KÁ­ME­NEV, la mano de­re­cha de Lenin

Muy Historia - - DOSSIER -

Fue uno de los pi­la­res de la Re­vo­lu­ción, pe­ro aca­bó de­vo­ra­do por el mons­truo que él mis­mo ha­bía crea­do. Su trá­gi­co des­tino es, de he­cho, un com­pen­dio de los peo­res ho­rro­res del ré­gi­men so­vié­ti­co y la evi­den­cia de sus apa­ra­to­sas dis­fun­cio­nes. Na­tu­ral de Mos­cú, don­de na­ció el 18 de ju­lio de 1883, Lev Ká­me­nev, co­mo mu­chos otros lí­de­res del mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio, per­te­ne­cía a una fa­mi­lia aco­mo­da­da de cla­se me­dia. Sus pa­dres eran ac­ti­vis­tas po­lí­ti­cos y Lev si­guió des­de jo­ven su ejem­plo. In­gre­só en el Par­ti­do Obre­ro So­cial­de­mó­cra­ta con 18 años y se de­can­tó por la fac­ción blo­che­vi­que, a la que se ads­cri­bió des­de 1903. Fun­da­men­tal en su pro­ce­so de for­ma­ción fue su via­je a Eu­ro­pa en 1908, don­de coin­ci­dió con Lenin y su ar­dor re­vo­lu­cio­na­rio ex­plo­tó de­fi­ni­ti­va­men­te.

DIS­CÍ­PU­LO AVEN­TA­JA­DO.

Fue en­ton­ces cuan­do co­no­ció a Ol­ga Bronsh­tein, her­ma­na de Trots­ki, que ha­bría de con­ver­tir­se en su es­po­sa po­co an­tes de em­pren­der el ca­mino de re­gre­so a Ru­sia en 1914 por ex­pre­so de­seo de Lenin, de quien se ha­bía con­ver­ti­do en dis­cí­pu­lo aven­ta­ja­do. Uno de los prin­ci­pa­les co­me­ti­dos de Ká­me­nev de­bía ser li­de­rar la opo­si­ción bol­che­vi­que a la par­ti­ci­pa­ción ru­sa en la I Gue­rra Mun­dial, pe­ro, en el mo­men­to de di­ri­gir­se a la Du­ma a la ca­be­za de sus ca­ma­ra­das pa­ra de­fen­der su pos­tu­ra, fue de­te­ni­do y en­via­do al exi­lio en Si­be­ria. Cum­plió sus tres años de con­de­na y re­gre­só a la ca­pi­tal en 1917, po­co des­pués de la Re­vo­lu­ción de Fe­bre­ro, con el país in­mer­so en el caos y el des­con­cier­to. Ká­me­nev dio un pa­so al fren­te ha­cién­do­se car­go, mano a mano con Sta­lin, de la di­rec­ción de los bol­che­vi­ques en Pe­tro­gra­do. Da­das las cir­cuns­tan­cias, ofre­ció un apo­yo con­di­cio­nal y con mu­chas re­ser­vas al nue­vo go­bierno pro­vi­sio­nal, pe­ro fue des­au­to­ri­za­do por Lenin a su lle­ga­da a Ru­sia en abril de 1917. Des­de en­ton­ces Ká­me­nev en­car­nó los idea­les mo­de­ra­dos del bol­che­vis­mo, dis­cu­tien­do in­clu­so el plan de Lenin de ha­cer­se con el po­der de­rro­can­do al go­bierno. A pe­sar de to­do, for­mó par­te del pri­mer Po­lit­bu­ró y fue pre­si­den­te del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral del Con­gre­so de los So­viets de To­das las Ru­sias. A me­di­da que se de­te­rio­ra­ba la sa­lud de Lenin, Ká­me­nev era uno de los me­jor po­si­cio­na­dos pa­ra su­ce­der­le.

VÍC­TI­MA DE LAS PURGAS.

Fi­nal­men­te hu­bo de en­ca­jar en el de­li­ca­do equi­li­brio de un fu­gaz triun­vi­ra­to, for­ma­do por Sta­lin, Zi­nó­viev y él mis­mo. En­tre los tres de­rri­ba­ron a Trots­ki, pe­ro Sta­lin era in­sa­cia­ble y ac­to se­gui­do co­men­zó a ma­nio­brar pa­ra des­ha­cer­se de sus dos in­có­mo­dos ca­ma­ra­das. En 1934, Ser­guéi Kí­rov, uno de los lí­de­res del par­ti­do, fue ase­si­na­do. Ká­me­nev y Zi­nó­viev fue­ron acu­sa­dos sin prue­ba al­gu­na del cri­men en uno de los pri­me­ros pro­ce­sos de la Gran Pur­ga. Ká­me­nev ofre­ció al tri­bu­nal una fal­sa con­fe­sión con el úni­co pro­pó­si­to de sal­var a su fa­mi­lia. El 24 de agos­to de 1936 mu­rió eje­cu­ta­do. El acé­rri­mo enemi­go de Sta­lin ha­bía caí­do fi­nal­men­te.

Fi­gu­ra em­ble­má­ti­ca de las te­rri­bles con­tra­dic­cio­nes so­vié­ti­cas, pa­só de del­fín de Lenin a víc­ti­ma de Sta­lin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.