La lu­cha cí­vi­ca con­tra la ti­ra­nía

DU­RAN­TE LA II GUE­RRA MUN­DIAL, SE DIO UNA GRAN VA­RIE­DAD DE FOR­MAS DE IN S UR­GEN­CIA EN TO­DOS LOS PAÍ­SES OCU­PA­DOS, DES­DE LA SIM­PLE NO COOPERACIÓN OLA PRO­PA­GAN­DA HAS­TA EL SA­BO­TA­JE, LOS ATEN­TA­DOS Y LA GUE­RRI­LLA.

Muy Historia - - NEWS - Por Ri­car­do Ar­to­la, es­cri­tor y edi­tor

Con la lle­ga­da al po­der de Adolf Hitler en enero de 1933 co­men­zó la dé­ca­da lar­ga ( has­ta 1945) más trá­gi­ca de la His­to­ria de la hu­ma­ni­dad, o al me­nos de la His­to­ria con­tem­po­rá­nea. En aque­llos do­ce años, y sin afán de ex­haus­ti­vi­dad, se pro­du­jo un vuel­co to­tal en las re­la­cio­nes en­tre las na­cio­nes, la ma­yor gue­rra de la His­to­ria des­de cual­quier pa­rá­me­tro que se quie­ra me­dir, el Ho­lo­caus­to del pue­blo ju­dío, la pur­ga más pro­fun­da que cual­quier ré­gi­men ha­ya po­di­do apli­car a sus ciu­da­da­nos ( el gran te­rror en la URSS) y de­ce­nas de mi­llo­nes de muer­tos, que­dan­do, al fi­nal del ca­mino, un mun­do ex­haus­to e irre­co­no­ci­ble pa­ra un es­pec­ta­dor de 1933, que nos asom­bra y es­pan­ta in­clu­so más de se­ten­ta años des­pués.

Vol­vien­do al ori­gen, fue Hitler quien, en su afán sin res­tric­cio­nes por apli­car sus ideas po­lí­ti­cas en Eu­ro­pa, ini­ció un pro­ce­so de re­vi­sión del mar­co po­lí­ti­co in­ter­na­cio­nal que le lle­vó a ocu­par te­rri­to­rios que te­nían po­bla­ción de ori­gen ale­mán (los Su­de­tes, per­te­ne­cien­tes a Che­cos­lo­va­quia) e in­clu­so a la ane­xión de to­do un país (Aus­tria), to­do ello con el be­ne­plá­ci­to te­me­ro­so de las gran­des po­ten­cias. Pe­ro con la in­va­sión de Po­lo­nia, el 1 de sep­tiem­bre de 1939, no só­lo es­ta­lla la II Gue­rra Mun­dial, sino que se ace­le­ra sin freno el ex­pan­sio­nis­mo na­zi. En­tre la men­cio­na­da fe­cha y, por ejem­plo, la de­rro­ta ale­ma­na en la Ba­ta­lla de Sta­lin­gra­do (2 de fe­bre­ro de 1943), el ejér­ci­to ale­mán ata­ca y con­quis­ta Po­lo­nia, Che­cos­lo­va­quia, Di­na­mar­ca, No­rue­ga, Bél­gi­ca, Ho­lan­da, Fran­cia, Yu­gos­la­via, Gre­cia, Es­to­nia, Le­to­nia, Li­tua­nia y una par­te muy re­le­van­te de la Unión So­vié­ti­ca (lo que ac­tual­men­te cons­ti­tu­ye Bie­lo­rru­sia, Ucra­nia y una gran por­ción de la Ru­sia eu­ro­pea). Fue­ra del ám­bi­to de do­mi­nio di­rec­to ale­mán só­lo que­da­ban sus alia­dos ( Ita­lia, Es­lo­va­quia, Hun­gría, Ru­ma­nía, Bul­ga­ria y Fin­lan­dia) y un pu­ña­do de Es­ta­dos neu­tra­les: Es­pa­ña, Tur­quía, Ir­lan­da, Sue­cia y Sui­za. Po­cas ve­ces tan­to te­rri­to­rio eu­ro­peo ha­bía pa­sa­do a es­tar en unas so­las ma­nos en tan po­co tiem­po.

EL MO­DE­LO DE OCU­PA­CIÓN HITLE­RIANO.

Pe­ro Hitler no pre­ten­día ser un con­quis­ta­dor al uso, que in­cor­po­ra­ra sus con­quis­tas pa­ra que pros­pe­ra­ran ba­jo su do­mi­nio, sino uti­li­zar esos te­rri­to­rios al ser­vi­cio de Alemania. Te­nía una vi­sión que po­dría­mos lla­mar “je­rár­qui­ca­men­te ra­cial” de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. En la cús­pi­de es­ta­ba lo que los na­zis de­no­mi­na­ban la ra­za aria, com­pues­ta por los ale­ma­nes y pue­blos pró­xi­mos, co­mo los nór­di­cos u Ho­lan­da. Y, a par­tir de ahí, se des­cen­día por una si­nies­tra es­ca­le­ra de des­pre­cio cre­cien­te has­ta lle­gar a los es­la­vos. To­do es­to tu­vo una enor­me in­fluen­cia en el mo­de­lo de ocu­pa­ción im­plan­ta­do en lo que se ha da­do en lla­mar la Eu­ro­pa de Hitler.

Esa Eu­ro­pa se or­ga­ni­zó me­dian­te un com­ple­jo sis­te­ma de ocu­pa­ción: ane­xio­nes, pro­tec­to­ra­dos, go­bier­nos mi­li­ta­res o ci­vi­les e in­clu­so te­rri­to­rios au­tó­no­mos pe­ro su­bor­di­na­dos. Se­gún el lu­gar del país en la je­rar­quía ra­cial, la ocu­pa­ción tu­vo tin­tes más be­né­vo­los (si ca­be uti­li­zar tal tér­mino en al­gún ca­so) o bru­ta­les. To­do ello ge­ne­ra­rá un fe­nó­meno co­no­ci­do co­mo la Re­sis­ten­cia que, co­mo su pro­pio nom­bre in­di­ca, re­fle­ja la reac­ción de las po­bla­cio­nes ci­vi­les an­te el ava­sa­lla­mien­to ale­mán de sus paí­ses, y que es lo que se es­tu­dia en es­te nú­me­ro mo­no­grá­fi­co.

Con­vie­ne es­ta­ble­cer una des­crip­ción cro­no­ló­gi­ca y geo­grá­fi­ca de la ocu­pa­ción y la Re­sis­ten­cia. Hay que re­tro­traer­se a los me­ses que van de la in­va­sión de Po­lo­nia a la ocu­pa­ción de Yu­gos­la­via y Gre­cia, en el ve­rano de 1941, y en­ten­der có­mo veían los eu­ro­peos de la épo­ca (ocu­pa­dos o no) ese abru­ma­dor des­tino. Mu­chos ciu­da­da­nos se ple­ga­ron an­te lo que con­tem­pla­ban co­mo una des­gra­cia ine­vi­ta­ble e in­ten­ta­ron amol­dar­se a la nue­va si­tua­ción. Y es di­fí­cil no com­pren­der es­ta ac­ti­tud, en con­tra de la épi­ca sin lí­mi­tes que ge­ne­ra­ría pos­te­rior­men­te el fe­nó­meno de la Re­sis­ten­cia. Por tan­to, és­ta fue mar­gi­nal mien­tras Alemania pa­re­cía in­ven­ci­ble y mu­cho ma­yor cuan­do su ejér­ci­to per­dió ese bri­llo en Sta­lin­gra­do.

FAC­TO­RES GEOGRÁFICOS, RA­CIA­LES Y MO­RA­LES.

La men­cio­na­da “je­rar­quía ra­cial” hi­zo que, de en­tra­da, la ac­ti­tud ale­ma­na fue­ra mu­cho más be­ne­vo­len­te en paí­ses co­mo Di­na­mar­ca, No­rue­ga, Ho­lan­da, Bél­gi­ca o Fran­cia que, por su­pues­to, en Po­lo­nia, Yu­gos­la­via, Gre­cia o los te­rri­to­rios ocu­pa­dos de la URSS.

Otro as­pec­to na­da des­de­ña­ble pa­ra el sur­gi­mien­to y desa­rro­llo de las Re­sis­ten­cias tu­vo que ver con la pro­pia geo­gra­fía de ca­da na­ción: qui­zá los ex­tre­mos sean Ho­lan­da, un país pe­que­ño y sin ac­ci­den­tes geográficos en los que po­der ocul­tar una ac­ti­vi­dad clan­des­ti­na de en­ver­ga­du­ra, y la pro­pia Unión So­vié­ti­ca, el país más gran­de de la Tie­rra, con una cli­ma­to­lo­gía ex­tre­ma y lleno de bos­ques, pan­ta­nos, enor­mes ríos y zo­nas mon­ta­ño­sas.

Así pues, la Re­sis­ten­cia fue an­te­rior y más vio­len­ta en aque­llos paí­ses ocu­pa­dos con ma­yor fe­ro­ci­dad y, en ge­ne­ral, mu­cho más fuer­te y ge­ne­ra­li­za­da al fi­nal de la gue­rra que en los pri­me­ros años de és­ta.

La ocu­pa­ción de tan­tos te­rri­to­rios pro­por­cio­nó enor­mes re­cur­sos eco­nó­mi­cos al Ter­cer Reich, des­de la sim­ple in­cau­ta­ción de to­do ti­po de pro­duc­tos y ma­te­ria­les has­ta el en­vío obli­ga­to­rio a Alemania de tra­ba­ja­do­res de paí­ses ocu­pa­dos pa­ra su­plir a los sol­da­dos ale­ma­nes del fren­te. Pe­ro tam­bién tu­vo un enor­me cos­te mi­li­tar en for­ma de di­vi­sio­nes que tu­vie­ron que per­ma­ne­cer en los dis­tin­tos paí­ses pa­ra ase­gu­rar una ocu­pa­ción eficaz de los mis­mos. En el ca­pí­tu­lo co­rres­pon­dien­te, se ha­bla de 400.000 sol­da­dos pa­ra con­tro­lar y so­me­ter a un país de cua­tro mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes co­mo era No­rue­ga.

Las ac­cio­nes de los re­sis­ten­tes pro­vo­ca­ron la reac­ción del ocu­pan­te ale­mán en for­ma de re­pre­sa­lias siem­pre se­ve­ras y a me­nu­do bru­ta­les. Una vez más, la vi­sión ra­cial lle­va­ba a je­rar­qui­zar el nú­me­ro de ci­vi­les a fu­si­lar a raíz de una ac­ción con­tra el ocu­pan-

te. Así, en al­gu­nos lu­ga­res po­dían ser diez los muer­tos pa­ra “com­pen­sar” la muer­te de ca­da sol­da­do ale­mán, pe­ro en el es­te esa si­nies­tra ra­tio que pre­ten­día des­in­cen­ti­var a la Re­sis­ten­cia po­día lle­gar a cien, aun­que en oca­sio­nes fue in­clu­so su­pe­rior. En es­te sen­ti­do, se plan­tea el gran di­le­ma mo­ral de la Re­sis­ten­cia: aun­que es le­gí­ti­mo com­ba­tir al ti­rano, ¿quién pue­de de­ci­dir­lo “ale­gre­men­te” sa­bien­do el cos­te hu­mano de la re­pre­sa­lia?

El ejem­plo pa­ra­dig­má­ti­co de es­te di­le­ma se dio con el ase­si­na­to de Rein­hard Hey­drich, je­rar­ca na­zi que ejer­cía de Pro­tec­tor de Bohe­mia y Mo­ra­via en Pra­ga y cu­yo ase­si­na­to no só­lo su­pu­so la muer­te de to­dos sus ata­can­tes, sino que aca­bó con la vi­da de 1.300 per­so­nas, in­clu­yen­do a to­da la po­bla­ción del pue­blo de Lí­di­ce, que fue arra­sa­do.

Men­ción apar­te re­quie­re el pa­pel ju­ga­do por Gran Bre­ta­ña co­mo fa­ro de la Re­sis­ten­cia. No só­lo aco­gió a nu­me­ro­sos go­bier­nos de paí­ses ocu­pa­dos en su ca­pi­tal o su­mi­nis­tró re­cur­sos de to­do ti­po a mu­chos de los mo­vi­mien­tos del con­ti­nen­te, sino que sus emi­sio­nes ra­dio­fó­ni­cas des­de Lon­dres fue­ron un hi­lo de es­pe­ran­za pa­ra mu­chos eu­ro­peos de­ses­pe­ra­dos y sin ac­ce­so a in­for­ma­ción periodística dig­na de tal nom­bre. LA OTRA CA­RA: EL COLABORACIONISMO.

Si la hu­mi­lla­ción de la de­rro­ta y la ocu­pa­ción ge­ne­ró opo­si­ción en am­plias ca­pas de la po­bla­ción, tam­bién pro­du­jo un fe­nó­meno com­ple­men­ta­rio en for­ma de colaboracionismo, cu­yo al­can­ce y cro­no­lo­gía es una ver­sión en ne­ga­ti­vo de la Re­sis­ten­cia: ma­yor al prin­ci­pio y de­cre­cien­te con­for­me avan­za­ba la gue­rra. Aun­que los mo­ti­vos fue­ran va­ria­dos, ca­be pen­sar en una ac­ti­tud aco­mo­da­ti­cia an­te el nue­vo amo de Eu­ro­pa, en co­bar­día an­te un ocu­pan­te se­ve­ro e in­clu­so, en el ca­so de las mu­je­res, en la me­ra su­per­vi­ven­cia (al re­la­cio­nar­se con sol­da­dos con re­cur­sos que es­ca­sea­ban en­tre la po- bla­ción ci­vil de los paí­ses ocu­pa­dos). No hay que ol­vi­dar el fac­tor hu­mano de la Re­sis­ten­cia, que obli­ga­ba de for­ma drás­ti­ca a sa­lir de lo que hoy lla­ma­ría­mos “zo­na de con­fort” arries­gan­do la po­si­bi­li­dad de ser de­te­ni­do, bru­tal­men­te tor­tu­ra­do por los miem­bros de la te­mi­da Ges­ta­po, en­car­ce­la­do en cam­pos de con­cen­tra­ción, y por su­pues­to a te­ner la es­pa­da de la muer­te siem­pre en­ci­ma de la ca­be­za. No era una de­ci­sión fá­cil, in­clu­so pa­ra so­cie­da­des mu­cho más acos­tum­bra­das a la du­re­za de la vi­da que las nues­tras.

Es sa­bi­do que la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial cam­bió pa­ra siem­pre la per­cep­ción de la so­cie­dad ha­cia las mu­je­res, gra­cias al des­ta­ca­do pa­pel eco­nó­mi­co que ju­ga­ron sus­ti­tu­yen­do en las fá­bri­cas a los hom­bres que par­tían al fren­te. Sin em­bar­go, aún hay que des­ta­car su va­lien­te y a ve­ces he­roi­ca par­ti­ci­pa­ción en la Re­sis­ten­cia, y no co­mo una no­ta a pie de pá­gi­na sino co­mo un pá­rra­fo en ne­gri­ta.

MI­TOS Y REALI­DA­DES.

En es­te nú­me­ro tam­bién se abor­dan otros mu­chos fe­nó­me­nos de Re­sis­ten­cia que no se sue­len tra­tar ha­bi­tual­men­te, co­mo los mo­vi­mien­tos con­tra la ocu­pa­ción so­vié­ti­ca en los paí­ses del es­te –con men­ción es­pe­cial a las re­pú­bli­cas bál­ti­cas, los “sol­da­dos mal­di­tos” po­la­cos o las gue­rri­llas na­zis–, sin ol­vi­dar otros ca­sos fue­ra del con­ti­nen­te eu­ro­peo, co­mo Chi­na o Fi­li­pi­nas. Men­ción apar­te re­quie­re la re­sis­ten­cia ju­día al Ho­lo­caus­to, uno de cu­yos epi­so­dios más te­rri­bles y he­roi­cos tu­vo lu­gar en el gue­to de Var­so­via.

Con­vie­ne no me­nos­pre­ciar la fuer­za arro­lla­do­ra del ci­ne de Holly­wood en la for­ma­ción del ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de la Re­sis­ten­cia. Así, po­dría­mos con­si­de­rar la mí­ti­ca Ca­sa­blan­ca (1942) co­mo una enor­me pe­lí­cu­la de pro­pa­gan­da an­ti­na­zi, gra­cias a una his­to­ria in­mor­tal de re­sis­ten­cia en uno de los lu­ga­res más exó­ti­cos pa­ra ha­blar de ese fe­nó­meno: el nor­te de Áfri­ca.

El fi­nal de la gue­rra y la de­rro­ta na­zi tra­je­ron con­si­go el ajus­te de cuen­tas. Mu­chos de los hé­roes de la Re­sis­ten­cia es­ta­ban muer­tos y al­gu­nos opor­tu­nis­tas se atri­bu­ye­ron lo­gros y sa­cri­fi­cios que no les co­rres­pon­dían, mien­tras que los co­la­bo­ra­cio­nis­tas pa­ga­ron su ac­ti­tud aco­mo­da­ti­cia con su con­fort, su ho­nor y has­ta su vi­da. Por en­ci­ma de to­do, los go­bier­nos de los paí­ses li­be­ra­dos ten­die­ron a mag­ni­fi­car la di­men­sión de la Re­sis­ten­cia pa­ra ali­viar la hu­mi­lla­ción de los años ne­gros de la ocu­pa­ción y eso, pro­lon­ga­do en el tiem­po, lle­vó a una dis­tor­sión de su His­to­ria que cos­tó dé­ca­das rec­ti­fi­car, si es que ya se ha he­cho en to­das par­tes y en la me­di­da ne­ce­sa­ria.

¿ AHO­RA QUÉ, ADOLF? La li­be­ra­ción tra­jo eu­fo­ria y an­sias de ven­gar la ocu­pa­ción (en la ima­gen, dos pa­ri­si­nos “ame­na­zan” a un re­tra­to de Hitler).

LA HO­RA DE LA RE

VANCHA. Al fi­nal de la gue­rra, mu­chos co­la­bo­ra­cio­nis­tas pa­ga­ron su ac­ti­tud con su con­fort, su ho­nor y has­ta su vi­da. Aba­jo, cua­tro mu­je­res fran­ce­sas acu­sa­das de coope­rar con los ale­ma­nes du­ran­te la ocu­pa­ción, con las ca­be­zas afei­ta­das, son hu­mi­lla­das en pú­bli­co en Char­tres (agos­to de 1944).

SIEM­PRE NOS QUE­DA­RÁ PA­RÍS... Fo­to­gra­ma de la mí­ti­ca Ca­sa­blan­ca (1942, Mi­chael Cur­tiz), que exal­tó ro­mán­ti­ca­men­te la Re­sis­ten­cia con­tra los na­zis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.