nas no­ve­da­des lo ca­rac­te­ri­zan, ta­les co­mo la ma­yor efi­cien­cia y mo­vi­li­dad hu­ma­na, las con­cep­cio­nes igua­li­ta­rias o los avan­ces cien­tí­fi­cos. El si­glo re­vo­lu­cio­na­rio: tal es el ca­li­fi­ca­ti­vo que me­jor le cua­dra. Fue un si­glo cons­trui­do a gol­pe de re­vo­lu­cio­nes, tan­to en el sen­ti­do de cam­bio po­lí­ti­co brus­co co­mo de trans­for­ma­cio­nes ra­di­ca­les. Im­pri­men su ca­rác­ter a la épo­ca la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa y las re­vuel­tas li­be­ra­les de 1820, 1830, 1848 y 1870, pe­ro tam­bién los avan­ces de­mo­cra­ti­za­do­res de fi­na­les de si­glo sin con­vul­sio­nes, pro­gre­si­vos.

La Re­vo­lu­ción In­dus­trial fue el cam­bio eco­nó­mi­co más im­por­tan­te des­de el Neo­lí­ti­co. No aca­bó con las cri­sis, pe­ro hi­zo po­si­ble un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do, al aca­bar con los lí­mi­tes de la eco­no­mía tra­di­cio­nal. Im­pli­có múl- ti­ples trans­for­ma­cio­nes, des­de las in­no­va­cio­nes téc­ni­cas –con má­qui­nas mo­vi­das por ener­gías na­tu­ra­les– has­ta la re­vo­lu­ción agra­ria, que per­mi­tió ob­te­ner ali­men­tos pa­ra un nú­me­ro cre­cien­te de per­so­nas. Las in­dus­trias, las ex­plo­ta­cio­nes mi­ne­ras, las nue­vas má­qui­nas crea­ron un mo­de­lo eco­nó­mi­co y ge­ne­ra­li­za­ron no­ve­do­sas re­la­cio­nes la­bo­ra­les. La bur­gue­sía in­dus­trial al­can­zó las ma­yo­res ca­pa­ci­da­des eco­nó­mi­cas y en las áreas in­dus­tria­les y mi­ne­ras apa­re­cie­ron gru­pos obre­ros, asa­la­ria­dos, a ve­ces ha­ci­na­dos en con­di­cio­nes muy pre­ca­rias. Fue­ron las ex­pre­sio­nes so­cia­les más ex­tre­mas de los cam­bios eco­nó­mi­cos, que tu­vie­ron tam­bién su con­se­cuen­cia en la for­ma­ción de unas nue­vas cla­ses me­dias y de la ma­sa de em­plea­dos que el de­sa­rro­llo em­pre­sa­rial exi­gía.

ES­PA­ÑA MI­RA A EU­RO­PA. La Re­vo­lu­ción In­dus­trial co­men­zó en In­gla­te­rra du­ran­te la se­gun­da mi­tad del XVIII, y des­de las pri­me­ras dé­ca­das del XIX la in­dus­tria­li­za­ción fue cam­bian­do la eco­no­mía y las for­mas de vi­da de eu­ro­peos y nor­te­ame­ri­ca­nos, si bien to­dos los con­ti­nen­tes aca­ba­rían no­tan­do sus efec­tos an­tes de ter­mi­nar el si­glo. La re­vo­lu­ción de los trans­por­tes trans­for­mó de­pen­den­cias eco­nó­mi­cas y ex­pec­ta­ti­vas vi­ta­les. Pri­me­ro los fe­rro­ca­rri­les y des­pués los bu­ques de va­por con­tri­bu­ye­ron a crear un mer­ca­do mun­dial, una no­ve­dad eco­nó­mi­ca con con­se­cuen­cias en las men­ta­li­da­des. Su co­ro­la­rio fue la in­ven­ción del te­lé­gra­fo y el ten­di­do de ca­bles sub­ma­ri­nos, más de 500.000 ki­ló­me­tros, en 1913. Por vez pri­me­ra en la His­to­ria, las no­ti­cias cir­cu­la­ban ins­tan­tá­nea­men­te. Las de­ci­sio­nes em­pre­sa­ria­les y po­lí­ti­cas pu­die­ron to­mar­se con un co­no­ci­mien­to de cau­sa más in­me­dia­to y, gra­cias a la pren­sa –otra rea­li­za­ción del XIX–, un pú­bli­co cre­cien­te su­po lo que ocu­rría en lu­ga­res le­ja­nos, an­tes ape­nas co­no­ci­dos.

To­das las so­cie­da­des se vie­ron afec­ta­das por los cam­bios re­vo­lu­cio­na­rios, es­pe­cial­men­te las eu­ro­peas. Es­pa­ña los co­no­ció con in­ten­si­dad, pe­se a su mar­gi­na­li­dad res­pec­to a las trans­for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas. Per­dió pe­so en el mun­do: a co­mien­zos de si­glo des­apa­re­ció ca­si to­do su Im­pe­rio y a fi­na­les sus úl­ti­mos restos. Su in­dus­tria­li­za­ción fue len­ta y muy lo­ca­li­za­da, si bien ex­pe­ri­men­tó fe­nó­me­nos aso­cia­dos a la re­vo­lu­ción de los trans­por­tes, al avan­ce agra­rio o a las me­jo­ras ur­ba­nís­ti­cas, y las trans­for­ma­cio­nes téc­ni­cas afec­ta­ron a las for­mas de vi­da, aun­que sin ter­mi­nar con el atra­so del cam­po es­pa­ñol ni rom­per aún con la hegemonía de la agri­cul­tu­ra.

Por con­tra, la afec­ta­ron con in­ten­si­dad las re­vo­lu­cio­nes po­lí­ti­cas. Des­de las Cor­tes de Cá­diz se su­ce­die­ron cons­ti­tu­cio­nes li­be­ra­les, re­vo­lu­cio­nes, pe­río­dos reac­cio­na­rios... Con to­das sus de­fi­cien­cias e ines­ta­bi­li­dad, los re­gí­me­nes es­pa­ño­les fue­ron in­cor­po­ran­do ras­gos mo­der­nos. Por ejem­plo, en 1890 se adop­tó el su­fra­gio uni­ver­sal (mas­cu­lino). La ma­ni­pu­la­ción elec­to­ral lo con­vir­tió en pa­pel mo­ja­do, pe­ro con­sa­gra­ba ima­gi­na­rios pro­gre­sis­tas de una bur­gue­sía que imi­ta­ba la po­lí­ti­ca fran­ce­sa, ad­mi­ra­ba la eco­no­mía bri­tá­ni­ca y se fas­ci­na­ba con los avan­ces nor­te­ame­ri­ca­nos.

El pro­gre­so eco­nó­mi­co no fue el úni­co ar­gu­men-

RE­VO­LU­CIÓN IN­DUS­TRIAL Y CAM

BIO SO­CIAL. Fue el sal­to eco­nó­mi­co más im­por­tan­te des­de el Neo­lí­ti­co, al ha­cer po­si­ble un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do y aca­bar con los lí­mi­tes de la eco­no­mía tra­di­cio­nal. Al mis­mo tiem­po, for­mó nue­vas cla­ses so­cia­les, nue­vas de­sigual­da­des y nue­vas lu­chas. Arri­ba, Car­bón y hie­rro en Ty­ne­si­de en el si­glo XIX, cua­dro de Wi­lliam Bell Sco (1811-1890).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.