Ope­ra­cio­nes fra­ca sa­das

AM­BOS BAN­DOS TU­VIE­RON FIAS­CO SALO LAR­GO DE LA CON­TIEN­DA. AQUÍ SE RE­CO­GEN AL­GU­NAS DE ESAS MI­SIO­NES FRUS­TRA­DAS.

Muy Historia - - CURIOSIDADES - Por Lau­ra Manzanera, pe­rio­dis­ta y escritora

En­tre los erro­res de cálcu­lo más so­na­dos de los alia­dos se cuen­tan dos hun­di­mien­tos de bar­cos bri­tá­ni­cos. Cuan­do Churchill dio la or­den de tras­la­dar a Sin­ga­pur el cru­ce­ro HMSRe­pul­se y el aco­ra­za­do HMS Prin­ce of Wa­les, su bu­que in­sig­nia, es­ta­ba con­ven­ci­do de que su so­la pre­sen­cia allí di­sua­di­ría a los ja­po­ne­ses de ata­car te­rri­to­rios bri­tá­ni­cos de ul­tra­mar en el sud­es­te asiático. Pron­to se de­mos­tra­ría que erró en sus cálcu­los.

Am­bas em­bar­ca­cio­nes atracaron en Sin­ga­pur, for­man­do par­te de la fuer­za Z, el 2 de di­ciem­bre de 1941, y el 10, tres días des­pués del ataque a Pearl Har­bor, fue­ron bom­bar­dea­dos y tor­pe­dea­dos por los ja­po­ne­ses. Tan­to el Prin­ce of

Wa­les, or­gu­llo de la Ro­yal Navy al que apo­da­ban Un­sin­ka­ble (“In­su­mer­gi­ble”), co­mo el Re­pul­se ter­mi­na­ron en el fon­do del océano, en el que tam­bién per­die­ron la vi­da unos 840 ma­ri­ne­ros.

Pro­ba­ble­men­te, la equi­vo­ca­ción fue pre­sen­tar­se en Sin­ga­pur sin un plan de ac­ción, só­lo pa­ra mos­trar su su­pues­ta su­pe­rio­ri­dad. La me­di­da di­sua­so­ria no só­lo no fre­nó las am­bi­cio­nes ex­pan­si­vas de To­kio, sino que mar­có el fi­nal del lar­go po­de­río ma­rí­ti­mo bri­tá­ni­co. Churchill re­co­no­ce­ría: “Fue el im­pac­to más te­rri­ble que re­ci­bí en to­da la gue­rra”. Y fue tam­bién un du­ro gol­pe a la mo­ral de bri­tá­ni­cos y es­ta­dou­ni­den­ses, que ini­cia­ban la gue­rra en el Pa­cí­fi­co sin un bu­que ca­pi­tal.

SE­ÑAL DE AVI­SO TAR­DÍA. Otro hun­di­mien­to im­per­do­na­ble fue el del por­taa­vio­nes HMS Glo­rious. El 8 de ju­nio de 1940 se en­con­tra­ba en aguas no­rue­gas, jun­to a los des­truc­to­res

Ar­dent y Acas­ta, eva­cuan­do avio­nes. Pe­se a de­tec­tar dos bu­ques sin iden­ti­fi­car, no se or­de­nó za­fa­rran­cho de com­ba­te y, cuan­do los in­gle­ses se die­ron cuen­ta de la mag­ni­tud del pe­li­gro, en­via­ron un SOS que re­sul­tó dé­bil, lo que lle­vó a que se de­tec­ta­se me­dia ho­ra más tar­de sin po­der ave­ri­guar­se ni su iden­ti­fi­ca­ción ni su po­si­ción.

Fue la ma­yor mi­sión ae­ro­trans­por­ta­da alia­da, cu­yo fin era apo­de­rar­se de una se­rie de puen­tes de los Paí­ses Ba­jos, ba­jo ocu­pa­ción ale­ma­na. En la fo­to, sol­da­dos de EE UU ins­pec­cio­nan los da­ños del ataque, que no cum­plió los ob­je­ti­vos per­se­gui­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.