Mi­sión: sal­var Du­ce al

EN 1943, DIEZ PLA­NEA­DO­RES NA­ZIS ATE­RRI­ZA­RON EN UNA INAC­CE­SI­BLE ZO­NA MON­TA­ÑO­SA DE ITA­LIA PA­RA LI­BE­RAR A MU S SOL I NI, PRE­SO EN UN HO­TEL. EL RES­CA­TE ERA UN RE­GA­LO DE SU VIE­JO AMI­GO HITLER ,, Q QUE QUE­RÍA Q PRO­TE­GER EL FLAN­CO SUR DEL AVAN­CE ALIADO. GER EL F

Muy Historia - - CURIOSIDADES - Por Ro­dri­go Bru­no­ri, es­cri­tor y pe­rio­dis­ta

La par­ti­ci­pa­ción en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial fue pa­ra los ita­lia­nos un mal ne­go­cio de prin­ci­pio a fin. Be­ni­to Mus­so­li­ni pre­ten­día res­tau­rar la gloria del Im­pe­rio Ro­mano en el Me­di­te­rrá­neo, pe­ro los acon­te­ci­mien­tos de­mos­tra­ron que el país no es­ta­ba pre­pa­ra­do mi­li­tar­men­te pa­ra una ges­ta de ese ti­po. De he­cho, Mus­so­li­ni du­dó mu­cho an­tes de en­trar en la gue­rra jun­to a Ale­ma­nia –te­nía ma­los blindados y po­cas re­ser­vas de com­bus­ti­ble– y só­lo se de­ci­dió cuan­do, tras la caí­da de Fran­cia, pen­só que po­dría ob­te­ner ga­nan­cias te­rri­to­ria­les con un cos­te mí­ni­mo. Lo que co­se­chó, en su lu­gar, fue una se­rie de so­no­ras de­rro­tas. Só­lo con­si­guió un cla­ro éxi­to en Al­ba­nia, pe­ro tu­vo que ser au­xi­lia­do por la Wehr­macht va­rias ve­ces –en la in­va­sión de Gre­cia, por ejem­plo– y per­dió las co­lo­nias ob­te­ni­das po­cos años an­tes en Áfri­ca orien­tal, co­mo Abi­si­nia –ac­tual Etio­pía–, So­ma­lia y Eri­trea.

En ju­lio de 1943, des­pués de la in­va­sión de Si­ci­lia por los alia­dos y el bom­bar­deo de Ro­ma, re­sul­ta evi­den­te que, pa­ra Ita­lia, la gue­rra es­tá per­di­da. El rey Víctor Ma­nuel II des­ti­tu­ye en­ton­ces a Mus­so­li­ni y nom­bra pri­mer mi­nis­tro a Pie­tro Ba­do­glio, has­ta en­ton­ces je­fe del ejér­ci­to, quien, pe­se a anun­ciar que el país se­gui­rá com­ba­tien­do jun­to al Eje, co­mien­za a ne­go­ciar con los alia­dos los tér­mi­nos de la ren­di­ción. Na­die llo­ra mu­cho la caí­da de Mus­so­li­ni –ni si­quie­ra él mis­mo, de quien se di­ce que en esos días es­tá un po­co ido–, que es arres­ta­do y lle­va­do a un lu­gar secreto.

A quien sí pa­re­ció im­por­tar­le fue, por el con­tra­rio, a Hitler. Su an­ti­guo mi­nis­tro de Ar­ma- men­to Albert Speer ha­bla, en sus me­mo­rias, de la “fi­de­li­dad ni­be­lun­ga” del Füh­rer y di­ce que vi­vía an­gus­tia­do día y no­che por la suer­te de su vie­jo ami­go. Tam­bién pa­re­ce cla­ro que Hitler ne­ce­si­ta­ba a Mus­so­li­ni pa­ra man­te­ner la fi­de­li­dad de Ita­lia al na­zis­mo. Sea, pues, por ra­zo­nes sen­ti­men­ta­les o es­tra­té­gi­cas, el ca­so es que el Füh­rer de­ci­dió res­ca­tar al Du­ce, lo que dio lu­gar a la peligrosa mi­sión co­no­ci­da co­mo Ope­ra­ción Ro­ble.

EL HOM­BRE DE LA CI­CA­TRIZ. Hitler en­car­gó a la in­te­li­gen­cia ale­ma­na, la Ab­wehr, que lo­ca­li­za­se el pa­ra­de­ro de Be­ni­to Mus­so­li­ni, pe­ro a la vez le con­fió el asun­to a un hom­bre has­ta en­ton­ces no de­ma­sia­do co­no­ci­do, pe­ro que le ha­bía si­do re­co­men­da­do por Ernst Kal­ten­brun­ner, di­rec­tor de se­gu­ri­dad del Reich: el haupts­turm­füh­rer –ca­pi­tán– de las Waf­fen- SS Ot­to Skor­zeny, un aus­tría­co du­ro y de as­pec­to más bien si­nies­tro, mar­ca­do por una te­rro­rí­fi­ca ci­ca­triz que le atra­ve­sa­ba el la­do iz­quier­do de la ca­ra en dia­go­nal, de arri­ba aba­jo, re­cuer­do de su en­tu­sias­mo por la es­gri­ma.

A lo lar­go de los dos me­ses si­guien­tes, el go­bierno ita­liano –que se­guía ju­gan­do a dos ban­das con el Eje y los alia­dos– hi­zo to­do lo po­si­ble por es­con­der a Mus­so­li­ni, mien­tras que la Ab­wehr por un la­do y Skor­zeny por otro in­ten­ta­ban en­con­trar pis­tas. El Du­ce es­tu­vo pri­me­ro en la is­la de Pon­za –la Ab­wehr cre­yó te­ner­lo lo­ca­li­za­do en la de El­ba– y lue­go en La Mad­da­le­na, al nor­te de Cer­de­ña, don­de Skor­zeny lo en­con­tró con la ayu­da del te­nien­te War­ger, que ha­bla­ba ita­liano (am­bos dis­fra­za­dos de ma­ri­ne­ros y ron­dan­do por ta­ber­nas por­tua­rias, co­mo en las

pe­lí­cu­las de es­pías). Allí se pla­neó un pri­mer res­ca­te, pe­ro en el úl­ti­mo mo­men­to Mus­so­li­ni fue tras­la­da­do de nue­vo y hu­bo que abor­tar la ope­ra­ción.

En sep­tiem­bre los ale­ma­nes tie­nen un gol­pe de suer­te e in­ter­cep­tan una co­mu­ni­ca­ción ra­dio­fó­ni­ca que les des­ve­la el pa­ra­de­ro exac­to del pri­sio­ne­ro: el Ho­tel Cam­po Im­pe­ra­to­re, en el ma­ci­zo del Gran Sas­so, en los Abru­zos, un lu­gar de muy di­fí­cil ac­ce­so en la mon­ta­ña –só­lo se lle­ga­ba en fu­ni­cu­lar–, lo que con­ver­tía cual­quier po­si­ble res­ca­te en una ope­ra­ción muy arries­ga­da, si no im­po­si­ble o, di­rec­ta­men­te, sui­ci­da. Mus­so­li­ni se en­cuen­tra allí cus­to­dia­do por dos­cien­tos ca­ra­bi­nie­ri re­par­ti­dos en­tre el ho­tel y la cer­ca­na es­ta­ción de es­quí de As­ser­gi. Las ór­de­nes, al pa­re­cer, son cla­ras: ba­jo nin­gún con­cep­to, en­tre­gar­lo a los ale­ma­nes; an­tes, ma­tar­lo.

Des­pués de ana­li­zar las dis­tin­tas op­cio­nes –por tie­rra era im­po­si­ble y los avio­nes no po­dían ate­rri­zar en al­ta mon­ta­ña–, se de­ci­dió que la úni­ca po­si­bi­li­dad era ac­ce­der a bor­do de pla­nea­do­res, que sí po­drían to­mar tie­rra.

PRO­BLE­MAS DE LA VA­NI­DAD. Da­das las ca­rac­te­rís­ti­cas del ope­ra­ti­vo, Hitler les en­car­gó la ta­rea a los pa­ra­cai­dis­tas de la Luft­waf­fe, di­ri­gi­dos por el ge­ne­ral Kurt Stu­dent. La pla­ni­fi­ca­ción co­rrió por cuen­ta del co­man­dan­te Ha­rald Mors, que a la ca­be­za de una co­lum­na mo­to­ri­za­da asal­ta­ría la es­ta­ción de As­ser­gi pa­ra neu­tra­li­zar a los sol­da­dos ita­lia­nos y de­jar in­co­mu­ni­ca­do el ho­tel. Los pla­nea­do­res vo­la­rían co­man­da­dos por el te­nien­te Ot­to von Ber­lepsch, pe­ro, por de­ci­sión de Hitler, a la es­cua­dri­lla se su­mó Skor­zeny con va­rios miem­bros de las SS.

En teo­ría, Skor­zeny era un me­ro ob­ser­va­dor, cu­ya úni­ca fun­ción con­sis­tía en ha­cer­se car­go de la se­gu­ri­dad del Du­ce una vez li­be­ra­do. Su ca­rác­ter au­to­ri­ta­rio, su pre­po­ten­cia tí­pi­ca de las SS y su afán de no­to­rie­dad, sin em­bar­go, fue­ron fuen­te de con­flic­tos des­de el ini­cio. El pri­me­ro se dio cuan­do obli­gó a que­dar­se en tie­rra a dos pa­ra­cai­dis­tas pa­ra po­der in­cluir en la ex­pe­di­ción a un co­rres­pon­sal de gue­rra y un fo­tó­gra­fo, lo cual apun­ta­ba a una in­quie­tan­te va­ni­dad.

Mien­tras, la si­tua­ción in­ter­na­cio­nal se com­pli­ca­ba. Tal co­mo te­mía Hitler, el go­bierno de Ba­do­glio fir­mó con los alia­dos un ar­mis­ti­cio secreto el 3 de sep­tiem­bre, que fue he­cho pú­bli­co el día 8. Ale­ma­nia in­va­dió Ita­lia in­me­dia­ta­men­te por el nor­te, los alia­dos lle­ga­ron a tie­rra fir­me por el sur, des­de Si­ci­lia, y el país que­dó su­mi­do en la con­fu­sión y la gue­rra ci­vil.

En el Ho­tel Im­pe­ra­to­re, el cau­ti­vo Mus­so­li­ni se de­ba­tía en­tre la de­pre­sión y la his­te­ria. Por lo vis­to, su gran preo­cu­pa­ción era que le en­tre­ga­sen a los alia­dos. Por eso, cuan­do se en­te­ró de la fir­ma del ar­mis­ti­cio pen­só –no muy se­ria­men­te, al pa­re­cer– en qui­tar­se la vi­da. La no­che an­te­rior al res­ca­te, el te­nien­te Faio­la – en­car­ga­do de su se­gu­ri­dad– fue lla­ma­do con ur­gen­cia a la ha­bi­ta­ción del Du­ce a las tres de la ma­dru­ga­da y se lo en­con­tró con una na­va­ja de afei­tar en la mano y un mí­ni­mo cor­te en la mu­ñe­ca. Mus­so­li­ni fue rá­pi­da­men­te di­sua­di­do de la idea, cu­ra­do y man­da­do otra vez a la ca­ma, a cu­yo la­do se que­dó ya siem­pre al­guien, no fue­ra a co­me­ter al­gu­na lo­cu­ra ( en un cu­rio­so pa­ra­le­lis­mo his­tó­ri­co, su ami­go Hitler tam­bién pen­só en sui­ci­dar­se des­pués del fa­lli­do Putsch de Mú­nich de 1923 y se de­jó di­sua­dir con igual fa­ci­li­dad).

El 12 de sep­tiem­bre se pu­so en mar­cha la Ope­ra­ción Ro­ble, que in­cluía una ori­gi­na­li­dad más: pa­ra ga­ran­ti­zar­se la pasividad de los ita­lia­nos y, so­bre to­do, con el ob­je­ti­vo de pre­ser­var la se­gu­ri­dad de Mus­so­li­ni, los ale-

ma­nes rap­ta­ron al je­fe de los ca­ra­bi­nie­ri, Fer­nan­do So­le­ti, a quien mon­ta­ron tam­bién en uno de los pla­nea­do­res pa­ra usar­lo co­mo es­cu­do hu­mano y ha­cer que, lle­ga­do el mo­men­to, se im­pu­sie­ra con su au­to­ri­dad a los guar­dias.

LAS AME­TRA­LLA­DO­RAS, EN EL DESVÁN. Nue­ve de los diez pla­nea­do­res ate­rri­za­ron fren­te al ho­tel sin gran di­fi­cul­tad –só­lo uno tu­vo un pe­que­ño ac­ci­den­te sin ma­yo­res con­se­cuen­cias– y de ellos ba­ja­ron no­ven­ta hom­bres que se lan­za­ron a to­mar el edi­fi­cio. Es en­ton­ces cuan­do tie­ne lu­gar uno de los gran­des mis­te­rios de la ope­ra­ción: los guar­dias ita­lia­nos que su­pues­ta­men­te de­bían ma­tar a Mus­so­li­ni lo en­tre­ga­ron sin opo­ner la me­nor re­sis­ten­cia, in­clu­so de bue­na ga­na. Es po­si­ble que fue­ra el efec­to sor­pre­sa, que fun­cio­na­ra el re­cur­so de lle­var en pri­me­ra lí­nea de fue­go al ge­ne­ral So­le­ti o que hu­bie­ra un cam­bio de ór­de­nes –ha ha­bi­do es­pe­cu­la­cio­nes pa­ra to­dos los gus­tos–, pe­ro el res­ca­te se lle­vó a ca­bo con éxi­to, en menos de una ho­ra, sin víc­ti­mas y sin ne­ce­si­dad de dis­pa­rar un so­lo ti­ro. Es más, las dos ame­tra­lla­do­ras que te­nían que es­tar en el te­ja­do del ho­tel pa­ra ha­cer­lo inex­pug­na­ble se en­con­tra­ban guar­da­das ba­jo lla­ve. ¿Por qué? Na­die ha si­do ca­paz de ex­pli­car­lo.

Tam­bién, en con­tra de lo pre­vis­to, el apa­ra­to de Skor­zeny con­si­guió ate­rri­zar el pri­me­ro (se­gún Mors, Skor­zeny obli­gó al piloto a ba­jar en pi­ca­do pa­ra lle­gar an­tes que los de­más y pro­vo­có así el ac­ci­den­te del otro pla­nea­dor). Es­to le per­mi­tió to­mar la ini­cia­ti­va, en­trar en el ho­tel y pre­sen­tar­se co­mo el res­ca­ta­dor de Mus­so­li­ni, tan­to en el mo­men­to co­mo pa­ra la pos­te­ri­dad. Fue en­ton­ces cuan­do el Du­ce pro­nun­ció unas pa­la­bras pa­ra la His­to­ria: “¡Sa­bía que el Füh­rer no me aban­do­na­ría!”.

PRO­PA­GAN­DA Y REALI­DAD. A la li­be­ra­ción si­guió la pa­cí­fi­ca en­tre­ga de ar­mas de los sol­da­dos ita­lia­nos, y una se­sión de fotos en las que tan­to el Du­ce co­mo sus salvadores y guar­dia­nes po­san son­rien­tes y re­la­ja­dos. Lue­go, ate­rri­zó una avio­ne­ta que se lle­va­ría a Mus­so­li­ni a ver al Füh­rer. Una vez más, no en­tra­ba en los pla­nes que Skor­zeny les acom­pa­ña­se –el piloto se ne­ga­ba de­bi­do al so­bre­pe­so–, pe­ro és­te se im­pu­so con ame­na­zas (se­gún tes­ti­gos pre­sen­cia­les, ello dio lu­gar a un des­pe­gue de al­tí­si­mo ries­go, sal­va­do por la gran pe­ri­cia del piloto).

La Ope­ra­ción Ro­ble fue publicitada has­ta el ago­ta­mien­to por el Ter­cer Reich. Goebbels y Himm­ler sa­ca­ron de ella gran par­ti­do y, con la ben­di­ción de Hitler, le atri­bu­ye­ron to­do el mé­ri­to a las SS y a Skor­zeny, de quien se em­pe­zó a re­pe­tir con can­si­na in­sis­ten­cia que era “el hom­bre más pe­li­gro­so de Eu­ro­pa”. Tan­to bom­bo pro­vo­có la in­dig­na­ción de los de­más par­ti­ci­pan­tes, so­bre to­do por­que Skor­zeny no pa­ra­ba de ha­blar en pú­bli­co y de glo­sar una ha­za­ña en la que él mis­mo apa­re­cía siem­pre co­mo úni­co pro­ta­go­nis­ta. Ya har­to, aca­ba­da la gue­rra, el ver­da­de­ro res­pon­sa­ble de la mi­sión, Ha­rald Mors, es­cri­bió un in­for­me pa­ra los ser­vi­cios se­cre­tos ame­ri­ca­nos en el que des­men­tía to­do lo que ha­bía con­ta­do su com­pa­ñe­ro de ar­mas y po­nía las co­sas en su si­tio.

LA OPE­RA­CIÓN RO­BLE FUE PUBLICITADA POR EL III REICH HAS­TA EL AGO­TA­MIEN­TO: GOEBBELS Y HIMM­LER LE SA­CA­RON UN GRAN PAR­TI­DO

SKOR­ZENY, AFÁN DE PRO­TA­GO­NIS­MO. El ca­pi­tán de las SS –aquí, jun­to a Mus­so­li­ni (con som­bre­ro) tras el res­ca­te– se atri­bu­yó un pa­pel más im­por­tan­te en la Ope­ra­ción Ro­ble del que tu­vo en reali­dad.

EU­FO­RIA PREMA

TURA. El 25 de ju­lio de 1943, el anun­cio de la caí­da de Mus­so­li­ni dio lu­gar a es­ce­nas co­mo es­ta: en Tu­rín, unos jó­ve­nes an­ti­fas­cis­tas arras­tran un bus­to del Du­ce por la ca­lle. Sin em­bar­go, la Ope­ra­ción Ro­ble lo li­be­ró y lo de­vol­vió al po­der has­ta abril de 1945, si bien tu­te­la­do por los na­zis y só­lo en par­te de Ita­lia.

NO­VEN­TA HOM­BRES EN DIEZ PLA­NEA­DO­RES. Aba­jo, los pa­ra­cai­dis­tas de la Lu waf­fe que, acom­pa­ña­dos por Skor­zeny y al­gu­nos miem­bros de las SS, res­ca­ta­ron a Mus­so­li­ni de su en­cie­rro en los Abru­zos, en sep­tiem­bre de 1943.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.