RES­CA­TE Un Es­cua­drón per­di­do en la nie­ve

Muy Historia - - CURIOSIDADES -

Era ma­yo de 1942 y los alia­dos ha­bían pues­to en mar­cha la Ope­ra­ción Bo­le­ro, que con­sis­tió en la agru­pa­ción de tro­pas y ma­te­rial en Gran Bre­ta­ña co­mo mo­vi­mien­to pre­vio a una ac­ción mi­li­tar de ma­yor en­ver­ga­du­ra pa­ra la in­va­sión de Eu­ro­pa a tra­vés del Ca­nal de la Man­cha. A su vez, es­ta mi­sión for­ma­ba par­te de la Ope­ra­ción Roun­dup, un cla­ro an­te­ce­den­te en el di­se­ño de lo que más tar­de se­ría el des­em­bar­co de Nor­man­día (Ope­ra­ción Over­lord). Un mes des­pués, se co­men­za­ron a rea­li­zar los pri­me­ros vue­los que lle­va­ban ar­te­fac­tos des­de Es­ta­dos Uni­dos has­ta Gran Bre­ta­ña –vía Groen­lan­dia–; es en ese con­tex­to cuan­do arranca la aven­tu­ra del lla­ma­do “Es­cua­drón per­di­do”. Seis avio­nes par­tie­ron co­mo es­col­ta de dos bom­bar­de­ros des­de la ba­se ame­ri­ca­na de Pres­que Is­le (Mai­ne) ha­cia el Vie­jo Con­ti­nen­te.

To­das las eta­pas en las que se di­vi­día el vue­lo eran im­pres­cin­di­bles pa­ra po­der reabas­te­cer de com­bus­ti­ble a los avio­nes. Pe­ro, cuan­do se di­ri­gían a la ba­se de Groen­lan­dia, don­de de­bían ha­cer es­ca­la, el mal tiem­po y la es­ca­sa vi­si­bi­li­dad pro­vo­ca­ron que no lle­ga­sen a su des­tino, a tan so­lo dos ho­ras de vue­lo.

Vein­ti­cin­co hom­bres so­bre­vi­vie­ron a los ate­rri­za­jes for­zo­sos a los que se vie­ron obli­ga­dos so­bre el hie­lo de Groen­lan­dia, y su pri­me­ra ta­rea fue acon­di­cio­nar el es­pa­cio pa­ra po­der pa­sar los días de es­pe­ra has­ta que los res­ca­ta­sen y ra­cio­nar la co­mi­da pa­ra so­bre­vi­vir unos quin­ce días. Tu­vie­ron que es­pe­rar nue­ve días a la lle­ga­da de un gru­po de res­ca­te, que pu­do al­can­zar su po­si­ción gra­cias a los tri­neos ti­ra­dos por pe­rros y a los avio­nes que so­bre­vo­la­ban la zo­na pa­ra guiar­los has­ta el lu­gar del ac­ci­den­te. Tras res­ca­tar­los, co­men­zó una du­ra tra­ve­sía has­ta la cos­ta, don­de un guar­da­cos­tas los re­co­gió, y que­da­ron a la es­pe­ra de una pró­xi­ma mi­sión.

En 1992, una ex­pe­di­ción re­cu­pe­ró uno de los avio­nes en­te­rra­dos en el hie­lo: un P-38, que fue res­tau­ra­do e in­clu­so ha vuel­to a vo­lar.

En 2007, el piloto Brad McMa­nus (arri­ba) se re­en­con­tró con el avión P-38 que tri­pu­ló has­ta Groen­lan­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.