El piloto ale­mán que ate­rri­zó don­de no de­bía

Muy Historia - - CURIOSIDADES -

Un no­ví­si­mo ca­za ale­mán de com­ba­te sur­ca­ba los cie­los eu­ro­peos en ple­na Se­gun­da Gue­rra Mun­dial: el Foc­ke-Wulf Fw 190A-3. Los bri­tá­ni­cos lo te­mían, ya que era di­fe­ren­te al Bf109 al que nor­mal­men­te se en­fren­ta­ban. Ta­les dolores de ca­be­za les es­ta­ba dan­do a los alia­dos, que pla­nea­ron una mi­sión se­cre­ta pa­ra en­viar un co­man­do que se apo­de­ra­se de un FW-190 in­tac­to en el nor­te de Fran­cia. Pe­ro, por una ju­ga­da del des­tino, no tu­vie­ron que mo­ver un de­do pa­ra con­se­guir el so­fis­ti­ca­do apa­ra­to. Uno de los pi­lo­tos de la Lu waf­fe, el te­nien­te Ar­min Fa­ber, tras un com­ba­te aé­reo pu­so rum­bo al nor­te en vez de al sur y, de es­te mo­do, con­fun­dió el Ca­nal de Bris­tol con el Ca­nal de la Man­cha. Un gra­ve error que su­pu­so que los bri­tá­ni­cos pu­die­ran cap­tu­rar su avión in­tac­to.

Cuan­do Fa­ber ate­rri­zó en el ae­ró­dro­mo de Pem­brey, los ofi­cia­les bri­tá­ni­cos sa­lie­ron co­rrien­do de la to­rre de con­trol a re­ci­bir­lo. Sin em­bar­go, el piloto ale­mán no se dio cuen­ta de su error y em­pe­zó a ha­blar­les en fran­cés. Tar­da­ría dos ho­ras en com­pren­der lo que es­ta­ba su­ce­dien­do.

El bom­bar­de­ro ale­mán FW-190 (arri­ba) de Ar­min Fa­ber se po­só en te­rri­to­rio enemi­go, no sin an­tes ha­cer se­ña­les de vic­to­ria mo­vien­do las alas, a lo que no po­dían dar cré­di­to los ofi­cia­les alia­dos del ae­ró­dro­mo in­glés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.