Ja­que a las is­las inal­can­za­bles

EN 1942, UN EQUI­PO LI­DE­RA­DO POR EL AVIA­DOR JI MM Y DO O LITTLE CON­SI­GUIÓ AL­GO CA­SI IM­PO­SI­BLE: BOM­BAR­DEAR JA­PÓN. LOS DA­ÑOS FUE­RON ES­CA­SOS, PE­RO LA IN­YEC­CIÓN DE MO­RAL RE­SUL­TÓ FOR­MI­DA­BLE Y TU­VO UN GRAN EFEC­TO EN LA GUE­RRA DEL PA­CÍ­FI­CO.

Muy Historia - - CURIOSIDADES - Por Ro­dri­go Bru­no­ri, es­cri­tor y pe­rio­dis­ta

Ell ataque ja­po­nés a la ba­se na­val de Pearl Har­bor, en Ha­wái, en di­ciem­bre de 1941, su­pu­so pa­ra Es­ta­dos Uni­dos una bru­tal sor­pre­sa que dio lu­gar a una si­tua­ción de ver­da­de­ra alar­ma na­cio­nal. Los nor­te­ame­ri­ca­nos no es­ta­ban acos­tum­bra­dos a la idea de que les ata­ca­ran en su pro­pio te­rri­to­rio, y la po­si­bi­li­dad de que los ja­po­ne­ses lle­ga­ran a sue­lo es­ta­dou­ni­den­se por el Pa­cí­fi­co se con­vir­tió de pron­to en reali­dad. Por eso, ade­más de de­cla­rar la gue­rra a Ja­pón in­me­dia­ta­men­te – lo que su­pu­so la en­tra­da de

fac­to en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial–, el pre­si­den­te Roo­se­velt qui­so dar una respuesta rá­pi­da que sir­vie­ra pa­ra le­van­tar la mo­ral de sus com­pa­trio­tas.

La re­pre­sa­lia más desea­ble era un bom­bar­deo so­bre Ja­pón, pe­ro es­to se con­si­de­ra­ba im­po­si­ble por mo­ti­vos lo­gís­ti­cos. Ja­pón es­ta­ba a más de 5.000 ki­ló­me­tros de la ba­se aé­rea es­ta­dou­ni­den­se más cer­ca­na, una dis­tan­cia que ni los bom­bar­de­ros de ma­yor al­can­ce po­dían cu­brir. Los ja­po­ne­ses dis­fru­ta­ban de una sen­sa­ción de to­tal in­vul­ne­ra­bi­li­dad y, a la vez, po­dían ame­na­zar a los ame­ri­ca­nos en sus pro­pias cos­tas: en fe­bre­ro de 1942 bom­bar­dea­ron la plan­ta pe­tro­lí­fe­ra de El­wood, en Ca­li­for­nia, des­de un sub­ma­rino; al día si­guien­te, se desató el pá- ni­co en Los Án­ge­les por lo que se pen­só que era un ataque aé­reo ja­po­nés. Re­sul­tó ser una fal­sa alar­ma, pe­ro las ba­te­rías an­ti­aé­reas es­tu­vie­ron dis­pa­ran­do inú­til­men­te al cie­lo du­ran­te una ho­ra, la ciu­dad que­dó com­ple­ta­men­te a os­cu­ras y en la con­fu­sión mu­rie­ron cin­co per­so­nas por in­far­tos y ac­ci­den­tes de trá­fi­co. Al mis­mo tiem­po, el avan­ce ni­pón se­guía im­pa­ra­ble en el Pa­cí­fi­co, con la su­ce­si­va to­ma de Bor­neo, Ti­mor, Nue­va Guinea, Fi­li­pi­nas y mu­chas otras pla­zas. El mie­do a Ja­pón de­vino así en pa­ra­noia. Pa­ra Roo­se­velt, era ur­gen­te ac­tuar.

¿ IDEA BRI­LLAN­TE O DIS

PARATE? La idea ini­cial la tu­vo un ca­pi­tán de la Ma­ri­na lla­ma­do Ja­mes Low. ¿ Qué ocu­rri­ría si mon­ta­ran bom­bar­de­ros de ta­ma­ño me­dio en un por­taa­vio­nes que se apro­xi­ma­se lo su­fi­cien­te a Ja­pón co­mo pa­ra per­mi­tir­les lle­gar has­ta allí y sol­tar las bom­bas? Al prin­ci­pio, pa­re­ció una lo­cu­ra. Los por­taa­vio­nes es­tán pen­sa­dos pa­ra trans­por­tar avio­nes pe­que­ños – ca­zas–, que son li­ge­ros y pue­den des­pe­gar y ate­rri­zar en la cu­bier­ta del bu­que con fa­ci­li­dad. Lue­go se les plie­gan las alas y se guar­dan. Pe­ro ¿ bom­bar­de­ros? Nun­ca se ha­bía he­cho an­tes.

Des­pués de con­si­de­rar va­rios avio­nes, se de­ci­dió que el mo­de­lo más ade­cua­do era el B-25B

Mit­chell, un bom­bar­de­ro me-

diano, nue­vo y fia­ble al que hu­bo que so­me­ter a nu­me­ro­sas mo­di­fi­ca­cio­nes. El cam­bio fun­da­men­tal con­sis­tió en qui­tar to­do lo su­per­fluo pa­ra ca­si du­pli­car los de­pó­si­tos de com­bus­ti­ble, ya que el in­con­ve­nien­te prin­ci­pal se­guía sien­do la dis­tan­cia. Que­dó así un apa­ra­to mu­cho más pe­sa­do –nue­vo pro­ble­ma– que, en esen­cia, era una ga­so­li­ne­ra vo­lan­te con bom­bas.

UN HÉ­ROE DE LA AVIA­CIÓN AL FREN­TE DE UNA OPE­RA­CIÓN VER­DA­DE­RA­MEN­TE SUI­CI­DA. Igual­men­te im­por­tan­te fue la elec­ción del hom­bre que es­ta­ría al man­do. Se re­cu­rrió pa­ra ello a un as de la avia­ción, el te­nien­te co­ro­nel Jimmy Doo­little, un au­tén­ti­co fue­ra de se­rie que ha­bía con­se­gui­do va­rios ré­cords, al­gu­nos tan sig­ni­fi­ca­ti­vos co­mo el de ha­ber si­do el pri­me­ro en rea­li­zar un vue­lo com­ple­to guián­do­se só­lo por los ins­tru­men­tos de na­ve­ga­ción. Doo­little po­seía ade­más un gran ca­ris­ma, lo que re­sul­ta­ba ca­pi­tal pa­ra li­de­rar a los pi­lo­tos: ochen­ta vo­lun­ta­rios del Gru­po de Bom­bar­deo n º 17 – cuer­po ya fa­mi­lia­ri­za­do con el Mit­chell– a los que se les ofre­ció la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en una mi­sión de la que só­lo se sa­bía que era muy im­por­tan­te y ex­tre­ma­da­men­te peligrosa.

Los en­tre­na­mien­tos se rea­li­za­ron en Flo­ri­da a lo lar­go del mes de mar­zo y, el 2 de abril de 1942, avio­nes y hom­bres par­tie­ron a bor­do del por­taa­vio­nes USSHor­net rum­bo a un des­tino que era aún des­co­no­ci­do y só­lo se re­ve­ló en al­ta mar: el ar­chi­pié­la­go ja­po­nés, con el ob­je­ti­vo de bom­bar­dear To­kio y otras ciu­da­des. La no­ti­cia, da­da por los al­ta­vo­ces, arran­có una ova­ción del equi­po.

Lo que ha­cía la ope­ra­ción tan peligrosa era que el Mit­chell po­día des­pe­gar del por­taa­vio­nes – pe­se a su ta­ma­ño y al enor- me pe­so del com­bus­ti­ble y las bom­bas–, pe­ro no vol­ver a ate­rri­zar en él. Por las ca­rac­te­rís­ti­cas del avión, es­to era com­ple­ta­men­te im­po­si­ble. En con­se­cuen­cia, se de­bía con­tar con un plan al­ter­na­ti­vo pa­ra des­pués del bom­bar­deo por­que, de lo con­tra­rio, los hom­bres que­da­rían en una si­tua­ción muy com­pli­ca­da.

DE LA TEO­RÍA A LOS CON­TRA­TIEM­POS REALES. Cuan­do el Hor­net zar­pó, es­te asun­to aún no es­ta­ba del to­do re­suel­to. Lo pri­me­ro que se in­ten­tó fue que los avio­nes ate­rri­za­ran en la Unión So­vié­ti­ca, pe­ro Sta­lin aca­ba­ba de fir­mar un pac­to de no agre­sión con Ja­pón y la idea no lle­gó a buen puer­to. La se­gun­da op­ción fue ne­go­ciar con Chi­na, que es­ta­ba en gue­rra con Ja­pón des­de 1937 y se en­con­tra­ba par­cial­men­te in­va­di­da. El lí­der chino Chiang Kai- shek era rea­cio a acep­tar el plan por­que te­mía re­pre­sa­lias de los ja­po­ne­ses, pe­ro al fi­nal aca­bó ce­dien­do. La teo­ría era en­ton­ces que, una vez finalizada la ta­rea, los avio­nes se di­ri­gi­rían a la lo­ca­li­dad de

DOO­LITTLE PO­SEÍA UN GRAN CA­RIS­MA, AL­GO CA­PI­TAL PA­RA LI­DE­RAR A LOS PI­LO­TOS EN UNA MI­SIÓN TAN PELIGROSA

Zhuz­hóu, don­de po­drían re­pos­tar – pa­ra ello, los chi­nos te­nían que pre­pa­rar pis­tas de ate­rri­za­je–, an­tes de se­guir has­ta Chong­qing, ca­pi­tal chi­na du­ran­te la gue­rra.

El 18 de abril, des­pués de más de dos se­ma­nas de na­ve­ga­ción, los acon­te­ci­mien­tos se pre­ci­pi­ta­ron. Cuan­do to­da­vía es­ta­ban a 1.200 ki­ló­me­tros del ar­chi­pié­la­go, el Hor­net fue avis­ta­do por la pa­tru­lle­ra ja­po­ne­sa

Nit­tōMa­ru, que fue rá­pi­da­men­te hun­di­da pe­ro an­tes con­si­guió avi­sar por ra­dio de la lle­ga­da de los ame­ri­ca­nos. Es­to acon­se­ja­ba ini­ciar la ope­ra­ción de in­me­dia­to, pe­ro el ade­lan­to su­po­nía in­cre­men­tar el re­co­rri­do en 300 ki­ló­me­tros, lo que agra­va­ba aún más el pro­ble­ma del com­bus­ti­ble y ha­cía la lle­ga­da a Chi­na ca­si im­prac­ti­ca­ble. Aun así, los avio­nes par­tie­ron.

Los Mit­chell lle­ga­ron a Ja­pón des­pués de seis ho­ras de vue­lo y bom­bar­dea­ron ob­je­ti­vos mi­li­ta­res e in­dus­tria­les en To­kio, Yo­koha­ma, Yo­ko­su­ka, Na­go­ya, Ko­be y Osa­ka. La ope­ra­ción se lle­vó a ca­bo sin gran­des con­tra­tiem­pos. Pe­se al avi­so por ra­dio, los ja­po­ne­ses de­mos­tra­ron una to­tal in­com­pe­ten­cia pa­ra pre­ve­nir y con­tra­rres­tar el ataque. El fue­go an­ti­aé­reo fue com­ple­ta­men­te in­efi­caz, igual que la ac­ti­vi­dad de los ca­zas, tres de los cua­les fue­ron aba­ti­dos por ar­ti- lle­ros de los Mit­chell. Pa­sa­dos unos po­cos mi­nu­tos – ca­da avión tar­da­ba trein­ta se­gun­dos en sol­tar las bom­bas–, los die­ci­séis bom­bar­de­ros se die­ron a la fu­ga con sus ochen­ta tri­pu­lan­tes, cin­co en ca­da uno, en per­fec­tas con­di­cio­nes. Em­pe­za­ba lo peor. To­dos los avio­nes si­guie­ron el plan es­ta­ble­ci­do, menos uno. El

Mit­chell pi­lo­ta­do por el ca­pi­tán York te­nía tan po­co com­bus­ti­ble que op­tó por di­ri­gir­se di­rec­ta­men­te a la Unión So­vié­ti­ca y con­si­guió ate­rri­zar en Vla­di­vos­tok, don­de la tri­pu­la­ción fue arres­ta­da y el avión con­fis­ca­do. Los de­más ini­cia­ron un vue­lo de tre­ce ho­ras ha­cia el su­r­es­te de Chi­na, aun a sa­bien­das de que en al­gún mo­men­to los mo­to­res se pa­ra­rían. En el via­je, sin em­bar­go, tu­vie­ron un gol­pe de suer­te: un fuer­te vien­to de co­la que les es­tu­vo em­pu­jan­do du­ran­te va­rias ho­ras y les per­mi­tió lle­gar, aun­que es­to ocu­rrió de no­che y en mi­tad de una tor­men­ta. Peor aún, en el si­tio es­co­gi­do no ha­bía ras­tro de pis­tas de ate­rri­za­je ni se­ña­les de ra­dio ( los chi­nos aún no ha­bían ter­mi­na­do el tra­ba­jo). En­ton­ces el com­bus­ti­ble se aca­bó de­fi­ni­ti­va­men­te.

OB­JE­TI­VO: SA­LIR CON VI­DA. La suer­te de los ex­pe­di­cio­na­rios fue muy di­ver­sa. La ma­yor par­te de ellos sal­ta­ron en pa­ra­caí­das –era la pri­me­ra vez pa­ra to­dos, sal­vo pa­ra Jimmy Doo­little– y uno mu­rió en el sal­to. Dos avio­nes ca­ye­ron al mar y dos hom­bres se aho­ga­ron, aun­que los de­más con­si­guie­ron al­can­zar la cos­ta. Uno de los Mit­chell, al man­do del piloto Ted Law­son, in­ten­tó un ate­rri­za­je de emer­gen­cia en la pla­ya y cua­tro de los cin­co tri­pu­lan­tes que­da­ron gra­ve­men­te he­ri­dos.

A par­tir de ese mo­men­to, se ini­ció una hui­da de va­rias se­ma­nas por una zo­na en gue­rra, al­gu­nos so­los, otros en pe­que­ños gru­pos –tar­da­ron días en en­con­trar­se– y con los ja­po­ne­ses siem­pre de­trás de ellos, pi­sán­do­les los ta­lo­nes y bom­bar­dean­do los si­tios por los que pa­sa­ban. Ocho hom­bres ca­ye­ron pri­sio­ne­ros –tres fue­ron fu­si­la­dos, otro mu­rió en la cár­cel y los cua­tro res­tan­tes vol­vie­ron a Es­ta­dos Uni­dos al aca­bar la gue­rra–. Los de­más es­ca­pa­ron con la ayu­da de cam­pe­si­nos y miem­bros de la Re­sis­ten­cia chi­na. Ted Law­son, el he­ri­do más gra­ve, con­si­guió lle­gar a un ru­di­men­ta­rio hos­pi­tal, don­de uno de sus pro­pios com­pa­ñe­ros su­per­vi­vien­tes, el mé­di­co Tho­mas Whi­te – Doc Whi­te, in­clui­do en la mi­sión co­mo ar­ti­lle­ro–, le am­pu­tó una pier­na gan­gre­na­da y le sal­vó la vi­da ( Law­son es­cri­bi­ría lue­go el li­bro Trein­ta­se­gun­dos­so­breTo­kio, lle­va­do al ci­ne). El gru­po en el que se en­con­tra­ba Jimmy Doo­little tu­vo la suer­te de to­par­se con un mi­sio­ne­ro ame­ri­cano, John Birch, que les hi­zo de guía y tra­duc­tor.

Al fi­nal, to­dos los que ha­bían so­bre­vi­vi­do y es­ca­pa­do a los ja­po­ne­ses con­si­guie­ron lle­gar a la ca­pi­tal, Chong­qing, des­de don­de pu­die­ron vo­lar de vuel­ta a Es­ta­dos Uni­dos. Los cin­co que ha­bían ate­rri­za­do en la Unión So­vié­ti­ca que­da­ron allí re­te­ni­dos, aun­que fue­ron tra­ta­dos co­rrec­ta­men­te. Al ca­bo de dos años, los tras­la­da­ron a una lo­ca­li­dad cer­ca­na a Irán, de don­de pu­die­ron huir pa­gan­do a unos tra­fi­can­tes pa­ra que les ayu­da­ran a cru­zar la fron­te­ra ( se su­po­ne que to­da es­ta ma­nio­bra fue di­se­ña­da en reali­dad por el NKVD ru­so pa­ra li­brar­se de unos hués­pe­des in­có­mo­dos).

De los ochen­ta hom­bres que par­ti­ci­pa­ron en la ope­ra­ción, se­sen­ta y nue­ve re­gre­sa­ron con vi­da, una pro­por­ción su­pe­rior a la pre­vis­ta. Jimmy Doo­little vol­vió a Es­ta­dos Uni­dos ape­sa­dum­bra­do por ha­ber per­di­do to­dos los avio­nes y con­ven­ci­do de que se­ría so­me­ti­do a un con­se­jo de gue­rra. En su lu­gar, fue tra­ta­do co­mo un hé­roe y as­cen­di­do a ge­ne­ral. Des­pués de esa ex­pe­rien­cia, to­dos los miem­bros del equi­po se man­tu­vie­ron en es­tre­cho con­tac­to y for­ma­ron una es­pe­cie de gran fa­mi­lia. De ellos, en la ac­tua­li­dad só­lo que­da con vi­da uno, Ri­chard Co­le, de 101 años.

OCHEN­TA VOLUNTA

RIOS. Al man­do del as de la avia­ción Jimmy Doo­li le, pro­ta­go­ni­za­ron es­ta peligrosa mi­sión. A la iz­da., Doo­li le (el se­gun­do por la de­re­cha) po­sa con va­rios de sus hom­bres en Chi­na.

CHIANG KAI-SHEK. El mi­li­tar y po­lí­ti­co chino, lí­der de los na­cio­na­lis­tas an­ti­co­mu­nis­tas, acep­tó fi­nal­men­te ayu­dar a los ame­ri­ca­nos pe­se al te­mor a las re­pre­sa­lias de Ja­pón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.