Las lan­chas más rá­pi­das

Muy Historia - - CURIOSIDADES -

Las fuer­zas mi­li­ta­res ni­po­nas no só­lo uti­li­za­ron los avio­nes en mi­sio­nes de al­to ries­go pa­ra sus tri­pu­lan­tes. Tam­bién hi­cie­ron uso de unas lan­chas rá­pi­das que bau­ti­za­ron co­mo Shin’yō (ma­re­mo­to), crea­das por la Ar­ma­da Im­pe­rial ja­po­ne­sa con el ob­je­ti­vo de trans­for­mar­se en ar­mas con­tra los nor­te­ame­ri­ca­nos. For­ma­ban par­te del am­plio pro­gra­ma de Uni­da­des Es­pe­cia­les de Ataque de Ja­pón, que era co­mo se de­sig­na­ba a las ar­mas es­pe­cí­fi­ca­men­te di­se­ña­das pa­ra ser usa­das en mi­sio­nes ka­mi­ka­zes.

Es­tas em­bar­ca­cio­nes al­can­za­ban ve­lo­ci­da­des de 50 km/h y eran tri­pu­la­das por un so­lo hom­bre. En reali­dad, el ob­je­ti­vo no era co­li­sio­nar, sino lan­zar las car­gas ex­plo­si­vas que por­ta­ban con­tra el cas­co de la na­ve enemi­ga y, lue­go, vi­rar la em­bar­ca­ción en el úl­ti­mo mo­men­to pa­ra que el sol­da­do ja­po­nés sal­va­ra la vi­da, al­go que era por otro la­do bas­tan­te im­pro­ba­ble.

Se lle­ga­ron a fa­bri­car más de 600 uni­da­des en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. En­tre sus lo­gros, el hun­di­mien­to de un ca­za­su­bma­ri­nos y de vehícu­los de des­em­bar­co e, in­clu­so, da­ños a al­gún que otro des­truc­tor. Unas 400 lan­chas fue­ron trans­por­ta­das a Oki­na­wa y Tai­wán y el res­to se al­ma­ce­nó en las cos­tas ja­po­ne­sas co­mo úl­ti­ma de­fen­sa an­te la in­va­sión de las is­las prin­ci­pa­les.

So­bre es­tas lí­neas, una de las lan­chas sui­ci­das ja­po­ne­sas ti­po

Shin’yō em­plea­das en la gue­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.