La trá­gi­ca sin­gla­du­ra fi­nal del Ya­ma­to

Muy Historia - - CURIOSIDADES -

De­pri­sa, no de­jéis que na­die mue­ra con el estómago va­cío!”. Esas fue­ron las ór­de­nes del je­fe de co­ci­na del Ya­ma­to, el 7 de abril de 1945. To­do el mun­do, des­de el al­mi­ran­te Ito has­ta el úl­ti­mo ma­ri­ne­ro, sa­bía que ese se­ría el úl­ti­mo día de sus vi­das.

El Ya­ma­to, el ma­yor aco­ra­za­do ja­más cons­trui­do, fue bo­ta­do en 1940. Él y su ge­me­lo, el

Mu­sas­hi, na­cie­ron pa­ra ga­nar la ba­ta­lla de­ci­si­va con­tra la US Navy. Los ja­po­ne­ses cons­tru­ye­ron unos bu­ques ca­pa­ces de ba­rrer del mar a cual­quier otro aco­ra­za­do del mun­do, gra­cias a una im­pe­ne­tra­ble co­ra­za de 41 cm y a sus de­mo­le­do­res ca­ño­nes de 460 mm. Pe­ro la gue­rra del Pa­cí­fi­co la pro­ta­go­ni­za­ron los por­taa­vio­nes, y en ese con­tex­to los gi­gan­tes ni­po­nes iban a ser, en pa­la­bras del al­mi­ran­te Ya­ma­mo­to, tan inú­ti­les co­mo la es­pa­da de un sa­mu­rái. En mar­zo del 45, el

Ya­ma­to lan­gui­de­cía en puer­to tras ha­ber com­ba­ti­do una úni­ca vez, pe­ro la in­va­sión es­ta­dou­ni­den­se de Oki­na­wa se­lló su des­tino. El em­pe­ra­dor exi­gió que la ma­ri­na ac­tua­ra y ese bu­que era prác­ti­ca­men­te lo úni­co que que­da­ba ya de la es­cua­dra im­pe­rial. Las ór­de­nes del al­mi­ran­te To­yo­da, co­man­dan­te en je­fe de la flo­ta, no ad­mi­tían du­das: el Ya­ma­to, un cru­ce­ro y al­gu­nos des­truc­to­res na­ve­ga­rían ha­cia la is­la a las ór­de­nes del al­mi­ran­te Ito pa­ra ha­cer de car­na­da. De­bían atraer a to­dos los avio­nes enemi­gos po­si­bles, de mo­do que los ka­mi­ka­zes pu­die­ran ata­car a la flo­ta de in­va­sión. Si so­bre­vi­vían, in­ten­ta­rían lle­gar a Oki­na­wa.

La úl­ti­ma par­te de las ór­de­nes in­ten­ta­ba dar­le una pá­ti­na de ho­nor a una muer­te sin es­pe­ran­za: el Ya­ma­to no te­nía su­fi­cien­te com­bus­ti­ble co­mo pa­ra al­can­zar Oki­na­wa. Pa­sa­ra lo que pa­sa­ra, sus tri­pu­lan­tes mo­ri­rían sin lle­gar a ver al enemi­go. Ito se opo­nía a una car­ni­ce­ría que, a esas al­tu­ras, ca­re­cía de to­do sen­ti­do, pe­ro só­lo pu­do aca­tar las ór­de­nes.

El 6 de abril dio co­mien­zo la Ope­ra­ción Ten-Gō (Cie­lo Uno). La ma­ña­na del 7, un avión de re­co­no­ci­mien­to ame­ri­cano lo­ca­li­zó a los bar­cos de Ito. El al­mi­ran­te Mits­cher, co­man­dan­te de la TF58, or­de­nó que des­pe­ga­ran to­dos los apa­ra­tos dis­po­ni­bles. 11 por­taa­vio­nes pu­sie­ron en el ai­re ca­si 400 avio­nes, mien­tras seis aco­ra­za­dos se dis­po­nían a in­ter­ve­nir si el

Ya­ma­to lo­gra­ba es­ca­bu­llir­se. A las 12:30, la pri­me­ra olea­da se lan­zó so­bre los bu­ques enemi­gos, en me­dio de una enor­me pe­ro inú­til ba­rre­ra de fue­go an­ti­aé­reo. Los des­truc­to­res ma­nio­bra­ban in­ten­tan­do cu­brir los flan­cos del gigante, mien­tras el pro­pio Ya­ma­to vi­ra­ba a to­da ve­lo­ci­dad pa­ra es­qui­var los ata­ques de los tor­pe­de­ros. El cru­ce­ro Yaha­gi y tres des­truc­to­res fue­ron hun­di­dos, pe­ro el

Ya­ma­to lo­gró elu­dir ca­si to­das las bom­bas. En­ton­ces lle­gó la se­gun­da olea­da. Con el cen­tro de con­trol de ti­ro inu­ti­li­za­do y los sis­te­mas an­ti­in­cen­dios des­trui­dos, el ti­tán em­pe­zó a re­ci­bir im­pac­to tras im­pac­to. En ape­nas quin­ce mi­nu­tos su ve­lo­ci­dad que­dó re­du­ci­da a diez nu­dos y sus ban­das fue­ron acri­bi­lla­das por los tor­pe­de­ros. A las 14:00, tras ho­ra y me­dia de ba­ta­lla, el na­vío se de­tu­vo y em­pe­zó a es­co­rar. El al­mi­ran­te Ito or­de­nó aban­do­nar el bar­co, se des­pi­dió de sus su­bor­di­na­dos y se dis­pu­so a mo­rir con el aco­ra­za­do. A las 14:23, una tre­men­da ex­plo­sión hi­zo pe­da­zos el bu­que, que se fue a pi­que rá­pi­da­men­te. Los tres des­truc­to­res su­per­vi­vien­tes lo­gra­ron res­ca­tar de las aguas a unos 300 hom­bres, to­do lo que que­da­ba de una tri­pu­la­ción de ca­si 3.000 ma­ri­ne­ros.

Sin avio­nes enemi­gos a la vis­ta, los ca­zas de la es­col­ta se de­di­ca­ron a ba­rrer las cu­bier­tas ame­tra­llan­do a los ser­vi­do­res de las ar­mas an­ti­aé­reas, la ma­yo­ría de los cua­les mu­rie­ron al pie de sus ca­ño­nes. F-4U Cor­sair

El­cé­le­bre Bis­marck, de50.000to­ne­la­das,pa­li­de­cean­te­la­co­lo­sal­fi­gu­ra­del

Ya­ma­to. Pa­ra su­cons­truc­ción­se­di­se­ñóun­di­quees­pe­cia­le­nKu­re,ocul­to­tras gran­des­pa­ne­les­pa­ra­im­pe­dir­que­fue­ra­des­cu­bier­to­por­lo­ses­pías.El­bu­que, to­dou­na­lar­de­de­lain­ge­nie­ría­na­val,pe­sa­ba70.000to­ne­la­das,me­día263 me­tros­dees­lo­ra,al­can­za­ba27­nu­dos­de­ve­lo­ci­dady, gra­cia­saun­so­fis­ti­ca­do sis­te­ma­de­ti­mo­nes,po­día­vi­rar180­gra­do­sen­tan­só­lo500me­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.