MA­NUEL AZA­ÑA, el lí­der re­pu­bli­cano

Muy Historia - - DOSSIER -

Sin du­da la figura más in­flu­yen­te de la iz­quier­da en el trans­cur­so de la II Re­pú­bli­ca y la Gue­rra Ci­vil, Ma­nuel Aza­ña na­ció en Al­ca­lá de He­na­res en enero de 1880 en el seno de una fa­mi­lia de la bur­gue­sía ma­dri­le­ña. Es­tu­dió De­re­cho en la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ma­drid y, tras pre­sen­tar­se a las opo­si­cio­nes a no­ta­rio, ini­ció su ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca afi­lián­do­se en 1914 al Par­ti­do Re­for­mis­ta de Mel­quía­des Ál­va­rez. Com­pa­gi­nó en esos años sus queha­ce­res en el par­ti­do con su tra­ba­jo co­mo pe­rio­dis­ta en la re­vis­ta LaP­lu­ma –fun­da­da por él mis­mo– y en el se­ma­na­rio Es­pa­ña, an­tes de sal­tar de­fi­ni­ti­va­men­te a la pri­me­ra lí­nea de la po­lí­ti­ca du­ran­te la dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra, que com­ba­tió ac­ti­va­men­te pu­bli­can­do en 1924 un in­cen­dia­rio ma­ni­fies­to que ata­ca­ba fron­tal­men­te al ré­gi­men y la figura del mo­nar­ca Al­fon­so XIII. Po­co des­pués de­ci­dió fun­dar, mano a mano con Jo­sé Grial, su pro­pio par­ti­do: Ac­ción Re­pu­bli­ca­na, en re­pre­sen­ta­ción del cual to­mó par­te ac­ti­va en 1930 en el Pac­to de San Se­bas­tián so­bre el que se ci­men­tó la fun­da­ción, me­ses des­pués, de la II Re­pú­bli­ca. PO­LÍ­TI­CO RE­FOR­MIS­TA.

Fue mi­nis­tro de Gue­rra y, pos­te­rior­men­te, pre­si­den­te del Go­bierno pro­vi­sio­nal en sus­ti­tu­ción de Al­ca­lá-Za­mo­ra, con­vir­tién­do­se así en el lí­der más ca­ris­má­ti­co de la fac­ción re­pu­bli­cano- so­cia­lis­ta y aco­me­tien­do am­bi­cio­sas re­for­mas en el ám­bi­to mi­li­tar, en la en­se­ñan­za o en el sec­tor agra­rio, a la vez que da­ba su ben­di­ción a la apro­ba­ción de un Es­ta­tu­to de Au­to­no­mía para Ca­ta­lu­ña. Abier­ta­men­te en­fren­ta­do a la Igle­sia y al Ejér­ci­to, ce­só co- mo pre­si­den­te del Con­se­jo de Mi­nis­tros en sep­tiem­bre de 1933, a raíz de sus des­en­cuen­tros ca­da vez más pa­ten­tes con el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Al­ca­lá- Za­mo­ra. El triun­fo de la de­re­cha en las elecciones de ese año, del que re­sul­tó la for­ma­ción de un go­bierno de coa­li­ción en­tre la CE­DA y el Par­ti­do Re­pu­bli­cano Ra­di­cal, lo em­pu­jó a dar un pa­so atrás para cen­trar­se tem­po­ral­men­te en su fa­ce­ta de es­cri­tor, has­ta que en 1934 de­ci­dió vol­ver al ruedo a la ca­be­za de una nue­va for­ma­ción po­lí­ti­ca, Iz­quier­da Re­pu­bli­ca­na, es­co­ran­do su po­si­ción ca­da vez más a la iz­quier­da. Su im­pli­ca­ción en la Re­vo­lu­ción de 1934, de la que es con­si­de­ra­do co­mo uno de sus prin­ci­pa­les ar­tí­fi­ces, des­en­ca­de­nó su de­ten­ción tem­po­ral. Ab­suel­to de los car­gos po­co des­pués, vol­vió a re­to­mar “el man­do” de la iz­quier­da, con­vir­tién­do­se en el hom­bre fuer­te de la Re­pú­bli­ca tras la victoria del Frente Po­pu­lar en fe­bre­ro de 1936.

El 10 de ma­yo de ese mis­mo año, a raíz de la destitución de Al­ca­lá- Za­mo­ra, fue ele­gi­do nue­vo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, cargo que os­ten­ta­ría has­ta el mo­men­to de su exilio. El es­ta­lli­do de la Gue­rra Ci­vil su­pu­so un desafío ma­yúscu­lo pla­ga­do de ad­ver­si­da­des. Las con­ti­núas re­yer­tas in­ter­nas en el seno del Go­bierno de­bi­li­ta­ron su ca­da vez más pre­ca­ria po­si­ción. La en­tra­da en Bar­ce­lo­na de las hues­tes fran­quis­tas, a co­mien­zos de 1939, for­zó su di­mi­sión y su exilio rum­bo a Fran­cia, don­de tra­tó de es­con­der­se de la per­se­cu­ción fran­quis­ta. Lo­ca­li­za­do por la Ges­ta­po, en­con­tró un ines­pe­ra­do sal­va­dor en la figura del em­ba­ja­dor de México, Luis Ro­drí­guez, que le pro­por­cio­nó un re­fu­gio se­gu­ro en el Ho­tel du Mi­di de Mon­tau­ban, don­de se es­con­dían otros mu­chos es­pa­ño­les exi­lia­dos. Enor­me­men­te de­bi­li­ta­do fí­si­ca y men­tal­men­te, fa­lle­ció en su es­con­di­te el 4 de no­viem­bre de 1940.

Ma­nuel Aza­ña ocu­pó el cargo de pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Es­pa­ño­la des­de ma­yo de 1936 has­ta su exilio en 1939.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.