El Pa­cí­fi­co en llamas

LA II GUE­RRA MUN­DIAL EN­TRÓ EN SU FA­SE MÁS DE­CI­SI­VA CON LA IN­TER­VEN­CIÓN DE ES­TA­DOS UNI­DOS EN EL SUD­ES­TE DE ASIA. PA­RA­LE­LA­MEN­TE, EL EJÉR­CI­TO RO­JO PU­SO CON­TRA LASCUERDASALOSALEMANES Y LOS ALIA­DOS DES­EM­BAR­CA­RON EN ITA­LIA.

Muy Historia - - CURIOSIDADES -

El exi­guo te­rri­to­rio de Ja­pón, que da­ba co­bi­jo a una po­bla­ción de 74 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, fue una de las ra­zo­nes de la en­tra­da del país en la gue­rra. To­kio que­ría más po­se­sio­nes co­lo­nia­les y fuen­tes de abas­te­ci­mien­tos. Su lu­cha en Chi­na ha­bía re­sul­ta­do muy cos­to­sa y el país ne­ce­si­ta­ba pe­tró­leo, mi­ne­ra­les, cau­cho y otros re­cur­sos es­tra­té­gi­cos pa­ra se­guir cre­cien­do. El go­bierno mi­li­tar mo­vi­li­zó to­da su ca­pa­ci­dad bé­li­ca pa­ra li­be­rar al sud­es­te asiático del yu­go an­glo­sa­jón. La nue­va con­sig­na fue “Asia pa­ra los asiá­ti­cos”, pe­ro ba­jo la di­rec­ción de los ja­po­ne­ses, na­tu­ral­men­te. Po­co an­tes de en­trar en gue­rra, el país del Sol Na­cien­te in­va­dió Ma­la­sia, cu­yo te­rri­to­rio iba a pro­por­cio­nar ae­ró­dro­mos y ba­ses na­va­les pa­ra las ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res, así co­mo cau­cho y mi­nas de es­ta­ño.

Una vez con­clu­yó el ataque a Pearl Har­bor, el ejér­ci­to ja­po­nés irrum­pió en Fi­li­pi­nas, Sin­ga­pur, Tai­lan­dia, Guam, la is­la de Wa­ke y Hong Kong. A fi­na­les de enero de 1942, las fuer­zas bri­tá­ni­cas se re­ti­ra­ron a Sin­ga­pur, don­de fue­ron bom­bar­dea­das por la avia­ción ni­po­na. El 15 de fe­bre­ro de ese año, 35.000 sol­da­dos ja­po­ne­ses in­va-

die­ron la is­la y to­ma­ron co­mo pri­sio­ne­ros a 85.000 sol­da­dos alia­dos, cu­yos man­dos fue­ron in­ca­pa­ces de or­ga­ni­zar­los pa­ra la de­fen­sa. Los in­ven­ci­bles ejér­ci­tos im­pe­ria­les arre­ba­ta­ron a Reino Uni­do y Ho­lan­da enor­mes te­rri­to­rios en el con­ti­nen­te asiático. Fi­nal­men­te, To­kio ha­bía lo­gra­do cum­plir su ob­je­ti­vo: qui­tar­les a las po­ten­cias co­lo­nia­les eu­ro­peas los re­cur­sos na­tu­ra­les del sud­es­te de Asia.

Du­ran­te la ocu­pa­ción ja­po­ne­sa, la po­bla­ción ci­vil se vio so­me­ti­da a una horrible pe­sa­di­lla. Unos 3.700.000 in­do­ne­sios mu­rie­ron por des­nu­tri­ción, a gol­pes, a ba­yo­ne­ta­zos o ex­te­nua­dos por los tra­ba­jos for­zo­sos. El te­rror se ex­ten­dió asi­mis­mo por las otras na­cio­nes ocu­pa­das. Mu­rió uno de ca­da cua­tro pri­sio­ne­ros en ma­nos ja­po­ne­sas. Los sol­da­dos alia­dos que se rin­die­ron fue­ron tra­ta­dos bru­tal­men­te; los ja­po­ne­ses no res­pe­ta­ron a unos com­ba­tien­tes que se ha­bían “des­hon­ra­do” al en­tre­gar­se sin lu­char has­ta el fi­nal, tal y co­mo in­di­ca­ba el có­di­go sa­mu­rái del bus­hi­do. LA DE­CI­SI­VA VIC­TO­RIA DE MID­WAY. Es­ta­dos Uni­dos y Reino Uni­do te­nían que reac­cio­nar a to­da pri­sa, y los pri­me­ros en ha­cer­lo fue­ron los es­ta­dou­ni­den­ses. Tras el ataque a Pearl Har­bor, el al­mi­ran­te Ches­ter W. Ni­mitz asu­mió el man­do de la flo­ta del Pa­cí­fi­co y co­men­zó a tra­zar pla­nes pa­ra de­vol­ver el gol­pe a los ja­po­ne­ses. Ni­mitz te­nía a su fa­vor una he­rra­mien­ta es­tra­té­gi­ca na­da des­de­ña­ble: el sis­te­ma de có­di­gos na­va­les de los ja­po­ne­ses ha­bía si­do des­ci­fra­do me­ses an­tes por el co­man­dan­te Jo­seph Ro­che­fort, je­fe de los ser­vi­cios de e crip­to­aná-crip­to­aná li­sis de la Ar­ma­da (pa­ra prin­ci­pios pios de 1944, EE UU lle­ga­ría a des­ci­frar 20.00000 men­sa­jes mi­li­ta­res del enemi­go al mes).

“Es­te ofi­cial po­co con­ven­cio­nal, ncio­nal, que so­lía cal­zar pan­tu­flas en­fun­da­do da­do en un ele­gan­te ba­tín de co­lor ro­jo, no ha­bía si­do ca­paz de ad­ver­tir del ataque a Pearl Har­bor de­bi­do al es­tric­to si­len­cio de las ra­dios de la flo­ta ja­po­ne­sa”, re­cuer­da ell his­to­ria­dor bri­tá­ni­co An­tony Bee­vor en su u li­bro LaII

Gue­rra Mun­dial. Pe­ro Ro­che­fort­fort se des­qui­tó po­co des­pués al lo­grar des­co­di­fi­car una se­rie de des­pa­chos ja­po­ne­ses eses que in­di­ca­ban sus in­ten­cio­nes de ata­car acar un pun­to del Pa­cí­fi­co que de­no­mi­na­ban ban “AF”, y que el crip­tó­gra­fo iden­ti­fi­có con las is­las Mid­way. Ni­mitz to­mo bue­na cuen­ta de la ad­ver­ten­cia y or­de­nó re­agru­pa­rar la flo­ta en la ba­se de Pearl Har­bor pa­ra or­ga­ni­zar un plan que sor­pren­die­ra a los ja­po­ne­ses. po­ne­ses.

El 26 de ma­yo de 1942, el grue­so de la flo­ta ni­po­na zar­pó de Sai­pán, , en las is­las Ma­ria­nas, pa­ra di­ri­gir­se ha­ciaia Mid­way y caer por sor­pre­sa so­bre los es­ta­dou­ni­den- ta­dou­ni­den­ses. Pe­ro es­tos es­ta­ban pre­pa­ra­do­sa­dos gra­cias a los es­fuer­zos de Ro­che­fort y sus hom­bres. Un avión de re­co­no­ci­mien­to Catalina di­vi­só la flo­ta de por­taa­vio­nes ja­po­ne­sa e in­for­mó de su po­si­ción, lo que po­si­bi­li­tó que los por­taa­vio­nes es­ta­dou­ni­den­ses se aba­lan­za­ran so­bre un enemi­go des­pre­ve­ni­do.

La ba­ta­lla ae­ro­na­val le cos­tó al al­mi­ran­te ja­po­nés Ya­ma­mo­to cua­tro por­taa­vio­nes y un cru­ce­ro, ade­más de un aco­ra­za­do gra­ve­men­te da­ña­do y dos­cien­tos cin­cuen­ta avio­nes. Por su par­te, Ni­mitz su­frió la pér­di­da de un so­lo por­taa­vio­nes. La ba­ta­lla de Mid­way fue una gran vic­to­ria pa­ra Es­ta­dos Uni­dos y mar­có un pun­to de in­fle­xión en la gue­rra. “Con ella se es­fu­mó cual­quier es­pe­ran­za que pu­die­ra abri­gar Ya­ma­mo­to de aca­bar con la flo­ta del Pa­cí­fi­co de Es­ta­dos Uni­dos”, sub­ra­ya Bee­vor.

Cuan­do lu­cha­ron por pri­me­ra vez con­tra los ja­po­ne­ses, los in­gle­ses y los es­ta­dou­ni­den­ses com­pro­ba­ron con sor­pre­sa que aque­llos “des­pre­cia­bles y dé­bi­les” asiá­ti­cos les ma­cha­ca­ban en to­das las ba­ta­llas. “En Sin­ga­pur, los ja­po­ne­ses aca­ba­ron con un ejér­ci­to dos o tres ve­ces ma­yor que el su­yo. Fue uno de los ma­yo­res desastres de la His­to­ria del ejér­ci­to bri­tá­ni­co. Los in­gle­ses y ame­ri­ca­nos creían que los ja­po­ne­ses eran in­fe­rio­res ra­cial­men­te. Los veían co­mo hom­bre­ci­llos pe­que­ños, con ma­la vis­ta y con los dien­tes muy gran­des. No sa­bían que años an­tes el ejér­ci­to ja­po­nés ha­bía aca­ba­do con quin­ce mi­llo­nes de per­so­nas en Chi­na”, afir­mó el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co Mi­chael Bur­leigh en una en­tre­vis­ta que con­ce­dió a MUY HIS­TO­RIA.

En fe­bre­ro de 1942, las tro­pas ja­po­ne­sas des­em­bar­ca­ron en Fi­li­pi­nas y echa­ron a las fuer­zas con­jun­tas ame­ri­cano- fi­li­pi­nas al man­do del ge­ne­ral Dou­glas Ma­cArt­hur, que tu­vie­ron que re­ti­rar­se a la pe­nín­su­la de Ba­taan. Ma­cArt­hur hu­yó a Aus­tra­lia, de­jan­do atrás a 10.000 es­ta­dou­ni­den­ses y 62.000 fi­li­pi­nos que se rin­die­ron al ejér­ci­to in­va­sor. Una vez los apre­sa­ron, los ja­po­ne­ses les hi­cie­ron mar­char ca­si 100 ki­ló­me­tros a pie has­ta la ciu­dad de San Fer­nan­do. Al fi­na­li­zar la gue­rra, só­lo un ter­cio de ellos ha­bía lo­gra­do so­bre­vi­vir.

Tras el de­vas­ta­dor ataque de Pearl Har­bor, el 7 de di­ciem­bre de 1941, los es­ta­dou­ni­den­ses ne­ce­si­ta­ban de­vol­ver el gol­pe a los ja­po­ne­ses con al­gu­na ac­ción es­pec­ta­cu­lar en su pro­pio te­rri­to­rio. El ofi­cial Fran­cis Low ideó un ataque a To­kio lle­va­do a ca­bo por bom­bar­de­ros B-25Mit­chell, que des­pe­ga­rían en la li­mi­ta­dí­si­ma pis­ta del por­taa­vio­nes USSHor­net. El ge­ne­ral Ar­nold eli­gió al te­nien­te co­ro­nel Ja­mes H. Doo­little co­mo res­pon­sa­ble de la ope­ra­ción que lle­va­ría de nom­bre su ape­lli­do.

DE DOO­LITTLE A LA CAM­PA­ÑA

DE NUE­VA GUINEA. Se tra­tó del pri­mer bom­bar­deo ame­ri­cano en te­rri­to­rio enemi­go. El por­taa­vio­nes na­ve­gó cer­ca de las cos­tas ja­po­ne­sas pa­ra que los avio­nes pu­die­ran lle­gar a la ca­pi­tal ni­po­na, bom­bar­dear­la y tra­tar de al­can­zar Chi­na. La mi­sión era prác­ti­ca­men­te sui­ci­da, con una es­ti­ma­ción de ba­jas del 50%. Los 16 16B B-25 25 des­pe-des­pe ga­ron del por­taa­vio­nes en abril de 1942 y se di­ri­gie­ron a To­kio, don­de lan­za­ron sus­su bom­bas. Cum­pli­da la mi­sión, mu­chos­mu­cho apa­ra­tos lle­ga­ron a Chi­na. Doo­little y s su tri­pu­la­ción fue­ron res­ca­ta­dos por gue-gue rri­lle­ros chi­nos, pe­ro otros pi­lo­tos fue­ron­fue­ro apre­sa­dos y lle­va­dos a Ja­pón, don­de tres ded ellos se­rían más tar­de eje­cu­ta­dos.

La Ar­ma­da es­ta­dou­ni­den­se des­ti­nó do dos ter­cios de su po­ten­cial al fren­te del Pa­cí-Pac fi­co, en don­de do­mi­na­ron la gue­rra­guerr na­val. Pe­ro en 1943 el es­fuer­zo e en tie­rra lo lle­va­ron a ca­bo los aus-

Ja­pón mo­vi­li­zó to­da su ca­pa­ci­dad bé­li­ca pa­ra arre­ba­tar a Reino Uni­do y Ho­lan­da sus po­se­sio­nes co­lo­nia­les en el sud­es­te del con­ti­nen­te asiático

tra­lia­nos, que des­ple­ga­ron ca­si me­dio mi­llón de sol­da­dos fren­te a los 200.000 que apor­tó Es­ta­dos Uni­dos. Po­co a po­co, se­gún se iban to­man­do las is­las que es­ta­ban en ma­nos ja­po­ne­sas, los es­ta­dou­ni­den­ses fue­ron in­cor­po­ran­do más hom­bres a los cam­pos de ba­ta­lla del Pa­cí­fi­co. En ese fren­te se lle­va­ron a ca­bo nu­me­ro­sas cam­pa­ñas, aun­que hu­bo cua­tro que so­bre­sa­lie­ron so­bre las de­más: Nue­va Guinea, las is­las Sa­lo­món, las is­las Ma­ria­nas e Iwo Jima.

En la pri­me­ra fa­se de la gue­rra, una de las ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes de los alia­dos era que los ja­po­ne­ses lo­gra­ran ins­ta­lar una ba­se en Port Mo­resby, ca­pi­tal de Nue­va Guinea. Las fuer­zas im­pe­ria­les in­ten­ta­ron to­mar­la, ya que des­de esa po­si­ción pon­drían en se­rios apu­ros a Aus­tra­lia, pe­ro la ba­ta­lla del Mar del Co­ral (ma­yo de 1942) im­pi­dió el des­em­bar­co en Port Mo­resby. Asen­ta­dos en la cos­ta no­res­te de Nue­va Guinea, los ja­po­ne­ses avan­za­ron a tra­vés de la jungla pa­ra al­can­zar la ca­pi­tal. En­tre ju­lio y di­ciem­bre de ese año, el ge­ne­ral Ha­ta­zō Ada­chi y sus tro­pas in­ten­ta­ron abrir­se pa­so a tra­vés de la de­no­mi­na­da pis­ta de Ko­ko­da, pe­ro los aus­tra­lia­nos y es­ta­dou­ni­den­ses se lo im­pi­die­ron.

A par­tir de en­ton­ces, las aguas del Pa- cí­fi­co se con­vir­tie­ron en el es­ce­na­rio de gran­des ba­ta­llas na­va­les en las que los por­taa­vio­nes de­mos­tra­ron que eran más vi­ta­les que los des­truc­to­res en es­te ti­po de cho­ques, ya que se li­bra­ban con la avia­ción y sin que los na­víos de am­bos ban­dos lle­ga­ran a avis­tar­se. Los ca­za­bom­bar­de­ros y tor­pe­de­ros que trans­por­ta­ban los por­taa­vio­nes es­ta­dou­ni­den­ses y ja­po­ne­ses fue­ron los que real­men­te li­bra­ron esas ba­ta­llas en aguas del Pa­cí­fi­co.

EL EJE EM­PIE­ZA A PER­DER. Los ja­po­ne­ses tra­ta­ron de con­ser­var por to­dos los me­dios el ar­chi­pié­la­go de las Sa­lo­món ( Bou­gain­vi­lle, Choi­seul, Nue­va Geor­gia y Gua­dal­ca­nal). Esas is­las les per­mi­tían con­tro­lar las co­mu­ni­ca­cio­nes en­tre Nue­va Ze­lan­da, Aus­tra­lia y Es­ta­dos Uni­dos. Si las per­dían, los es­ta­dou­ni­den­ses ten­drían la opor­tu­ni­dad de cons­truir ba­ses y ae­ró­dro­mos pa­ra ata­car las is­las Ca­ro­li­nas, en ma­nos de los ja­po­ne­ses. La lu­cha por el con­trol de las Sa­lo­món fue fe­roz. En agos­to de 1942, 60.000 sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses des­em­bar­ca­ron en Gua­dal­ca­nal, lo que dio ori­gen a una de las más san­grien­tas ba­ta­llas del Pa­cí­fi­co. Fi­na­li­zó en fe­bre­ro de 1943 y fue el pri­mer éxi­to ame­ri­cano en una ba­ta­lla te­rres­tre, aun­que tu­vo un al­to cos­te, ya que se co­bró la vi­da de 1.600 com­ba­tien­tes es­ta­dou­ni­den­ses y de 15.000 ja­po­ne­ses.

La de­rro­ta ale­ma­na en Sta­lin­gra­do, en fe­bre­ro de 1943, mar­có otro pun­to de in­fle­xión en la gue­rra. Hitler ha­bía co­me­ti­do un gra­ve error tác­ti­co y es­tra­té­gi­co. Hu­bo tan­ta pro­pa­gan­da en la to­ma de la ciu­dad so­vié­ti­ca que al fi­nal de la ba­ta­lla, cuan­do

Una de las ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes de los alia­dos era que los ja­po­ne­ses lo­gra­ran ins­ta­lar una ba­se en Port Mo­resby, la ca­pi­tal de Nue­va Guinea

el VI Ejér­ci­to ale­mán de­jó de exis­tir, Hitler fue in­ca­paz de ad­mi­tir su fra­ca­so. Des­de un pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co, pue­de de­cir­se que aque­lla de­ba­cle hi­zo de­caer la mo­ral de los ale­ma­nes. Al­gu­nos ge­ri­fal­tes na­zis co­men­za­ron a pen­sar que la de­rro­ta era po­si­ble. Só­lo los más fa­ná­ti­cos se­guían cre­yen­do en la vic­to­ria de un Ter­cer Reich que du­ra­ría mil años más. Po­co des­pués se pro­du­jo el con­tra­ata­que del Ejér­ci­to Ro­jo, que pu­so a los na­zis con­tra las cuer­das.

PRO­BLE­MAS PA­RA ALE­MA­NIA

EN TO­DOS LOS FREN­TES. “Des­de un pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co, pue­de de­cir­se que la de­rro­ta de Sta­lin­gra­do en 1943 hi­zo de­caer la mo­ral de los ale­ma­nes. Pe­ro el ver­da­de­ro he­cho de­ter­mi­nan­te del de­cli­ve na­zi se pro­du­jo en di­ciem­bre de 1941, con la en­tra­da de Es­ta­dos Uni­dos en la gue­rra. En aque­lla fe­cha Ale­ma­nia ya no te­nía na­da que ha­cer des­de el pun­to de vis­ta in­dus­trial, ni tam­po­co des­de el po­lí­ti­co”, afir­mó el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co An­tony Bee­vor en una en­tre­vis­ta que con­ce­dió a MUY HIS­TO­RIA. Se­gún Bee­vor, el fra­ca­so de Ale­ma­nia en su in­ten­to de cap­tu­rar Moscú, que dio un nue­vo im­pul­so al Ejér­ci­to Ro­jo, y la lle­ga­da a los cam­pos de ba­ta­lla de nue­vos ofi­cia­les ru­sos enor­me­men­te pro­fe­sio­na­les, co­mo Zhú­kov, tam­bién con­tri­bu­ye­ron al de­cli­ve mi­li­tar na­zi.

El 10 de ju­lio de 1943, las tro­pas alia­das des­em­bar­ca­ron en Si­ci­lia, lo que pre­ci­pi­tó la caí­da en des­gra­cia de Mus­so­li­ni, que fue de­pues­to de su car­go y sus­ti­tui­do por el ge­ne­ral Bo­do­glio, que fir­mó un ar­mis­ti­cio con los alia­dos el 3 sep­tiem­bre de ese año. Nue­ve días des­pués, un co­man­do ale­mán, en el que par­ti­ci­pa­ba el ca­pi­tán de las Waf­fen-SS Ot­to Skor­zeny, res­ca­tó al Du­ce de su en­cie­rro en el Ho­tel Cam­po Im­pe­ra­to­re, si­tua­do en el ma­ci­zo mon­ta­ño­so del Gran Sas­so, en los Abru­zos ( Ita­lia). Do­ce pla­nea­do­res con pa­ra­cai­dis­tas ini­cia­ron la ope­ra­ción, que ape­nas du­ró una ho­ra. Uno de ellos se des­pe­ñó, pe­ro los otros on­ce lo­gra­ron ate­rri­zar fren­te al ho­tel y res­ca­tar al Du­ce, que fue tras­la­da­do a te­rri­to­rio con­tro­la­do por los ale­ma­nes a bor­do de una avio­ne­ta Fie­se­le­rS­torch.

A mi­les de ki­ló­me­tros de Ita­lia, la su­pe­rio­ri­dad de los ejér­ci­tos de Sta­lin y el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción en sus fá­bri­cas de ar­ma­men­to pro­pi­cia­ron el con­tra­ata­que so­vié­ti­co. El 16 de enero de 1944, los ejér­ci­tos ru­sos ata­ca­ron a las fuer­zas ale­ma­nas que si­tia­ban Le­nin­gra- do. El em­pu­je del Ejér­ci­to Ro­jo fue de tal mag­ni­tud que la Wehr­macht no pu­do im­pe­dir la li­be­ra­ción de la ciu­dad días des­pués. Atrás que­da­ron cien­tos de mi­les de sus ha­bi­tan­tes, que pe­re­cie­ron de ham­bre y frío du­ran­te el in­ter­mi­na­ble ase­dio.

EL EJÉR­CI­TO RO­JO AL CON­TRA

ATAQUE. El 3 de no­viem­bre, Hitler anun­ció a sus ge­ne­ra­les la de­ci­sión es­tra­té­gi­ca de no en­viar nue­vos re­fuer­zos al Fren­te Orien­tal, da­do que las fuer­zas ale­ma­nas to­da­vía con­ta­ban con un am­plio es­pa­cio de re­ser­va que pro­te­gía al Reich de los ru­sos. Ade­más, Ber­lín que­ría re­for­zar Ita­lia, don­de se ha­bían es­ta­ble­ci­do ejér­ci­tos an­glo­es­ta­dou­ni­den­ses, y Fran­cia, don­de ame­na­za­ban con un des­em­bar­co. Pe­ro en enero de 1944 sal­tó la sor­pre­sa cuan­do el Ejér­ci­to Ro­jo con­tra­ata­có por el nor­te y en­gra­só su ma­qui­na­ria bé­li­ca pa­ra ini­ciar la ofen­si­va con­tra Ale­ma­nia. La ini­cia­ti­va ru­sa pi­lló a Ber­lín con el pa­so cam­bia­do.

En­fu­re­ci­dos por los sal­va­jes ase­si­na­tos que ha­bían co­me­ti­do los na­zis en Ru­sia, los so­vié­ti­cos lan­za­ron to­do su po­der des­truc­ti­vo con­tra las ca­da vez más de­bi­li­ta­das fuer­zas de de­fen­sa ale­ma­nas. En ma­yo de 1944, 2,2 mi­llo­nes de sol­da­dos ale­ma­nes hi­cie­ron fren­te a los ca­da vez más agre­si­vos ejér­ci­tos so­vié­ti­cos. La Ope­ra­ción Ba­gra­tion, en­ca­be­za­da por el ma­ris­cal Zhú­kov, se en­ca­mi­nó a la Bie­lo­rru­sia so­vié­ti­ca en ju­nio de ese año. La ofen­si­va ru­sa des­tru­yó el Cuer­po de Ejér­ci­tos Cen­tro ale­mán y en­ca­mi­nó al Ejér­ci­to Ro­jo a las mis­mas puer­tas de Var­so­via.

Tras el de­vas­ta­dor ataque ja­po­nés a Pearl Har­bor (en la fo­to), EE UU bom­bar­deó To­kio en ven­gan­za en abril de 1942, en la lla­ma­da Ope­ra­ción Doo­li le.

En Virg Vir­gi­nia (EE UU) se al­za es­ta es­ta­tu es­ta­tua en ho­me­na­je a lo los sol­da­dos ame­ric ame­ri­ca­nos muer­tos en la gue­rra del Pa­cí­fic Pa­cí­fi­co. ME­MO­RIAL DE IWO JIMA. ME­MO­RIA IWOJ

La cam­pa­ña de Gua­dal­ca­nal, en las is­las Sa­lo­món, se pro­lon­gó de agos­to de 1942 a fe­bre­ro de 1943 y cos­tó la vi­da a 1.600 sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses. Arri­ba, unos ma­ri­nes lle­van a un com­pa­ñe­ro he­ri­do jun­to al río Ko­kum­bo­na. UNA DE LAS MÁS SAN­GRIEN­TAS BA­TA­LLAS DEL PA­CÍ­FI­CO.

Mus­so­li­ni fue de­pues­to y en­ce­rra­do en el Ho­tel Cam­po Im­pe­ra­to­re (en la fo­to). Las SS lo li­be­ra­ron. RES­CA­TE DEL DU­CE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.