Maia­le, el cer­do sub­ma­rino

Muy Historia - - CURIOSIDADES -

El ins­tru­men­to uti­li­za­do pa­ra la in­cur­sión en el puer­to de Ale­jan­dría fue un torpe­do de cin­co me­tros y me­dio de lar­go y tan só­lo me­dio me­tro de diá­me­tro, con una do­ta­ción de dos hom­bres. Es­te in­ge­nio fue bau­ti­za­do du­ran­te su desa­rro­llo con el nom­bre de Maia­le (cer­do, en ita­liano), tras pro­du­cir­se una anéc­do­ta: en un en­sa­yo, los tri­pu­lan­tes se fue­ron al fon­do con el torpe­do y uno de ellos, al emer­ger, des­car­gó su frus­tra­ción re­fi­rién­do­se de ese des­pec­ti­vo mo­do al ar­te­fac­to. A par­tir de en­ton­ces, es­tos torpe­dos se­rían co­no­ci­dos con ese nom­bre, que in­clu­so fue uti­li­za­do pa­ra de­no­mi­nar a sus tri­pu­lan­tes.

El Maia­le es­ta­ba im­pul­sa­do por un mo­tor eléc­tri­co si­len­cio­so y se des­pla­za­ba a una ve­lo­ci­dad de 4 km/h. Te­nía una au­to­no­mía de 16 km y po­día na­ve­gar su­mer­gi­do has­ta unos trein­ta me­tros de pro­fun­di­dad. La par­te me­dia del torpe­do era una cá­ma­ra es­ta­bi­li­za­do­ra que per­mi­tía su­mer­gir­lo o ha­cer­lo emer­ger. La par­te an­te­rior era des­mon­ta­ble: una ca­be­za ex­plo­si­va de 300 kg, que se po­día su­je­tar a cual­quier lu­gar me­dian­te un ca­ble que se pa­sa­ba por una ani­lla.

Los tri­pu­lan­tes lle­va­ban so­bre el tra­je de bu­zo un apa­ra­to Da­vis, un dis­po­si­ti­vo res­pi­ra­dor pa­ten­ta­do en Gran Bre­ta­ña y cons­trui­do en Ita­lia que per­mi­tía una in­mer­sión de has­ta seis ho­ras. Pa­ra trans­por­tar el torpe­do al lu­gar de la ac­ción se uti­li­za­ban con­te­ne­do­res es­tan­cos, ase­gu­ra­dos a la cu­bier­ta de un sub­ma­rino.

Se con­ser­van y ex­hi­ben va­rios ejem­pla­res de los Maia­le uti­li­za­dos en es­ta mi­sión. Arri­ba, uno de ellos en Taor­mi­na, Si­ci­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.