“Los ka­mi­ka­zes eran nor­ma­les en una so­cie­dad que asu­mía el sui­ci­dio ritual de los sa­mu­ráis”

HIS­TO­RIA­DOR, PE­RIO­DIS­TA Y AU­TOR DE BEST SE­LLERS CEN­TRA­DOS EN LA SE­GUN­DA GUE­RRA MUN­DIAL, HER­NÁN­DEZ DIVULGA LOS EN­TRE­SI­JOS MÁS DES­CO­NO­CI­DOS DE LA CON­TIEN­DA EN CA­DA UNA DE SUS OBRAS.

Muy Historia - - ENTREVISTA - JE­SÚS HER­NÁN­DEZ TEXTO: Fer­nan­do Coh­nen, pe­rio­dis­ta

En el arran­que de su li­bro Ope­ra­cio­nes se­cre­tas de la II Gue­rra Mun­dial, des­ta­ca la crea­ción de los co­man­dos bri­tá­ni­cos y sus pri­me­ras mi­sio­nes. ¿Cuál era el ob­je­ti­vo de esa nue­va uni­dad de com­ba­te? La idea sur­gió cuan­do el ejér­ci­to bri­tá­ni­co tu­vo que ser eva­cua­do des­de Dun­ker­que, en ju­nio de 1940, in­ca­paz de opo­ner­se a la en­gra­sa­da má­qui­na mi­li­tar ale­ma­na. El te­nien­te co­ro­nel bri­tá­ni­co Dud­ley Clar­ke bus­có ejem­plos his­tó­ri­cos de na­cio­nes que lo­gra­ron ha­cer fren­te a ejér­ci­tos más po­de­ro­sos, co­mo los es­pa­ño­les con­tra Na­po­león o los co­lo­nos ho­lan­de­ses en la gue­rra de los Bóers. La pa­la­bra “co­man­do”, es­co­gi­da por Clar­ke, era pre­ci­sa­men­te una pa­la­bra afri­ká­ner. Se es­pe­ra­ba que esos co­man­dos, me­dian­te in­cur­sio­nes y gol­pes de mano, pu­die­ran mi­nar y des­gas­tar de al­gún mo­do el do­mi­nio ger­mano que se cer­nía so­bre el con­ti­nen­te eu­ro­peo. ¿Qué be­ne­fi­cios es­pe­ra­ba Churchill de la uti­li­za­ción de esos co­man­dos? La idea de los co­man­dos en­ca­ja­ba de lleno con la men­ta­li­dad aven­tu­re­ra de Churchill. Él te­nía una idea ro­mán­ti­ca de la gue­rra, año­ra­ba las ges­tas co­lo­nia­les bri­tá­ni­cas e in­clu­so en­con­tra­ba ins­pi­ra­ción en las in­cur­sio­nes de pi­ra­tas y cor­sa­rios. Ade­más de los be­ne­fi­cios tác­ti­cos de es­tas ope­ra­cio­nes, es­pe­ra­ba que ayu­da­sen a su­bir la mo­ral en unos años en los que la opi­nión pú­bli­ca bri­tá­ni­ca es­ta­ba can­sa­da de es­cu­char no­ti­cias de de­rro­tas. Aho­ra te­ne­mos la fal­sa ima­gen de que Churchill con­tó siem­pre con el apo­yo de su pue­blo. Pe­ro, has­ta que lle­gó la pri­me­ra gran vic­to­ria, en El Ala­mein, la gen­te es­ta­ba des­con­ten­ta con él, exi­gía que el ejér­ci­to ac­tua­se de una vez con­tra Hitler y con­tem­pla­ba con ad­mi­ra­ción a los so­vié­ti­cos, que sí es­ta­ban lu­chan­do. Las ac­cio­nes de los co­man­dos ser­vi­rían a Churchill pa­ra apla­car a la opi­nión pú­bli­ca y de­mos­trar que sí se es­ta­ba ha­cien­do al­go. En su li­bro, re­la­ta al­gu­nas de las ope­ra­cio­nes se­cre­tas más arries­ga­das que se lle­va­ron a ca­bo en aquel con­flic­to bé­li­co. ¿Cuál fue la im­por­tan­cia de esas mi­sio­nes? En con­tra de lo que pu­die­ra pa­re­cer, esas ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les tu­vie­ron una in­ci­den­cia mí­ni­ma en el cur­so de la gue­rra. Han ser­vi­do pa­ra ins­pi­rar no­ve­las y pe­lí­cu­las, y nos re­sul­ta ad­mi­ra­ble el va­lor de sus pro­ta­go­nis­tas, pe­ro el prin­ci­pio de que se po­dían con­se­guir gran­des re­sul­ta­dos con una pe­que­ña uni­dad de va­lien­tes se de­mos­tró en gran par­te fal­so. Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que los nor­te­ame­ri­ca­nos pres­cin­die­sen de es­te ti­po de ope­ra­cio­nes, li­mi­tán­do­las a un uso me­ra­men­te tác­ti­co. Aque­lla gue­rra no se po­día ga­nar con in­cur­sio­nes, sino con un gran des­plie­gue eco­nó­mi­co e in­dus­trial. Un ami­go mío po­see un ca­mión nor­te­ame­ri­cano Dod­ge de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial; yo le pre­gun­té si era di­fí­cil en­con­trar pie­zas de re­pues­to y me di­jo que no, ya que los nor­te­ame­ri­ca­nos, por ca­da ca­mión que en­via­ban a Eu­ro­pa, man­da­ban otros dos des­mon­ta­dos en pie­zas pa­ra dis­po­ner de re­cam­bios. Eso te da la cla­ve de por qué los alia­dos ga­na­ron la gue­rra. Si hu­bie­ran te- ni­do que con­fiar en los gol­pes de mano bri­tá­ni­cos, se­gu­ra­men­te hoy se ha­bla­ría ale­mán en to­da Eu­ro­pa. ¿Qué mo­vía a tan­tos in­di­vi­duos a em­bar­car­se en mi­sio­nes que po­nían en jue­go sus pro­pias vi­das? Esa mo­ti­va­ción es al­go que real­men­te me fas­ci­na. Aun­que eran mi­sio­nes prác­ti­ca­men­te sui­ci­das, siem­pre ha­bía jó­ve­nes en­tu­sias­tas dis­pues­tos a afron­tar esos pe­li­gros, y sin ex­pec­ta­ti­vas de re­com­pen­sa. Pe­ro no só­lo ha­bla­mos de esas mi­sio­nes, sino de ac­cio­nes de re­sis­ten­cia en los paí­ses ocu­pa­dos que en­tra­ña­ban un ries­go ex­tre­mo; sa­bían que se iban a en­fren­tar a tor­tu­ras o re­pre­sa­lias con­tra fa­mi­lia­res, y aun así no du­da­ban en cum­plir con lo que ellos creían que era su de­ber. Ima­gi­na si hoy día se bus­ca­sen per­so­nas dis­pues­tas a asu­mir esos sa­cri­fi­cios... La men­ta­li­dad de la so­cie­dad ha cam­bia­do, sin du­da. La mi­sión de asal­tar el puer­to fran­cés de Saint- Na­zai­re pre­sen­ta­ba tan­tos ries­gos que la con­ver­tían en po­co menos que sui­ci­da. ¿Por qué se lle­vó a ca­bo? En el puer­to de Saint-Na­zai­re se ha­lla­ba el úni­co di­que seco ca­paz de aco­ger al aco­ra­za­do ale­mán Tir­pitz, ge­me­lo del Bis­marck. Des­tru­yén­do­lo, los bri­tá­ni­cos es­pe­ra­ban di­sua­dir a los ale­ma­nes de sa­car el bar­co a mar abier­to, ya que re­pre­sen­ta­ba una gran ame­na­za. La mi­sión era una lo­cu­ra: con­sis­tía en re­mon­tar el es­tua­rio del Loi­ra con una flo­ti­lla, con 600 ma­ri­ne­ros y co­man­dos a bor­do, de­lan­te de las na­ri­ces de los ale­ma­nes. Aun­que, con­tra to­do pro­nós­ti- co, con­si­guió su ob­je­ti­vo, ya que el di­que fue des­trui­do, el pre­cio pa­ga­do fue de­ma­sia­do al­to, pues mu­rie­ron 179 hom­bres y otros 215 fue­ron he­chos pri­sio­ne­ros. No obs­tan­te, la ope­ra­ción su­pu­so una in­yec­ción de mo­ral en un mo­men­to, en mar­zo de 1942, en que el do­mi­nio ger­mano es­ta­ba en pleno apo­geo. Tam­bién hu­bo so­na­dos fra­ca­sos, co­mo la Ope­ra­ción Flip­per, cu­yo ob­je­ti­vo era se­cues­trar o ma­tar a Rom­mel, el Zo­rro del De­sier­to.

Sí, Rom­mel se ha­bía con­ver­ti­do en una fi­gu­ra mí­ti­ca, pa­re­cía in­ven­ci­ble a ojos bri­tá­ni­cos. Churchill pen­só que, si lo­gra­ba se­cues­trar­lo o, en ca­so ex­tre­mo, ma­tar­lo, el Afri­ka Korps su­fri­ría un du­ro gol­pe y eso ayu­da­ría a ele­var la ali­caí­da mo­ral del ejér­ci­to bri­tá­ni­co en el nor­te de Áfri­ca. Esa mi­sión re­sul­ta has­ta cier­to pun­to sor­pren­den­te, ya que to­dos los con­ten­dien­tes se mos­tra­ron re­mi­sos a rea­li­zar ac­cio­nes con­tra un di­ri­gen­te po­lí­ti­co o mi­li­tar con­cre­to. Aun­que hu­bo ex­cep­cio­nes, co­mo los ase­si­na­tos de Hey­drich o Ya­ma­mo­to, exis­tía una es­pe­cie de acuer­do tá­ci­to en que esas ac­cio­nes no eran acep­ta­bles. Aun así, Churchill de­ci­dió pa­sar­lo por al­to y ac­tuar con­tra el Zo­rro del De­sier­to. ¿Cuá­les fue­ron las cau­sas de aquel fias­co bri­tá­ni­co, a su jui­cio? La ac­ción no pu­do es­tar peor di­ri­gi­da y pla­ni­fi­ca­da. Fue pues­ta en ma­nos del te­nien­te co­ro­nel Geof­frey Ke­yes, cu­yo úni­co mé­ri­to era ser hi­jo del res­pon­sa­ble úl­ti­mo, el je­fe de Ope­ra­cio­nes Com­bi­na­das, el al­mi­ran­te Roger Ke­yes. El ser­vi­cio de in­for­ma­ción fa­lló es­tre­pi­to­sa­men­te, ya que, cuan­do se reali­zó la in­cur­sión con­tra la lo­ca­li­dad de la cos­ta de Ci­re­nai­ca en la que creían que es­ta­ba Rom­mel, és­te se en­con­tra­ba en Ro­ma. Re­sul­ta ex­tra­ño es­te error, ya que los alia­dos so­lían dis­po­ner de bue­na in­for­ma­ción so­bre su enemi­go. Los bri­tá­ni­cos tra­ta­rían de ma­qui­llar esa pi­fia ase­gu­ran­do que Rom­mel se en­con­tra­ba allí cer­ca cuan­do se lan­zó la mi­sión.

¿Los ale­ma­nes desa­rro­lla­ron uni­da­des pa­re­ci­das en cier­to mo­do a los co­man­dos bri­tá­ni­cos?

Sí, el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia del ejér­ci­to ale­mán, la Ab­wehr, creó an­tes de la gue­rra uni­da­des de sa­bo­tea­do­res que ac­tua­ron con ro­pas ci­vi­les en la in­va­sión de Po­lo­nia. En oc­tu­bre de 1939 se cons­ti­tu­yó ofi­cial­men­te co­mo una com­pa­ñía, con ba­se en Bran­den­bur­go, de don­de to­mó el nom­bre. Más tar­de se am­plia­ría con uni­da­des de pa­ra­cai­dis­tas, de mon­ta­ña o de re­co­no­ci­mien­to. A di­fe­ren­cia de los co­man­dos bri­tá­ni­cos, las uni­da­des Bran­den­burg se­rían em­plea­das a ni­vel tác­ti­co, so­bre to­do pa­ra cap­tu­rar puen­tes, en las cam­pa­ñas de Fran­cia o Ru­sia. Su uti­li­za­ción fue de­cre­cien­do, pa­san­do a te­ner la com­pe­ten­cia de uni­da­des si­mi­la­res de las Waf­fen-SS, a las que lle­ga­ron los me­jo­res ele­men­tos de las Bran­den­burg.

En el ban­do ale­mán, siem­pre se re­cor­dó con ad­mi­ra­ción la mi­sión de res­ca­te que en­ca­be­zó Ot­to Skor­zeny pa­ra sal­var a Mus­so­li­ni en el Gran Sas­so. ¿ Fue tan arries­ga­da co­mo las lle­va­das a ca­bo por los co­man­dos bri­tá­ni­cos?

El res­ca­te de Mus­so­li­ni tu­vo más de es­pec­tácu­lo de au­to­pro­mo­ción de Skor­zeny que de ope­ra­ción mi­li­tar. Co­mo cu­rio­si­dad, los ale­ma­nes lle­ga­ron a em­plear adi­vi­nos pa­ra que lo­ca­li­za­sen con un pén­du­lo so­bre un ma­pa el lu­gar en don­de se en­con­tra­ba pri­sio­ne­ro Mus­so­li­ni. La ope­ra­ción no fue tan arries­ga­da co­mo las pro­ta­go­ni­za­das por los bri­tá­ni­cos, ya que los guar­dias ita­lia­nos que cus­to­dia­ban al Du­ce en aquel ho­tel de mon­ta­ña po­co po­dían ha­cer con­tra el co­man­do ale­mán. Aun­que Skor­zeny con­si­guió ser re­co­no­ci­do po­pu­lar­men­te co­mo el hé­roe de la mi­sión, en reali­dad el mé­ri­to de­be­ría re­caer en el ge­ne­ral Kurt Stu­dent y so­bre to­do en el co­man­dan­te Ha­rald Mors.

De to­das las ope­ra­cio­nes se­cre­tas de la II Gue­rra Mun­dial, ¿cuá­les des­ta­ca­ría por su tras­cen­den­cia?

De en­tre las ope­ra­cio­nes de in­te­li­gen­cia, des­ta­ca­ría el des­ci­fra­mien­to de las cla­ves ja­po­ne­sas por par­te de los nor­te­ame­ri­ca­nos y, en me­nor me­di­da, el de las cla­ves ale­ma­nas por los bri­tá­ni­cos. Tam­bién ha­bría que des­ta­car la ope­ra­ción de in­fil­tra­ción de la in­te­li­gen­cia so­vié­ti­ca en sus alia­dos oc­ci­den­ta­les, lo que per­mi­tió a Sta­lin ir siem­pre un pa­so por de­lan­te de ellos. Pe­ro una que me atrae es­pe­cial­men­te es la Ope­ra­ción Mo­nas­te­rio: Sta­lin lan­zó un ataque de dis­trac­ción al nor­te de Moscú pa­ra ali­viar la pre­sión so­bre Sta­lin­gra­do, pe­ro lo más asom­bro­so es que de­la­tó la ofen­si­va a los ale­ma­nes a tra­vés de un agen­te do­ble pa­ra atraer ha­cia allí las tro­pas. Esa ope­ra­ción su­pu­so el sa­cri­fi­cio pre­me­di­ta­do de unos 70.000 hom­bres y el do­ble de he­ri­dos. Si los alia­dos oc­ci­den­ta­les hu­bie­ran tra­ma­do una ope­ra­ción si­mi­lar, el es­cán­da­lo hu­bie­ra si­do ma­yúscu­lo, pe­ro la Unión So­vié­ti­ca es­ta­ba li­bre de esos es­crú­pu­los.

Los ka­mi­ka­zes ja­po­ne­ses son un ca­so apar­te. ¿Qué les mo­ti­va­ba a sa­cri­fi­car sus vi­das? ¿Có­mo fue po­si­ble que hu­bie­ra tal can­ti­dad de vo­lun­ta­rios, so­bre to­do al fi­nal?

La exis­ten­cia de los ka­mi­ka­zes só­lo se en­tien­de den­tro de la men­ta-

li­dad ja­po­ne­sa de la épo­ca. En aque­lla so­cie­dad te­nía to­da­vía mu­cho pe­so la tra­di­ción; el sui­ci­dio ritual, el ha­ra­ki­ri, for­ma­ba par­te del có­di­go éti­co de los sa­mu­ráis, al menos so­bre el pa­pel. Por tan­to, la idea del sui­ci­dio vo­lun­ta­rio no re­sul­ta­ba an­ti­na­tu­ral y re­pug­nan­te, co­mo sí su­ce­día en Oc­ci­den­te. Tam­bién hay que te­ner pre­sen­te que el sol­da­do ja­po­nés te­nía pro­fun­da­men­te in­cul­ca­do el sen­ti­do de la obe­dien­cia. Si le de­cían que de­bía sa­cri­fi­car su vi­da por Ja­pón y el Em­pe­ra­dor no mos­tra­ba mu­cha re­sis­ten­cia: el sol­da­do no du­da­ba en qui­tar­se la vi­da. Aun así, pe­se a la ima­gen que nos ha que­da­do, no fue­ron po­cos los ka­mi­ka­zes que rea­li­za­ron sus mi­sio­nes con es­ca­so en­tu­sias­mo, for­za­dos por la pre­sión de sus su­pe­rio­res. ¿Hu­bo ka­mi­ka­zes en otros ejér­ci­tos? Los que es­tu­vie­ron más cer­ca de crear al­go pa­re­ci­do fue­ron los ale­ma­nes. Se crea­ron dos uni­da­des, el Co­man­do Es­pe­cial El­ba y el Es­cua­drón de Com­ba­te 200 o KG 200. Los in­te­gran­tes de la pri­me­ra uni­dad de­bían de­rri­bar los bom­bar­de­ros alia­dos em­bis­tién­do­los con sus pro­pios apa­ra­tos. A di­fe­ren­cia de los sui­ci­das ja­po­ne­ses, se es­pe­ra­ba que pu­die­ran sal­tar en pa­ra­caí­das jus­to an­tes de cho­car con­tra los apa­ra­tos enemi­gos. La úni­ca mi­sión de es­te ti­po se lan­zó el 7 de abril de 1945 con­tra una for­ma­ción de bom­bar­de­ros nor­te­ame- ri­ca­nos. Par­ti­ci­pa­ron 120 avio­nes y mu­rie­ron só­lo 7 pi­lo­tos ale­ma­nes. En cuan­to al KG 200, co­no­ci­do co­mo Es­cua­drón Leó­ni­das, sus pi­lo­tos tam­bién te­nían la po­si­bi­li­dad de sal­tar en el úl­ti­mo mo­men­to de las bom­bas vo­lan­tes que tri­pu­la­ban, car­ga­das de ex­plo­si­vos. Fi­nal­men­te, pa­re­ce ser que el úni­co ataque que po­dría­mos ca­li­fi­car de sui­ci­da se pro­du­jo en­tre el 17 y el 20 de abril de 1945 con­tra unos pon­to­nes so­vié­ti­cos so­bre el río Oder, lle­va­do a ca­bo por 40 pi­lo­tos ger­ma­nos en avio­nes con­ven­cio­na­les, aun­que las in­for­ma­cio­nes so­bre es­te ataque son bas­tan­te con­fu­sas. Por su par­te, los pi­lo­tos so­vié­ti­cos em­plea­ban en oca­sio­nes la tác­ti­ca co­no­ci­da co­mo ta­rán o arie­te, por la que em­bes­tían en el ai­re a los apa­ra­tos ger­ma­nos, a pe­sar del gra­ve ries­go que en­tra­ña­ba la ma­nio­bra. Otro as­pec­to de la gue­rra fue el es­pio­na­je y con­tra­es­pio­na­je. ¿Qué ca­so le re­sul­ta más bri­llan­te, más atrac­ti­vo por su au­da­cia? El que me pa­re­ce más au­daz, sin du­da, es el del “ejér­ci­to fan­tas­ma” del co­ro­nel Scher­horn. Sta­lin, en­va­len­to­na­do por el éxi­to de la Ope­ra­ción Mo­nas­te­rio, de­ci­dió dar un pa­so más allá y re­crear­se en su suer­te. En ju­lio de 1944 se pro­pu­so ha­cer creer a los ale­ma­nes que una bri­ga­da se en­con­tra­ba rodeada de tro­pas so­vié­ti­cas y re­sis­tien­do, pa­ra que tra­ta­sen de res­ca­tar a sus 1.800 in­te­gran­tes y les fue­ran en­vian­do su­mi­nis­tros. En reali­dad, esa bri­ga­da, con Scher­horn al fren­te, ya ha­bía si­do cap­tu­ra­da al nor­te de Minsk. Los so­vié­ti­cos obli­ga­ban a los ope­ra­do­res de ra­dio a en­viar men­sa­jes pa­ra man­te­ner la ilu­sión de que se­guían re­sis­tien­do. Mien­tras tan­to, los ru­sos se apo­de­ra­ban de los su­mi­nis­tros que lle­ga­ban por ai­re, y no te­nían pro­ble­mas pa­ra cap­tu­rar a las uni­da­des que eran en­via­das al res­ca­te. In­creí­ble­men­te, los so­vié­ti­cos lo­gra­ron que el en­ga­ño se man­tu­vie­se has­ta el fi­nal de la gue­rra e in­clu­so Scher­horn re­ci­bió un men­sa­je de Ber­lín en el que se le co­mu­ni­ca­ba que ha­bía si­do con­de­co­ra­do con la Cruz de Ca­ba­lle­ro por su he­roi­ca re­sis­ten­cia, aun­que tu­vo la dig­ni­dad de re­nun­ciar a ella des­pués de la con­tien­da, cuan­do se des­ve­ló el enor­me en­ga­ño.

¿Cuán­do co­men­zó su in­te­rés por la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial?

Al igual que mu­chos otros apa­sio­na­dos por es­te con­flic­to, mi in­te­rés na­ció en torno a los 13-14 años, con la cons­truc­ción de ma­que­tas de tan­ques y avio­nes, la lec­tu­ra de las no­ve­las de Sven Has­sel y la mí­ti­ca se­rie do­cu­men­tal El­mun­doen­gue

rra, que en­ton­ces emi­tía la se­gun­da ca­de­na de TVE. Lo que en­cuen­tro más apa­sio­nan­te de es­te te­ma es que, por mu­cho que uno pue­da leer so­bre él, siem­pre des­cu­bri­rá una nue­va his­to­ria que lo sor­pren­de­rá, es real­men­te un te­ma inago­ta­ble.

¿Cree que to­da­vía que­dan as­pec­tos des­co­no­ci­dos de es­te con­flic­to?

Por su­pues­to. Con­ti­nua­men­te apa­re­cen nue­vas in­for­ma­cio­nes que cu­bren pun­tos os­cu­ros, co­mo por ejem­plo el re­cien­te es­tu­dio de Nor­man Oh­ler so­bre la uti­li­za­ción de dro­gas por el ejér­ci­to ale­mán y, en par­ti­cu­lar, el con­su­mo de es­tas sus­tan­cias por Hitler, un as­pec­to que ha si­do prác­ti­ca­men­te ig­no­ra­do por sus bió­gra­fos. Es mu­cha la in­for­ma­ción que to­da­vía hoy per­ma­ne­ce cla­si­fi­ca­da. Los in­men­sos ar­chi­vos ru­sos só­lo fue­ron ac­ce­si­bles en­tre 1995 y 2000, y bri­tá­ni­cos y nor­te­ame­ri­ca­nos des­cla­si­fi­can su ma­te­rial con cuen­ta­go­tas. Por ejem­plo, to­da­vía exis­ten in­cóg­ni­tas so­bre el pro­gra­ma ató­mi­co ale­mán, el desa­rro­llo de ar­mas re­vo­lu­cio­na­rias y el po­si­ble apro­ve­cha­mien­to que de to­do ello ex­tra­je­ron los nor­te­ame­ri­ca­nos. El des­tino del res­pon­sa­ble de esos pro­gra­mas, Hans Kamm­ler, si­gue sien­do un in­te­rro­gan­te. Otros epi­so­dios, co­mo la opor­tu­na muer­te en ac­ci­den­te aé­reo en Gi­bral­tar del ge­ne­ral po­la­co Si­kors­ki, en un mo­men­to de ten­sión con la Unión So­vié­ti­ca, ha­cen pen­sar que qui­zás exis­te al­go en los ar­chi­vos bri­tá­ni­cos que pue­da acla­rar­lo. Sin du­da, los años ve­ni­de­ros nos pro­por­cio­na­rán in­tere­san­tes re­ve­la­cio­nes.

“Aun­que las mi­sio­nes es­pe­cia­les eran arries­ga­das, ha­bía jó­ve­nes dis­pues­tos a afron­tar esos pe­li­gros”

IN­VES­TI­GA­DOR Y DI­VUL­GA­DOR. Je­sús Her­nán­dez es uno de los es­cri­to­res más co­no­ci­dos en el ám­bi­to de la di­vul­ga­ción his­tó­ri­ca en Es­pa­ña. Hoy día su pá­gi­na web (¡ Es­la­gue­rra!) cuen­ta con un mi­llón y me­dio de vi­si­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.