Un fren­te co­mún con­tra el na­zis­mo

Muy Historia - - DOSSIER -

El prin­ci­pal gru­po de la Re­sis­ten­cia aus­tría­ca con­tra el na­cio­nal­so­cia­lis­mo ale­mán fue el O5, nom­bre en el que el 5 co­rres­pon­día a la quin­ta le­tra del al­fa­be­to, la E (OE es el dí­gra­fo de Ö, pri­me­ra le­tra de Ös­te­rreich o Aus­tria en ale­mán). Se for­mó des­pués de que los gru­pos co­mu­nis­tas y so­cia­lis­tas hu­bie­ran si­do des­man­te­la­dos por la Ges­ta­po. Por ello, op­ta­ron por unir sus fuer­zas a las de otros pa­ra cons­ti­tuir un úni­co mo­vi­mien­to que no de­pen­die­ra de nin­gún par­ti­do, un fren­te co­mún que lu­cha­ra por una Aus­tria li­bre más allá de las ideo­lo­gías. Así, fue pro­mo­vi­do tam­bién por fuer­zas con­ser­va­do­ras y en él to­ma­ron par­te miem­bros de las cla­ses al­tas.

A di­fe­ren­cia de otros gru­pos de re­sis­ten­cia an­ti­na­zi en el seno del Ter­cer Reich (al que Aus­tria ha­bía si­do ane­xio­na­da el 12 de mar­zo de 1938 co­mo una pro­vin­cia más me­dian­te el Ans

chluss, “unión” en ale­mán), que abo­ga­ban por que, fi­na­li­za­da la con­tien­da, el país si­guie­ra per­te­ne­cien­do a Alemania, el O5 adop­tó la pos­tu­ra con­tra­ria.

Pe­se a sus li­mi­ta­cio­nes, sa­bían lo que ha­cían, por la ex­pe­rien­cia pre­via de la gue­rra ci­vil aus­tría­ca de 1934, que en­fren­tó a las iz­quier­das con­tra el Go­bierno fas­cis­ta de Aus­tria; co­mo apun­ta el his­to­ria­dor Donny Glucks­tein en Lao­trahis­to­ria de­laSe­gun­daGue­rraMun­dial, “in­clu­so an­tes que Es­pa­ña, Aus­tria pre­sen­ció las pri­me­ras es­ca­ra­mu­zas de la gue­rra po­pu­lar cuan­do, en 1934, la cla­se tra­ba­ja­do­ra, en Vie­na, se re­be­ló con­tra la dic­ta­du­ra fas­cis­ta”. Per­die­ron, pe­ro su lu­cha tu­vo una gran re­per­cu­sión; Aus­tria ca­re­cía de Go­bierno en el exi­lio y sur­gió una es­pe­cie de gue­rra ciu­da­da­na con­tra el fas­cis­mo, pro­ta­go­ni­za­da por una mi­no­ría. FUER­ZAS DE­SIGUA­LES. La Re­sis­ten­cia aus­tría­ca an­te­rior al O5 re­sul­ta­ba dé­bil y es­ta­ba frag­men­ta­da. En sus fi­las ha­bía fas­cis­tas y mo­nár­qui­cos que tra­ma­ban pla­nes a es­pal­das de la iz­quier­da. Pro­ba­ble­men­te, só­lo los par­ti­sa­nos de la pro­vin­cia de Ca­rin­tia su­pu­sie­ron un pro­ble­ma real pa­ra los na­zis. Por otro la­do, las fuer­zas de es­tos eran muy su­pe­rio­res. Se­gún re­co­ge Glucks­tein, an­tes del

Ans­chluss ha­bía unos 100.000 na­zis en Aus­tria; en 1945, eran 700.000. En ese mis­mo pe­río­do fue­ron ase­si­na­dos al­re­de­dor de 5.000 re­sis­ten­tes y se de­tu­vo a 100.000. Cuan­do la gue­rra da­ba sus úl­ti­mos co­le­ta­zos, el O5 par­ti­ci­pó en una de sus ba­ta­llas más sin­gu­la­res: la de­fen­sa del Cas­ti­llo de It­ter. UNA OPOR­TU­NA IN­TER­VEN­CIÓN.

Es­ta for­ta­le­za del Ti­rol se ha­bía con­ver­ti­do en una “pri­sión VIP” pa­ra sol­da­dos fran­ce­ses. El 5 de ma­yo de 1945, cin­co días des­pués de que Hitler se sui­ci­da­se, los ame­ri­ca­nos la li­be­ra­ron. Y, cuan­do las Waf­fen-SS in­ten­ta­ron re­con­quis­tar­la y eje­cu­tar a los pri­sio­ne­ros, se les opu­sie­ron miem­bros de la Re­sis­ten­cia. Los na­zis es­ta­ban an­te la puerta prin­ci­pal lis­tos pa­ra dar el gol­pe de gra­cia, pe­ro tras ellos se si­tuó opor­tu­na­men­te una uni­dad de re­sis­ten­tes aus­tría­cos que abor­tó el asal­to.

En re­cuer­do del pa­pel de la Re­sis­ten­cia, el sím­bo­lo “O5” se ex­hi­bi­ría en al­gu­nos edi­fi­cios. Pue­de ver­se en la es­ce­na fi­nal del film El­ter­cer­hom­bre (1949) y en la pa­red de la ca­te­dral de San Es­te­ban, en Vie­na, don­de aún per­ma­ne­ce.

En 1934, Aus­tria vi­vió una gue­rra po­pu­lar en la que la cla­se tra­ba­ja­do­ra se en­fren­tó al Go­bierno fas­cis­ta aus­tría­co. En la fo­to, ba­rri­ca­das pa­ra im­pe­dir el ac­ce­so al cen­tro de Vie­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.