Ope­ra­ción Ven­gean­ce: ma­tar al al­mi­ran­te Ya­ma­mo­to

Muy Historia - - CURIOSIDADES -

El 17 de abril de 1943, los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­ses in­ter­cep­ta­ron y des­ci­fra­ron los de­ta­lles del vue­lo que iba a em­pren­der el al­mi­ran­te ja­po­nés Iso­ro­ku Ya­ma­mo­to des­de Ra­baul a Bou­gain­vi­lle, en Nue­va Guinea. La de­ci­sión de aca­bar con el ce­re­bro que ha­bía pla­nea­do el ataque de Pearl Har­bor plan­tea­ba un di­le­ma mo­ral y una ob­je­ción prác­ti­ca: si los ja­po­ne­ses lle­ga­ban a la con­clu­sión de que el ataque no ha­bía si­do for­tui­to sino el re­sul­ta­do de un des­ci­fra­mien­to de sus men­sa­jes, Washington co­rría el pe­li­gro de que el enemi­go cam­bia­ra su sis­te­ma de cla­ves, lo que se­ría un desas­tre. Por lo que se re­fie­re al di­le­ma mo­ral, el al­mi­ran­te es­ta­dou­ni­den­se Ni­mitz ase­gu­ró que To­kio no ten­dría con quién re­em­pla­zar la pér­di­da de Ya­ma­mo­to. Ese ar­gu­men­to con­ven­ció al pre­si­den­te Roo­se­velt, que po­co des­pués dio luz ver­de a la ope­ra­ción. El 18 de abril de 1943, una es­cua­dri­lla de ca­za­bom­bar­de­ros Lock­heed P-38 Light­ning des­pe­gó de una is­la del Pa­cí­fi­co pa­ra tra­tar de de­rri­bar el avión en el que via­ja­ba el al­mi­ran­te ja­po­nés. Na­da más di­vi­sar el bom­bar­de­ro Mit­su­bis­hi G4M en el que via­ja­ba, dos avio­nes ame­ri­ca­nos se lan­za­ron con­tra él y lo aba­tie­ron. Pos­te­rior­men­te, los dos pi­lo­tos se en­zar­za­ron en una agria dis­cu­sión so­bre cuál ha­bía si­do el que ha­bía de­rri­ba­do el apa­ra­to enemi­go. To­kio pen­só que Ya­ma­mo­to ha­bía pe­re­ci­do en un ataque aé­reo for­tui­to y no cam­bió su sis­te­ma de cla­ves, lo que per­mi­tió a los es­ta­dou­ni­den­ses se­guir in­ter­cep­tan­do los men­sa­jes ja­po­ne­ses has­ta el fi­nal de la gue­rra.

Iso­ro­ku Ya­ma­mo­to (1884-1943) en una­fo­to­gra­fía­to­ma­daen­su­ju­ven­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.