“Neus Ca­ta­là, que fue co­rreo de la Re­sis­ten­cia, es una de las per­so­nas que más ad­mi­ro del mun­do”

PE­RIO­DIS­TA DE EL PAÍS, BLOGUERO Y ES­CRI­TOR, NUES­TRO EN­TRE­VIS­TA­DO HA ABOR­DA­DO FRE­CUEN­TE­MEN­TE EN SUS TEX­TOS LA SE­GUN­DA GUE­RRA MUN­DIAL Y EL PA­PEL DE LAS RE­SIS­TEN­CIAS EN LA CON­TIEN­DA.

Muy Historia - - ENTREVISTA - TEXTO: Fer­nan­do Coh­nen, pe­rio­dis­ta

En sus ar­tícu­los y li­bros, us­ted siem­pre vuel­ve de una u otra ma­ne­ra al Ter­cer Reich y a acon­te­ci­mien­tos re­la­cio­na­dos con la II Gue­rra Mun­dial. En­tre los per­so­na­jes de esa épo­ca so­bre­sa­le la fi­gu­ra aven­tu­re­ra de Pa­trick Leigh Fer­mor. ¿Có­mo le des­cri­bi­ría? ¿ Fue un hé­roe na­cio­nal pa­ra los bri­tá­ni­cos?

Es di­fí­cil des­cri­bir a Paddy Leigh Fer­mor sin caer en el di­ti­ram­bo; pa­la­bra, por cier­to, que él, con su amor a to­do lo grie­go y al len­gua­je, sin du­da ala­ba­ría. Era un hom­bre sen­sa­cio­nal co­mo só­lo pue­de ser­lo un bri­tá­ni­co cuan­do reúne to­das las bue­nas ca­rac­te­rís­ti­cas de ese pue­blo. Va­lien­te, in­di­vi­dua­lis­ta, aven­tu­re­ro, apa­sio­na­do, cu­rio­so, cul­to, bri­llan­te, vi­ta­lis­ta... Tam­bién fue, y Dios me per­do­ne por de­cir­lo, un vi­vi­dor, muy fal­de­ro –le gus­ta­ban las mu­je­res con lo­cu­ra–, un pun­to des­ce­re­bra­do y bas­tan­te es­nob. En Gran Bre­ta­ña, cier­ta­men­te, se le tie­ne por uno de los hé­roes de la II Gue­rra Mun­dial, y eso es muy des­ta­ca­ble por­que ha­bía mu­cha com­pe­ten­cia.

¿Cuál fue su par­ti­ci­pa­ción en la lu­cha clan­des­ti­na en Cre­ta? ¿Es ver­dad que le gus­ta­ba dis­fra­zar­se?

Co­mo agen­te so­bre el te­rreno del SOE (Spe­cial Ope­ra­tions Exe­cu­ti­ve: Di­rec­ción de Ope­ra­cio­nes Es­pe­cia­les), co­la­bo­ró de­ci­si­va­men­te en la or­ga­ni­za­ción de la gue­rri­lla y sir­vió de en­la­ce con la In­te­li­gen­cia bri­tá­ni­ca. Su con­tri­bu­ción más fa­mo­sa fue, por su­pues­to, el se­cues­tro del ge­ne­ral ale­mán Hein­rich Krei­pe en la is­la ocu­pa­da, un epi­so­dio que por mu­cho que ha­ya si­do cues­tio­na­do y re­la­ti­vi­za­do per­ma­ne­ce co­mo uno de los he­chos de ar­mas más osa­dos y asom­bro­sos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Y con ese co­lo­fón ma­ra­vi­llo­so, cuan­do Paddy es­ca­pa­ba con su pri­sio­ne­ro y re­ci­tó a Ho­ra­cio al pa­sar jun­to al mon­te Ida...

¿Có­mo era la gue­rri­lla cre­ten­se? ¿Quié­nes la com­po­nían?

Era gen­te re­cia, co­rreo­sa, acos­tum­bra­da a una vi­da du­ra en la mon­ta­ña. La ocu­pa­ción de Cre­ta fue des­de el prin­ci­pio un asun­to su­cio y des­pia­da­do, y los gue­rri­lle­ros no du­da­ron en res­pon­der de la mis­ma ma­ne­ra a la cruel­dad y el sal­va­jis­mo ale­ma­nes. Pe­lea­ban por su tie­rra y sus fa­mi­lias en una lu­cha sin con­tem­pla­cio­nes, en la que los na­zis prac­ti­ca­ban una po­lí­ti­ca cri­mi­nal de re­pre­sa­lias. Ha­bía lu­ga­re­ños, pas­to­res, mu­je­res e in­clu­so sa­cer­do­tes. Al­gu­nos com­ba­tien­tes eran gen­te muy ex­tra­va­gan­te: Ni­kos Bout­za­lis car­ga­ba un tro­zo de la Ve­ra Cruz co­mo ta­lis­mán que, de­cía, le ha­cía in­mu­ne a las ba­las de los ale­ma­nes. Los ka­pe­ta­nos, los je­fes gue­rri­lle­ros, a me­nu­do no se en­ten­dían en­tre ellos, eso si no se odia­ban; no só­lo por ren­ci­llas po­lí­ti­cas, sino per­so­na­les. La so­cie­dad cre­ten­se ru­ral con­ser­va­ba có­di­gos so­cia­les muy ar­cai­cos de ven­gan­za. El pro­pio Paddy se vio mez­cla­do en ellos al ma­tar for­tui­ta­men­te a un gue­rri­lle­ro, al dis­pa­rár­se­le el ar­ma en una cue­va.

¿Hu­bo es­pa­ño­les en­tre ellos?

Sí, lo cuen­ta An­tony Bee­vor en Cre­ta, la ba­ta­lla y la re­sis­ten­cia. Hu­bo un pe­que­ño con­tin­gen­te que se in­te­gró en las fuer­zas bri­tá­ni­cas tras la de­ba­cle de las fuer­zas ar­ma­das fran­ce­sas – a las que se ha­bían in­cor­po­ra­do mu­chos ex­com­ba­tien­tes re­pu­bli­ca­nos– y que fue a pa­rar a Cre­ta. Tras la de­rro­ta, al­gu­nos es­ca­pa­ron, otros ca­ye­ron pri­sio­ne­ros ( ha­cién­do­se pa­sar a me­nu­do por gi­bral­ta­re­ños) y unos po­cos pa­sa­ron a la Re­sis­ten­cia. La es­cri­to­ra Ben Pas­tor los ha­ce apa­re­cer en su es­tu­pen­da no­ve­la Ca­mino a Íta­ca.

Mu­chos exi­lia­dos es­pa­ño­les en­gro­sa­ron los ejér­ci­tos alia­dos y las gue­rri­llas que lu­cha­ron con­tra los na­zis. Sal­vo en los úl­ti­mos años, esos es­pa­ño­les han si­do bo­rra­dos de la His­to­ria. ¿Cree que en nues­tro país hay una fal­ta de sen­si­bi­li­dad con la me­mo­ria his­tó­ri­ca?

Sin du­da. Mi­re, yo cre­cí en una fa­mi­lia en la que se ha­bla­ba mu­cho de la Di­vi­sión Azul, de la que ha­bía si­do ofi­cial mi tío abue­lo, pe­ro nun­ca me ex­pli­ca­ron que los es­pa­ño­les tam­bién pe­lea­ron, y muy he­roi­ca­men­te, en el otro ban­do. Era la me­mo­ria de los ven­ce­do­res. Yo mis­mo he tar­da­do mu­cho en des­cu­brir la aven­tu­ra de los es­pa­ño­les que lu­cha­ron con­tra los na­zis, en los ejér­ci­tos alia­dos. His­to­rias co­mo la de La Nue­ve, la com­pa­ñía for­ma­da por es­pa­ño­les que abría el pa­so de la Di­vi­sión Le­clerc con sus tan­ques, bau­ti­za­dos con nom­bres co­mo Te­ruel, Bru­ne­te, Bel­chi­te... Pe­ro tam­bién his­to­rias co­mo la de Neus Ca­ta­là, que tras pa­sar a Fran­cia fue co­rreo de la Re­sis­ten­cia; la cap­tu­ró la Ges­ta­po y aca­bó en el cam­po de con­cen­tra­ción de Ra­vens­brück. Ha­ce no mu­cho tu­ve el pri­vi­le­gio de mar­char con La Nue­ve

e in­clu­so de re­ci­bir fue­go de ar­ti­lle­ría ale­mán con ellos: fue du­ran­te el ro­da­je de una mi­ni­se­rie en el que me co­lé co­mo pe­rio­dis­ta.

En Es­pa­ña, nin­gu­na ins­ti­tu­ción ha re­cor­da­do a los es­pa­ño­les de La Nue­ve, la pri­me­ra com­pa­ñía en en­trar en Pa­rís el día de la li­be­ra­ción. No ha­ce mu­cho, el Ayun­ta­mien­to de la ca­pi­tal francesa les rin­dió un ho­me­na­je.

Creo re­cor­dar que se or­ga­ni­zó un ac­to en Ma­drid en el que des­fi­la­ron juntos un ex­miem­bro de La Nue­ve y otro de la Di­vi­sión Azul, lo que pro­vo­có mu­cha po­lé­mi­ca. Evi­den­te­men­te, des­pués de tan­tos años de ol­vi­do no era la me­jor ma­ne­ra de re­cor­dar a esos sol­da­dos que lu­cha­ron pa­ra li­be­rar a Eu­ro­pa del na­zis­mo. Su reivin­di­ca­ción ha lle­ga­do en mu­chos ca­sos a tra­vés de li­bros o pe­lí­cu­las, co­mo la mi­ni­se­rie de la que le ha­bla­ba. Hay mu­cho que ha­cer y des­gra­cia­da­men­te se lle­ga muy tar­de.

¿ Po­dría des­ta­car la fi­gu­ra de al­gu­nos es­pa­ño­les en­cua­dra­dos en la Re­sis­ten­cia francesa o en las gue­rri­llas so­vié­ti­cas?

Ya he ci­ta­do el ca­so de Neus Ca­ta­là, una de las per­so­nas que más ad­mi­ro del mun­do, pu­ro co­ra­je en su pe­que­ño cuer­po, que aún tu­vo fuer­zas pa­ra en­fren­tar­se al mi­se­ra­ble men­ti­ro­so de Enric Mar­co, el fal­so de­por­ta­do de Maut­hau­sen. Del ejér­ci­to so­vié­ti­co he te­ni­do la suer­te de co­no­cer al bil­baíno Luis La­vín, que fue pi­lo­to de caza con­tra los ale­ma­nes, con 12 vic­to­rias a los man­dos de un La­vo­chi­ki­nLa-7, una aven­tu­ra ex­tra­or­di­na­ria.

En uno de sus ar­tícu­los – creo que es­ta­ba fe­cha­do en di­ciem­bre de 2009– hi­zo una re­se­ña del li­bro Vi

vir a muer­te, que reúne mi­si­vas de re­sis­ten­tes fran­ce­ses con­de­na­dos a la pe­na ca­pi­tal. ¿Cree que ese es­pí­ri­tu de com­ba­te y esa en­te­re­za an­te la muer­te que des­ti­lan mu­chas de esas car­tas se po­drían dar hoy en día?

Era un li­bro muy con­mo­ve­dor y que nos tras­la­da­ba de ma­ne­ra dra­má­ti­ca a los mo­men­tos an­tes de la eje­cu­ción. Al­gu­nas car­tas eran for­zo­sa­men­te apre­su­ra­das, otras bus­ca­ban tran­qui­li­zar a los fa­mi­lia­res fin­gien­do a ve­ces una en­te­re­za y una paz de es­pí­ri­tu que no eran reales. En con­jun­to, mos­tra­ban la enor- me va­rie­dad de emo­cio­nes con las que la gen­te se en­fren­ta a lo irre­me­dia­ble. Ha­bía tam­bién al­gu­nas en las que el au­tor se de­ja­ba arras­trar por el mie­do y la de­ses­pe­ra­ción. Pe­ro es cier­to que un pu­ña­do de esas car­tas eran ver­da­de­ra­men­te no­ta­bles. Re­cuer­do la del con­de­na­do que le in­sis­tía a su mu­jer pa­ra que rehi­cie­ra su vi­da al la­do de otro hom­bre. O la del que ex­pli­ca­ba por­me­no­ri­za­da­men­te qué ha­cer con sus li­bros. Pro­ba­ble­men­te, hoy exis­te la mis­ma va­rie­dad de per­so­nas y de ma­ne­ras de afron­tar la muer­te. Yo he co­no­ci­do a al­gu­nas que no hu­bie­ran des­en­to­na­do jun­to a las me­jo­res de esas te­rri­bles vís­pe­ras.

Us­ted en­tre­vis­tó asi­mis­mo a Bjar­ne Nils­sen, el nie­to de uno de los mí­ti­cos hé­roes de Te­le­mark.

Bjar­ne es oriun­do de Te­le­mark, re­gión no­rue­ga pa­tria del esquí y fa­mo­sa por la ope­ra­ción de co­man­dos en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, y nie­to del en­ton­ces di­rec­tor de la fá­bri­ca que con­fis­ca­ron los ale­ma­nes al ocu­par No­rue­ga. Ha­ce unos años me lle­vó allí, a Rju­kan, pa­ra asis­tir al ro­da­je de una se­rie so­bre la ope­ra­ción, La ba­ta­lla del agua

pe­sa­da, y juntos re­vi­vi­mos, con nie­ve has­ta el cue­llo y en los mis­mos es­ce­na­rios, la le­gen­da­ria ac­ción de aque­llos co­man­dos.

¿Tu­vo al­gún efec­to el gol­pe de mano de Te­le­mark? ¿Có­mo va­lo­ra las adap­ta­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas que se hi­cie­ron de aque­lla ope­ra­ción en­cu­bier­ta?

Bueno, la ver­dad es que al po­co de la ope­ra­ción de co­man­dos, tan cos­to­sa en tiem­po, es­fuer­zos y vi­das (un gru­po en­via­do an­tes se es­tre­lló y los su­per­vi­vien­tes he­ri­dos fue­ron des­pia­da­da­men­te fu­si­la­dos), la fá­bri­ca vol­vió a fun­cio­nar. Es bo­ni­to pen­sar que el re­tra­so que pro­vo­có el ata­que y el hun­di­mien­to pos­te­rior del trans­bor­da­dor con las re­ser­vas de agua pe­sa­da sir­vie­ran pa­ra pos­po­ner la po­si­bi­li­dad de que los ale­ma­nes con­si­guie­ran la bomba ató­mi­ca, pe­ro en reali­dad nun­ca es­tu­vie­ron cer­ca de crear­la. La pe­lí­cu­la de 1965 de Ant­hony Mann era muy épi­ca y nun­ca la ol­vi­da­re­mos, pe­ro la re­cien­te se­rie se ajus­ta­ba mu­cho más a los he­chos y, por ejem­plo, mos­tra­ba el su­fri­mien­to de la po­bla­ción ci­vil.

PER­FIL PRO­FE­SIO­NAL Pe­rio­dis­ta bar­ce­lo­nés, co­no­ci­do por sus cró­ni­cas cul­tu­ra­les en el dia­rio El País y sus li­bros so­bre via­je­ros y aven­tu­re­ros, re­ci­bió en el año 2009 el Pre­mio Na­cio­nal de Pe­rio­dis­mo Cul­tu­ral del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra. A Ja­cin­to An­tón le en­can­tan los per­so­na­jes in­tré­pi­dos y va­lien­tes, esos hom­bres y mu­je­res de ra­za que se en­tre­gan a una cau­sa. Esa pa­sión por los hé­roes no le im­pi­de fi­jar tam­bién su aten­ción en los gran­des “malos” de la His­to­ria: re­co­no­ce que, de po­der en­tre­vis­tar a un per­so­na­je de la II Gue­rra Mun­dial, ele­gi­ría a Hitler. Su in­te­rés por es­ta con­tien­da tie­ne su pun­to cul­mi­nan­te en la Ba­ta­lla de Sta­lin­gra­do: “Es una fas­ci­na­ción que arran­ca de mi in­fan­cia, cuan­do mi tío abue­lo, el de la Di­vi­sión Azul, nos con­ta­ba his­to­rias del fren­te ru­so”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.