Ka­mi­ka­zes: mo­rir pa­ra ma­tar

FUER­ZAS JA­PO­NE­SAS DE ATAQUE ES­PE­CIAL BA­SÁN­DO­SE EN EL ES­TE­REO­TI­PO REAC­CIO­NA­RIO Y NACIONALISTA DEL SA­MU­RÁI SUI­CI­DA, EL GO­BIERNO IM­PE­RIAL DE JA­PÓN SACRIFICÓ A MI­LES DE JÓ­VE­NES EN LA GUE­RRA LANZÁNDOLOSA UNA MUER­TE SE­GU­RA.

Muy Historia - - ENTREVISTA - Por Ro­ber­to Piorno, pe­rio­dis­ta e his­to­ria­dor

Nos ve­mos en Ya­su­ku­ni!”. Con es­ta fra­se se des­pe­dían los pi­lo­tos de las fuer­zas de Ataque Es­pe­cial de sus ca­ma­ra­das, an­tes de su­bir­se al avión que de­bía lle­var­los a una muer­te tan pa­trió­ti­ca co­mo te­rri­ble. Mi­nu­tos u ho­ras des­pués de pro­nun­ciar­la se pre­ci­pi­ta­rían en pi­ca­do con­tra la cu­bier­ta de al­gún por­taa­vio­nes nor­te­ame­ri­cano, dan­do la vi­da de la ma­ne­ra más ho­no­ra­ble po­si­ble por Ja­pón y por el Em­pe­ra­dor. La ma­yo­ría de pi­lo­tos ka­mi­ka­zes eran es­tu­dian­tes, jó­ve­nes de – en el me­jor de los ca­sos– po­co más de vein­te años, muy mol­dea­bles y permea­bles a las ideas ul­tra­na­cio­na­lis­tas, reac­cio­na­rias e im­pe­ria­lis­tas do­mi­nan­tes en el Ja­pón del pe­río­do. To­dos los miem­bros de las fuer­zas ar­ma­das ja­po­ne­sas eran con­ve­nien­te­men­te adoc­tri­na­dos has­ta ha­cer­les creer que, en el ca­so de que per­die­ran la vi­da en el cam­po de ba­ta­lla, in­me­dia­ta­men­te se con­ver­ti­rían en

ka­mi ( las dei­da­des del pan­teón sin­toís­ta), y co­mo ta­les re­si­di­rían jun­to a los es­pí­ri­tus pro­tec­to­res del país en el San­tua­rio Ya­su­ku­ni de To­kio. Esa era la re­com­pen­sa a la he­roi­ca in­mo­la­ción de los “vo­lun­ta­rios”, los miem­bros de las fuer­zas de Ataque Es­pe­cial con­ver­ti­dos en per­fec­tos –aun­que no siem­pre– fa­ná­ti­cos con­ven­ci­dos de es­tar desem­pe­ñan­do una mi­sión sa­gra­da, sa­cri­fi­cán­do­se por la na­ción en un país en el que huir del cam­po de ba­ta­lla, aun pa­ra lu­char otro día, era un des­ho­nor y en el que de­jar­se atra­par por el enemi­go se con­si­de­ra­ba co­mo la peor de las hu­mi­lla­cio­nes. Y es que es im­po­si­ble en­ten­der el fe­nó­meno de los ka­mi­ka­zes sin es­car­bar en el in­trin­ca­do tras­fon­do ideo­ló­gi­co que se es­con­día de­trás de esa re­li­gión nacionalista con, apa­ren­te­men­te, tan po­cas fi­su­ras.

EL IDEA­LI­ZA­DO CÓ­DI­GO DE HO­NOR DE LOS SA­MU­RÁIS.

Los ka­mi­ka­zes lle­va­ban al ex­tre­mo la ob­se­sión ge­ne­ra­li­za­da en las fi­las del ejér­ci­to ni­pón con el có­di­go de ho­nor de los sa­mu­ráis, con­si­de­ra­do a me­dia­dos del siglo XX co­mo la ver­da­de­ra esen­cia éti­ca y fi­lo­só­fi­ca de un país que ha­bía con­ver­ti­do en hé­roes, mi­tos y mo­de­los de com­por­ta­mien­to a los miem­bros de la cas­ta guerrera ja­po­ne­sa. El Ja­pón de la pri­me­ra mi­tad del siglo pa­sa­do era una na­ción mi­li­ta­ri­za­da y ex­pan­si­va que bus­ca­ba cohe­sión ideo­ló­gi­ca, po­lí­ti­ca y so­cial a tra­vés de la re­afir­ma­ción de su iden­ti­dad en el cam­po de ba­ta­lla, for­ta­le­ci­da gra­cias a las vic­to­rias en las gue­rras chino-ja­po­ne­sas y en la gue­rra ru­so-ja­po­ne­sa. Esa ob­se­sión con el bus­hi­do, con un evo­ca­do y com­ple­ta­men­te dis­tor­sio­na­do có­di­go del ho­nor an­ces­tral, gi­ra­ba en torno a nu­me­ro­sos pa­tro­nes pro­duc­to de una de­for­ma­da in­ter­pre­ta­ción de la pro­pia His­to­ria. El ejér­ci­to ni­pón hi­zo del bus­hi­do y de obras co­mo el Ha­ga­ku­re un pun­to esen­cial de re­fe­ren­cia, ob­vian­do el he­cho de que los va­lo­res que exal­ta­ban ha­bían si­do

con­fec­cio­na­dos en­te­ra­men­te por “sa­mu­ráis de sa­lón” a par­tir del siglo XVII –y muy es­pe­cial­men­te en el XIX– en un país com­ple­ta­men­te pa­ci­fi­ca­do en el que los sa­mu­ráis, en reali­dad, só­lo lu­cha­ban, si lo ha­cían, en do­jos (lu­ga­res de me­di­ta­ción) con es­pa­das de ma­de­ra, mien­tras cons­truían to­da una mís­ti­ca del ho­nor y de la bella muer­te pa­ra jus­ti­fi­car sus in­jus­ti­fi­ca­bles pri­vi­le­gios y su ab­so­lu­ta ob­so­les­cen­cia. Na­da te­nían que ver los sa­mu­ráis his­tó­ri­cos con esa evo­ca­ción y rein­ven­ción ro­mán­ti­ca del es­te­reo­ti­po gue­rre­ro que lle­gó al pa­ro­xis­mo du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Y uno de esos va­lo­res so­bre los que os­ci­la­ba ese na­cio­na­lis­mo en­fer­vo­re­ci­do era el con­cep­to del sui­ci­dio, pre­sun­to es­tan­dar­te del buen sa­mu­rái, que no du­da­ba en abrir­se el vien­tre me­dian­te

sep­pu­ku en cuan­to su ho­nor se veía com­pro­me­ti­do.

DI­VER­SOS TI­POS DE SUI­CI­DIO EN JA­PÓN. En reali­dad, la ge­ne­ra­li­za­ción de es­te ritual, si­quie­ra co­mo ideal y ele­men­to de­fi­ni­to­rio del sa­mu­rái mo­dé­li­co, co­rres­pon­de a los tiem­pos de los sa­mu­ráis ocio­sos, de los gue­rre­ros- bu­ró­cra­tas. Nun­ca an­tes del fi­nal de las gue­rras ci­vi­les del pe­río­do Sen­go­ku – que se­lla­ron el ac­ce­so al po­der de los To­ku­ga­wa y el fi­nal de los sa­mu­ráis co­mo com­ba­tien­tes y sol­da­dos pro­pia­men­te di­chos– hu­bo en Ja­pón una cul­tu­ra del sui­ci­dio. Cual­quier gue­rre­ro sen­sa­to po­nía a sal­vo su pe­lle­jo pa­ra lu­char otro día si las cir­cuns­tan­cias se lo per­mi­tían. Así pues, los prin­ci­pios so­bre los que gi­ra­ban los ideales de los pi­lo­tos ka­mi­ka­zes te­nían mu­cho más que ver con una adul­te­ra­ción ul­tra­na­cio­na­lis­ta del pa­sa­do ( for­ja­da, muy es­pe­cial­men­te, a par­tir de fi­na­les del siglo XIX) que con el idea­rio y el có­di­go de con­duc­ta de los sa­mu­ráis his­tó­ri­cos. No obs­tan­te, la len­gua ja­po­ne­sa sí re­fle­ja una sus­tan­cial di­fe­ren­cia con res­pec­to a las len­guas oc­ci­den­ta­les con res­pec­to al sui­ci­dio. Exis­ten de he­cho va­rias pa­la­bras pa­ra de­fi­nir el ac­to de qui­tar­se la vi­da. La ja­po­ne­sa es, en par­ti­cu­lar, una cul­tu­ra en la que no exis­ten ta­búes éti­cos ni cen­su­ras re­li­gio­sas an­te el sui­ci­dio. Por un la­do es­tá el

ji­jat­su, el vo­ca­blo más si­mi­lar por sig­ni­fi­ca­do y con­no­ta­cio­nes a la pa­la­bra “sui­ci­dio”, que tie­ne una lec­tu­ra ne­ga­ti­va y un ma­tiz de im­pu­re­za; to­do lo con­tra­rio que el ji­ket­su y el ji­sai, que de­no­tan au­to­de­ter­mi­na­ción y jui­cio ha­cia uno mis­mo y se con­si­de­ran ac­tos per­fec­ta­men­te ho­no­ra­bles eje­cu­ta­dos por el bien de la ma­yo- ría, co­mo los de los ka­mi­ka­zes, au­tén­ti­cos hé­roes na­cio­na­les, ico­nos y pi­la­res de la pa­tria in­clu­so en el Ja­pón mo­derno.

Lo cier­to es que los ka­mi­ka­zes no fue­ron una uni­dad de com­ba­te or­ga­ni­za­da pro­pia­men­te di­cha has­ta bien avan­za­da la gue­rra. A me­dia­dos de 1944, eran ya mu­chos los pi­lo­tos que de ma­ne­ra to­tal­men­te es­pon­tá­nea y por de­ci­sión pro­pia ha­bían de­ci­di­do in­mo­lar­se fren­te a una si­tua­ción de­ses­pe­ra­da y op­ta­do por mo­rir ma­tan­do, an­tes que caer al mar sin ha­ber cau­sa­do nin­gún da­ño. Pe­ro, en con­tra de la creen­cia co­mun­men­te acep­ta­da, no to­dos los pi­lo­tos sui­ci­das du­ran­te es­te pe­río­do fue­ron ja­po­ne­ses. Así, al­gu­nos avia­do­res es­ta­dou­ni­den­ses, mo­vi­dos por el mis­mo es­tí­mu­lo, op­ta­ron in ex­tre­mis por asu­mir la muer­te inevi­ta­ble cau­san­do el ma­yor da­ño po­si­ble al enemi­go. LOS PRI­ME­ROS KA­MI­KA­ZES ES­PON­TÁ­NEOS.

El pri­mer ataque ka­mi­ka­ze del que se tie­ne no­ti­cia lo pro­ta­go­ni­zó el te­nien­te Fu­sa­ta Ii­da, que li­de­ra­ba un gru­po de ca­zas Ze­ro en la se­gun­da tan­da de ata­ques a Pearl Har­bor, el 7 de di­ciem­bre de 1941, y que tras re­ci­bir el im­pac­to de las ba­te­rías an­ti­aé­reas enemi­gas co­men­zó a per­der com­bus­ti­ble. Cons­cien­te de lo de­ses­pe­ra­do de su si­tua­ción, se lan­zó en pi­ca­do con­tra un han­gar es­ta­dou­ni­den­se eje­cu­tan­do de es­te mo­do la pri­me­ra ac­ción de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas de la II Gue­rra Mun­dial. A par­tir de en­ton­ces otros si­guie­ron su ejem­plo, pe­ro sus ac­cio­nes no tu­vie­ron eco al­guno ni re­co­no­ci­mien­to, menos aún con­de­co­ra­cio­nes. Y es que el Al­to Man­do ni­pón aún es­ta­ba muy le­jos de leer las ven­ta­jas que es­te nue­vo mo­de­lo de ofen­si­va po­día ofre­cer des­de el pun­to de

EL SUI­CI­DIO RITUAL CO­MO ES­TAN­DAR­TE DEL BUEN SA­MU­RÁI FUE EN REALI­DAD UNA IDEALIZACIÓN DE LOS SIGLOS XVII AL XIX, CUAN­DO YA APE­NAS EXIS­TÍAN

vis­ta es­tra­té­gi­co, más aún con­si­de­ran­do la ca­da vez más pre­ca­ria si­tua­ción de la avia­ción ja­po­ne­sa, la fal­ta de me­dios y la su­pe­rio­ri­dad to­tal en es­te ám­bi­to de las fuer­zas es­ta­dou­ni­den­ses.

A me­di­da que la si­tua­ción de Ja­pón en la gue­rra se vol­vió más y más de­ses­pe­ra­da, cre­ció ex­trao­fi­cial­men­te la bo­la de los vue­los sui­ci­das. Ca­da vez ha­bía más es­pon­tá­neos que op­ta­ban por in­mo­lar­se co­mo el mé­to­do más cer­te­ro pa­ra ha­cer da­ño al enemi­go. Ya no se tra­ta­ba de una sim­ple me­di­da de­ses­pe­ra­da de un piloto con­de­na­do al de­rri­bo; ca­da vez más, si bien aún en ini­cia­ti­vas com­ple­ta­men­te es­pon­tá­neas, se loa­ban las vir­tu­des mo­ra­les de los pi­lo­tos sui­ci­das y se de­fen­día es­ta for­ma de “bella muer­te” co­mo una po­si­ble ven­ta­ja tác­ti­ca pa­ra Ja­pón, en un mo­men­to en el que to­do eran des­ven­ta­jas. El de­ba­te no tar­dó en tras­la­dar­se a las al­tas es­fe­ras.

NA­CEN LAS UNI­DA­DES DE ATAQUE ES­PE­CIAL.

Des­de me­dia­dos de 1944, los vue­los sui­ci­das es­pon­tá­neos se hi­cie­ron tan fre­cuen­tes que se­guir ob­vian­do el al­can­ce tác­ti­co de es­tos ata­ques no te­nía sen­ti­do. La “re­gu­la­ri­za­ción” de los ata­ques ka­mi­ka­zes es­ta­ba ya en bo­ca de ex­pe­ri­men­ta­dos ofi­cia­les, que en­ten­dían que an­te la in­sos­te­ni­ble si­tua­ción del ejér­ci­to ni­pón só­lo un gol­pe de mano de es­te ca­li­bre po­día ha­cer que la ba­lan­za se in­cli­na­ra a su fa­vor. To­do pa­re­cían ser ven­ta­jas: los da­ños in­fli­gi­dos a los bar­cos es­ta­dou­ni­den­ses se mul­ti­pli­ca­ban con una in­ver­sión de me­dios muy li­mi­ta­da y re­du­cien­do drás­ti­ca­men­te el nú­me­ro de pér­di­das. Un piloto por bar­co era un pre­cio que cual­quier ofi­cial fi­cial es­ta­ría dis­pues­to a pa­gar, ob­vian­do, cla­ro, la di­men­sión men­sión éti­ca y mo­ral de la nue­va tác­ti­ca. La úni­ca pe­ga ga era, na­tu­ral­men­te, la ne­ce­si­dad de re­clu­tar lu­tar su­fi­cien­tes vo­lun­ta­rios co­mo pa­ra que los vue­los sui­ci­das aca­ba­ran con­vir­tién­do­se­vir­tién­do­se en una ame­na­za real y du­ra­de­ra ura­de­ra pa­ra el enemi­go, co­mo pa­ra que mi­na­ran su mo­ral has­ta el pun­to de re­nun­ciar a la ren­di­ción ja­po­ne­sa.. La reali­dad era que Ja­pón es­ta­ba per­dien­do­dien­do la gue­rra es­tre­pi­to­sa­men­te en el l ai­re (y no só­lo), y las pér­di­das de pi­lo­tos os con­ven­cio­na­les su­pe­ra­ban el cin­cuen­ta a por cien­to. El país del Sol Na­cien­te te­nía enía dos op­cio­nes: la más sen­sa­ta nsa­ta era asi­mi­lar esa reali­da­dad y ren­dir­se; la otra, se­guir uir lu­chan­do has­ta la úl­ti- ima san­gre pe­ro dan­do o un gol­pe de efec­to que e pu­die­ra com­pen­sar la a abru­ma­do­ra su­pe­rio­ri­dad es­ta­dou­ni­den­se en to­dos los fren­tes. Ven­cien­do sus re­ti­cen­cias ini­cia­les y su fir­me con­vic­ción de que en­viar a jó­ve­nes ja­po­ne­ses al ma­ta­de­ro de esa for­ma no era éti­co ni ra­zo­na­ble, el al­mi­ran­te

EL GO­BIERNO NI­PÓN DA­BA PU­BLI­CI­DAD A LAS HA­ZA­ÑAS DE LOS KA­MI­KA­ZES, CON­VIR­TIEN­DO EN ÉXI­TOS LO QUE EN LA MA­YO­RÍA DE LOS CA­SOS ERAN FRA­CA­SOS

Ta­ki­ji­ro Onis­hi, un piloto ex­cep­cio­nal y un ofi­cial de enor­me ex­pe­rien­cia, ce­dió a las pre­sio­nes de su en­torno y fi­nal­men­te, en el oto­ño de 1944, dio luz ver­de a la for­ma­ción de uni­da­des de Ataque Es­pe­cial con el apo­yo uná­ni­me y sin fi­su­ras del Al­to Man­do.

PI­LO­TOS SIN FOR­MA­CIÓN Y AVIO­NES OB­SO­LE­TOS.

En un prin­ci­pio, Onis­hi pre­ten­día que el uso de pi­lo­tos sui­ci­das se li­mi­ta­ra al mar­co de la Ope­ra­ción Sho, en Fi­li­pi­nas, en­tre otras co­sas por­que la es­ca­sez de avio­nes en el ban­do ni­pón era a esas al­tu­ras real­men­te alar­man­te, lo que

aprio­ri ex­cluía la po­si­bi­li­dad de ha­cer de los ata­ques es­pe­cia­les un pro­ce­di­mien­to re­gu­lar y per­ma­nen­te. Sin em­bar­go, la en­tu­sias­ta aco­gi­da de la pro­pues­ta no só­lo en­tre los ofi­cia­les sino por par­te de los pro­pios pi­lo­tos pron­to lle­vó a cen­trar to­dos los re­cur­sos y es­fuer­zos de la gue­rra en el ai­re en el adies­tra­mien­to y em­pleo de las uni­da­des ka­mi­ka­zes. Onis­hi sa­bía que la avia­ción ja­po­ne­sa no era ri­val de la es­ta­dou­ni­den­se en el cuer­po a cuer­po, por lo que el ob­je­ti­vo, a par­tir de oc­tu­bre de 1944, fue evi­tar el des­pe­gue de los ca­zas ame­ri­ca­nos inu­ti­li­zan­do sus pis­tas: pa­ra ello se car­ga­ba ca­da ae­ro­plano con dos­cien­tos cin­cuen­ta ki­lo­gra­mos de ex­plo­si­vos y se es­tre­lla­ba con­tra la cu­bier­ta del por­taa­vio­nes, ge­ne­ran­do así gra­ves da­ños ma­te­ria­les y un de­vas­ta­dor im­pac­to psi­co­ló­gi­co en las fi­las del ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se. Los ata­ques sui­ci­das te­nían otra va­lio­sa ven­ta­ja: la ex­pe­rien­cia en vue­lo de los pi­lo­tos re­clu­ta­dos pa­ra el pro­gra­ma era irre­le­van­te. La ma­yo­ría de ellos re­ci­bía una ins­truc­ción pre­ca­ria de no más de cin­cuen­ta ho­ras de vue­lo, cuan­do en los bue­nos tiem­pos de la avia­ción ja­po­ne­sa se con­si­de­ra­ba que el mí­ni­mo in­dis­pen­sa­ble pa­ra pi­lo­tar con des­tre­za un ca­za de com­ba­te era de unas cua­tro­cien­tas ho­ras. Mu­chos de ellos ape- nas ha­bían re­ci­bi­do mí­ni­mas no­cio­nes so­bre téc­ni­cas de ate­rri­za­je; al fin y al ca­bo, no se es­pe­ra­ba de los ka­mi­ka­zes que vol­vie­ran a la ba­se. Su tra­ba­jo con­sis­tía en se­guir al je­fe de es­cua­drón y lan­zar­se en pi­ca­do con­tra el ob­je­ti­vo. Con­tra to­do pro­nós­ti­co, la aco­gi­da del nue­vo pro­gra­ma de Onis­hi fue ex­tra­or­di­na­ria. Ha­bía, de he­cho, más vo­lun­ta­rios dis­pues­tos a in­mo­lar­se por la pa­tria y por el Em­pe­ra­dor que avio­nes dis­po­ni­bles. Otra ven­ta­ja de los vue­los sui­ci­das era que el ejér­ci­to ja­po­nés po­día uti­li­zar in­clu­so sus apa­ra­tos más ob­so­le­tos, in­ser­vi­bles pa­ra el com­ba­te con­ven­cio­nal. Lo real­men­te im­por­tan­te era sal­var las vi­das de los pi­lo­tos más ex­per­tos, los úni­cos ca­pa­ci­ta­dos pa­ra pi­lo­tar con ga­ran­tías en una ba­ta­lla aé­rea; to­dos los de­más eran sa­cri­fi­ca­bles.

De pron­to to­dos los jó­ve­nes ja­po­ne­ses que­rían su­mar­se a las uni­da­des de Ataque Es­pe­cial, gra­cias en par­te a la ex­cep­cio­nal pu­bli­ci­dad y el en­tu­sias­mo con el que la pren­sa ni­po­na ven­dió el pro­gra­ma de Onis­hi. La re­com­pen­sa me­re­cía la pe­na: mo­rir por el país era de por sí un gran ho­nor, pe­ro ser dei­fi­ca­do en Ya­su­ku­ni y con­ver­ti­do en ei­rei –es­pí­ri­tus guar­dia­nes del Ja­pón– era el ma­yor pri­vi­le­gio que un súb­di­to del Em­pe­ra­dor pu­die­ra con­ce­bir. Tal era el fer­vor de los nue­vos re­clu­tas que, con fre­cuen­cia, cuan­do su vue­lo se re­tra­sa­ba o can­ce­la­ba, que­da­ban com­ple­ta­men­te hun­di­dos, y mu­chos de ellos, se­gún tes­ti­gos pre­sen­cia­les, se mos­tra­ban in­só­li­ta­men­te ale­gres y fe­li­ces an­tes de su­bir­se al ca­za que ha­bría de con­du­cir­los a la muer­te. El go­bierno ali­men­ta­ba el en­tu­sias­mo con cam­pa­ñas de pro­pa­gan­da des­ti­na­das a dar pu­bli­ci­dad a las ha­za­ñas de los ka­mi­ka­zes, mag­ni­fi­cán­do­las ca­si siem­pre cuan­do no di­rec­ta­men­te con­vir­tien­do en éxi­tos lo que en reali­dad eran fra­ca­sos.

No era oro, en reali­dad, to­do lo que re­lu­cía. Es cier­to que mu­chos pi­lo­tos, fa­na­ti­za­dos por el adoc­tri­na­mien­to ul­tra­pa­trió­ti­co, se lan­za­ban a las mi­sio­nes sui­ci­das con una de­vo­ción ra­ya­na en el fa­na­tis­mo. Otros, en ver­dad, al­ber­ga­ban mu­chas más du­das. De sus úl­ti­mas car­tas, es­cri­tas a sus fa­mi­lia­res an­tes del ataque, se de­du­ce que a mu­chos ka­mi­ka­zes les im­por­ta­ba po­co el Em­pe­ra­dor o el ar­dor pa­trió­ti­co. Se in­mo­la­ban por­que ha­bían si­do ele­gi­dos pa­ra ello y por­que su in­ta­cha­ble sen­ti­do del de­ber y la preo­cu­pa-

UN ÉXI­TO DE LA PRO­PA­GAN­DA IM­PE­RIA­LIS­TA.

ción por la opi­nión de sus se­res que­ri­dos les obli­ga­ban a aca­tar ór­de­nes que mu­chos de ellos cum­plían a re­ga­ña­dien­tes. Es el ca­so de Yu­kio Se­ki, que li­de­ró la pri­me­ra es­cua­dri­lla de pi­lo­tos de las fuer­zas de Ataque Es­pe­cial en Fi­li­pi­nas, en el pri­mer vue­lo sui­ci­dia “ofi­cial” y am­pa­ra­do y di­se­ña­do por Onis­hi.

EL POE­MA DE YU­KIO SE­KI.

Co­rría el 20 de oc­tu­bre de 1944, y Se­ki fue avi­sa­do de su co­me­ti­do la mis­ma ma­ña­na del ataque. Acep­tó su des­tino sin re­chis­tar, pe­ro no pu­do de­jar de la­men­tar­se por el ab­sur­do que su­po­nía des­per­di­ciar la vi­da de un piloto ex­per­to co­mo él, que, pa­ra más in­ri, ha­bía con­traí­do ma­tri­mo­nio ha­cía muy po­co tiem­po. An­tes de par­tir es­cri­bió un poe­ma, una tra­di­ción muy arrai­ga­da en­tre los ka­mi­ka­zes, en el que ex­pre­sa­ba a los pi­lo­tos a los que él mis­mo ha­bía for­ma­do su aba­ti­mien­to, con la en­te­re­za que ca­bía es­pe­rar de un sol­da­do de su ta­lla: “Des­cen­ded, mis pu­pi­los,/ mis pé­ta­los de flor de ce­re­zo,/ co­mo yo des­cen­de­ré,/ sir­vien­do a nues­tro país.” Se­ki encarna muy bien el per­fil ti­po de la ma­yo­ría de ka­mi­ka­zes que vi­nie­ron de­trás: vo­lun­ta­rios o no, an­te la in­mi­nen­cia de la muer­te mu­chos se pre­gun­ta­ban qué sen­ti­do te­nía sa­cri­fi­car su vi­da de esa ma­ne­ra.

VÍC­TI­MAS DE UNA RE­SIS­TEN­CIA INÚ­TIL.

En efec­to, mu­chos se lan­za­ban a la muer­te por dis­ci­pli­na y por sen­ti­do del de­ber o, con fre­cuen­cia, por sus se­res que­ri­dos. El éxi­to de Se­ki, no obs­tan­te, pro­vo­có un “efec­to lla­ma­da” in­me­dia­to. Un to­tal de 2.950 avio­nes par­tie­ron en los me­ses su­ce­si­vos en mi­sio­nes ka­mi­ka­zes, aun­que só­lo el 18% lo­gró su ob­je­ti­vo de des­truir las na­ves del enemi­go o cau­sar­les se­rios da­ños. Mu­chos pi­lo­tos, de he­cho, no lle­ga­ban nun­ca a com­ple­tar sus mi­sio­nes; in­ca­pa­ces de qui­tar­se la vi­da, vol­vían a la ba­se con cual­quier ex­cu­sa o des­apa­re­cían sin de­jar ras­tro pa­ra no en­fren­tar­se a la ver­güen­za de ser se­ña­la­dos co­mo co­bar­des. A pe­sar de que los pri­me­ros vue­los sui­ci­das cau­sa­ron es­tra­gos en la mo­ral de los es­ta­dou­ni­den­ses, que se veían com­ple­ta­men­te in­de­fen­sos an­te el des­ape­go a la vi­da de los ka­mi­ka­zes, pron­to que­dó pa­ten­te que las uni­da­des de Ataque Es­pe­cial, su­pe­ra­do el en­tu­sias­mo del pro­me­te­dor ini­cio, no iban a in­cli­nar la ba­lan­za en fa­vor de Ja­pón y, de he­cho, ni si­quie­ra iban a ser un fac­tor de­ma­sia­do de­ter­mi­nan­te en la con­tien­da. Las ex­pec­ta­ti­vas del al­mi­ran­te Onis­hi con res­pec­to a los ka­mi­ka­zes eran de­ma­sia­do al­tas. Ni Ja­pón te­nía los me­dios ya pa­ra ga­nar la gue­rra, ni con­ta­ba con avio­nes su­fi­cien­tes pa­ra que los vue­los sui­ci­das fue­ran real­men­te un fac­tor des­es­ta­bi­li­za­dor, ni los ata­ques pro­pia­men­te di­chos cau­sa­ban con fre­cuen­cia los da­ños es­pe­ra­dos. A día de hoy, los pi­lo­tos ka­mi­ka­zes son re­cor­da­dos co­mo hé­roes en el país del Sol Na­cien­te. Con to­do, su sa­cri­fi­cio fue com­ple­ta­men­te inú­til. Ja­pón ya ha­bía per­di­do la gue­rra cuan­do las uni­da­des de Ataque Es­pe­cial co­men­za­ron a ope­rar. To­dos los ka­mi­ka­zes, por con­si­guien­te, fue­ron víc­ti­mas evi­ta­bles.

ES­TU­DIAN­TES Y JÓ­VE­NES. Eso fue­ron la ma­yo­ría de es­tos pi­lo­tos sui­ci­das, con­ve­nien­te­men­te fa­na­ti­za­dos. Has­ta 1944 no se or­ga­ni­za­ron co­mo una uni­dad mi­li­tar pro­pia­men­te di­cha.

La in­mo­la­ción de los sol­da­dos no só­lo con­lle­va­ba el ho­nor de mo­rir por la pa­tria y el Em­pe­ra­dor; se les con­ven­cía de que se­rían dei­fi­ca­dos y re­si­di­rían eter­na­men­te en el San­tua­rio Ya­su­ku­ni (To­kio). Arri­ba, la dio­sa Ama­te­ra­su en una xi­lo­gra­fía. RE­COM­PEN­SA ETER­NA.

EL MA­YOR DA­ÑO PO­SI­BLE.

De eso se tra­ta­ba: de in­fli­gir el má­xi­mo castigo al enemi­go con no mu­cho cos­te pro­pio. En la fo­to­gra­fía, un ma­ri­ne que­ma­do en un ataque ka­mi­ka­ze se re­cu­pe­ra en el bar­cohos­pi­tal USS So­la­ce en ma­yo de 1945.

Ven­cien­do sus re­ti­cen­cias mo­ra­les y prác­ti­cas, el al­mi­ran­te Ta­ki­ji­ro Onis­hi (a la iz­quier­da), gran piloto y mi­li­tar ex­cep­cio­nal, fue el en­car­ga­do de or­ga­ni­zar en 1944 las uni­da­des de Ataque Es­pe­cial. EL “PA­DRE DE LA CRIA­TU­RA”.

No es­pe­ra­mos vol­ver vi­vos, Va­rios au­to­res. Alian­za, 2015. Una fas­ci­nan­te re­co­pi­la­ción de testimonios en pri­me­ra per­so­na de ka­mi­ka­zes y otros sol­da­dos ja­po­ne­ses par­ti­ci­pan­tes en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Da­do que no se es­pe­ra­ba que ate­rri­za­ran y sal­va­ran la vi­da, se con­tó co­mo avia­do­res con mu­chos vo­lun­ta­rios inex­per­tos: ca­si cual­quie­ra va­lía, pe­ro no ha­bía apa­ra­tos pa­ra to­dos. Arri­ba, un gru­po de ellos sien­do adies­tra­do en 1942. MÁS VO­LUN­TA­RIOS QUE AVIO­NES.

PA­RA DAR­SE VA­LOR.

Aquí ve­mos a unos pi­lo­tos sui­ci­das ja­po­ne­ses be­bien­do sa­ke an­tes de su­bir­se a sus avio­nes. Era un ritual y tam­bién una for­ma de ven­cer el mie­do. Mu­chos no lo lo­gra­ban y vol­vían a la ba­se con cual­quier ex­cu­sa, o huían y se es­con­dían pa­ra no que­dar mar­ca­dos co­mo co­bar­des.

FA­NA­TIS­MO Y SIM­BO­LIS­MO.

La pro­pa­gan­da im­pe­ria­lis­ta y ul­tra­na­cio­na­lis­ta arras­tró a que­rer ser ka­mi­ka­zes, en la úl­ti­ma fa­se de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, a mi­lla­res de jó­ve­nes ni­po­nes. Aba­jo, en una fo­to­gra­fía co­lo­rea­da, uno de ellos se co­lo­ca la sim­bó­li­ca ban­da­na con el Sol Na­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.