IN­DA­LE­CIO PRIE­TO, el so­cia­lis­ta de cen­tro

Muy Historia - - DOSSIER -

Na­ció en Ovie­do en la pri­ma­ve­ra de 1883, pe­ro pron­to los Prie­to se ins­ta­la­ron y echa­ron raí­ces en Bil­bao, cuan­do In­da­le­cio era aún un ni­ño de cor­ta edad. Fue un repu­tado pe­rio­dis­ta, con ca­si cua­ren­ta años de ser­vi­cio a sus es­pal­das co­mo re­dac­tor del pe­rió­di­co El

Li­be­ral, pe­ro, aun­que fue un es­cri­tor de ra­za, su ver­da­de­ra pa­sión fue la po­lí­ti­ca. In­gre­só, de he­cho, sien­do muy jo­ven en el PSOE, en el que mi­li­ta­ría du­ran­te to­da su vi­da, y fue ele­gi­do dipu­tado por vez pri­me­ra en 1918. Con la lle­ga­da al po­der de Pri­mo de Ri­ve­ra se con­vir­tió en uno de sus más fir­mes opo­si­to­res y, para de­jar cons­tan­cia de ello, re­dac­tó el Ma­ni­fies­to de la Eje­cu­ti­va del PSOE que con­de­na­ba enér­gi­ca­men­te el gol­pe de Es­ta­do. Prie­to mi­li­ta­ba en el ala mo­de­ra­da del par­ti­do, pe­ro eso no im­pi­dió que se opu­sie­ra a cual­quier in­ten­to, por par­te de la for­ma­ción, de lle­gar a un en­ten­di­mien­to de mí­ni­mos con el dic­ta­dor. Esa pos­tu­ra lo lle­vó a en­fren­tar­se a Lar­go Ca­ba­lle­ro, prin­ci­pal pro­mo­tor de di­cha po­lí­ti­ca de “apa­ci­gua­mien­to”, y a de­fen­der una pos­tu­ra con­sen­sua­da con to­dos los par­ti­dos re­pu­bli­ca­nos. Di­cha ini­cia­ti­va cua­jó en el Pac­to de San Se­bas­tián de agos­to de 1930, del que fue uno de sus prin­ci­pa­les pro­mo­to­res, amén de miem­bro del Co­mi­té Re­vo­lu­cio­na­rio. De­bi­do a es­ta ac­ti­vi­dad abier­ta­men­te hos­til a la mo­nar­quía y al ré­gi­men, se vio obli­ga­do a exi­liar­se en Fran­cia has­ta que me­ses des­pués se pro­cla­mó fi­nal­men­te la II Re­pú­bli­ca, cir­cuns­tan­cia que pre­ci­pi­tó su re­gre­so a Es­pa­ña para in­te­grar­se en el equi­po del Go­bierno Pro­vi­sio­nal. Fue mi­nis­tro de Ha­cien­da en pri­me­ra ins­tan­cia y, pos­te­rior­men­te, mi­nis­tro de Obras Pú­bli­cas ba­jo la pre­si­den­cia de Aza­ña. Mien­tras, una “gue­rra ci­vil” es­ta­ba a pun­to de es­ta­llar en el PSOE a raíz de la victoria de la CE­DA en las elecciones de 1933. Una vez más, Prie­to se opu­so fir­me­men­te a las te­sis re­vo­lu­cio­na­rias de los se­gui­do­res de Lar­go Ca­ba­lle­ro, pro­pug­nan­do un en­ten­di­mien­to trans­ver­sal con el res­to de for­ma­cio­nes re­pu­bli­ca­nas.

COM­PRO­ME­TI­DO CON LA RE­PÚ­BLI­CA.

Tras el fra­ca­so de la huel­ga ge­ne­ral re­vo­lu­cio­na­ria de 1934, de la que él mis­mo ha­bía si­do uno de los prin­ci­pa­les ar­tí­fi­ces, op­tó por exi­liar­se en Fran­cia. Des­de allí si­guió tra­ba­jan­do en una con­fluen­cia en­tre re­pu­bli­ca­nos, in­ca­paz de evi­tar la inexo­ra- ble ra­di­ca­li­za­ción de su pro­pio par­ti­do y el triun­fo de la doc­tri­na de Lar­go Ca­ba­lle­ro. Si­guió al pie del ca­ñón du­ran­te la Gue­rra Ci­vil, com­pro­me­ti­do en la de­fen­sa de la le­gi­ti­mi­dad re­pu­bli­ca­na en ca­li­dad de mi­nis­tro de Ma­ri­na y Ai­re, en pri­mer lu­gar, y de De­fen­sa pos­te­rior­men­te en el go­bierno de Juan Ne­grín, tras ha­ber con­tri­bui­do de ma­ne­ra muy ac­ti­va a la caí­da de su pre­de­ce­sor, su acé­rri­mo enemi­go y co­rre­li­gio­na­rio Lar­go Ca­ba­lle­ro. Pron­to sur­gie­ron tam­bién fric­cio­nes con aquél y, fi­nal­men­te, en no­viem­bre de 1939 Prie­to de­ci­dió po­ner rum­bo al exilio en México, don­de si­guió in­ten­tan­do or­ga­ni­zar la re­sis­ten­cia con­tra el fran­quis­mo, en bus­ca de un apo­yo in­ter­na­cio­nal que nun­ca aca­bó de lle­gar. En 1950 di­mi­tió de la pre­si­den­cia del par­ti­do en el exilio. Se ga­nó la vi­da des­de en­ton­ces en el país az­te­ca co­mo pe­rio­dis­ta y es­cri­tor, has­ta su muerte en Ciu­dad de México en fe­bre­ro de 1962.

Des­de1935has­ta 1948fue­pre­si­den­te de­lPSOE,car­goe­nel­que­su­ce­dióaF­ran­cis­co Lar­goCa­ba­lle­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.