II G M, úl­ti­mo ca­pí­tu­lo

EL DES­EM­BAR­CO DE NOR­MAN­DÍA FUE EL PRIN­CI­PIO DEL FIN DEL REICH EN EU­RO­PA. PE­RO LA GUERRANOACABÓHASTAQUE LASBOMBASATÓMICASFORZARON LA REN­DI­CIÓN DE JA­PÓN.

Muy Historia - - CURIOSIDADES -

Aun­que la cam­pa­ña más de­ci­si­va de la II Gue­rra Mun­dial tu­vo lu­gar en el Es­te, don­de los so­vié­ti­cos su­frie­ron la pér­di­da de vein­te mi­llo­nes de com­pa­trio­tas, los alia­dos oc­ci­den­ta­les tam­bién con­tri­bu­ye­ron a la de­rro­ta del Ter­cer Reich. En 1943, los bom­bar­de­ros es­ta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cos lan­za­ron 200.000 to­ne­la­das de bom­bas so­bre Ale­ma­nia, mien­tras que los ale­ma­nes só­lo pu­die­ron lan­zar 2.000 to­ne­la­das so­bre Gran Bre­ta­ña. El ataque más du­ro se pro­du­jo en fe­bre­ro de 1943 en Dres­de. Cer­ca de 800 apa­ra­tos alia­dos bom­bar­dea­ron la ciu­dad ale­ma­na du­ran­te dos días, cau­san­do la muer­te a unos 35.000 ci­vi­les.

El 6 de ju­nio de 1944, el Día D, los an­glo­es­ta­dou­ni­den­ses ini­cia­ron el Des­em­bar­co de Nor­man­día, lo que su­pu­so la aper­tu­ra del se­gun­do fren­te en Eu­ro­pa oc­ci­den­tal que Sta­lin ha­bía pe­di­do in­sis­ten­te­men­te a los alia­dos, pa­ra que los ale­ma­nes se vie­ran obli­ga­dos a lu­char a la vez en dos fren­tes bé­li­cos muy ac­ti­vos. En torno a 150.000 sol­da­dos des­em­bar­ca­ron en las pla­yas de Juno, Gold, Sword, Omaha y Utah ( nom­bres en cla­ve). Una vez con­so­li­da­das sus po­si­cio­nes, las tro­pas an­glo­ame­ri­ca­nas avan­za­ron ha­cia el in­te­rior de Fran­cia.

ALE­MA­NIA RE­SIS­TE, JA­PÓN SE IN

MO­LA. El 20 de ju­lio de 1944, Hitler su­frió un aten­ta­do que ape­nas le pro­vo­có li­ge­ras le­sio­nes. Lo or­ga­ni­zó el co­ro­nel Claus von Stauf­fen­berg pa­ra eli­mi­nar al dic­ta­dor na­zi y dar un gol­pe de Es­ta­do que fa­ci­li­ta­ra la fir­ma de un ar­mis­ti­cio con los alia­dos. Él mis­mo co­lo­có la bom­ba en una sa­la de ma­pas den­tro de la Gua­ri­da del Lo­bo, el cuar­tel ge­ne­ral de Hitler. Al me­dio­día, la bom­ba es­ta­lló des­tru­yen­do la sa­la de man­do, ma­tan­do a cua­tro ofi­cia­les e hi­rien­do gra­ve­men­te a otros cin­co.

Stauf­fen­berg aban­do­nó el cuar­tel y se di­ri­gió a Ber­lín, don­de le in­for­ma­ron de que el Füh­rer só­lo ha­bía su­fri­do le­ves he­ri­das. In­me­dia­ta­men­te co­men­za­ron las in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra es­cla­re­cer quién es­ta­ba de­trás del aten­ta­do. Himm­ler or­de­nó a la Ges­ta­po que arres­ta­se a to­do aquel que tu­vie­ra re­la­ción con los cons­pi­ra­do­res. Se cal­cu­la que hu­bo en to­tal unos 5.000 arres­tos y unas 200 eje­cu­cio­nes. Po­co des­pués lle­gó la or­den de Hitler de eli­mi­nar a Stauf­fen­berg y a otros mi­li­ta­res que ha­bían ur­di­do el gol­pe de Es­ta­do.

El Al­to Man­do es­ta­dou­ni­den­se y el bri­tá­ni­co pen­sa­ban que Ale­ma­nia ya no po­día re­sis­tir mu­cho más, pe­ro se equi­vo­ca­ron. A

Con los ca­rros de com­ba­te so­vié­ti­cos dis­pa­ran­do en las ca­lles rui­no­sas de Ber­lín, el Füh­rer com­pren­dió que ha­bía lle­ga­do el fi­nal de su vi­da

me­dia­dos de di­ciem­bre de 1944, el dic­ta­dor na­zi or­de­nó un con­tra­ata­que en las Ar­de­nas, cu­yo ob­je­ti­vo era di­vi­dir a las fuer­zas alia­das, rom­per su coor­di­na­ción y re­cu­pe­rar Am­be­res, un puer­to que era vi­tal pa­ra el avi­tua­lla­mien­to de las tro­pas que ha­bían in­va­di­do Fran­cia. Los es­ta­dou­ni­den­ses tar­da­ron en re­cha­zar la ofen­si­va ale­ma­na, que fi­nal­men­te con­clu­yó el 25 de enero de 1945. El Ter­cer Reich se ha­bía que­da­do sin car­tu­chos. Ya na­da iba a fre­nar el avan­ce de los alia­dos en el Fren­te Oc­ci­den­tal. Ber­lín se en­fren­ta­ba al inexo­ra­ble avan­ce de los so­vié­ti­cos por el es­te y de los an­glo­ame­ri­ca­nos y fran­ce­ses por el oes­te.

A mi­les de ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal ale­ma­na, en el fren­te del Pa­cí­fi­co, los es­ta­dou­ni­den­ses in­va­die­ron Sai­pán en ju­nio de 1944. En es­ta is­la, gran par­te de los ci­vi­les y sol­da­dos ja­po­ne­ses que que­da­ron cer­ca­dos op­ta­ron por sui­ci­dar­se. Se cal­cu­la que cer­ca de 25.000 ci­vi­les se qui­ta­ron la vi­da pa­ra no caer pri­sio­ne­ros. Tras la to­ma de Sai­pán, la ma­qui­na­ria ae­ro­na­val es­ta­dou­ni­den­se se di­ri­gió a Iwo Jima, una pe­que­ña is­la vol­cá­ni­ca cu­yo úni­co va­lor re­si­día en las pis­tas de ate­rri­za­je y en ser el úl­ti­mo mu­ro de­fen­si­vo de los ja­po­ne­ses, ya que es­ta­ba si­tua­da a mil ki­ló­me­tros de To­kio. El 19 de fe­bre­ro de 1945, los ma­ri­nes des­em­bar­ca­ron en la is­la. Du­ran­te la ba­ta­lla mu­rie­ron 30.000 es­ta­dou­ni­den­ses y 260.000 ja­po­ne­ses en­tre mi­li­ta­res y ci­vi­les. Iwo Jima que­dó to­tal­men­te de­vas­ta­da.

KA­MI­KA­ZES EN TO­DOS LOS FREN

TES. Da­da la su­pe­rio­ri­dad na­val de Es­ta­dos Uni­dos, el 19 de oc­tu­bre de 1944 el vi­ceal­mi­ran­te Ta­ki­ji­rō Onis­hi or­ga­ni­zó el pri­mer gru­po de ka­mi­ka­zes, que fue de­no­mi­na­do

Shin­pu. Su ob­je­ti­vo era que los pi­lo­tos se lan­za­ran con sus apa­ra­tos, con bom­bas de 250 ki­lo­gra­mos, so­bre los bu­ques de gue­rra enemi­gos, lo que fre­na­ría el avan­ce de la flo­ta es­ta­dou­ni­den­se. La pri­me­ra mi­sión sui­ci­da se lle­vó a ca­bo el 25 de oc­tu­bre de ese año y su re­sul­ta­do fue le­tal pa­ra la flo­ta es­ta­dou­ni­den­se, que per­dió un por­taa­vio­nes y un cru­ce­ro li­ge­ro ( un se­gun­do por­taa­vio­nes tam­bién fue da­ña­do). Du­ran­te la ba­ta­lla de Iwo Jima, va­rias olea­das de ka­mi­ka­zes ata­ca­ron a los na­víos enemi­gos.

En Eu­ro­pa se es­ta­ba pro­du­cien­do el dra­ma de los re­fu­gia­dos ale­ma­nes que huían de Po­lo­nia y otras regiones del es­te an­te el em­pu­je de las di­vi­sio­nes so­vié­ti­cas. En torno a un mi­llón de ci­vi­les y sol­da­dos ale­ma- nes mu­rie­ron du­ran­te el im­pa­ra­ble avan­ce del Ejér­ci­to Ro­jo, cu­yas tro­pas es­ta­ban a pun­to de cru­zar la fron­te­ra con Ale­ma­nia. Sta­lin pre­sio­nó a sus ge­ne­ra­les pa­ra que ace­le­ra­ran la to­ma de Ber­lín y ases­ta­ran la pun­ti­lla a Hitler. El fra­ca­so en Moscú, Sta­lin­gra­do y Le­nin­gra­do, así co­mo la de­rro­ta de la Wehr­macht en la ba­ta­lla de Kursk, echa­ron por la bor­da el plan na­zi de co­lo­ni­za­ción de los te­rri­to­rios del es­te. Aquel desas­tre mi­li­tar tam­bién anun­ció al mun­do la in­mi­nen­te caí­da del Ter­cer Reich.

Gö­ring com­pa­ró el sa­cri­fi­cio de la Wehr­macht du­ran­te el lar­go in­vierno ru­so con el de Leó­ni­das y los tres­cien­tos tro­ya­nos en el pa­so de las Ter­mó­pi­las. En el mo­men­to en que el po­de­río mi­li­tar ale­mán se vino aba­jo, las SS y la Luft­waf­fe co­la­bo­ra­ron en la crea­ción del Es­cua­drón Leó­ni­das- Staf­fel de pi­lo­tos de ca­za vo­lun­ta­rios pa­ra mi­sio­nes sui­ci­das. Lo di­ri­gie­ron Ot­to Skor­zeny ( que in­ter­vino en el res­ca­te de Mus­so­li­ni en el ve­rano de 1943), la piloto de prue­bas Han­na Reitsch y el ofi­cial de la Luft­waf­fe Hein­rich Lan­ge. Pe­ro po­co pu­die­ron ha­cer esos ka­mi­ka­zes ale­ma­nes an­te el arro­lla­dor avan­ce del Ejér­ci­to Ro­jo. El in­ven­ci­ble ejér­ci­to ale­mán se en­fren­ta­ba a una de­rro­ta sin pa­lia­ti­vos que de­ja­ba el país en rui­nas.

El 16 de abril de 1945, los ge­ne­ra­les Zhú­kov y Ko­nev or­de­na­ron a sus tro­pas que cru­za­ran el río Oder. El Al­to Man­do so­vié­ti­co ha­bía reuni­do a 2,5 mi­llo­nes de sol­da­dos, 6.250 vehícu­los blindados y 7.500 avio­nes. Tres días des­pués, los ru­sos to­ma­ron las co­li­nas en­tre See­low y Wrie­zen, si­tua­das a 60 ki­ló­me­tros de Ber­lín. Los com­ba­tes cau­sa­ron unas 70.000 ba­jas en el ban­do asal­tan­te fren­te y unas 2.000 en el ban­do ale­mán. Días an­tes, las tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses ha­bían al­can­za­do el río El­ba, pe­ro se de­tu­vie­ron allí.

LA CAÍ­DA DE BER­LÍN. El co­man­dan­te en je­fe ame­ri­cano, el ge­ne­ral Ei­sen­ho­wer, aca­tó de esa ma­ne­ra el acuer­do al que ha­bían lle­ga­do pre­via­men­te los lí­de­res de las po­ten­cias alia­das en la Con­fe­ren­cia de Yal­ta pa­ra re­par­tir­se el con­trol de Ale­ma­nia una vez con­clu­ye­ra la gue­rra. En­tre otras me­di­das, los fir­man­tes de Yal­ta acor­da­ron que Ber­lín iba a que­dar ba­jo el con­trol de las tro­pas ru­sas, ra­zón por la que los ame­ri­ca­nos fre­na­ron su avan­ce a la es­pe­ra de acon­te­ci­mien­tos.

Mien­tras las tro­pas ru­sas se en­con­tra­ban a las puer­tas de la ca­pi­tal ale­ma­na, más de 300.000 sol­da­dos de la Wehr­macht fue­ron he­chos pri­sio­ne­ros en el nor­te, don­de la gue­rra prác­ti­ca­men­te ha­bía fi­na­li­za­do. El 20 de abril de 1945, la ar­ti­lle­ría so­vié­ti­ca co­men­zó a bom­bar­dear el cen­tro de Ber­lín. Con los ca­rros de com­ba­te so­vié­ti­cos dis­pa­ran­do en las ca­lles rui­no­sas de la ca­pi­tal ale­ma­na, Hitler com­pren­dió que ha­bía lle­ga­do el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de su vi­da. No que­ría ter­mi­nar co­mo Mus­so­li­ni, cu­yo en­san­gren­ta­do cuer­po ha­bía si­do col­ga­do por los par­ti­sa­nos ita­lia­nos pa­ra mos­trar­lo a las ma­sas. Or­de­nó a sus sub­al­ter­nos que, una vez se hu­bie­ra pe­ga­do un ti­ro, que­ma­ran su cuer­po con ga­so­li­na.

Las tro­pas del ma­ris­cal Zhú­kov en­con­tra­ron los cuer­pos se­mi­cal­ci­na­dos de Hitler y de su mu­jer, Eva Braun, en los jardines de la Can­ci­lle­ría. Tras la caí­da

fi­nal del Ter­cer Reich, la Con­fe­ren­cia de Pots­dam de 1945 di­vi­dió Ber­lín en cua­tro zo­nas, ocu­pa­das res­pec­ti­va­men­te por tro­pas so­vié­ti­cas, es­ta­dou­ni­den­ses, fran­ce­sas y bri­tá­ni­cas. El bri­tá­ni­co Churchill (y pos­te­rior­men­te Cle­ment Attlee), el ame­ri­cano Harry Tru­man y el so­vié­ti­co Sta­lin ra­ti­fi­ca­ron los acuer­dos de Yal­ta, cu­ya fi­na­li­dad era des­man­te­lar el Par­ti­do Na­zi, re­par­tir­se zo­nas de in­fluen­cia en Eu­ro­pa y des­mi­li­ta­ri­zar Ale­ma­nia. La gue­rra en Eu­ro­pa fi­na­li­zó el 8 de ma­yo de 1945. Vein­ti­cua­tro ho­ras des­pués, el ma­ris­cal ale­mán Wil­helm Kei­tel fir­mó la ren­di­ción an­te los so­vié­ti­cos.

PRO­YEC­TO MAN­HAT­TAN. Pe­ro la II Gue­rra Mun­dial no ha­bía aca­ba­do to­da­vía: Ja­pón se­guía desafian­do al gigante ame­ri­cano en el Pa­cí­fi­co. Al igual que ocu­rrió en Eu­ro­pa, el do­mi­nio del ai­re fue crucial pa­ra los alia­dos. Los bom­bar­deos ma­si­vos en Ja­pón co­men­za­ron a fi­na­les de 1944. Seis me­ses des­pués, los avio­nes es­ta­dou­ni­den­ses ha­bían lan­za­do más de 41.000 to­ne­la­das de bom­bas so­bre las ciu­da­des ni­po­nas. Del 9 al 10 de mar­zo de 1945, en torno a tres­cien­tos bom­bar­de­ros B-29 des­tru­ye­ron el 20% de las in­dus­trias bélicas y el 60% del dis­tri­to co­mer­cial de To­kio.

El 16 de ju­lio de 1945, los cien­tí­fi­cos que tra­ba­ja­ban en el Pro­yec­to Man­hat­tan lle­va­ron a ca­bo el pri­mer en­sa­yo de bom­ba ató­mi­ca en el de­sier­to de Ala­mo­gor­do, Nue­vo Mé­xi­co (Es­ta­dos Uni­dos). Era una bom­ba de plu­to­nio del ti­po Fa­tMan, la mis­ma que se lan­za­ría so­bre la ciu­dad ja­po­ne­sa de Na­ga­sa­ki días des­pués. Es­te pro­yec­to, di­ri­gi­do por el fí­si­co Ju­lius Ro­bert Op­pen­hei­mer, reunió a gran­des emi­nen­cias cien­tí­fi­cas co­mo En­ri- co Fer­mi, Niels Böhr y Er­nest Law­ren­ce en el La­bo­ra­to­rio Na­cio­nal de Los Ála­mos (Nue­vo Mé­xi­co). Washington in­vir­tió su­mas mi­llo­na­rias pa­ra desa­rro­llar la pri­me­ra bom­ba ató­mi­ca an­tes que los ale­ma­nes.

Es­te pro­yec­to ul­tra­se­cre­to no pa­só inad­ver­ti­do a los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia so­vié­ti­cos, que tra­ta­ron de in­tro­du­cir es­pías en el la­bo­ra­to­rio pa­ra re­ca­bar la ma­yor can­ti­dad de in­for­ma­ción po­si­ble. Jür­gen Kuczys­ki, agen­te del De­par­ta­men­to Cen­tral de In­te­li­gen­cia so­vié­ti­co ( GRU), re­clu­tó a Emil Ju­lius Klaus Fuchs en agos­to de 1941. Una vez los ale­ma­nes in­va­die­ron Ru­sia, es­te bri­llan­te fí­si­co ale­mán co­men­zó a trans­mi­tir a Moscú se­cre­tos mi­li­ta­res bri­tá­ni­cos. A fi­na­les de 1943, fue in­vi­ta­do a tra­ba­jar en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, en Nue­va York, y en agos­to de 1944 fue re­clu- ta­do por la Di­vi­sión de Fí­si­ca Teó­ri­ca del La­bo­ra­to­rio Na­cio­nal de Los Ála­mos pa­ra tra­ba­jar en el Pro­yec­to Man­hat­tan.

ES­PIO­NA­JE Y BOM­BAS ATÓMI

CAS. Por aquel en­ton­ces, los so­vié­ti­cos es­ta­ban muy alar­ma­dos por los enor­mes re­cur­sos eco­nó­mi­cos que los es­ta­dou­ni­den­ses es­ta­ban apor­tan­do a ese pro­yec­to. Sta­lin en­ten­dió con ra­pi­dez el tre­men­do po­der y la na­tu­ra­le­za trans­for­ma­do­ra del ar­ma pro­di­gio­sa que con tan­to ahín­co tra­ta­ban de fa­bri­car los es­ta­dou­ni­den­ses. Fuchs se­ría de­te­ni­do y so­me­ti­do a se­ve­ros in­te­rro­ga­to­rios has­ta que, en enero de 1950, con­fe­só sus la­bo­res de es­pio­na­je a fa­vor de la Unión So­vié­ti­ca. Fue pro­ce­sa­do y con­de­na­do a 14 años de pri­sión, aun­que lo ex­car­ce­la­ron nue­ve años des­pués.

El aten­ta­do fa­lli­do de Von Stauf­fen­berg (aquí, en 1934; fo­to co­lo­rea­da) con­tra Hitler for­ma­ba par­te de di­cho plan. OPE­RA­CIÓN VALQUIRIA.

En di­ciem­bre de 1944, Hitler lan­zó un con­tra­ata­que fi­nal en las Ar­de­nas, que fra­ca­só. Arri­ba, sol­da­dos ale­ma­nes cap­tu­ra­dos en enero de 1945. LOS ÚL­TI­MOS CO­LE­TA­ZOS DEL TER­CER REICH.

El plan na­zi de co­lo­ni­zar los te­rri­to­rios de Eu­ro­pa orien­tal se vino aba­jo con sus de­rro­tas en Moscú, Sta­lin­gra­do, Le­nin­gra­do y en la ba­ta­lla de Kursk (aquí, sol­da­dos so­vié­ti­cos jun­to a un tan­que cap­tu­ra­do a los ale­ma­nes en per­fec­to es­ta­do). EL FRA­CA­SO DEL ES­TE.

CON­FE­REN­CIA DE YAL­TA.

Se ce­le­bró en el Pa­la­cio de Li­va­dia, en Yal­ta (Cri­mea), del 4 al 11 de fe­bre­ro de 1945. En ella los lí­de­res de las po­ten­cias alia­das –de iz­quier­da a de­re­cha, Wins­ton Churchill, Fran­klin D. Roo­se­velt y Ió­sif Sta­lin– acor­da­ron el re­par­to del con­trol de Ale­ma­nia tras la gue­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.