Un sol­da­do che­co exi­lia­do

Muy Historia - - CURIOSIDADES -

Jan Ku­biš fue en reali­dad el sus­ti­tu­to de su com­pa­ñe­ro Ka­rel Svo­bo­da, que ha­bía si­do de­sig­na­do pa­ra acom­pa­ñar a Ga­bčík pe­ro se hi­rió de cier­ta gra­ve­dad du­ran­te los en­tre­na­mien­tos en Man­ches­ter. Ku­biš ha­bía na­ci­do en Che­quia y era un va­lien­te sol­da­do. Preparó el aten­ta­do jun­to a Ga­bčík y cuan­do lle­gó el día pre­sen­ció có­mo se le en­cas­qui­lla­ba el ar­ma a su com­pa­ñe­ro an­tes de arro­jar la gra­na­da an­ti­ca­rro mo­di­fi­ca­da que no al­can­zó el vehícu­lo, pe­ro que ter­mi­nó sien­do le­tal pa­ra Hey­drich. El pro­pio Ku­biš re­sul­tó he­ri­do en la ca­ra, pe­ro de po­ca im­por­tan­cia, y es­ca­pó del lu­gar en la bi­ci­cle­ta que te­nía pre­pa­ra­da. Cuan­do las SS lle­ga­ron a la igle­sia de San Ci­ri­lo don­de se ha­bían re­fu­gia­do, él y un par de com­pa­ñe­ros, que se ha­bían ins­ta­la­do en la ga­le­ría su­pe­rior de la igle­sia, con­si­guie­ron im­pe­dir du­ran­te dos ho­ras el asal­to de los 700 sol­da­dos SS que ha­bían si­do des­ple­ga­dos pa­ra atra­par­los. Fi­nal­men­te, sus com­pa­ñe­ros, he­ri­dos de gra­ve­dad, se sui­ci­da­ron y Ku­biš mu­rió de­san­gra­do, li­te­ral­men­te, a cau­sa de sus he­ri­das.

An­tes de in­gre­sar en el ejér­ci­to, Ku­biš (1913-1942) ha­bía si­do boy scout.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.