LAR­GO CA­BA­LLE­RO, el re­vo­lu­cio­na­rio

Muy Historia - - DOSSIER -

His­tó­ri­co lí­der del PSOE y de la UGT, Fran­cis­co Lar­go Ca­ba­lle­ro na­ció en Ma­drid en 1869 y hu­bo de apren­der a ga­nar­se la vi­da des­de muy jo­ven, a raíz de la se­pa­ra­ción de sus pro­ge­ni­to­res. A los diez años co­men­zó a desem­pe­ñar el ofi­cio de es­tu­quis­ta, al que, al mar­gen de la po­lí­ti­ca, de­di­ca­ría bue­na par­te de su vi­da pro­fe­sio­nal. Po­co des­pués de cum­plir 20 años, co­men­zó a ma­te­ria­li­zar sus in­quie­tu­des po­lí­ti­cas afi­lián­do­se a la Unión Ge­ne­ral de Tra­ba­ja­do­res ( UGT), an­te­sa­la de su mi­li­tan­cia en el PSOE a par­tir de 1894. Siem­pre com­pa­gi­nó la po­lí­ti­ca con la ac­ti­vi­dad sin­di­cal, dan­do pre­fe­ren­cia a es­ta úl­ti­ma en mu­chas oca­sio­nes. Con to­do, en 1905 ob­tu­vo su pri­mer cargo po­lí­ti­co, ele­gi­do co­mo concejal del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid. Su repu­tación den­tro del par­ti­do y del sin­di­ca­to se con­so­li­dó en los años su­ce­si­vos y, en 1918, Lar­go Ca­ba­lle­ro ya era se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la UGT, cargo que ocu­pó du­ran­te dos dé­ca­das.

Alen­tó co­mo el que más la Huel­ga Ge­ne­ral de Tra­ba­ja­do­res de 1917, ra­zón por la cual fue de­te­ni­do y con­de­na­do a muerte. La pe­na, no obs­tan­te, le fue con­mu­ta­da por la de ca­de­na per­pe­tua, si bien ape­nas un año des­pués fue ex­car­ce­la­do y ab­suel­to de to­dos los car­gos, tras ser ele­gi­do dipu­tado en los co­mi­cios de fe­bre­ro de 1918. Fue el hom­bre fuer­te del so­cia­lis­mo du­ran­te la dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra, aun­que de he­cho man­tu­vo una ac­ti­tud de en­ten­di­mien­to de mí­ni­mos con el ré­gi­men que in­dig­nó a al­gu­nos sec­to­res del par­ti­do. Se ne­gó, con to­do, a in­te­grar­se en la Asamblea Na­cio­nal, mar­can­do así ca­da vez más dis­tan­cias con el dic­ta­dor, y fue uno de los ar­tí­fi­ces de in­te­grar ple­na­men­te al PSOE en el mo­vi­mien­to re­pu­bli­cano, cohe­sio­na­do a raíz del Pac­to de San Se­bas­tián.

LÍ­DER DEL SO­CIA­LIS­MO ES­PA­ÑOL.

En 1932 fue ele­gi­do pre­si­den­te del PSOE y de la UGT, trans­for­mán­do­se así en lí­der ab­so­lu­to del so­cia­lis­mo es­pa­ñol y apos­tan­do por un ul­te­rior vi­ra­je ha­cia la iz­quier­da y la ra­di­ca­li­dad, en bus­ca del en­ten­di­mien­to con los co­mu­nis­tas. Tras la victoria de la CE­DA en las elecciones de 1933, Lar­go Ca­ba­lle­ro re­do­bló es­fuer­zos por es­co­rar la Re­pú­bli­ca ha­cia la iz­quier­da par­ti­ci­pan­do en la fa­lli­da Re­vo­lu­ción de 1934. Es­te revés le em­pu­jó a un nue­vo in­ten­to de bus­car el en­ten­di­mien­to y la alian­za con los par­ti­dos re­pu­bli­ca­nos, lo que le hi­zo per­der pro­gre­si­va­men­te el fa­vor de los mi­li­tan­tes y lí­de­res del par­ti­do; fi­nal­men­te, pre­sen­tó su di­mi­sión en di­ciem­bre de 1935. Cen­tra­do des­de en­ton­ces en la di­rec­ción de la UGT, vol­vió a asu­mir gran pro­ta­go­nis­mo tras el es­ta­lli­do de la Gue­rra Ci­vil al alen­tar la mo­vi­li­za­ción sin­di­cal en en­co­na­da de­fen­sa de la Re­pú­bli­ca.

El 4 de sep­tiem­bre de 1936 fue ele­gi­do pre­si­den­te del Con­se­jo de Mi­nis­tros, cargo que con­ser­vó has­ta el mes de ma­yo del año si­guien­te. Su ges­tión de la vio­len­cia re­sul­tan­te de las Jor­na­das de Ma­yo de 1937 en Bar­ce­lo­na pre­ci­pi­tó su di­mi­sión, pe­ro no se­ría has­ta co­mien­zos de 1939 cuan­do fi­nal­men­te se exi­lia­se a Fran­cia. De­te­ni­do al cru­zar la fron­te­ra, tras pa­sar cua­tro años re­clui­do en el país ve­cino fue cap­tu­ra­do por la Ges­ta­po y con­fi­na­do en un cam­po de con­cen­tra­ción, del que só­lo se­ría li­be­ra­do en 1945, al fi­na­li­zar la gue­rra, por los so­vié­ti­cos. Ins­ta­la­do de­fi­ni­ti­va­men­te en Fran­cia, for­mó par­te del PSOE en el exilio has­ta su muerte en la ca­pi­tal ga­la en 1946.

Al es­ta­llar la Gue­rra Ci­vil, Lar­go Ca­ba­lle­ro asu­mió el pro­ta­go­nis­mo en el PSOE e in­ten­tó man­te­ner la cohe­sión den­tro del mo­vi­mien­to so­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.