TESTIMONIOS DE LA DES­PE­DI­DA

Muy Historia - - CURIOSIDADES -

En­tre mar­zo y ju­lio del úl­ti­mo año de la con­tien­da, el pro­gra­ma ka­mi­ka­ze del Ejér­ci­to Im­pe­rial ni­pón tra­tó a la de­ses­pe­ra­da de con­te­ner el im­pa­ra­ble avan­ce de Es­ta­dos Uni­dos y sus alia­dos por el Pa­cí­fi­co ha­cia las cos­tas del ar­chi­pié­la­go.

“Voy a mo­rir en el mar de Oki­na­wa. In­clu­so tras mi muer­te de­fen­de­ría a mi país, Ja­pón”. Con es­te men­sa­je por car­ta se des­pi­dió de su fa­mi­lia un piloto ja­po­nés. Po­co des­pués se em­bar­ca­ría en una mi­sión sui­ci­da con­tra bu­ques de gue­rra es­ta­dou­ni­den­ses, acom­pa­ña­do en la ope­ra­ción por otro jo­ven que es­cri­bió: “Ma­má, sien­to ha­ber si­do un hi­jo desobe­dien­te. Per­dó­na­me, por fa­vor”. Es­tas y otras mu­chas car­tas, ade­más de tes­ta­men­tos (y2 5, dos su­per­vi­vien­tes S R E P leen sus úl­ti­mas vo­lu­nD T E A ta­des) y ob­je­tos de gran C I O S va­lor sen­ti­men­tal ( 1, re­loj A de bol­si­llo de un piloto, al que se lo ha­bía re­ga­la­do su pa­dre an­tes de in­mo­lar­se; 4, col­gan­tes en vi­drio que en­vió un ka­mi­ka­ze a su no­via y que és­ta con­ser­vó du­ran­te se­ten­ta años), se mues­tran en Ja­pón en museos crea­dos en an­ti­guas ba­ses aé­reas en desuso. Con di­chos es­pa­cios se pre­ten­de hon­rar a aque­llos jó­ve­nes sol­da­dos y enal­te­cer la paz.

En la fo­to 3, el su­per­vi­vien­te Hi­sas­hi Te­zu­ka sos­tie­ne una ré­pli­ca de ju­gue­te (re­ga­lo de su hi­ja) del mo­de­lo de avión Ze­ro en el que él apren­dió a pi­lo­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.